Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2017

La buena educacin

Carolina Vsquez Araya
Rebelin


Cuando era nia se me enseaba a nunca contradecir a los mayores.

Las sociedades estn integradas por seres humanos diversos, nacidos en ambientes diferentes de padres nicos y en condiciones particulares, desde las cuales se van modelando carcter y personalidad. La niez es, en realidad, una etapa de la mayor vulnerabilidad durante la cual las personas son entrenadas para pensar, comportarse y creer de una manera definida por los adultos de su entorno. En ese proceso inciden madres, padres, familares cercanos, vecinos, maestros y lderes espirituales.

Nadie escapa a este modelaje inicitico en el cual se imprimirn, como hoja en blanco, una serie de cdigos, ideas, conceptos y actitudes como espejo de otros cdigos, ideas, conceptos y actitudes heredados de generaciones pasadas y as hasta el infinito. Sin embargo, cuando se inicia la etapa escolar comienza un proceso de re evaluacin de todo lo aprendido. Una gran oportunidad para corregir y perfeccionar el conocimiento acumulado. Es como cuando a una escultura se le quita la materia sobrante y se le agrega la que hace falta. Es un perodo de grandes experiencias, cuando las mentes vidas de informacin absorben todo lo que se pone a su alcance y tambin cuando la calidad del educador y del entorno son vitales para fijar el inters del alumnado y optimizar los resultados del ejercicio pedaggico.

Resulta pertinente, entonces, preguntarse qu sucede cuando los docentes carecen de la preparacin adecuada para impartir clases en el sistema educativo de un pas. Cuando estos profesionales de la educacin no llegan siquiera a aprobar las pruebas de aptitud bsicas para optar a una plaza en ese sistema. Es de suponer, entonces, la existencia de una falla fundamental cuyo origen estructural, por cierto- procede de polticas pblicas deficientes y opuestas a priorizar la calidad educativa. Esta falta de atencin a una de las bases fundamentales de todo proceso de desarrollo priva a la niez de una formacin intelectual mnima y acorde con estndares internacionales. Es decir, se provee de un sistema inservible con el nico objetivo de presentar estadsticas ms o menos aceptables ante una comunidad mundial crtica.

El producto de semejante sistema no puede ser otro que una serie de generaciones incompletas desde el punto de vista acadmico, cuyo potencial se desperdicia por razones diversas, ninguna de las cuales considera las devastadoras consecuencias que ello implica. No se propicia el anlisis, los procesos de intercambio intelectual, los proyectos de investigacin y tampoco se conduce a las nuevas generaciones hacia la bsqueda de respuestas a los grandes temas actuales. Estas deficiencias vienen aparejadas con una formacin deficiente desde el mbito familiar, lo cual deviene en comunidades humanas en donde las variantes del pensamiento se consideran una afrenta y suelen ser reprimidas al separarse de la norma.

La tendencia, entonces, es producir generaciones de humanos aptos para trabajos rutinarios en los cuales permanezcan durante toda su vida sin pretender cambios. Personas cuyas capacidades sean anuladas en funcin de un sistema productivo diseado para ciudadanos obedientes y no deliberantes, como disciplinados soldados de una mega industria multinacional. All vemos, entonces, a una valiosa juventud desperdiciada sin oportunidades de crecimiento intelectual por falta de recursos, pero sobre todo por la ausencia de un Estado capaz de identificar en ella el enorme potencial de desarrollo y bienestar para la nacin. Esta es la realidad en pases gobernados por lites incapaces de aflojar las riendas para que el garan abandone el trote y pueda galopar.

Blog de la autora http://www.carolinavasquezaraya

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter