Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2017

Entrevista a Bernie Sanders
Perder la esperanza no es una opcin

Ed Pilkington
The Guardian / El Diario (Espaa)

Frente al autoritarismo de Trump, el senador Bernie Sanders propugna en esta entrevista que los demcratas vuelvan a sus races ms progresistas y abandonen a una lite progresista aislada de los votantes. Dijo que el Partido Demcrata se ha distanciado enormemente de las necesidades de las familias de clase trabajadora del pas.


Bernie Sanders en un mitin en Santa Monica, California, en junio de 2016.

Bernie Sanders en un mitin en Santa Monica, California, en junio de 2016. JOHN LOCHER / AP

Cuando Donald Trump pronunci hace diez das su discurso ante el Congreso atenindosepor primera vez con esmero al teleprompter, los medios de comunicacin lo alabaron por el tono estadista y presidencial. Una persona sentada en primera fila y a solo unos metros de Trump no pensaba lo mismo.

Con cada frase, Bernie Sanders, de 75 aos, se horrorizaba un poco ms. Hasta que Trump empez a hablar sobre el medio ambiente y el senador independiente por Vermont casi estall en una carcajada. Ese mismo da el presidente haba firmado un decretoque echaba por tierra los controles federales para prevenir la contaminacin de ros y canales. Y ahora prometa a los legisladores de EEUU promover un agua y una atmsfera libres de contaminacin.

Fue de una hipocresa inaudita!, dice Sanders, todava sin poder contenerse. Habla de proteger el agua y la atmsfera el mismo da en que firma una orden que aumentar la contaminacin del agua y de la atmsfera!.

La oficina de Sanders en el Congreso luce intacta, como si hubiera pasado sin dejar rastro el estratosfrico ascenso que en 2016 lo llev desde un relativo anonimato hasta convertirlo en un serio aspirante a la Casa Blanca. En las paredes hay colgadas pintorescas fotografas de su Estado. Primavera en Vermont, dice una con vacas en un monte. Adems hayuna estantera llena de libros con ttulos del estilo Sanders, como Never Give In (Nunca rendirse) o The Induced Ignorance of Power (La ignorancia inducida del poder).

Vestido con ropa informal, Sanders entra rpidamente en su oficina. Tiene el pelo blanco despeinado y la apariencia de alguien que ha sido interrumpido mientras estudiaba muy concentrado. En cuanto empezamos a hablar, se vuelve fascinante. Queda claro en un instante por qu tanta gente sinti la llama (feel the Bern, un juego de palabras con el nombre del senador y la frase feel the burn o sentir la llama): Sanders puede sentir la intensidad de esa llama en su interior.

Estos son tiempos muy alarmantes para la gente de EEUU y para el mundo entero. Tenemos un presidente que miente patolgicamente. Trump miente todo el tiempo. Sanders cree que las mentiras de Trump no son casuales: Miente con el objetivo de socavar los cimientos de la democracia estadounidense. Tomemos como ejemplo sus feroces ataques contra los medios, cuando dice que casi todo lo que publican los principales medios de comunicacin es mentira. O cmo denigr a uno de los altos cargosjudiciales nombrados por George W. Bush, llamndolo supuesto juez, y sus falsas afirmacionesde que cerca de cincomillones de personas votaron de manera ilegal en las elecciones.

Segn Sanders, este tipo de declaraciones, que l llama delirantes, apuntan a que lleguemos a una sola conclusin: Que la nica persona en EEUU que representa a los estadounidenses y que dice la verdad, la nica persona que hace las cosas bien es el presidente de EEUU. Eso es algo sin precedentes en la historia de este pas.

Bernie Sanders en un mitin en Iowa en las primarias demcratas en febrero de 2016.

Bernie Sanders en un mitin en Iowa en las primarias demcratas en febrero de 2016. DAVID AKE / AP

Cuando le pregunto cul podra ser la estrategia final de Trump, Sanders se adentra en el terreno de la distopa. Lo que l quiere es terminar siendo lder de una nacin que ha dado pasos agigantados hacia el autoritarismo; una nacin en la que el presidente de EEUU tiene poderes extraordinarios, muchos ms de los que otorga la Constitucin.

A estas alturas de la entrevista, Sanders ya ha cogidosu ritmo y dirige la conversacin haciendo grandes ademanes con los brazos, golpeando las palabras con ese gruido caracterstico de Brooklyn mezclado con Vermont. Es imposible no sentirse cautivado por un hombre que parece tan autntico.

Sanders ocupa un lugar prominente en el actual mapa poltico. En 2016 gan 23 elecciones primarias y caucus (Hillary Clinton gan 34) y recibi13 millones de votos. Teniendo en cuenta las probabilidades en su contra el poder de Clinton entre el establishment, el sesgo de los superdelegados que al darle el 15% de los votos al establishment del Partido Demcrata volcaron las primarias hacia ella, y los cnicos esfuerzos de la maquinaria del partido, a travs de la Convencin Nacional Demcrata, para debilitar su campaay poneren duda sus habilidades como lder y sus creencias religiosas (como se supo porsupuestamente filtrados por hackers rusos y difundidos porWikiLeaks) lo conseguido no fue un pequeo logro.

Si Sanders hubiera ganado la candidatura, habra derrotadoa Trump? No he terminado la pregunta y ya puedo sentir el rechazo que provoca. El desagrado que expresa el lenguaje corporal de Sanders es tan aplastante que parece haber sido insultado: se le arruga la cara, se encoge de hombros y tiene el aspecto de alguien que est siendo pinchado con agujas. No creo que esa especulacin merezca la pena, dice. La respuesta es: quin sabe? Tal vez s, tal vez no.

Cambiamos de tema rpidamente. Le pregunto si en la noche electoral anticipaba el resultado o si se qued estupefacto como tantos otros cuando Trump empez a ganar con holgura en estados del cinturn industrial como Michigan y Wisconsin (donde, por cierto, Sanders haba derrotado a Clinton en las primarias y en los caucus). No lo esperaba, pero no me sorprendi. Cuando me fui a dormir la noche anterior, pens que Clinton poda ganar con un margen de dos o tres a uno en su favor, pero no pensaba es imposible que gane Trump. Nunca pens eso.

Clinton y Sanders chocan sobre sus historiales y sus propuestas en inmigracin

Sanders y Clinton en un debate de las primarias demcratas. EFE

La optimista respuesta de Sanders est arraigada en su anlisis crtico del capitalismo moderno que ha dejado a EEUU, junto con Reino Unido y otras importantes democracias, a merced del ataque de la derecha. Es as como relaciona a Trump con el Brexit y, a su vez, con el miedo que vive el continente europeo en vsperas de las elecciones de Francia y Alemania. Segn Sanders, todo ese miedo es una manifestacin muy comn de los estragos de la globalizacin.

Una de las razones que explican el Brexit, la victoria de Trump y el resurgimiento de los candidatos ultranacionalistas de derecha en toda Europa es el hecho de que la economa mundial ha sido muy buena para las grandes multinacionales. En ms de un aspecto, eso fue algo positivo para la gente con estudios. Pero hay millones de personas en este pas y en todo el mundo que han sido olvidadas.

Le hablo a Sanders de la epifana que experiment en septiembre cuando vi a Trump decir frente a un grupo de multimillonarios en un saln del hotel Waldorf Astoria de Manhattan que l lograra que todos los obreros siderrgicos recuperen susempleos. Obreros siderrgicos? Cmo diantres es posible que el Partido Demcrata, el partido de los trabajadores, haya cedido tanto terreno poltico para que un multimillonario (un falso multimillonario, me corrige Sanders con firmeza) se pueda poner de pie frente a otros multimillonarios en el hotel Waldorf y simular que es el gran defensor de los obreros siderrgicos?

Esa es una excelente pregunta, dice el senador. La incomodidad se esfuma. A lo largo de los ltimos 30 o 40 aos, el Partido Demcrata ha pasado de ser un partido de la clase trabajadora (trabajadores blancos, negros e inmigrantes) a ser un partido marcadamente controlado por una lite progresista que se ha distanciado enormemente de las necesidades de las familias de clase trabajadora de este pas.

Sanders contina lamentndose sobre lo que l ve como una dicotoma innecesaria entre la identidad poltica elegida por esas lites progresistasy las races obreras tradicionales del movimiento, como la que representan los obreros siderrgicos. Est tan indignado con esa falsa divisin que es lo que define la definicin sobre sus ideas: Solo por esa razn me considero un progresista y no un liberal (en este caso, "liberal" en el sentido utilizado en EEUU, sinnimo de progresistadel Partido Demcrata)

Le pido que desarrolle la idea. Me explica que la tendencia de la izquierda progresistaa concentrarse en intereses transversales, los de gnero, los de raza o los de estatus (por los inmigrantes), ha hecho que deje de ver las necesidades de una clase media cada vez ms pequea y con grandes niveles de desigualdad en los ingresos. No tena que haber sido as, dice. La verdad es que podemos y debemos hacer ambas cosas. No es una o la otra: son las dos.

Le pregunto si ve un patrn similar en la trayectoria del Partido Laborista britnico y la cara se le empieza a arrugar de nuevo. Aparentemente, la poltica del Reino Unido tambin est en la lista de temas de discusin indeseables. No quiero decir que s ms de lo que s, dice Sanders. Pero enseguida aade: Pero obviamente estoy algo informado.

Hay un lazo que une a Sanders con el Reino Unido y es su hermano mayor, Larry: vive en Oxford y en octubre se present (sin xito) como el candidato del Partido Verde para el escao de Witney, vacante tras la salida del ex primer ministro David Cameron. Sanders dice que su hermano es una gran influencia en su vida, aunque ltimamente no hayan estado muy en contacto. Hablamos de vez en cuando.

Los asuntos familiares representan otro de los temas que le incomodan. Sanders tambin es reacio a hablar sobre Jeremy Corbyn. No estoy al da con el tema, dice para esquivar una pregunta acerca del duro momento que est pasando el lder del Partido Laborista.

Pero con gusto hace una broma implcita sobre Tony Blair y el Nuevo Laborismo, en la que sugiere que cay en el mismo pozo en el que se encuentra el actual Partido Demcrata de EEUU. Corbyn estableci que hay una enorme brecha entre los lderes del laborismo y las bases del partido. Lo dej bien claro. Los dirigentes del partido tienen que darse cuenta en qu lugar estn la clase trabajadora y los jvenes del Reino Unido.

La charla empieza a tomar un giro un poco deprimente. Gran parte de la izquierda moderna se ha separado de la clase trabajadora; el vaco reinante ha dado lugar a su vez a escenas como la del Waldorf, donde los obreros siderrgicos piden por su salvacin a los (falsos) multimillonarios. En la refriega resultante ascienden Trump, el Brexit y la extrema derecha, lanzando al abismo a las democracias ms importantes del mundo.

Afortunadamente, no es el fin del relato. Sanders es una persona con demasiada determinacin y compromiso con su propia forma de ver la vida como para dejarnos perdidos en una niebla distpica. Y con razn: Sanders sigue siendo una fuerza importante a la que tener en cuenta. Nadie debera cometer el error de pensar que est acabado, aunque estos das no forme parte del debate pblico como sola hacerlo cuando estaba en el pico mximo de su batalla con Clinton.

Tcnicamente todava es independiente, pero Sanders est haciendo presin para reformar las normas internas del Partido Demcrata: dar ms poder a los votantes y quitrselo a los dirigentespara, segn dice, reducirla brecha entre la lite progresistay la clase trabajadora. El senador tambin sigue usando la fuerza de su activismo de base para empujar al partido hacia una postura econmica ms radical, basada en regular Wall Street y en hacer que los ms ricos paguen impuestos. Dice haber tenido algo de xito: Elprograma del Partido Demcrata no llega tan lejos como me gustara pero trabaj en l con Clinton y es, delejos, elms progresista en la historia de la poltica estadounidense.

Trump elige a un frreo conservador como juez vitalicio en el Supremo de EE.UU.

Trump saluda a al juez Neil Gorsuch, su candidato para el Tribunal Supremo. EFE

En el Senado, Sanders tambin participa activamente en el proceso de confirmacin del Gobiernode Trump. En particular, promete poner en aprietos a Neil Gorsuch, el candidato del presidente para el TribunalSupremo de EEUU, por su postura sobre el aborto y sobre el fallo de financiacin de campaas electorales conocido como Citizen United, que desat una gran corriente de dinerode las empresas privadas en el proceso electoral.

Gorsuch nunca ha emitido un fallo sobre el aborto pero s ha dicho que quitar la vida a un ser humano de manera intencional siempre est mal. Sobre lafinanciacin de las campaas electorales, el juez dio a entender que abrira el proceso poltico para permitir la llegada de an ms capital privado.

Le pregunto a Sanders por qu no piensa ir ms lejosen lo relativo a Gorsuch. Por qu no seguir el ejemplo de los republicanos y decir simplemente que no? Despus de todo, ellos ni siquiera consideraron al candidato de Obama para el Tribunal Supremo, Merrick Garland. As fue como robaron, de hecho, un puesto que corresponda a los demcratas. Hay que buscar las razones para decir que no. Uno no dice: Voy a votar que no incluso antes de saber quin es el candidato, responde Sanders.

Pero eso es lo que hicieron los republicanos...

Creo que es ms efectivo dar un motivo racional.

Pero el verdadero trabajo de Sanders y de la resistencia empieza cuando se apagan las luces de su oficina en el Senado, cuando deja atrs las peleas de Washington y lleva su estilo de populismo progresista al corazn de EEUU. Lo que hace pasa mayormente inadvertido. No lo hace a escondidas pero s discretamente, sin hacer mucho ruido. Pero lo est haciendo y el objetivo es evidente: reconstruir el movimiento progresista desde abajo.

Tiene reminiscencias del Tea Party, el perturbador grupo de base de la derecha que en slo dos aos desestabiliz la presidencia de Obama y sent las bases para todo lo que estamos viendo hoy. De eso se trata? Eso es lo que hace Sanders mientras viaja por todo el pas, asiste a mtines, habla a las legiones de sus todava fervientes y jvenes seguidores y los alienta a resistir? Est sentando las bases de un Tea Party progresista, como han pedido tantas personas influyentes y como pide la gua de resistencia Indivisibleescrita por tres exasesores del Congreso?

Como era de esperar, Sanders no est de acuerdo con esa idea. Pero mucho de lo que est haciendo, amplificado por la red que surgi de su campaa presidencial, Our Revolution (Nuestra Revolucin), sigue pasos similares: empieza a nivel local y luego lleva el debate a una postura ms radical. Ganar una eleccin primaria por vez.

Mi trabajo es aumentar considerablemente la cantidad de gente que participa en el proceso poltico. Hemos tenido bastante xito en ese sentido, logramos que cada vez ms personas se presentencomo candidatos. Me estoy centrandoen eso.

Este es el momento en el que un rayo de luz atraviesa la oscuridad: Sanders est convencido de que la resistencia ya est funcionando. En un vdeo de 14 minutos publicado en Facebook Live inmediatamente despus del discurso de Trump ante el Congreso, Sanders lleg incluso a decir que los republicanos estaban a la defensiva.

A la defensiva? En serio? Parece una afirmacin audaz, dada la oleada diaria de decretos presidenciales y la hoguerade regulacionesque procede de la Casa Blanca. Sanders lo demuestra con Trump y el tan promocionado plan de los republicanos para desechar el Obamacare (la Ley de Proteccin al Paciente y Cuidado de Salud Asequible): Bueno, sucedi algo gracioso. Millones de personas se involucraron activamente y dijeron: Disculpe, si quiere mejorar la Ley de Proteccin al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, hagmoslo, pero no va a derogarla sin ms y mandar a 20 millones de personas a la calle sin ninguna cobertura mdica. Ahora los republicanos han quedadoen una situacin difcil, estn avergonzados, y eso me dice que, en ese aspecto, estn a la defensiva.

Sanders pone otro ejemplo an ms evidente. Durante las ltimas semanas, los lderes republicanos que organizan reuniones en sus circunscripciones portodo el pas han sido abordados por manifestantes enfurecidos, con pancartas en oposicin a la derogacin del Obamacare. En algunos casos ha tenido que intervenir la polica. Tras los airados encuentros, los lderes conservadores exigieron ms seguridadpara esas reuniones.

Para Sanders, el significado es claro: Cuando los republicanos literalmente tienen miedo de asistir a reuniones pblicas, algunos argumentan: Ay, Dios mo, tenemos miedo por cuestiones de seguridad!, siento que es porque saben que los estadounidenses estn preparados para luchar.

Esa es la caracterstica clsica de Bernie Sanders: levantarsey luchar. Y eso nos lleva de nuevo al dilema original: cmo responder a la amenaza autoritaria de Trump. Qu consejo dara Sanders a los jvenes veinteaerosque tienen miedo y sienten que su pas estcontra ellos? Qu deberan hacer?

Esto es lo que deberan hacer, dice Sanders, encendiendo su llama interior. Reflexionar profundamente acerca de la historia de este pas, entender sin ninguna duda que estos son tiempos muy difciles y aterradores. Pero tambin entender que en tiempos de crisis lo que ha pasado una y otra vez es que la gente se ha levantadoy ha luchado. Perder la esperanza no es una opcin.

Fuente: http://www.eldiario.es/theguardian/Bernie-Sanders-entrevista_0_621188095.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter