Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2017

Entrevista exclusiva a Claudio Katz, economista, investigador y escritor argentino
Amrica Latina y la restauracin conservadora neoliberal

Javier Larran P.
Correo del Alba


El pasado ao las fuerzas progresistas de la regin vieron con estupor la emergencia de lderes derechistas como Macri en la Argentina y Temer en Brasil. El fortalecimiento de un bloque de pases neoliberales alrededor de la Alianza Pacfico abri el debate respecto al devenir socialista americano.

El carcter del neoliberalismo imperante y el reemergente, los lmites del llamado ciclo progresista, los desafos que se avecinan para los izquierdistas del continente as como la reflexin en torno a experiencias revolucionarias del ltimo siglo, fueron algunos de los temas tratados en un dilogo sostenido, en exclusiva por Correo del Alba, con el economista e intelectual marxista argentino Claudio Katz.

Qu es el neoliberalismo? Una ideologa, una forma econmica, una teora poltica?

El neoliberalismo es una prctica reaccionaria o pensamiento conservador, un modelo de acumulacin basado en agresiones a los trabajadores en una marco de mayor internacionalizacin del capital. Desde los aos 80 ha sido bsicamente definido como una ofensiva del capital sobre el trabajo para recomponer la tasa de ganancia.

En mi opinin el neoliberalismo se reforz con la cada de la Unin Sovitica, la anexin de Alemania y el amoldamiento de la Unin Europea a la globalizacin. El ao 2008 haba una discusin sobre si el neoliberalismo se iba a mantener o iba a diluirse, la experiencia ha demostrado que se mantuvo, se reforz, se profundiz, al punto que la desigualdad alcanz niveles sin precedentes y, claramente, es el modelo que contina operando hasta la actualidad.

Es un modelo econmico muy diferente al keynesianismo de posguerra y, en el plano geopoltico, ha tenido momentos de bipolaridad, unipolaridad y multipolaridad, aunque me parece que las clases dominantes procesan este nuevo modelo en un marco compartido de negocios globalizados.

Qu caras adoptar el neoliberalismo de la era Trump?

La gran duda que tenemos todos es cul es el tipo de neoliberalismo a seguir por Trump en su presidencia. Ahora, de todos modos creo que la globalizacin, en los trminos ya

sealados, se mantendr, al igual que la internacionalizacin productiva. Hay muchas dudas en cuanto al cmo Trump introducir cambios en los tratados de libre comercio y en todo lo referente a la movilidad de la fuerza de trabajo y, en este nuevo escenario, me parece que con l marchamos a algn tipo de neoliberalismo econmico en combinacin con formas de nacionalismo reaccionario, lo que sera como otro periodo del neoliberalismo, pero eso est por verse.

Pudiramos decir que el neoliberalismo tiene etapas definidas, una historia? En caso afirmativo, cules seran sobre todo en lo que respecta a nuestra Amrica?

Personalmente interpreto al neoliberalismo como un modelo integral en el plano econmico poltico, como una ideologa del capital que retoma el pensamiento de las formas neoclsicas del razonamiento econmico y, por supuesto, en Amrica Latina ha tenido una variedad de etapas. Creo que incluso anticip, a fines de los aos 70, las tendencias de los pases desarrollados; fue lo que hizo Pinochet el primer experimento de neoliberalismo y, s, me parece que tuvo dos etapas: una primera en los aos 80, en lo que se llam reformas de primera generacin, que era un modelo de ajuste inflacionario de las comunes tasas de inters. La segunda etapa, en la dcada posterior, estuvo caracterizada por lo que se llam el Consenso de Washington, ya como un modelo de apertura comercial, privatizaciones, flexibilidad laboral, etc.

Ahora estamos ingresando a un nuevo periodo porque hubo una crisis del neoliberalismo en la dcada pasada; este nuevo periodo es el de la restauracin conservadora, que es en s una nueva etapa del neoliberalismo.

Tras las ltimas derrotas electorales y el golpe parlamentario en Brasil de las fuerzas progresistas en la regin quisiera preguntarle: Hay o no propuestas en la nueva derecha regional? Cul es la peligrosidad de esta contraofensiva?

Lo que estamos viviendo es, como te coment, una restauracin conservadora, ese es el dato dominante desde hace un ao en toda Amrica Latina. Para entender esa restauracin hay que mirar bien los modelos de neoliberalismo continuado, aquellos pases donde no hubo ninguna interrupcin del neoliberalismo en ningn momento: Mxico, Per, Colombia y Chile, pases donde las tasas de desempleo, precarizacin laboral y desigualdad se mantuvieron en forma constante; hay que ver el modelo de terror y represivo de Honduras, Mxico y Colombia, la agresin a los movimientos populares, en efecto, al neoliberalismo continuado que nunca desapareci en Amrica Latina.

Como muy bien sealas, esta contraofensiva se extiende a dos partes de Amrica Latina: Argentina, donde se produce el primer caso de la restauracin neoliberal y cuyo primer ao de neoliberalismo obtiene resultados econmicos espeluznantes en materia de recesin, inflacin, desplome de consumo y cada de la inversin, pero que persiste en tanto es un proyecto que tiene objetivos y no es una mera improvisacin, que se propone demoler las conquistas obreras y recomponer una estructura de agresin permanente a las conquistas populares; ciertamente hasta ahora ha demostrado que tiene muchas intenciones de ajuste y capacidades limitadas para llevarlos a cabo.

El segundo caso, con algunas similitudes al anterior, es el de Temer en Brasil, porque tuvimos un modelo de restauracin medio conservadora con parlamentarios corruptos que votaron en favor del impeachment invocando a Dios, a los familiares y militares corruptos, pero que en definitiva es un gobierno extremadamente ilegtimo y, por lo tanto, con capacidades bastante limitadas para estabilizar un modelo neoliberal.

Estrictamente el proyecto de estos restauradores es el de la Alianza del Pacfico, apostaban a un tratado de libre comercio general para toda la regin y el problema es que ese proyecto sintonizaba bien con Hillary Clinton y tiene muchos problemas con Trump.

En ese marco, cmo sortearn tal imprevisto?

La restauracin conservadora ahora enfrenta el imprevisto de un presidente Trump que toma distancias con los tratados del pacifico y, por lo tanto, puede generar una gran crisis; hay una gran vacilacin en los grupos dominantes sobre la poltica a seguir, no saben si desmantelar el MERCOSUR o reorientar el libre comercio hacia nuevos socios de Europa o China.

Este momento de crisis est dado porque si Trump va un conflicto con China Amrica Latina puede ser la victima comercial de ese conflicto, afianzndose la primarizacin econmica regional; tambin se puede agudizar la crisis si Washington sube la tasa de inters, si construye el muro en Mxico, etc. En sntesis, estamos en una restauracin conservadora con una crisis en esa restauracin por el ascenso de Trump.

Cuando Ud. nos recomienda analizar los neoconservadurismos en comparacin con pases como Mxico o Chile, debemos concordar en que esa derecha restauradora viene a aplicar o a terminar medidas neoliberales que quedaron inconclusas?

S, ellos vienes a concluir lo pendiente del modelo neoliberal que qued interrumpido en la dcada pasada por lo que se denomina el ciclo progresista, por el cambio de las relaciones de fuerza entre las clases dominantes y las clases populares, por los lmites que hubo a la intervencin del imperialismo norteamericano, por la educacin popular, por la existencia de proyectos radicales en Bolivia y en Venezuela, por la subsistencia de la Revolucin Cubana, por todo eso que limit la agresin neoliberal; ahora vuelven para atrs, se lanzan a una escala redoblada de agresin contra los trabajadores.

En la misma perspectiva, hay alguna relacin en el fortalecimiento o debilitamiento del neoliberalismo el que haya sido impuesto en dictadura (Chile, Argentina, etc.) o en democracia (Bolivia, Venezuela, etc.)?

Una caracterstica del neoliberalismo es que en todos los pases de Sudamrica fue instaurado como modelo en la poca de la dictadura y convalidado por los regmenes constitucionales de los 80 y por los gobiernos constitucionales neoliberales de los 90, regmenes polticos de civiles que estuvieron al servicio de las mismas clases dominantes dictatoriales y adscritos al mismo modelo de insercin laboral y a la mundializacin neoliberal; esto fue interrumpido por las grandes rebeliones de los aos 2000, 2003, 2004, y 2005, y ahora la restauracin conservadora viene a revertir ese proceso.

Cun acertada o no le parece la categora de acumulacin por desposesin, pregonada por David Harvey?

David Harvey retoma una idea de Rosa Luxemburgo que tiene que ver con el proceso de depredacin de recursos naturales, de fuerza de trabajo, que se produce en las dinmicas de la acumulacin primitiva, y que se da en forma combinada con proceso de acumulacin de capital, especialmente en las economas perifricas.

Harvey retoma esa idea y utiliza el trmino desposesin para sealar el carcter contemporneo de esa depredacin, extendindolo a las economas metropolitanas, desarrolladas, incluyendo la especulacin financiera, los fraudes y las privatizaciones.

Es un concepto que ha suscitado muchas discusiones, hay tericos marxistas que han cuestionado el excesivo nfasis en el rol extraeconmico en desmedro de la lgica del capital en esa categora, sealando que Marx estudi la lgica objetiva de la acumulacin y los procesos de hurto, robo o pillaje del capitalismo, a diferencia de los modelos de los esquemas tributarios o esclavistas, se basan en normas especiales competencia, ganancia, explotacin y la desposesin es un ingrediente ms. En mi opinin, creo que en los periodos de acumulacin corriente o acumulacin normal la desposesin ocupa un lugar secundario mientras que en los momentos genricos, por ejemplo, de entre guerra, o en otros de crisis, la desposesin ocupa un papel ms relevante; en las economas perifricas, en relacin a las economas centrales, la desposesin claramente tiene un papel ms significativo.

En lo referido al Estado quisiera preguntarle algo bastante bsico: cules son sus elementos esenciales?

En el plano terico ha habido una interesante recuperacin de ideas marxistas sobre el Estado en los ltimos aos, las que superan esa visin ms tradicional, simplificada, ortodoxa e instrumentalista de que es slo un rgano de opresin de una clase dominante sobre otra clase oprimida.

Pensadores ms contemporneos han logrado comprender toda la dimensin del Estado retomando la idea de Marx de un proyecto de liberacin de la sociedad de la opresin estatal, o las ideas de Lenin, quien tena una expectativa de avanzar muy rpidamente en la emancipacin social y, por lo tanto, de una disolucin de las formas estatales opresivas; la historia demostr que esas expectativas eran extremadamente optimistas.

Pero, en el plano terico, reitero, ha habido aportes muy interesantes de Gramsci, por ejemplo, demostrando que el Estado es un instrumento de cohesin y consentimiento tendiente a estabilizar la hegemona de las clases dominantes. Tambin estn las ideas de Althusser acerca del Estado como articulacin de las distintas distancias de dominacin estatal. Asimismo, podemos leer los debates entre Poulantzas y Balibar del Estado como condensacin de las relaciones sociales o el Estado como modelo asociativo de burocracias y grupos capitalistas.

En sntesis, el pensamiento marxista del Estado tiene mucho para aportar, especialmente en contraposicin con ideas muy bsicas y primitivas liberales, neoliberales, neoclsicas, frente a la idea del Estado mnimo, de las tesis heterodoxas del Estado como una institucin neutral e indispensable y eterna. La revisin de la teora del Estado, su ampliacin y enriquecimiento, permite al mismo tiempo a los marxistas comenzar a pensar proyectos y estrategias socialistas que, una vez integrada esta complejidad, nos aproximan a las formas del Estado contemporneo.

En la ltima dcada, en el campo de discusiones al interior de la izquierda, muchos han insistido en separar lo social de lo poltico. Qu opinin le merece esa discusin?

La fuerte divisin entre lo social y lo poltico empez con fuerza hace una o dos dcadas posiblemente, en corrientes que en la Argentina denominamos autonomistas y que tenan una gran dificultad para captar la relacin entre lo social y lo poltico, comprender una idea tradicional del marxismo de que la lucha social es la forma ms inmediata en la cual los trabajadores y los oprimidos ganan las calles por sus reivindicaciones pero que la transformacin de esa lucha econmica bsica en un proyecto poltico requiere conciencia, organizacin y accin poltica.

Haba una gran ilusin y expectativas, una idealizacin de movimientos sociales y de su capacidad para actuar sin necesidad de una construccin poltica y organizaciones polticas, sin embargo, me parece que lo que ocurri en la ltima dcada, la experiencia del denominado ciclo progresista y de los procesos polticos de centro izquierda en Argentina, Ecuador y Brasil, y los procesos poltico radicales en Venezuela y Bolivia, demostraron que esas ilusiones y expectativas, esa simplificacin del anlisis polticos, eran inconsistentes, que los trabajadores para emanciparse necesitan accin poltica y algo ms importante: bregar por la conquista del poder poltico porque uno de los productos de esa teora duramente centrada en los movimientos sociales, la idea de cambiar el mundo sin toma de poder, no puede prescindir de la transformacin poltica regularizada en el mbito del Estado.

Muchos de esos debates se han transformado en debates abstractos y han quedado atrs, hoy es muy evidente que la lucha social requiere una proyeccin en el plano poltico y esto implica construir organizaciones de tipo socialista para apuntalar un proyecto socialista.

Cun insalvable es el aparente divorcio existente entre los partidos polticos y los movimientos sociales como instrumentos polticos? Los segundos reemplazarn a los primeros o, finalmente, terminarn siendo como aquellos?

Eso es la continuacin del tema anterior. Me resulta que es completamente abstracta y esquemtica esa divisin de movimiento social, organizacin poltica. Hay un eslabn entre ambos que es la proyeccin de la lucha social al plano poltico y, en la ltima dcada, la lucha de la izquierda est manifiestamente centrada en el plano poltico, en los desafos que tuvieron y tienen los gobiernos radicales para avanzar en un proyecto socialista o la incapacidad para desenvolver este proyecto y la frustracin que ya se ha visto y ha caracterizado a los gobiernos de centro izquierda.

Cree que el acceso al aparato estatal de los movimientos progresistas latinoamericanos (Venezuela, Ecuador y Bolivia en particular) fue prematuro y pudiramos estar pagando el costo de ello? (En el sentido de no contar con una fuerza social lo suficientemente constituida y organizada).

No creo que se pueda razonar en trminos de lo prematuro porque no me dice las condiciones en las cuales se acta; lo que existe son oportunidades para la conformacin social, y cuando se dan los que acceden al gobierno con un claro sello de izquierda tienen el desafo de radicalizar esos procesos o frenarlos y conducirlos a una frustracin de la transformacin popular.

En el caso de Venezuela, lo evidente y concreto es que hay un gobierno que accedi al manejo de la entidad pblica hace ms de una dcada y media y que resiste conspiraciones golpistas, desestabilizaciones continuas, deterioro econmico, presin internacional, acoso financiero, etc. Y, entonces, hay una disyuntiva, el gobierno ha podido resistir pero no ha sabido transformar esa resistencia en un modelo econmico anticapitalista y por lo tanto superador del legado rentista de la economa venezolana; ha sido un periodo de grandes mejoras populares pero que no han transformado la estructura improductiva y el pas continua viviendo una disputa por el control de la renta petrolera que genera tensiones cambiaras y presiones permanentes en los capitalistas para desestabilizar. La economa sigue siendo el factor clave de esta revolucin.

La buena noticia es que el ao pasado la clase dominante venezolana fall una y otra vez en todos los intentos desesperados que hizo para derrocar al gobierno; su ltima aventura fue un golpe improvisado que fracas ya que hubo contramarchas populares importantes y el pueblo, a pesar de las penurias, no se sum a las provocaciones de la derecha por la cuestin de Maduro, claro, ste no tuvo la actitud de Dilma Rousseff o la de Lugo de entregarse y ablandarse, se mantuvo firme, pero sigue abierto el dilema: perdi una oportunidad para profundizar el proceso y nacionalizar los bancos, controlar y nacionalizar el comercio exterior, poner fin a la especulacin de los capitalistas en el manejo de los precios; eso requiere confrontar no slo a la derecha sino tambin al ala burguesa que opera dentro del chavismo, ese es el gran desafo que tiene abierto el proceso bolivariano.

Lo cardinal es que Venezuela y Bolivia, a diferencia de Brasil y Argentina, son dos procesos abiertos que continan, donde todo est por escribirse.

Intelectuales como Franoise Houtart o Frei Betto han destacado que en parte los lmites del ciclo progresista estn dados porque sus gobiernos han sido antineoliberales pero no anticapitalistas, qu opinin tiene Ud. al respecto?

Efectivamente son gobiernos que han chocado con las clases dominantes, con el imperialismo, han recurrido a la movilizacin popular lo que los distingue fuertemente de gobiernos como Dilma Rousseff o Cristina Kirchner pero que han encontrado su lmite en la decisin de medidas anticapitalistas; el aspecto positivo es que a pesar de no dar pasos anticapitalistas han reivindicado un proyecto socialista en el terreno por lo menos conceptual y eso atrajo gentes con proyectos anticapitalistas.

Cree que puede haber una revolucin en el sentido ms profundo de la palabra por la va electoral?

El asunto es el contenido de la palabra revolucin porque la revolucin es un tema predominante en toda la historia del siglo XX de Amrica Latina; despus vino el neoliberalismo, las dictaduras y se transform en una palabra proscrita. Con el proceso bolivariano se rehabilit el concepto revolucin y est ah el caso de la Revolucin

Cubana que mantiene el concepto revolucin.

Mientras vivamos en un rgimen capitalista, con el tipo de explotacin que caracteriza al capitalismo, los trminos de una transformacin radical denominada revolucin siempre estarn presentes para los marxistas: revolucin es el ingreso masivo de los explotados a la accin directa en tanto proceso que transforma el sistema capitalista. El problema es que las caractersticas especficas que tiene un proceso revolucionario presentan significativas diferencias con lo que fueron los procesos tradicionales del siglo XX; en general haba una idea de simultaneidad en los procesos de transformacin socialista entre la formacin de un gobierno de los trabajadores, la captura del poder del Estado y la transformacin de la sociedad, tres momentos de un proceso simultaneo o con reducidas diferencias temporales, pero, lo que la experiencia Venezuela u otra comienza a indicarnos es que esta combinacin de tres procesos tiene temporalidades diferenciadas, es decir, llegar al gobierno, disputar el Estado y transformar la sociedad son tres flancos de un mismo proceso que tienen momentos de desenvolvimiento diferenciales, el problema entonces es si se avanza o no se avanza del gobierno de los trabajadores a la transformacin de la sociedad y la anulacin de sus cimientos capitalistas a la modificacin y extincin de las formas estatales, eso es lo que est abierto y hay muchas experiencias para reflexionar; es como el gran tema abierto de nuestra dcada y de nuestra poca.

Este ao se cumple medio siglo del asesinato del Che Guevara en Bolivia, qu opinin tiene de su pensamiento econmico? Es pertinente el rescate de esa parte de su legado al que su compatriota Kohan decididamente ha llamado la manzana prohibida del comunismo?

Si uno habla del Che, restando la frivolidad de la comercializacin de un lder socialista y despus una especie de absorcin publicitaria, rescatando por lo tanto ese militante revolucionario y sobre todo su condicin de luchador revolucionario que plante ideas de radicalizacin socialista en cada uno de los planos que le toc operar, puede dar cuenta que conceba claramente que un proceso que no avanza involuciona y, adems, que un proceso si no se transforma en socialista no slo se mantiene como capitalista sino como los peores.

Sus aportes son numerosos en muchos planos, por ejemplo, en el del internacionalismo socialista por comprender que la revolucin ser socialista o ser una caricatura de revolucin, y tendr una escala global.

Che es el hombre de los valores morales, del pensamiento revolucionario que formul la teora de formar una tica del hombre nuevo: con solidaridad y hermandad como principios desde el inicio de la revolucin, sin esperar a la aparicin de condicin de bienestar material.

En este contexto, su teora hay que entenderla en esta visin general del Che, junto al luchador y administrador fue guerrillero, economista y tuvo una experiencia en el Ministerio de Industrias de Cuba. Reflexionaba sobre los mecanismos de participacin y democratizacin y objetaba las relaciones mercantiles entre empresas en esa poca estaba en boga el modelo yugoslavo sin adscribirse tampoco a la planificacin compulsiva del modelo puramente ruso. Sin duda son importantes sus aportes referidos al modelo de cmo gestar una transicin anticapitalista exitosa en el plano econmico combinando democracia socialista con participacin colectiva, enfrentando mecanismos agotados de mercado, cuestin con que se lucha en cada coyuntura y cada pas. La del Che es una de las experiencias a tomar en cuenta para el quehacer del pensamiento econmico socialista.

Qu opinin le merece y cul es el aprendizaje que pudiramos extraer del experimento histrico de la Unidad Popular en el Chile de Salvador Allende?

Ese tema es interesante e importante porque los dilemas que atraves la Unidad Popular son muy semejantes a los que afronta, por ejemplo, Venezuela. Vemos dos procesos que accedieron por las urnas al gobierno con un proyecto declaradamente socialista pero que tienen condiciones distintas porque no estamos en la poca de los golpes militares clsicos de los setenta sino ms bien en una poca de regmenes constitucionales y golpes blandos constitucionales tipo Honduras o Brasil.

Pero hay dos temas importantes en la comparacin o en la reflexin en torno a Salvador Allende: la primera es la lucha contra las conspiraciones de la derecha, tanto Venezuela y, en menor medida, Bolivia afrontan el mismo tipo de complots derechistas que sufri Allende, aunque el boicot econmico ahora est ms perfeccionado, tiene ms instrumentos que en los setenta, pero est tambin el uso de los medios de comunicacin como mecanismo reaccionario para crear una masa crtica, entre la clase media, a favor de golpes derechistas; en definitiva, este primer problema corresponde a la derecha y aqu hay que superar otro grave error de Allende, pues fue l quien design a Pinochet comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Chvez no cometi ese error y tanto l como Maduro han sabido depurar las fuerzas armadas y evitar ese tipo de dominio derechista.

El segundo problema de Allende fueron las vacilaciones en la movilizacin popular contra el golpismo, aunque en general hay como dos visiones al respecto: una que piensa que a la Unidad Popular le fue mal porque aceler mucho el proceso, su radicalizacin fue vertiginosa y se choc con la democracia cristiana, o sea que no concili con la burguesa y por lo tanto hay que ir ms despacio; la otra seala que el problema es no haber aprovechado los momentos de vacilacin del campo derechista para avanzar en medidas anticapitalistas y que Allende vacil, no accion, result preso en gran medida de sus ingenuidades constitucionalistas. De todas maneras la experiencia heroica y de sacrificio de Salvador Allende tiene que servir para superar esas limitaciones.

Cree que las nuevas generaciones de izquierda deben leer a Lenin? Es extemporneo o demasiado forneo? Cul sera el valor de la obra del lder ruso para un joven latinoamericano hoy?

Es un tema muy importante ya que, como decs vos, este ao va ser el centenario de la Revolucin Bolchevique y va a haber muchos homenajes y debates.

Con relacin a Lenin creo que hay que separar el plano terico del plano poltico. En el plano terico encontramos sus ideas claves, por ejemplo, el concepto de desarrollo desigual que nos permite comprender la dinmica del desenvolvimiento capitalista en contraposicin a la metodologa puramente evolucionista o el gradualismo que imperaba en la poca de Kautsky y Bernstein; Lenin introdujo la idea del eslabn ms dbil para dimensionar cmo la crisis del capitalismo se comporta en ciertas coyunturas, en ciertos pases y en ciertos momentos y la habilidad poltica de los revolucionarios es captarla.

Lenin es el primer pensador marxista que comprendi que el capitalismo est sujeto a estas etapas distintas, pues Marx vea el precapitalismo y el postcapitalismo en cambio el ruso introdujo la idea de que hay un periodo de librecomercio, una etapa de imperialismo, etc., de hecho en la actualidad podemos hablar del neoliberalismo.

Pero Lenin fue especialmente un poltico revolucionario que asign e introdujo la dimensin poltica del pensamiento socialista en todas sus dimensiones y actu con una gran flexibilidad, fue el autor de las estrategias polticas ms perdurables del pensamiento marxista, con la idea de comprender la variedad de oportunidades de un contexto revolucionario y apostar al ms adecuado.

Respecto a Amrica Latina me centrara en una de sus ideas que dice relacin con la distincin que estableci entre el nacionalismo revolucionario y el nacionalismo conservador. Lenin fue el que capt por primera vez, a principio del siglo XX, que las formas nacionalistas tienen contenidos y muy diferenciados y una cosa es el nacionalismo chauvinista fachistoide de Trump o de Le Pen, y otro muy distinto es el del nacionalismo radical revolucionario en la tradicin de Torrijos o Chvez; distinguir esos nacionalismos y buscar convergencia al socialismo con esos nacionalismos es probablemente uno de los grandes aciertos de pensamiento leninista.

Qu piensa de la formacin poltica para estos tiempos? Qu formas debiera adoptar? A qu autores se debiera recurrir y bajo qu metodologas?

Ah nos metemos en un tema un poco complicado pues no me considero demasiado autorizado para sugerir guiones de cursos de formacin. Hay muchos y muy interesantes cursos de formacin de militantes en Amrica Latina en estos momentos, estoy pensando en el Alba, en la Escuela Nacional Florestan Fernandes del MST, donde la formacin es rigurosa pero no dogmtica y ese es el gran aporte de la poca actual en comparacin a otros periodos y dcadas pasadas.

Ms que de autores querra plantear un tema que s me parece importante incorporar a la formacin y a la reflexin del marxismo latinoamericano actual, tema que estoy trabajando en la actualidad y que trata de la actualizacin de la teora marxista de la dependencia, cuestin que me parece central para nuestra historia por el aporte que brind y porque evidencia lo que el marxismo latinoamericano puede ofrecer al marxismo, adems de las herramientas que ofrece para comprender problemas contemporneos. A 40 aos de su nacimiento, hay que revisar y trabajar esta teora, primero en el plano de la herencia marxista de la teora que aprendemos de Marx, de los clsicos como Lenin, Luxemburgo o Trotsky, de los tericos de posguerra como Mandel, Samir Amin. El segundo aspecto clave es qu tipo de teora marxista de la dependencia debemos reelaborar, retomar esa que emerge al calor de la revolucin cubana, postulando una sntesis entre socialismo y antiimperialismo, la que se constituye alrededor de nombres como el de Ruy Mauro Marini, Vania Bambirra y Theotonio dos Santos. Igualmente debemos estudiarla en sus polmicas con la vertiente de Fernando Henrique Cardoso, en cmo absorbi ideas crticas como las planteadas por Agustn Cuevas, cmo encontr sntesis enriquecedoras con la teora de sistema mundial de Wallerstein, qu puntos de contacto y de distanciamiento tuvo con la teora de metrpoli-satlite de Andr Gunder Frank y que polmica llev a cabo con lo que fueron los temas tericos del antidependentismo.

Es muy importante retomar la teora marxista de la dependencia y con ella estudiar las caractersticas del capitalismo neoliberal actual, las formas que tiene la reorganizacin imperialista, y con ese instrumental replantear los problemas de Amrica Latina y del socialismo de nuestra etapa.

Qu lugar le otorga al tema de la despatriarcalizacin, el ecosocialismo y el humanismo?

Son temas que han querido incorporar en la agenda del marxismo contemporneo y el socialismo actual y que han estado muy presentes en los distintos foros en los cuales se debaten ideas y proyectos alternativos. Se han vuelto muy importantes por la aparicin de movimientos que han hecho valer la lucha social y la lucha de esas problemticas, estoy pensando en el movimiento de la mujer, de los indgenas, en la lucha orientalista, etc., estn en las calles y han penetrado sus ideas en las universidades y en el pensamiento.

Por ltimo, hace da asumi Donald Trump y quisiera preguntarle acerca de los virtuales escenarios de un enfrentamiento abierto con Rusia.

Trump es el gran tema de hoy y te dira que ser el de los prximos meses, vamos a estar hablando todo el tiempo de l, en el plano econmico e internacional que sealas. Claramente intenta disputarse con China, procura hacer un rebalanceo, reducir el dficit comercial y el endeudamiento de Estados Unidos respecto al gigante asitico, quiere presionarles para que abran sus mercados al tiempo que prepara una discusin fuerte con stos, por eso Pekn est reaccionando.

Sin embargo, no es un tema de reorganizacin mundial sino de una negociacin de la globalizacin en otros trminos lo que intenta lograr Trump, donde el peso de cada Estado en una negociacin pase a ser ms relevante. El presidente estadounidense busca utilizar a Rusia, concertar un acuerdo con Putin para aislar a China, cosa difcil porque la Rusia actual no es la de Yeltsin ni la que sucedi a la cada de la Unin Sovitica, como se demostr en Siria y Georgia. Putin juega fuerte y China tambin ha creado una red de socios comerciales diversificados, ya ha dicho que va a disputar con Estados Unidos, reforzando el mensaje y las ideas polticas del libre comercio, asunto importante porque nos da una primera idea de cmo va ser esa pelea.

China ha enviado un mensaje globalizador y de promocin del libre comercio, lo que resulta interesante porque nos llama a tener cuidado con las idealizaciones que algunos hacen de Rusia o de China en esta confrontacin.

Pero, a mi entender, lo central est en otro plano, en la gran ofensiva que prepara Trump contra la clase trabajadora, contra los latinos, contra los afroamericanos, contra las mujeres. Trump encarna un proyecto de supremaca blanca, racista, de ultra millonarios. Hay que tener cuidado con las miradas contemplativas que tienen algunos sobre su persona ya que es un reaccionario; lo positivo de todo es que en Estados Unidos estn ponindose en pie movimientos de resistencia importantes, en definitiva, puedo concluir la entrevista diciendo que se aproximan tiempos interesantes en Estados Unidos para ser vistos desde Amrica Latina.

Javier Larran P. Editor general. Correo del Alba.

@CorreodelAlba

(Publicado en Correo del Alba No. 60, enero-febrero de 2017, www.correodelalba.com)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter