Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-03-2017

Cazando mitos II
Las revueltas pacficas en Siria

Juanlu Gonzlez
Bits Rojiverdes


En la anterior entrega de Cazando Mitos, demostramos fehacientemente que las revueltas en Siria fueron meticulosamente organizadas durante aos desde el exterior y que la oposicin poltica y militar al gobierno del pas fue subvencionada, entrenada y organizada por Estados Unidos y sus aliados. Cuando lleg el momento, los rebeldes fueron activados por control remoto, como si de clulas durmientes terroristas se trataran, y as dio comienzo una nueva y falsa primavera rabe, una guerra de agresin internacional que dura ya alrededor de seis aos.

Como vimos, la pica propagandstica de los artfices de las guerras modernas se apoya en un discurso que contiene, reiterativamente, varios elementos comunes: un levantamiento popular espontneo contra un dictador, la represin policial y militar contra manifestantes pacficos y, finalmente, un conjunto de atrocidades que deslegitiman al gobernante en cuestin y lo inhabilitan para seguir en el cargo e incluso en este mundo.

En esta ocasin, nos centraremos en conocer qu hay de cierto en esas revueltas pacficas que derivaron en violentas porque, supuestamente, el rgimen sirio no dio ninguna otra opcin, al usar la represin como nica respuesta a las justas reivindicaciones populares (sic).

Primero, comencemos por analizar casos similares que se desarrollaron siguiendo el mismo guin prefabricado en las cloacas del imperio. Tomemos el ejemplo de Libia. Hoy, cualquier persona bien informada sabe, sin lugar a dudas, de que Muamar el Gadafi jams bombarde a su pueblo, a pesar del bombardeo meditico que s que cay sobre nuestras cabezas insistentemente durante meses. Afortunadamente, aunque demasiado tarde, se ha producido alguna confesin televisada de uno de los mximos dirigentes rebeldes que exculpan totalmente al gobierno libio, e incluso un parlamento como el britnico lo ha subrayado como fruto del trabajo de una comisin de investigacin oficial que, adems, destaca que los rebeldes no eran demcratas demandando libertad, sino que eran yihadistas radicales demandando un califato islmico y la shara como nica fuente de la ley. Curioso, verdad? Sobre todo que ahora se reconozcan esos crmenes, cuando ya es imposible volver al pasado y resarcir todo el dao causado. Pero es justo lo mismo que decamos entonces sin ningn tipo de eco ni repercusin en el mainstream media, que segua, erre que erre, con su campaa de mentiras y manipulacin.

Ya se saba que las delegaciones que fueron a Libia antes de la intervencin de la OTAN no encontraron ni una sola prueba de la represin de la Jamahiriya contra su propio pueblo. No obstante, nuestros responsables polticos lo admitieron como tpico dogma de la poca de la postverdad y as fue transmitida por la opinin publicada para que se convirtiera en opinin pblica, en una pura operacin propagandstica bastante clsica. S que se reportaron disparos sobre manifestantes, pero a la vez que tambin se disparaba contra la polica. Red Voltaire tuvo ocasin de entrevistar en Malta a varios francotiradores que se encargaron de esa misin, donde reconocieron que eran agentes al servicio del gobierno italiano.

Podramos seguir analizando el golpe de estado neonazi ejecutado en Kiev revestido de revolucin de color, exactamente con los mismos ingredientes que los de Siria o Libia, pero alargara irremisiblemente este artculo y ya hemos ahondado en el tema en otros escritos anteriores.

Volvamos pues a Siria. Al margen de que las manifestaciones de marzo de 2011 eran absolutamente ridculas si se comparaban con las multitudinarias concentraciones en apoyo a Bashar el Assad muchas de cuyas imgenes se colaron en medios occidentales para hacerlas pasar por manifestaciones contrarias al gobierno ante la escasa afluencia de las manifestaciones opositoras, tampoco tuvieron carcter pacfico. Las revueltas, habitualmente se iniciaban tras la oraciones en las mezquitas, los que nos da una idea de su naturaleza puramente islamista. Quien piense que en las mezquitas sunes se demandaban reformas democrticas, es que le quedan pocos filtros crticos en el cerebro. Los takfires haban tomado el control tiempo atrs de muchas de las mezquitas de ciudades como Deraa, Homs, Banias y Latakia, y desde all llamaban directamente a la guerra despus de cada rezo.

Esa fue la razn por la que no se desactivaran las protestas al prometer y poner en marcha sucesivas reformas polticas, cambios constitucionales y elecciones. El objetivo nico de la mal llamada primavera siria era acabar con un gobierno laico, abierto y progresista y sustituirlo por otro de carcter islamista regido por los Hermanos Musulmanes. Cualquier otra consideracin acerca de la naturaleza democrtica de las revueltas es esencialmente errnea o intencionalmente falsa. Y no se trata como dicen algunos voceros de la OTAN que se hacen pasar por izquierdistas de negrsele a los pueblos de Oriente la capacidad para iniciar revueltas de motu propio, ya hemos dicho que el mismo patrn de revoluciones teledirigidas se produce casi simultneamente en la vieja Europa. Slo se trata de reconocer un hecho patente: las revueltas siempre fueron integristas y buscaron instaurar por la fuerza un estado confesional de corte feudal, en absoluto democrtico.

No quiero ser muy exhaustivo, pero s que conviene dejar unas pinceladas sobre el tema para demostrar lo que estamos diciendo. Hay algunas magnficas publicaciones que ahondan en este asunto de manera ms profunda, algunas coetneas de las incipientes revueltas. Sin embargo, no quiero dejar de evidenciar algunos hechos cruciales que servirn para enfrentar la basura meditica con la que nos bombardearn, s o s, durante la efemride del sexto aniversario del comienzo de la guerra contra Siria, que se conmemora justo en este mes de marzo.


El 20 de marzo de 2011, manifestantes pacficos queman sin querer los vehculos aparcados junto a los juzgados de Deraa, la localidad que se cita como origen de las revueltas. Pero eso no es todo, la propia prensa israel inform de que en las primeras manifestaciones de la primavera siria ya murieron 7 policas en un asalto a la sede del partido Baath. Es evidente que lo que nos han contado no tiene nada que ver con la realidad.

Poco despus, el 26 de mazo, arde por combustin espontnea una comisara en Latakia y varias empresas de telecomunicaciones y muchos vehculos. Mientras, unos enfervorizados demcratas con ccteles molotov bien cargados, lo celebran en sus inmediaciones.

El 10 de abril, otros demcratas de toda la vida asesinan y mutilan al joven Nidal Jalloud durante una revuelta pacfica y festiva. Es la primera ejecucin de los rebeldes de la que se dispone de una grabacin completa. aunque, obviamente, no la vimos por TV.

Siete das despus, un grupo de manifestantes laicos asesina a tiros en Homs al Brigadier General Abdo Tellavi, a sus dos hijos pequeos y a un sobrino slo por ser de confesin alawita. Las imgenes son absolutamente brutales.

El 27 del mismo mes se celebra en Damasco un funeral por 15 policas asesinados mientras, desarmados, se enfrentaban a manifestantes pacficos. A primeros de mayo, el nmero de oficiales asesinados se acercaba ya al centenar. Slo en junio los rebeldes pacficos ejecutaron en Homs a 120 policas. Extraos nmeros para una revolucin pacfica verdad?

No cabe ninguna duda de que la pica en la que se basa todo el conflicto sirio es absolutamente falsa, slo es un producto de mercadotecnia para consumo de la opinin pblica, una campaa de desinformacin masiva para justificar todo lo que vino despus. Ya lo hemos visto en otras ocasiones. Lo que no tiene ningn tipo de excusa es no aprender de ejemplos tan recientes del pasado y volver a caer en las mismas trampas propagandsticas del imperio una y otra vez.


Fuente original: http://www.bitsrojiverdes.org/wordpress/?p=13949



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter