Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-03-2017

Confrontar toda relacin Norte-Sur impositiva
Lecciones de una cooperacin solidaria diferente

Sergio Ferrari
Rebelin

Trabajar sin paternalismo alguno La construccin comn con los movimientos sociales


De Berna a Ouagadougou de Suiza a Burkina Faso. Un viaje profesional y existencial tan profundo como significativo, como lo confiesa la antroploga helvtica Aja Diggelmann, quien desde noviembre de 2015 trabaja en ese pas africano como cooper-actriz de la ONG INTERCAMBIAR (E-CHANGER). Coordina las actividades de comunicacin y refuerza el rea de gestin de proyectos de la Marcha Mundial de Mujeres /Accin Nacional de Burkina Faso (MMM/ANBF). Entrevista.  

P: Hay paralelismos entre el trabajo que realizaba en Suiza antes de partir, en un Centro para Inmigrantes, y su actual compromiso con la Marcha Mundial de Mujeres en Burkina Faso?

Aja Diggelmann (AD): Hay elementos comunes en cuanto a mis valores ticos y personales para realizar una y otra tarea. Dos trabajos muy diferentes, pero con motivaciones profundas semejantes.

P: Cules son los ejes del trabajo de la Marcha Mundial de Mujeres en Burkina?

AD: Promovemos varios proyectos. Uno de los ms importantes en la actualidad, que cuenta con el apoyo de Oxfam Quebec es el apoyo a las mujeres restauradoras de la calle. Son mujeres que tienen pequeos restaurants con capacidad para atender una decena de personas. Participan 21 mujeres y les aseguramos la formacin en diversas reas, por ejemplo, para la elaboracin de un plan de gestin. Tratamos que mejoren la oferta del servicio, que aseguren la calidad de la relacin con los empleados e incluimos tambin a sus maridos. A nivel ms global, acabamos de elaborar un Plan Estratgico a cinco aos que se basa en la lucha contra la pobreza; contra la violencia a las mujeres; a favor del desarrollo organizativo etc. Promovemos cursos en las escuelas sobre sexualidad y planificacin familiar. Impulsamos tambin una serie de sinergias con otras organizaciones, sean femeninas o no, en todo Burkina Faso, para que la temtica de gnero est presente en diferentes sectores y actividades de la sociedad civil.

P: Y en lo que concierne a sus tareas especficas?

AD: Tuve la responsabilidad de elaborar la propuesta del Programa de Comunicacin, del nuevo Plan Estratgico. Coordino un grupo mixto e interdisciplinario de cinco personas que me acompaan en la reflexin y la definicin de los contenidos. Promov un sitio web para la MMM/Burkina Faso (http://ammfbf.wixsite.com/mmf-anbf) del cual me ocupo al igual que el Facebook y las redes sociales. En el marco del proyecto de restauradoras de la calle, me ocup de elaborar una propuesta de seguimiento. Es decir, realizo un trabajo muy variado en la comunicacin, en el reforzamiento institucional y en la conceptualizacin de la gestin de proyectos. Todo en una relacin de intercambio permanente con mis colegas del equipo.

P: Una visin horizontal de la cooperacin? AD: En efecto. Los primeros cuatro meses solo me limit a escuchar, observar, comprender las dinmicas internas. Luego comenc, poco a poco, a actuar y sugerir. Tal vez mi principal aporte es el de romper un estereotipo que existe y es real sobre la cooperacin europea (y norte, en general), que se aplica de forma verticalista y a veces impositiva. Rechazo esta forma de ver y concebir la cooperacin.

P: Cul piensa que es el principal aporte de este tipo de cooperacin especialmente personalizada?

AD: Sin duda, la tranquilidad de tener como mnimo un contrato de 3 aos, facilita enormemente el proceso para aterrizar, aculturarse y habituarse a un nuevo marco de vida y de trabajo. Sin tener la ansiedad de deber intervenir aceleradamente en el equipo, con el riesgo de equivocarse. Hay que pensar que los ritmos africanos integran otras categoras temporales, ms lentas desde la perspectiva productivista europea. Otro elemento clave es el concepto de INTERCAMBIAR como su nombre lo indica- sobre el tipo de cooperacin: de intercambio, horizontal, y sin transferencias o imposiciones verticales. Es clave tambin que las contrapartes pueden elegir la persona que necesitan realmente para su trabajo y para el equipo. Escuchar la opinin de la coparte; tenerla en cuenta; integrarla desde el principio en la eleccin del cooper-actor o la cooper-actriz es esencial. Si no se corre el riesgo de fracasos por expectativas desmedidas de una u otra parte. O bien porque el recurso humano que viene de Suiza no corresponde plenamente a las necesidades de la organizacin local. Todos esos aspectos hacen la diferencia. Definen un paradigma de cooperacin solidaria con rostro humano con el cual me identifico plenamente.

P: Una reflexin final

AD: Estoy totalmente persuadida que, en mi trabajo y mi vida en Burkina Faso, recibo mucho ms de lo que doy. Que aprendo mucho ms de lo que aporto.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter