Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2017

Justicia social para los 150 millones de afrodescendientes de las Amricas
El cimarronismo poltico

Juan Montao Escobar
Rebelin

El cimarronismo en su esencia poltica fue (y es) la resistencia contra la opresin social y racial.


I

Nuestra presencia, como adherentes o militantes negros, en los partidos y movimientos polticos de los pases americanos se vuelve ilegtima si no hay una atencin decidida a nuestras desventajas sociales y econmicas que se iniciaron desde el origen de las repblicas. Esa subordinacin de los intereses colectivos del Pueblo Negro al innegociable pragmatismo electoral partidario, aunque para bajar la discusin, si es que la hubo, se otorguen cargos administrativos, es una odiosa repeticin de esa injusta condicin histrica. Aun as, tales cargos son como bloques colgando de un hilo, al primer rumor o quisquilla partidaria se despide al hermano o a la hermana, el color y el barrio pesan. Se repite en los partidos de casi todos los pases, sin importar la tendencia de izquierda o derecha. En homenaje a la calidad del servidor pblico, no me refiero a las destituciones justificadas por mal desempeo.

Vocacin mayor de partidos y movimientos polticos es la lucha por ejercer el poder, para modificar una sociedad de acuerdo al paquete de ideas practicadas en trminos de justicia social. El voto es el arma de quienes se sienten oprimidos o el medio de delegacin del poder. Una deficiente educacin poltica cambia el poder de las comunidades negras en vctimas de su derecho a darse un propio, confiable y eficiente liderazgo a cargo de algn nivel de Gobierno. Los partidos cumplen la misin de creacin con los votos del electorado negro; encaramados all arriba, a veces s y muchas veces no, modifican el discurso de equidad social, por el de masa electoral y es cuando descubren que somos minora y eso es una sentencia desfavorable para el alcance de la inversin pblica.

El cimarronismo poltico debe originarse en el corazn (y en una colectividad de mentes) de las comunidades que procesan fluidamente la diversidad tnico-cultural, con un liderazgo que haga de la poltica expresin de la cultura, para observarlo en el mapa de Los condenados de la Tierra, que la accin poltica tenga como escenario la realidad sin cegarse a la historia. Un ser social compuesto de cosmovisiones para crear la conciencia del Buen Vivir o del Ubuntu (yo soy porque nosotros somos). La imagen que se desea del liderazgo es aquella que deber ser percibida y admitida en sus aprecios por las comunidades. Nueva poltica? No, la misma, pero con fuerte operatividad moral, aunque chirree como contrasentido.

Los idelogos de estos movimientos polticos deberan ser mujeres y hombres negros que nos heredaron sus saberes, sus ejemplos de combatividad contra la opresin colonialista y racista; tambin aquellas teoras de interpretacin y anlisis de las sociedades. Imitar esa versatilidad de los prceres para establecer alianzas culturales de resistencia y liberacin. Para estas lneas la sabidura del Abuelo Zenn: El ayer es el tiempo cuando todo los que ramos y eran las comunidades naca de la voluntad de ser nosotros mismos.

II

Nuestro sistema operativo filosfico

No s si la mayora, pero gran parte del liderazgo afroecuatoriano proviene de crculos de estudio marxistas, luego se tropez con toda la literatura de la lucha por los derechos civiles y humanos en los Estados Unidos de Amrica y en las luchas anticolonialistas en frica. Desde mediados de los aos 80, el Maestro Juan Garca Salazar*, comienza sus ctedras sobre el territorio de las Comunidades Negras del Ecuador, a todo ese trabajo poltico se le denomin Proceso. Aquello que siempre se supo fue una realidad de consolidacin de acciones comunes, las africanidades ecuatorianas y colombianas, tenan ms de parientes de Casa colectiva que de amistad de camino, ni la raya (lnea de frontera) remarca separacin. All tienen problemas del territorio que incluye la minera destructiva, la migracin forzada, la pobreza por necesidades bsicas insatisfechas con un adicional terrible: la violencia.

El Proceso fue una respuesta poltica al descalabro social en el territorio del norte provincial de Esmeraldas, se inclua la elocuencia (o narrativa) cultural, filosfica y social desde los inicios de la llegada de los ancestros hasta este mircoles de diciembre. El Proceso oblig a desaprender para aprender que el territorio es algo fsico, pero asimismo una construccin cultural. Malcolm X haba sealado que todas las revoluciones se hacen por el territorio (l dijo por la tierra, pero es sinnimo), o al menos la mayora, la mexicana, la rusa, la china, la cubana, por ejemplo. Sin territorio no hay cultura, se deca en eso que ahora se llama apalencamiento o reuniones de debate comunitario.

El territorio, sin importar su cantidad y calidad fsica, es el productor de filosofa. Ah tienen valor y precio el tiempo, las cosas de lo humano y lo divino (el conjunto de la espiritualidad). Es el continuo retorno a las preguntas: Quin soy? De dnde vengo? A dnde voy? El Maestro Garca Salazar, sin hacer un dogma, se apoya en aquello que ha logrado apuntar del Abuelo Zenn, que habiendo sido una individualidad parecera ser una voz colectiva de la Comunidad Negra del Ecuador (y de Amrica), y eso es lo esencial, no se trata de recrearse o enamorarse del personaje, sino aprender (o desaprender lo mal aprendido), practicar y aplicar su sabidura. O volver al lugar comn: sin teora revolucionaria no hay revolucin. Sin pensamiento poltico no hay prctica poltica, ni se comprendera qu es el territorio ni las eternas preguntas de la filosofa.

Para el Abuelo Zenn es, La esencia misma de este territorio regin del Pacfico somos nosotros los pueblos ancestrales de origen africano y los pueblos indios. Esa es la parte antropolgica o la fsica de cultura y sentimiento. La temporal, El ayer era el tiempo cuando se construa el futuro en base a lo que necesitbamos ser como Pueblo (Afroecuatoriano, JM). El ayer, visto desde el ahora, es lo que dejamos de ser. Este es nuestro propio Ubuntu.

III

Claves de cimarronismo poltico

Son los poetas y cantores quienes mejor enfocan, por momento, el cimarronismo en su esencia poltica que fue (y es) la resistencia contra la opresin social y racial. Antonio Preciado economizando discurso e imgenes narra nuestra andadura: vengo de andar de largo a largo, ms de mis propios das, porque para llegar, si no me alcanzan, voy tomando prestadas las semanas. Est en su poema Dos solos de tambor de Kwame Bamba. O Bob Marley en Bufalo soldiers, cuenta una intensa realidad y sus resultados variables: Fighting on arrival, fighting for survival (luchando al llegar, luchando por sobrevivir). En el poema y en el canto se retrata de cuerpo entero al cimarrn histrico, mujer u hombre. Hoy en las Amricas somos 150 millones de afrodescendientes con grandes desventajas econmicas y sociales; ms como votantes y menos como ciudadanos. Si se quisieran graficar los resultados polticos favorables para la Comunidad Negra americana se mostraran picos altos y lneas prolongadas de cadas.

Este andar de largo a largo podra ser caminar intil o viaje hacia ninguna parte, por la opacidad (no invisiblidad) de las Comunidades Negras en los pases de Amrica y en el escenario real de la poltica. Se sabe que es el uso apropiado de la palabra y su conexin con la inmediata realidad lo que da energa magntica a la organizacin partidista, por supuesto la conducta del liderazgo y ese vivir como se piensa y se dice. Despus de todo el palabrero, la diversidad tnico-cultural ni siquiera llega a expresin de deseos y s a constatacin discursiva del abigarrado mapa de gentes que somos, pero subordinada, en extremo, al pragmatismo de la organizacin partidista. Y la consecucin de esos efectos prcticos, sin cuestionamientos morales, casi siempre responden a los dueos del partido. Ocurre en las izquierdas y en las derechas, con las brillantes excepciones.

El movimiento cimarrn de las Amricas comenz un da cualquiera cuando un esclavizado, mujer u hombre, perdida la esperanza de volver con los suyos, se motiv a la resistencia personal. Hay nombres que solo significan comunidades en rebeldas. Comenzando por Gaspar Nyanga (o Yanga) en Mxico, Bayano en Panam, Benkos Bioj en Colombia, Alonso de Illescas en Ecuador o Carlota en Cuba. En principio debi ser la sobrevivencia en libertad, luego la abolicin de la esclavitud y el reconocimiento pleno de la ciudadana, ms adelante (y hasta ahora) la demolicin ideolgica del racismo y por estos das la completa e igual participacin poltica en estos tiempos de progresismo. Y en esa dinmica vamos tomando prestadas semanas.

Yo soy un negro del campo, es la definicin de cimarronismo que hace Malcolm X en uno de sus memorables discursos, para algunas realidades americanas podra tener un valor prctico y para otras simblico, este jazzman cree ms bien que hay que asumir el Ubuntu como contenido filosfico del Buen Vivir.

El cimarronismo, filosfico y poltico, considera la libertad individual y comunitaria en continua renovacin. La resistencia frente a cualquier sometimiento, que no sea al rumbo hacia la justicia social (en la largura de su significado), estorba esa plenitud de vivir o buen vivir (o Ubuntu). Desde nuestra ancestralidad retomamos saberes y conocimientos de abuelos y abuelas reunidos (no resumidos) en la Palabra (as en singular y mayscula, por el valor poltico), del Abuelo Zenn, de pensadores y pensadoras de las Amricas, de todo el liderazgo poltico afroamericano, en el caso de nuestro pas, nadie, absolutamente nadie, queda por fuera de este legado.

La palabra bonita de poetas y cantores, mujeres y hombres, desde muy atrs hasta hoy expresan necesidades, realidades y propuestas, pero la esttica de la oralidad nos dej boquiabiertos y con poquita fe activamos nuestros esfuerzos colectivos, resultado: la poltica es para el otro. Ese otro es el de la corbata, cosita simblica para mostrarse como el mayordomo de la sociedad mayor (o su recadero), nos ve en trminos de su territorio electoral para beneficio del poder bajo su representacin. Mientras, de nuestra Comunidad Afroecuatoriana salieron cientos de organizaciones buscando Madre de Dios para el milagro de unas escuelitas en Playa de Oro o enfrentar el desarraigo por la minera. El relativo fracaso de nuestro liderazgo se debi al origen de formacin de la protesta y la propuesta: delegacin de la ejecucin poltica en quienes an nos creen en pintorescos o folklricos individuos. Los cimarrones desde Antn y Alonso de Illescas hasta Juan Garca Salazar pasando por Martina Carrillo, Federico Lastra y Jaime Hurtado, debieron apenarse.

Nos tragamos verde sus mentiras, versificadas y explicitas palabras de Antonio Preciado, para nosotros fue la verdad del otro. Nuestros poetas y decimeros, mujeres y hombres, han escrito y reescrito los Manifiestos del cimarronismo ahora obligatorios; hay que volver a leerlos con diferentes lecturas intencionales, con mentes y corazones disconformes para incorporarlos al saco tan lleno de recuerdos y afloren, cuando sea necesario, en estas andaduras revolucionarias. Devolvernos de sujetos pasivos de la vida poltica, en los pases de las Amricas, a narradores efectivos de nuestro porvenir es la esencia del cimarronismo del siglo XXI. En confirmar el axioma sartreano: no nos convertimos en lo que somos sino mediante la negacin ntima y radical de lo que han hecho de nosotros, Los condenados de la Tierra, pg. 12, prefacio de Jean Paul Sartre, editorial ltimo Recurso, 2007.

Por este mircoles, el ax imprescindible del Abuelo Zenn: creo que una de las debilidades ms grandes que tenemos como pueblo afroecuatoriano es que hacemos verdad de todo lo que el otro nos muestra como verdad.

IV

Ubuntu: el arma del oprimido

 

Para este jazzman la frase fue un crossover, una cosa grfica de impacto. La Conciencia Negra es una actitud del espritu y una manera de vivir, la ms positiva, que debe emanar siempre del mundo negro. Su esencia es la realizacin por el hombre negro de la necesidad de unirse con sus hermanos en torno a la causa de su opresin el color de su piel- y actuar en grupo para liberarse de las cadenas que los atan a la servidumbre perpetua . Su autor Steven Bantu Biko, nacido en Sudfrica, en diciembre de 1946, activista poltico y periodista y asesinado en una comisara de polica. Su eliminacin fsica fue corrientazo cultural mundial, muchos artistas le dedicaron canciones hasta convertirlo en smbolo combativo contra cualquier injusticia. Richard Attenborough, director de cine britnico, mostr un chin de su vida a travs de la mirada del periodista Donald Woods, el filme se titula Cry Freedom (Grita libertad). Denzel Washington interpreta a S. Biko.

No consegu la pelcula, pero s ms frases suyas, todas dichas para molestar conciencias sumisas o para aproximarse al vivir bien. Stephen Lundin y Bob Nelson son escritores motivacionales, enfatizan el trabajo en equipo, si se quiere sus textos caen en la clasificacin de autoayuda. Ambos tienen un libro, de pocas pginas, titulado Ubuntu, advierten que Ubuntu no puede entenderse simplemente como otra iniciativa de gerencia. Debemos tener claro que Ubuntu es una filosofa con un enorme potencial para mejorar la vida. La vida individual se activa en la comunidad.

Las lneas antes del prefacio, denuncian la esencia de sus reflexiones, citando a Steve Biko: Creemos que, a la larga, la contribucin especial que frica har al mundo estar en el campo de las relaciones humanas. Las grandes potencias mundiales pueden haber hecho maravillas dndole al mundo una apariencia industrial y militar, pero el gran regalo vendr de frica, que dar al mundo un rostro ms humano. Su visin tiene el prodigio de la exactitud. El fracaso del eurocentrismo filosfico exteriorizado en el racismo habitual e histrico, en la prolongada opresin econmica y militar de naciones y en la ascendente (o descendente) curva montona de sus relaciones polticas con el an llamado Tercer Mundo.

El Ubuntu es filosofa de liberacin, porque no predispone niveles de privilegios; no instala, bajo engaosa simulacin, grupos sociales y culturales dominantes; ni propone la individualidad como un fin s mismo, tampoco la niega, solo la hace ms til con sus talentos potenciales al fin bienhechor de la comunidad. La definicin de libertad en el Ubuntu solo se comprende mejor en relacin con otras personas, por ejemplo, cunta libertad se destina a liberarlas de lo que sea que las oprime; por qu la libertad de un individuo brilla ms si incorpora cooperativamente lumbres de otras personas. El arma ms poderosa del opresor es el espritu del oprimido, as lo resumi Steven Biko.

V

La cultura, primera clave de cimarronismo

De cimarronismo en poltica. Es comenzar por el principio de cualquier formacin, la que sea y ms an si es el necesario background poltico. La poltica en su esencia es expresin cultural del pueblo que la gestiona; y no al revs. Sin embargo, el ejercicio poltico no est libre de los avatares de la historia, los procesos de dominacin social (y cultural) y el intento de perpetuacin de las desigualdades econmicas (el capitalismo y sus reacomodos ideolgicos). El objetivo principal de toda operacin poltica es el poder para mejorar unas condiciones de vida que se consideran muy desfavorables, opresivas y desventajosas para una comunidad. Es redundancia obligatoria, para que se entienda que a la Comunidad Afroecuatoriana le sirve muy poco su relativa pasividad en este tema (ser verbo o sustantivo no es solo un dilema de Ricardo Arjona). Nicols Maquiavelo y Karl Marx casi agotan el tema: la poltica no es el lugar de los debilitados. (No es textual sino interpretativa). O s, pero devolvindose de vctima a combativo oponente.

Los Pueblos Negros de las Amricas han resistido de todas las maneras posibles, han sido la costilla de Adn del grupo dominante o sea su invento a imagen y desemejanza, en las veredas han aplaudido y agitado banderitas al prximo lder que los dejar en el mismo lugar (no como estatua de sal, ms bien salados), uno que otro (u otra) fue visibilizado a control cercano y ms nada. Los nmeros negativos de las investigaciones socioeconmicas retratan mejor lo dicho. Algo cambia para bien en esta marea progresista, por eso es esta la oportunidad de pasar de la resistencia (y la persistencia) a la existencia para que la negritud ecuatoriana (por dentro de la diversidad que somos) sea motivo y activo poltico autnomo en la realidad ecuatoriana.

Este jazzman propone estas cinco claves de cimarronismo: cultura, poltica, filosofa, historia y el acervo comunitario. Hablar de cinco no es lindero dogmtico o quizs se podran reducir, no s, si alguien quiere debatir sobre estas lneas que sea mediante acciones. Ahorrando bla, bla, bla, con las lneas del hermano Imamu Amiri Baraka (1934-2014): Por cultura quiero decir cualquier forma o conjunto de historia humana presente en los hbitos conscientes o inconscientes de los pueblos, en Lenguaje expresivo: habla, poder y cultura. Pensar y actuar en poltica en el Ecuador progresista del siglo XXI, en este mbito constitucional y con la formulacin aceptada de Buen Vivir (para nuestra Comunidad Afroecuatoriana enmarcada en el Ubuntu renacido en Amrica) es fundamental nuestra Cultura.

En las comunidades negras de las Amricas no se ignora el carcter pico de su travesa por la esclavizacin, el ninguneo de sus derechos polticos en las repblicas poscoloniales y el aniquilamiento cultural (tambin fsico) en el capitalismo y en su versin ms despiadada, el neoliberalismo. De ah nuestro movimiento poltico.