Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2017

El sectarismo en Cuba

Harold Crdenas Lema
La Joven Cuba


La batalla trascendental en Cuba siempre ha sido revolucin versus contrarrevolucin, pero es posible que hoy no sea la ms peligrosa. La pugna entre distintas corrientes de pensamiento dentro de las fuerzas revolucionarias no solo es un hecho sino tradicin, la homogeneidad solo existe en la mente de los ingenuos y la mala propaganda. Son estas diferencias, dirimidas con respeto y justeza, las que permiten unidad consensuada entre todos. As naci esta Revolucin, uniendo los grupos que lucharon contra Batista y poniendo a un lado sus diferencias por un bien mayor. Desde entonces una enfermedad amenaza este delicado equilibrio: el sectarismo poltico.

Se puede ser muy trabajador, defender nuestro pas en todos los escenarios y an as estar equivocado en cuestiones fundamentales. Creer que una interpretacin particular sobre la lucha poltica es la correcta, imponerla al resto y marginar aquellos que no comulgan con ella, solo conduce al aislamiento y el fracaso. Al inicio de nuestras guerras de independencia, el regionalismo y el caudillismo amenazaron la unidad entre los mambises. Varios jefes militares crean saber cul era el camino correcto a seguir, pero incluso desde esa profunda discrepancia tctica, se respetaban unos a otros.

Durante el capitalismo republicano el fenmeno se agudiz hasta convertirse en corriente poltica. El Partido Socialista Popular (PSP) se caracteriz por privilegiar ms las orientaciones de la Internacional Comunista y la poltica exterior sovitica, que responder a las necesidades reales del pas. Esto provoc graves contradicciones en la revolucin del treinta y fue la semilla para que en el futuro algunos de sus elementos buscaran aventajar al resto de las fuerzas revolucionarias del pas. Con el tiempo hubo diferencias entre quienes combatan a Batista en el llano y la montaa, entre el Directorio Revolucionario y los antiguos comunistas, incluso el Movimiento 26 de Julio se vio implicado.

Quien dude de los efectos nocivos del sectarismo en grado extremo y el dao que este provoc, tomemos un ejemplo. Uno de los grandes crmenes durante la lucha contra Batista fue el asesinato de Humboldt 7, Marcos Rodrguez haba delatado a sus compaeros ante Ventura, uno de los peores esbirros de Batista. En su interrogatorio al confesar los motivos, explica: yo era un gran sectario () mis convicciones partan de un solo punto. Todo lo que no era nuestro, no serva. Al ver que la tctica empleada por un grupo de jvenes era distinta a la suya, la consider errada y daina, entregndolos a la muerte. As murieron Fructuoso Rodrguez, Joe Westbrook, Jos Machado y Juan Pedro Carb, sobrevivientes hasta entonces del ataque a Palacio Presidencial. Su delator fue protegido durante una dcada por altos dirigentes del PSP, sectarios tambin.

En el quinto aniversario del ataque a Palacio, el primer ministro Fidel Castro, critic duramente a los sectarios que en la lectura del testamento de Jos Antonio Echevarra, omitieron una alusin a Dios. Trece das ms tarde, Fidel vuelve a denunciar esta corriente poltica por su nombre ante la radio y la televisin, fue un intento de controlar el poder por encima del resto. Era evidente que haba una lucha intestina entre dos frmulas de pas: el estalinismo tropical y el socialismo autctono, una lucha que no ha terminado.

Anbal Escalante era considerado un revolucionario, trabajador y sacrificado como nadie, ejemplo de militante comunista, hasta que su sectarismo comenz a aislarlo en esta primera denuncia hecha por Fidel, y no lo fue ms. Escalante aprovech su posicin de organizador al frente de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) para favorecer a quienes pensaban como l, se equivoc grandemente y hubo que hacer una organizacin nueva en su lugar. Como si fuera poco un llamado de atencin de esta magnitud, sigui conspirando en las sombras durante varios aos hasta su eventual arresto en el caso conocido como Microfraccin. La batalla contra el sectarismo se gan, hasta ese momento.

El intento de construir un modelo de socialismo autctono en Cuba choc con un contexto adverso a finales de los sesenta. La muerte del Che en Bolivia, el mayo estudiantil francs, la intervencin sovitica en Checoslovaquia, la Ofensiva Revolucionaria del 68 y el fracaso de la Zafra del 70, postergaron parte de la autonoma del proyecto. Cuba debi ingresar al Consejo de Ayuda Mutua Econmica (CAME) y con l regresaron conceptos sectarios a nuestro pas, solapadamente. Muchos de nuestros padres y abuelos estudiaron en la URSS, a menudo bajo frmulas de todo o nada, conmigo o contra m, donde se privilegia la disciplina por encima del pensamiento. Lo que al inicio fue un fenmeno aislado de algunos comunistas, con el tiempo fue instalndose en el lbulo frontal de los que no podan ver ms all de su circunstancia, y nunca fue un fenmeno generacional sino de mentalidad.

Permitir hoy que elementos sectarios se apoderen de las instituciones o las usen a su antojo en funcin de interpretaciones o agendas personales, sera institucionalizar aquello que Fidel derrot en el pasado. Creer que su fracaso eventualmente dar la oportunidad a otros de hacerlo mejor, es desconocer el peligro de que estos arrastren la Revolucin consigo y su derrota sea la de todos.

El sectarismo no es un fenmeno exclusivo de Cuba, en los movimientos comunistas y de izquierda del mundo entero, somos testigos de luchas internas que dividen las fuerzas revolucionarias y les impide alcanzar el poder poltico. La imposicin de una frmula determinada, el silenciamiento de las distintas opiniones dentro del Partido en funcin de una falsa unanimidad, la imposicin de una lnea de pensamiento sobre el resto, son amenazas peores que la presin extranjera o el mercenarismo interno. Si terminamos en manos de individuos autoritarios que no generan empata, protegidos bajo un manto de invisibilidad que no permite saber en su gestin cules son sus aciertos o sus fracasos y consideran inservibles aquellas ideas que no sean las propias, el sectarismo habr ganado.

Pero, cmo identificar a un sectario? Les gusta hacer las cosas a su manera, la manera correcta. Su mayor rasgo es la incapacidad de escuchar, aceptar o tolerar, una opinin distinta a la suya. El sectario de por s se considera poseedor de la verdad, no cree que sea posible otra alternativa y si alguien la propone no solo la considera errada sino que esta le hace el juego al enemigo. Termina marginando de las fuerzas revolucionarias a todo aquel que no lo siga al pie de la letra, a diferencia de la doctrina inclusiva que expres Fidel en Palabras a los Intelectuales.

Se puede ser muy trabajador, defender nuestro pas en todos los escenarios y lamentablemente ser un gran sectario. Como dira un amigo, estos son los bueyes que hay y con ellos tambin debemos arar el futuro, ya no tenemos un guila de vista larga que indique el camino. Sin la impedimenta no se sostiene un ejrcito, pero creer que esta es la vanguardia, darles cargos de relevancia e influencia en la ideologa nacional, es un precio que todava estamos por descubrir.

Fuente: http://jovencuba.com/2017/03/15/el-sectarismo-en-cuba/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter