Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2017

Desafos de movimientos sociales y polticos de Latinoamrica
Refundar la poltica

Isabel Rauber
Correo del Alba


Los gobiernos populares, progresistas o revolucionarios que se constituyeron en Latinoamrica en los ltimos veinte aos han sido y son una resultante de los procesos de acumulacin de aos de resistencias, luchas, creacin y construccin de alternativas de los pueblos encabezados por los movimientos sociales en conjugacin con algunas organizaciones polticas de izquierda.

Con su llegada al poder poltico, tales gobiernos constituyeron un paso ms en la bsqueda y exploracin de nuevos caminos posibles en tal direccin. Al tomar en cuenta el desenlace que han tenido algunos de estos procesos, la definicin caminos posibles habilita la formulacin de interrogantes claves acerca del alcance sociotransformador de tales gobiernos y su articulacin con el quehacer poltico en el presente y el futuro de los movimientos sociales de los pueblos del continente y de la izquierda o lo que se identifique y sienta como tal.

El agotamiento del tiempo posneoliberal

El recuento crtico de los acontecimientos polticos del ltimo perodo en el continente revela que los ejes de las propuestas polticas que definieron el quehacer inicial de los gobiernos populares estuvieron marcados por la urgencia de responder a los desafos impuestos por la catstrofe neoliberal y sus democracias de mercado. Esto imprimi a tales gobiernos el sello posneoliberal como caracterstica predominante, a la vez que defini tareas y sujetos. Pero ese tiempo posneoliberal no sera eterno; sintetizando, puede afirmarse que se agot al finalizar la primera dcada; con ella el ciclo progresista cerraba su fructfero tiempo y abra las puertas a la realizacin de transformaciones raizales.

Nuevos desafos se perfilaban e imponan nuevas tensiones a los procesos iniciados por las sendas posneoliberales, planteando claramente a sus referentes polticos y gubernamentales la disyuntiva de arriesgarse a reajustar el rumbo hacia un horizonte poscapitalista o quedar entrampados en la lgica del capital.

Est claro que los gobiernos populares han tenido la decisin de enfrentar la avanzada ideolgica, econmica y cultural de los poderosos y lograr la continuidad de los procesos populares iniciados. Pero las opciones de cmo hacerlo y con quines, estuvieron en dependencia de su posicionamiento ante la disyuntiva mencionada.

Gran parte identific que la continuidad de los procesos resultara de conservar los gobiernos. En aras de ello fructificaron pactos de gobernabilidad con actores del poder del capital (que busc y busca derrocarlos). Entonces, los gobernantes populares tropezaron con la lucha de clases, supuestamente superada por la democracia.

Quienes apostaron por la conservacin de los gobiernos populares, priorizaron:

Fortalecer los acuerdos de cpulas alindose con sectores del poder econmico y poltico considerados moderados (co-gobernar con los adversarios).

Aferrarse a la institucionalidad caduca y sus bases jurdicas, apostando a hacer buena letra para demostrar la buena voluntad democrtico-institucional.

Ajustarse a la democracia propia del sistema democrtico burgus existente y su sistema jurdico, mostrndose inofensivos ante los poderosos, esperando tal vez no caer en su mira criminalizadora.

Correlativamente, se pusieron frenos al protagonismo popular y al proceso de cambios que floreca desde abajo. Esto favoreci la germinacin de contradicciones insospechadas entre el poder popular naciente (construido desde abajo por los pueblos) y el poder constituido, paradjicamente en estos casos personificado por representantes del gobierno popular. Y ello no slo fue aprovechado por los sectores revanchistas sino tambin fogoneado intencionalmente para debilitar la base social de los gobiernos populares y si fuera posible sumarla a su proyecto opositor.

Estas contradicciones contribuyeron al desgaste poltico de los gobiernos, al tiempo que los sectores del poder desplazado del ejercicio del Ejecutivo reacomodaban sus mecanismos y herramientas de produccin de hegemona y consensos sociales a las nuevas realidades. Con el despliegue de la guerra meditica estos sectores diluyeron sus acciones de guerra econmica, ideolgica y sicolgica y relanzaron su estrategia injerencista.

El golpe parlamentario ocurrido en Honduras en junio de 2008, anunci el fin del perodo de reacomodo y supuesta aceptacin de las reglas democrticas por parte del poder hegemnico, y la apertura de una nueva era de acciones desestabilizadoras, destituyentes y golpistas en el continente. Pero tales acontecimientos fueron hoy se ve subestimados, tal vez por otorgar excepcionalidad al caso hondureo, como antes tambin al proceso separatista que buscaba derrocar a Evo Morales (2007), o el ataque a Correa (2010), o la destitucin de Lugo (2012), hasta que lleg el turno a grandes como Brasil, Argentina, Venezuela

Est claro hoy que la convivencia democrtica de proyectos diferentes es pura fantasa; que pases soberanos con un modo de vida diferente al que requiere el colonialismo imperialista no sern tolerados por el Imperio y sus lugartenientes locales en su patio trasero. Hoy, inaugurando la era Trump, los tentculos del secular poder imperialista se revuelven, aggiornados, contra los pueblos del continente con renovada furia y ensaamiento.

La disputa es prcticamente cuerpo a cuerpo, pero centrada en las mentes, factor clave ayer y hoy para la dominacin.

Hay otros caminos

Los gobernantes que tomaron la decisin de profundizar los procesos populares de cambios iniciados, radicalizndolos cada quien a su manera, asumieron y asumen ciertamente un camino lleno de incertidumbres y contradicciones. En tanto lo nuevo es indito, es y ser obra de la creacin y empeo colectivos de los pueblos. La prueba y el error atraviesan estas experiencias; en ellas se configuran elementos del nuevo poder popular y van madurando los nuevos saberes acerca de l.

Esta perspectiva estratgica revolucionaria aunque algunos pretendan invisibilizarla tras el desesperanzador discurso del fin de ciclo o el fin de la globalizacinlate hoy en el continente en los procesos populares de Bolivia, Venezuela, El Salvador, Nicaragua, Ecuador y aguijonea la pulseada constante con los poderosos y sus apndices locales. Contradicciones y amenazas florecen por doquier y convocan a los pueblos, a las organizaciones sociales y polticas y a los gobiernos populares, revolucionarios o progresistas, a hacer un altoen el camino, analizar las polticas actuales y la correlacin de fuerzas, reflexionar crticamente acerca de lo realizado y definir colectivamente un camino a seguir: ceder para conservar (retroceder) o profundizar para avanzar (continuar los procesos de cambio iniciados afianzando su orientacin poscapitalista).

La adopcin de uno u otro camino arrojar conclusiones muy diferentes para el quehacer poltico actual. Ellas configuran, por tanto, un punto neurlgico de bifurcacin poltica de los procesos populares, progresistas o revolucionarios del continente: mantener (y defender) el statu quo alcanzado, abonando un camino de reformas restauradoras del capitalismo, o profundizar los avances revolucionarios (1) iniciados, apostando a la creacin y construccin raizal de otra geometra del poder (popular) anclada en la participacin protagnica de los pueblos, abriendo cauces a la refundacin de la poltica desde abajo.

Aprendizajes claves para los pueblos

Las experiencias de los gobiernos populares significaron para los pueblos transitar por un conjunto de aprendizajes.

Entre ellos, destaco aqu:

Qued al descubierto en los hechos que gobierno y poder no son sinnimos, que las revoluciones democrticas no son sinnimos de la otrora va pacfica; suponen la profundizacin del conflicto poltico como vehculo de la lucha de clases, anudada fuertemente con una profunda batalla poltico-cultural de ideas.

Un proceso revolucionario no se define como tal por el hecho de que militantes de izquierda ocupen cargos en el Estado y el gobierno, sino por abrirse hacia la democracia popular (participativa) para avanzar en la construccin colectiva de las nuevas vertientes del nuevo poder, el poder popular desde las comunidades, las comunas, los movimientos indgenas, barriales, de campesinos, de mujeres, ecologistas, LGTB, etc

La democracia no se circunscribe a lo electoral, es parte de una red constructora de los concesos sociales que garantizan la repeticin de los ciclos electorales, acorde con los intereses de las clases a las que responde.

El crecimiento econmico es importante, pero insuficiente.

La bsqueda, creacin y construccin de una nueva civilizacin, superadora de la que est regida por los intereses del capital, implica crear, construir y sostener otro modo de produccin y reproduccin de la vida social, otro modo de vivir y convivir (el buen vivir).

La educacin poltica, la batalla ideolgica es central. Y est anudada a la participacin poltica, al empoderamiento. Este germina con la participacin consciente y protagnica de los sujetos en los procesos sociotransformadores.

Caduc la concepcin de la poltica desde arriba y a dedo propia del siglo XX, la subestimacin de la poltica, y las viejas modalidades de la representacin poltica que suplantan el protagonismo popular y fragmentan lo poltico de lo social.

Agotamiento de la fragmentacin entre lo social y lo poltico, sus organizaciones y sus modalidades de accin y existencia. Articulacin y construccin de convergencias marcan las bases para lograr un nuevo tipo de unidad (con diversidad).

Fin del maximalismo terico y el minimalismo prctico propio de sectores (ultra)izquierdistas.

Fin del pensamiento liberal de izquierda y de las prcticas que, en virtud de ello, aslan a la militancia de los procesos concretos de los pueblos, posicionndolas fuera de los escenarios reales de las contiendas polticas.

Desafos

Estar atentos a los cambios del sistema de dominacin injerencia-saqueo global del capital en sus personificaciones imperialistas-nacionalistas xenfobas.

La salida (relativa) del Reino Unido de la Unin Europea y el triunfo de Trump en las presidenciales de Estados Unidos detonaron las alarmas de los analistas geopolticos del planeta. Por derecha y por izquierda la confusin se generaliza y no son pocos los que ahora pretenden hacernos creer que la globalizacin ha llegado a su fin.

El fracaso guerrerista-injerencista de la OTAN en Medio Oriente y, con ello, de los planes de la trada imperial para consolidar su dominio unipolar en el mundo, fue marcado fundamentalmente por el avance de la coalicin ruso-china en alianza con Irn y otros estados de la regin. En virtud de ello, los motores del poder global del capital se disponen a reacomodar su estrategia de dominacin global, conjugando el retorno a ciertas modalidades de proteccionismo nacionalista (en sus territorios cabeceras), enlazado con el libremercado (para sus expansiones internacionales), segn lo requiera el actual proceso de acumulacin a escala global del capital.

Identificar los programas proteccionistas de Gran Bretaa y Estados Unidos como indicadores del fin de la globalizacin es ignorar la historia de los ciclos del capital y sus mercados: son predominantemente proteccionistas o ultraliberales de modo alterno segn uno u otro camino garantice en cada momento el mayor aumento de sus ganancias. Es un circuito repetitivo y sin salida que indica el agotamiento de la civilizacin nacida y desarrollada con el capital. El triunfo del Brexit y el de Trump sintetizan el giro actual del poder global que con nuevos formatos, contenidos y alcances marca un punto de inflexin para una nueva arrancada Tener esto en claro es decisivo para los pueblos, para no equivocar el rumbo, ni las tareas, ni los horizontes de sus resistencias, luchas, creaciones y construcciones de lo nuevo.

La importancia de actuar.

Lo expuesto en muy apretada sntesis, define campos de accin poltica para el quehacer poltico presente y futuro de los movimientos sociales populares y la izquierda latinoamericana en general. Entre ellos destaco:

Replantearse la transicin hacia la nueva civilizacin como un proceso de creacin-trasgresin (revolucin) permanente de los pueblos.

Recuperar la centralidad protagnica de los sujetos populares en los procesos de transformacin social.

Radicalizar la democracia hacia la democracia popular anclada en la participacin, creacin, definicin y accin de los pueblos.

Refundar la poltica, anclarla en la participacin popular, con capacidad para construir hegemona popular y promover las articulaciones y convergencias necesarias en cada momento, y para construir la conduccin poltica colectiva del proceso sociotransformador en cada pas, en la regin, el continente y el mundo.

Modificar de raz la interrelacin Gobierno-Estado-Pueblo para construir democracias populares.

Crear y desarrollar un nuevo modo de produccin y reproduccin.

Desplegar la batalla ideolgico-cultural por una nueva civilizacin a favor de la vida.

Construir hegemona popular; salir del cerco ideolgico, poltico, cultural y meditico del poder hegemnico.

Articular los procesos de accin sociotransformadora con procesos de formacin poltica.

Cambiar de mentalidad y de actitud ante la vida. La superacin crtica de los paradigmas que guiaron los procesos sociotransformadores del siglo XX (an vigentes) resulta ineludible.

Apoyar procesos de renovacin o renacimiento o construccin de una nueva izquierda poltica, social y cultural. Capaz de abrir cauces a procesos raizales de empoderamiento popular desde abajo y construir las convergencias colectivas hacia un horizonte comn.

Es tiempo de crear, construir y transitar nuevos caminos. En este sentido, resulta central tener presente que el proceso de superacin del capitalismo es parte de un proceso

histrico-cultural de creacin-aprendizaje de los pueblos del mundo de un nuevo horizonte histrico, descolonizado, anclado en los principios del buen vivir y convivir entre nosotros y con la naturaleza. En eso estamos.

Nota:

(1) Aquellos procesos que sin proponerse un horizonte socialista abren las perspectivas para sobrepasar al capitalismo. [Samir Amin, 2009]

Bibliografa

Amn, Samir (2009). El imperialismo colectivo: Desafos para el Tercer Mundo, Pasado y Presente 21, La Habana. En https://fisyp.org.ar/article/entrevista-a-samir-amin-el-imperialismo-colectivo-/

Rauber, Isabel (2012). Revoluciones desde abajo. Ed. Continente-Pea Lillo, Buenos Aires.

Rauber, Isabel (2017). Refundar la poltica. Ed. Continente-Pea Lillo, Buenos Aires (en imprenta).

Isabel Rauber. Doctora en Filosofa y pedagoga poltica argentina.

(Publicado en Correo del Alba No. 60, enero-febrero de 2017, www.correodelalba.com)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter