Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2017

Trump y sus demasiados adversarios

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


Hasta ahora lo nico que sabemos de los propsitos gubernativos de Donald Trump es lo que l mismo ha declarado. Por lo que toca al vecino del sur, entre stos podran ser citados la extensin, hasta su conclusin, del muro que ya existe en la frontera con Mxico; la deportacin de algo as como once millones de mexicanos indocumentados; la renegociacin o el repudio de la parte mexicana del TLCAN para corregir el dficit comercial estadounidense con Mxico; y evitar el ingreso de nuevos migrantes indocumentados, mexicanos o no, a Estados Unidos
No sabemos, desde luego, cundo las palabras de Trump pasarn a ser hechos. Pero esas tareas se antojan colosales. Y su puesta en prctica requiere de mucho tiempo y de un conjunto de recursos y aliados polticos que no se ven por ninguna parte.

Pero lo que si se ve es el conglomerado de obstculos y adversarios de esos propsitos. Y no slo eso, sino el tambin colosal conjunto de enemigos de otros objetivos del magnate y del magnate mismo.
Trump est enfrentado con los grandes medios de comunicacin impresos y audiovisuales de su pas y tiene en contra a Hollywood, la industria planetaria de los sueos. Dicho en otras palabras, no cuenta con esos dos grandes y tradicionales voceros y reproductores de la ideologa y la poltica de Washington. Por ejemplo: para desatar los bombardeos masivos contra Vietnam del Norte, Laos y Cambodia, Washington fabric el incidente del golfo de Tonkn y cont con la complicidad de los medios y de Hollywood para su masiva difusin y as lograr el apoyo de la opinin pblica local y planetaria. Y ms cerca en el tiempo, el pequeo Bush hizo estrellar dos aviones contra las Torres Gemelas para desatar la guerra contra Irak y Afganistn. Y fueron igualmente los medios y la industria del cine los encargados de justificar esas atroces guerras todava vigentes.

En el frente antitrump, asimismo, estn las iglesias ms combativas y comprometidas. Y suman decenas o centenas de millones las mujeres de toda edad, raza, religin y condicin social que se oponen combativamente a los designios trumpianos. Y se enfrentan al magnate, igualmente, las comunidades latina, afroamericana, oriental, musulmana y de piel roja.

Y por si todo esto fuera poco, Trump tiene tambin en contra a la comunidad de inteligencia y a la polica poltica. Y lo mismo puede decirse de muchos gobernadores y alcaldes. Es constante y constatable la labor de zapa de esas instituciones y agencias a los deseos y decisiones del multimillonario.
Parece infinita la lista de enemigos de Trump y de sus actos de gobierno. Pero tambin parece que el principal enemigo de Trump se llama Donald Trump. Cada vez que abre la boca y emite una orden ejecutiva genera ms adversarios y oposiciones.

No podra decirse, adems, que Trump cuenta al menos con suficientes jueces o tribunales dciles. Y tampoco tiene al Congreso de su lado. Y la prueba est en el permanente uso de las rdenes ejecutivas, una especie estadounidense de lo que en otros lares se llama gobernar por decreto, un tpico recurso legal y poltico de los gobiernos maniatados y acorralados por sus opositores.
www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter