Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2017

El despegue africano

Umberto Mazzei
Alainet


Lejos de los noticieros de la actualidad en frica estn transcurriendo cambios estructurales que cambiaran para siempre la fisonoma econmica y social de ese continente. Est en curso el desarrollo de una infraestructura de transporte, con la cooperacin del gobierno y empresas chinas, que se aparta del clsico modelo colonial de ligar los centros de explotacin de la materia prima con los puertos para exportarla directamente en bruto, sin ninguna elaboracin. Los chinos estn montando fbricas para procesar los recursos hasta un grado intermedio y a veces en productos terminados.

Este proceso de desarrollo tiene otro rasgo simptico que lo diferencia del viejo modelo colonialista europeo o norteamericano, que consista en enviar capataces que entrenaban la mano de obra local. En este desarrollo hay obreros chinos que trabajan codo a codo con los obreros africanos, con lo que transfieren por contacto directo no solo tecnologa know-how, sino que con el ejemplo transfieren su tica laboral china que eleva la eficiencia y productividad de esa simbiosis laboral a niveles competitivos al punto que ya las estadsticas comerciales recin comienzan a registrar un incremento en la exportacin de nuevos renglones manufactureros en aquellos pases africanos donde las inversiones chinas en infraestructura han sido ms considerables.

Lo interesante es que las empresas chinas que operan en el extranjero se diferencian de las grandes transnacionales norteamericanas a las que el Sr. Trump acusa de exportar puestos de trabajo norteamericanos.

Las empresas chinas que invierten en frica, estn creando puestos de trabajo para chinos en el exterior, mientras emplean y entrenan mano de obra local. Todo esto sucede sin esos engorrosos acuerdos de comercio que proponen la subordinacin de la economa y la legislacin local a los intereses de las grandes transnacionales norteamericanas que obligan a aceptar la importacin de productos agrcolas fuertemente subsidiados que destruyen la agricultura local y provocan la emigracin campesina a las ciudades, que por su necesidad de sobrevivir, alimenta el crecimiento de la delincuencia urbana.

Los gobernantes empresarios chinos no estn pidiendo privilegios supra nacionales, para sus inversiones o inversionistas ni la subordinacin de la poltica econmica nacional a una doctrina econmica particular, ms all del principio vlido para toda inversin: que sea beneficiosa para las partes involucradas.

Bolivia y Venezuela, son dos pases que pudieran beneficiarse de ese modelo de cooperacin china. Bolivia porque la tendencia en el mundo es a substituir, en tierra, mar y aire los motores a explosin de combustible por motores elctricos. Esto ser posible con bateras de larga duracin, para las cuales el litio es el elemento clave y bajo las arenas del desierto de Atacama se encuentran los mayores yacimientos de litio, con los que un consorcio chino boliviano pudiera abastecer al mundo de bateras de larga duracin.

Venezuela tiene la regin de los llanos totalmente plana y que abarca fcilmente 300.000 km2., que como es adyacente a la cordillera de los Andes se inunda en la poca de lluvias. Desde tiempo inmemorial pases como China y Francia han controlado esos excesos de aguadulce desperdiciados, mediante redes de canales que sirven contemporneamente, para el transporte y la irrigacin y para controlar inundaciones, cierto que tambin sirven para movilizar turbinas de generacin de electricidad, un servicio indispensable cuyo suministro se ha convertido ltimamente en algo errtico.

El territorio de los llanos venezolanos, con un debido control de aguas, es particularmente apto para el cultivo del arroz de grano redondo, que es el de mayor consumo en frica y en todas las islas del Caribe, que son grandes importadores de comida, indispensable para alimentar su creciente poblacin y su floreciente turismo. Venezuela necesita con urgencia inversiones en infraestructura que creen los salarios indispensables para movilizar cualquier economa (Sismondi et Keynes dixit). Venezuela hara bien en solicitar la colaboracin de China que tiene la experiencia y los capitales para ese tipo de proyectos.

 

Umberto Mazzei es doctor en Ciencias Polticas de la Universidad de Florencia. Es Director del Instituto de Relaciones Econmicas Internacionales Sismondi, en Ginebra. www.ireisismondi.org;www.ventanaglobal.info

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/183968

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter