Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2017

El Imperio conduce a la guerra contra nuestro continente

Gustavo Esinoza Montesinos
Rebelin


A tres meses de las elecciones ocurridas en los Estados Unidos de Norteamrica y tras los enfrentamientos entre distintas fuerzas en pugna que signaban la atipicidad del proceso, los hechos han permitido avanzar en la comprensin del contenido y el perfil de la poltica interna e internacional del gobierno de Donald Trump y hasta aventurar algunas hiptesis. El primer discurso del presidente USA ante el congreso de los EEUU fue revelador. En l, ratific las principales y ms importantes propuestas hechas durante su campaa electoral. La idea de recuperar la grandeza de los EEUU, de que los ciudadanos norteamericanos estn primero est implcita y hasta preside el discurso. Esa es una expresin cuyas races y gnesis se pueden ubicar, en este caso, en un nacionalismo conservador de extrema derecha y en el ya conocido "destino Manifiesto". Parte de la creencia de la secta puritana de ser el pueblo elegido para gobernar el mundo y el llamado a imponer el estilo de vida, -el sueo americano- a los dems pueblos a pesar de su diversidad cultural y niveles de desarrollo, es una manera de llevar a cabo dicha misin sin que exista ningn requisito de orden moral.

Esto es conocido, con la informacin verificable del genocidio en Oriente Medio realizado por la OTAN con sus socios europeos, Inglaterra, Francia, Alemania, quebrantando las leyes internacionales aprobadas por las ONU. La destruccin de Irak y Libia, el severo dao causado a Siria y a su pueblo, en los intentos de derrocar al presidente elegido legtimamente, Bashar Asad. Todo lo que sabemos est demostrado y detrs del surgimiento del terrorismo, del sufrimiento y la enorme inmigracin de ciudadanos que azota a los pases europeos y a los EEUU cmplices en la tarea de llevar la democracia y los derechos humanos a la regin. Tambin, la despiadada guerra contra el pueblo Palestino en colusin con el Estado sionista de Israel y todas las agresiones y provocaciones yanquis contra los pueblos de Amrica Latina.

Trump seal el propsito de un nuevo programa de reconstruccin nacional al criticar la poltica de su antecesor en Irak, donde gast alrededor de 6 billones de dlares mientras se desmoronaba la infraestructura del pas. Tambin plante la priorizacin de la lucha contra el terrorismo, ratific su poltica contra la migracin, la construccin del muro y otras acciones del mismo corte. Mientras esto ocurre, se denuncia que 20 millones de personas estn en riesgo de morir de hambre en pases de la periferia: Yemn,. Somalia, Nigeria y Sudn del sur.

Creemos til detenernos en algunas afirmaciones de su intervencin contradictoria: queremos paz dondequiera se encuentre paz, el pas busca armona y estabilidad, no guerra y conflicto dijo; pero, en relacin al presupuesto militar, anunci un incremento de 54,000 millones adicionales. Cmo interpretar semejante contradiccin? Es preciso recordar algunos hechos que se dieron durante y luego del proceso electoral de noviembre pasado en USA, como el encono y los enfrentamientos de personajes relevantes miembros del Club de Bildelberg, las cpulas republicanas y Demcratas que se unieron y trabajaron contra la candidatura de Trump. Ello grafic claramente las discrepancias contra el plan de gobierno presentado por ste.

Discrepancias importantes, pero no decisivas en el campo enemigo

Sin embargo, tambin est registrado que tales discrepancias, no fueron obstculo para que todos se unieran para desbancar, sin reparar en trampas, del proceso electoral, al candidato demcrata Bernie Sanders. La lectura que deviene de ese hecho nos parece clara. Por primera vez despus de Henry Wallace en los EEUU- un candidato, surgido del sector Demcrata, con perfiles socialistas antisistema y sin recurrir a financiamientos de sectores empresariales monoplicos, aparece con posibilidades electorales. Como contrapartida, la unidad demostrada entre las cpulas de los partidos tradicionales con el discrepante republicano Trump, se muestra claramente como defensora del sistema imperial dominante. Dentro de ese marco las diferencias entre esa santa alianza se afincan ms en el ambiente envenenado generado por el crecimiento del tumor neoliberal comandando por las megas corporaciones yanquis con sus socios europeos (Inglaterra, Alemania, y Francia, principalmente). Las polticas neoliberales son claramente responsables de la depredacin de los recursos naturales y de los graves daos ambientales a nivel global.

Tambin de las graves brechas sociales y el deterioro del nivel de vida, que se ha agrandado en las ltimas dcadas y que afectan a diversos sectores sociales incluyendo empresariales, de los pases europeos y tambin de los EEUU. Ni que decir del dao causado a los pases de la periferia, en vas de desarrollo. Esto -hay que ratificarlo- es una expresin sumamente clara de lo que, aos atrs, advirti el Comandante Fidel Castro cuando seal que el neoliberalismo "no es una teora del desarrollo, es la doctrina del saqueo total de nuestros pueblos".

Las expresiones favorables a la paz mencionadas por Trump en su discurso ante el Congreso se contradicen, aparentemente, con el anuncio de incrementar el presupuesto militar y sus declaraciones recientes de que EEUU debe mantener el status de primera potencia nuclear. En qu paz se est pensando? En la paz de los sepulcros? Cul es la razn de fondo por la que se aboga por mantener y mejorar las relaciones con Rusia al tempo que amenaza con borrar del mapa a Corea del Norte e Iran? Desde nuestro punto de vista, los ms lcidos representantes del imperio saben que el sistema naci sometiendo, colonizando y neo colonizando al mundo mediante intervenciones armadas, cometiendo genocidios, y apoderndose mediante la fuerza de los recursos naturales ms apetecidos. El pas del norte nunca sufri una respuesta militar del tipo que ellos realizaron contra enemigos, en su suelo. Ellos las han hecho en otros escenarios: Hiroshima y Nagasaki, son nombres simblicos.

El mundo es tripolar

En el siglo XX se habl de un mundo bipolar, y a comienzo del presente hubo quienes sostuvieron la idea de un dominio Unipolar de la humanidad. Hoy, bien puede aludirse a un mundo Tripolar: EE .UU., Rusia y China, son tres potencias que ejercen influencia decisiva en nuestro tiempo. Sin embargo, el contexto es otro. El mundo est bien informado de la capacidad militar -y nuclear- rusa, y tambin china. Se conoce el papel relevante de Rusia en la lucha contra el terrorismo en Medio Oriente. Se evidencia que aun cuando los EEUU sean la primera potencia militar en el mundo, nada les garantiza que no exista una respuesta militar y nuclear devastadora contra ese pas y sus aliados ms incondicionales: Israel, Turqua, Japn y Corea del sur.

En este punto asoman discrepancias con la lite neoliberal guerrerista que constantemente amenaza con agresiones militares preventivas, y provoca rodeando a Rusia de bases y ejercicios militares en zonas de frontera con ese pas. Donald Trump parece tener una visin pragmtica al insistir por el camino de restablecer buenas relaciones con Rusia, pero eso puede quedar en las palabras. Lo que parece claro, sin embargo, es que todas las corrientes del Imperio coinciden en la confrontacin militar como estrategia para imponer su dominio. No otra cosa quiere decir el aumento del presupuesto militar; y el propsito de desarrollar la potencia nuclear y tecnolgica que les permita golpes preventivos que anulen toda capacidad de respuesta.

El peligro de una guerra nuclear, y la agresin militar contra pases que eligen el camino de la libertad, de la democracia y soberana, permanecen latentes. Algunos hechos recientes ocurridos en nuestra Amrica como el aumento de bases militares de la OTAN, los intentos de construir una base de inteligencia militar en la Malvinas con anuencia de gobierno de Macri, el odio irracional que se promueve contra los gobiernos que eligen su independencia y polticas que favorezcan a sus pueblos, como es el caso de Venezuela, Ecuador, Bolivia, y las licencias operativas que concede a USA el gobierno del Per, son indicadores del camino elegido por la elite imperial y sus socios en nuestras tierras. Para enfrentarla, es indispensable promover una poltica de integracin y de paz en Amrica latina y el Caribe. Apoyar con firmeza a la CELAC, UNASUR, el ALBA y consolidar las luchas de los pueblos por la democracia, la justicia, la independencia y la paz.

En el Per campea el terremoto de Odebrecht

Aunque realmente se ha avanzado muy poco en la investigacin y sancin en el caso de Odebrecht, es claro que se trata de una madeja muy larga que compromete a muchas personas, empresas e instituciones, que poco a poco irn desfilando en el escenario nacional en medio de un gran estrpito. Por lo pronto, se han apuntado algunas investigaciones que, en su desarrollo podran enlodar a los ms calificados exponentes de la Clase Dominante, desde polticos hasta empresarios, pasando por periodistas, abogados y tcnicos, comprometidos todos en manejos ilegales.

La gravedad de los hechos ha permitido que afloren otros elementos de descomposicin social y moral. A los casos de la Interocenica, se ha sumado recientemente el tema de las adendas, que se ha extendido, adems, al contrato para el Aeropuerto de Chincheros, reclamado por la poblacin del Cusco. Detrs de este tema, han asomado diversas denuncias que, finalmente, han derivado en un pliego interpelatorio, a ser respondido por el ministro de Transportes. Aunque el caso pueda, eventualmente, quedar resuelto sin mayores consecuencias, es claro que su repercusin incidir en el escenario, debilitando an ms a sus actores.

Si se tratara slo de los caprichos e intereses del fujimorismo, el Congreso de la Repblica, luego de conocer las respuestas del Ministro Martn Vizcarra al pliego presentado por el Legislativo, podra proceder a censurarlo. Al hacerlo no estara afectando slo al Ministro de Transportes sino yendo mucho ms all, sancionando al Vice Presidente de la Repblica, a quien virtualmente estara inhabilitando para el ejercicio de cualquier funcin pblica, vale decir la Jefatura del Estado. Eso le permitira a la Mafia vacar al Presidente de la Repblica y elevar a la condicin de Presidente Provisorio a la actual Presidenta del Congreso para que convoque nuevas elecciones, asegurando una victoria de Keiko Fujimori.

Si eso no ocurre ahora, no hay que atribuirlo a la sensatez del fujimorismo, ni al desprendimiento de Keiko; sino a que las altas decisiones en la clase dominante no las toma slo Keiko y su Estado Mayor. Tambin ellos dependen de los Banqueros, que son el Poder real detrs del trono. En ltima instancia, sern ellos los que decidan si se adelantan o no- elecciones. Y, como se sabe, los banqueros no ponen toda su baraja en una sola carta. Tambin los hay, quienes secundan a PPK, y quienes buscan otras opciones. El reciente viaje del Presidente peruano a USA, y su entrevista con Trump, se inscribe en ese derrotero. La Casa Blanca quiere mantener a cualquier precio el control del proceso peruano porque lo considera indispensable para el manejo de su poltica continental. Tanto es as, que en los 15 minutos que el hombre fuerte de Washington concedi al PPK, el caso Venezuela tuvo su espacio.

Para los efectos de esta poltica contra la Venezuela Bolivariana, la Casa Blanca ha entregado a Pedro Pablo Kuczynski un denigrante papel: actuar como cancerbero del Imperio. Por eso a PPK no se le pudo ocurrir una frase ms infeliz, como la de comparar a nuestro continente con un perro manso, dcil al dictado del Imperio.

Como es de dominio pblico, en el mundo existen hoy casi 800 bases militares norteamericanas fuera del territorio de los Estados Unidos. Ms de un centenar de ellas, activa en nuestro continente. En nuestro pas ya funcionan ms de 10 con distintos objetivos: lucha contra el narcotrfico, combate al terrorismo, defensa continental, preparacin de combate, inteligencia y otros rubros. Las acciones que se impulsan en estas bases son secretas, an para las autoridades peruanas; pero forman parte de los planes de la OTAN para el despliegue de su estrategia continental de dominacin.

En el centro de ella, se inscriben los planes agresivos contra el proceso liberador latinoamericano, al que se busca derrotar. Ahora, la puntera se dirige a Ecuador, donde habr segunda vuelta electoral el 2 de abril y la reaccin quiere sumar todos los votos posibles en torno al candidato de los banqueros Incluso han llegado ya a ganarse a un supuesto Partido Comunista Marxista-Leninista para que apuntale esa ofensiva golpeando a Rafael Correa y a Lenin Moreno desde la izquierda, en un evidente juego contra revolucionario. Si el candidato de los banqueros triunfara en la Patria de Olmedo, Washington considerara abierto el camino para emprender una ofensiva desplegada contra el gobierno de Nicols Maduro en Venezuela. La lucha estara planteada as, en un terreno ms alto.

Para esa ofensiva el Imperio necesita a PPK, que podra hoy serle ms til que Keiko, que no tiene un perro que le ladre ms all de nuestras fronteras. En esa lnea, los que deciden aqu, no se animan a situarse con todos sus brtulos a la sombra de la impaciente lideresa de Fuerza Popular.

Para la Mafia, la salida puede ser seudo legal

Prximamente, el Congreso de la Repblica habr de designar al miembro que falta del Tribunal Constitucional. La idea de la mafia es incorporar a este organismo a Javier Villa Stein, para hacerlo Presidente del TC. Cuando asuma esa funcin, y luego de un breve periodo de adaptacin a su nuevo cargo, ste resolver inapelablemente anular el juicio y la sentencia contra Alberto Fujimori y dispondr su inmediata libertad. Para tal efecto, se sumar ya la campaa iniciada en diversos medios para que los mayores de 75 aos no cumplan carcelera efectiva sino prisin domiciliaria, u otro rgimen.

Cuando eso ocurra, la Mafia tendr el camino expedito para acceder al poder y construir su mecanismos de dominacin extendindolo el mayor tiempo posible.

Seria esa una salida formalmente legitima, en el marco de la irrita Constitucin del 93, que permitira a Alberto Fujimori abandonar su encierro, dejando en l -de ser posible- a Alejandro Toledo y Ollanta Humala en tanto que a Nadine Heredia le reserva un lugar an ms ominoso. Los planes de dominacin del enemigo de clase estn planteados y en plena ejecucin. Lamentablemente, no encuentran respuesta en una Izquierda forma que slo busca satisfacer apetencias electorales, pero no acierta una ni en la luchas social ni en las tareas de la unidad.

Para el pueblo, la salida no es electoral

En lo que se refiere a nosotros el CEDIS- no nos cansaremos de repetir que la salida para el pueblo, no es electoral. Es bsicamente poltica y tiene que ver con la correlacin de fuerzas que seamos capaces de construir en esta etapa.

Por lo pronto, la derecha ms reaccionaria, bajo el irrito cuento de la ideologa de gnero ha logrado construir un movimiento de masas extremadamente agresivo y peligroso, similar al que forjara el fascismo en el Brasil de los aos 60. En esa circunstancia, el movimiento de masas tom banderas similares: Dios, Familia y Propiedad fueron los tems manejados por la reaccin en las calles de Rio y Sao Paulo, como hoy los Grupos Evanglicos y los ncleos ms conservadores del Opus Dei y el pensamiento catlico liderado por Juan Luis Cipriani, enarbolan en el Per. De all emergen aqu figuras repugnantes como Lourdes Alcorta, y el Pastor Rodolfo Gonzlez; o periodistas como Phillips Batthers y Aldo Maritegui, ridculas expresiones del fascismo criollo.

Ante ellos, y para derrotarlos, hay que trabajar intensamente: unir y movilizar a las masas, desplegar una verdadera y amplia batalla poltica, lograr que la gente tome conciencia de la realidad, y sea capaz de combatir por sus propios objetivos, superando los lmites de la Constitucin del 93, que hay que derrotar. Para este efecto, el 5 de abril y la memoria del pueblo, sern decisivos. No tomarlo en cuenta y priorizar alianzas para participar en elecciones procurando acuerdos con movimientos por el hecho que estos tienen registro, es una desvergenza poltica, tpica de sectores que carecen de compromiso con el pas, y su pueblo. Ese camino no conduce a ninguna parte y slo expresa la ambicin de quienes aspiran a cargos que no habrn de lograr-para satisfacer ambiciones de orden personal o partidista.

Hoy el mundo recuerda los 70 aos de la Doctrina Truman, base de la Guerra Fra, la injerencia norteamericana en Grecia y en las elecciones de Italia, y la creacin de la Agencia Central de Inteligencia, la CIA que ahora opera contra todos. Pero no es solo eso lo que se recuerda. Tambin, los 50 aos del asesinato del Che.

El 2017, centenario de la Revolucin Socialista de Octubre y escenario como en otros confines del planeta- de actos en honor a tan grandiosa epopeya, no debiera dar paso a expresiones de oportunismo. Construir Poder Popular es forjar una herramienta de lucha independiente y de clase, que responda a los grandes ideales de Lenin y de Maritegui, y sea capaz de asumir el rol de Vanguardia por el que el pueblo clama.

Recordemos al Amauta: Presenciamos la disgregacin. La agona de una sociedad caduca, senil decrpita, y al mismo tiempo presenciamos la gestacin, la formacin, la elaboracin lenta e inquieta de la sociedad nueva. Por ella, combatimos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter