Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2017

El tiempo de la integracin latinoamericana desde abajo

Eduardo Paz Rada
Rebelin


El golpe de estado contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff en 2016, el ascenso electoral de Mauricio Macri en Argentina en 2015 y las agresiones permanentes del imperialismo y las oligarquas en Venezuela, Ecuador y Bolivia principalmente han debilitado el proceso de integracin y unidad que se fue construyendo en los ltimos quince aos en Amrica Latina y el Caribe, sin embargo en la hora actual son los movimientos populares, intelectuales y alternativos los que debern convertirse en la fuerza motora del proyecto histrico comn.

Si bien estas fuerzas que surgen desde abajo, desde las bases mismas de la sociedad de obreros, campesinos, gente sin trabajo, pequeos comerciantes, informales, sin tierra, piqueteros, sin techo, migrantes, mujeres, vecinos, organizaciones urbano-populares, intelectuales, estudiantes, entre muchas otras, han estado siguiendo, acompaando y presionando a los gobiernos en el avance de la integracin, no han sido los protagonistas centrales de la tarea fundamental y estratgica de la regin en el actual contexto mundial.

La Alianza Bolivariana de los Pueblos (ALBA), formada por doce pases de Amrica Latina y el Caribe y reunida hace pocos das en Caracas, se ha pronunciado con una posicin antiimperialista y revolucionaria, sin embargo el peso econmico, poltico y diplomtico de Brasil y Argentina es muy importante en la regin y la posicin actual de sus gobiernos ha limitado y frenado los procesos de la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR), de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) y del Mercado Comn del Sur (MERCOSUR).

Michel Temer y Mauricio Macri no solamente estn implementando un neoliberalismo salvaje que agrede a los pueblos y destruye los avances sociales y polticos en sus pases, sino que ignoran los proyectos de integracin emancipadora y se adhieren a los gobiernos de pases como Per, Colombia y Mxico que desarrollan polticas de libre comercio a costa de su soberana y dignidad. El caso de Mxico es paradjico porque su gobierno, a pesar de la humillacin que sufre por accin del nuevo titular de la Casa Blanca, Donald Trump, slo tmidamente abre la posibilidad de acercarse al sur continental.

Al frente de estas posiciones, el Papa Francisco ha desarrollado, desde su primera visita a Latinoamrica y Caribe, una clara posicin de defensa de los intereses de los pobres de la regin, de la unidad de la Patria Grande, de llevar adelante la lucha junto a los sin trabajo, los sin techo y los sin tierra y ha impulsado la realizacin de cumbres sociales, indgenas, obreras, campesinas y populares que, junto a otras iniciativas en curso pueden convertirse en el motor de la idea de unidad. En esta misma perspectiva el comandante Hugo Chavez fue un activo militante y promotor de de la coordinacin de los movimientos populares y de las cumbres alternativas para impulsar la unidad.

En momentos en que la disputa geopoltica y geoeconmica en el planeta se hace intensa por la transicin hacia la multipolaridad y la crisis se profundiza en las potencias capitalistas, Amrica Latina y el Caribe estn desafiados a jugar un rol estratgico, solamente en la medida en que se presente como bloque continental en el cual las organizaciones populares, centrales sindicales, campesinas y otras, junto a los gobiernos nacionalistas y antiimperialistas, se conviertan en la vanguardia del proceso de unidad e integracin. 

Eduardo Paz Rada. Socilogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y Amrica Latina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter