Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2017

Entrevista al telogo Juan Jos Tamayo
"La democracia espaola es rehn de la jerarqua catlica"

Carlos del Castillo
Pblico.es

"La reforma del papa Francisco no ha pasado los Pirineos", denuncia Juan Jos Tamayo sobre el alto clero espaol: "No estamos en una democracia laica, sino en un Estado que tiene una confesionalidad que no disimula"


"Puedes ponerlo, fui condiscpulo riguroso del cardenal Caizares, nuestras tesis doctorales fueron dirigidas por el mismo profesor de Teologa. l nos deca que no haba dirigido dos tesis con posiciones ms contrarias".

La tesis de Juan Jos Tamayo (Palencia,1946) vers sobre la Juventud Obrera Cristiana, mientras que la del cardenal Antonio Caizares, sobre la vida, obra y milagros de un santo valenciano. Tamayo continu sus estudios hasta convertirse en uno de los ms reconocidos telogos de la liberacin. Ideologa que, cuentan, inspir el giro que el papa Francisco quiso dar a la Iglesia catlica.

Justo cuando se cumplen cuatro aos de papado de Jorge Bergoglio, cuando la Conferencia Episcopal ha elegido a Caizares vicepresidente, y cuando el laicismo del Estado espaol vuelve a ser foco de debate, Tamayo, director de la ctedra de Teologa y Ciencias de las Religiones en la Universidad Carlos III, carga duramente contra el alto clero espaol y el papel de la Iglesia en la democracia.

P: Ha logrado la democracia espaola independizarse de la Iglesia catlica?

R: La democracia espaola, despus de la muerte de Franco, desde la Transicin hasta nuestros das, es rehn de la Iglesia catlica. O mejor, de la jerarqua catlica. Desde la Transicin lo que han hecho los diferentes partidos que han estado en el Gobierno ha sido dotar a la Iglesia de cada vez ms privilegios esperando una rentabilidad en apoyo poltico.

No estamos en una democracia laica, sino en un Estado que dudo que sea siquiera no confesional, sino que tiene una confesionalidad que no disimula. Primero en los textos, ya que la Constitucin reconoce el estatuto especial de la Iglesia catlica, y segundo en la prctica poltica, ya que le concede todo tipo de privilegios: educativos, econmicos, fiscales e incluso militares, ya que el Ejrcito espaol cuenta con un arzobispo con sacerdotes a su servicio, y que van ascendiendo en graduacin al mismo nivel que el resto de los militares.

Estas prebendas no solamente no se han reducido con el paso del tiempo y con los partidos de izquierda en el gobierno, sino que se han incrementado todava ms. El ejemplo ms claro es la casilla de la declaracin de la renta, que le supone un ingreso de 250 millones que concedido por el Estado generosa y gratuitamente, sin que haya una justificacin para esa aportacin.

El trato que se da a la Iglesia catlica en este tema es del mismo nivel que el trato que se le da a los asuntos sociales. Eso es una hipoteca gravsima y un ejemplo claro de que seguimos en un Estado confesional.

Y la moral del Estado? Cree que tambin est demasiado influida por la Iglesia catlica?

Claro. La moral del Estado es una moral catlica, pero adems de los sectores ms conservadores. Lo que est pasando es que afortunadamente la ciudadana ticamente es mayor de edad, se rige por su propia conciencia, los derechos humanos y los principios de una tica cvica, y para nada tiene en cuenta ese trasvase desde la moral catlica hacia la moral del Estado. El mejor antdoto frente a esa dependencia est en esa madurez y mayora de edad de ciudadanos y ciudadanas espaolas, que en muy poco tiempo han conseguido liberarse de la moralina represiva de la Iglesia catlica.

Buena parte de las leyes que se han elaborado en estos 40 aos, que han rozado los principios doctrinales de la Iglesia catlica, han tenido que salir con forceps. Y adems con unas enormes limitaciones, porque la Iglesia catlica se ha encargado de identificar pecado con delito, calificando de delitos aquellos comportamientos que en el interior de la Iglesia catlica son pecado, cuando tenan que estar clara y netamente separados. Un ejemplo de esta falta de separacin est en los juicios de personas que han expresado libremente una serie de actitudes en espacios religiosos que se consideran profanacin dentro de la Iglesia catlica y el Cdigo Penal los traduce en culpabilidad penal.

Yo creo que todava la moral del Estado est hipotecada por la moral cristiana... Tradicional. Porque hay una tica del Evangelio, que es la tica de la Liberacin, de la justicia, de la solidaridad, la tica de la opcin por los excluidos, que no practican los jerarcas, no la ponen en prctica y tampoco se ha traspasado al Estado.

Pero a la hora de identificar sus propios delitos...

No se ha producido ninguna colaboracin de la Iglesia catlica en casos claramente delictivos de sacerdotes, de profesores de colegios, pederastas, que no han sido entregados a la justicia, ni tan siquiera han recibido un castigo dentro de la propia comunidad cristiana.

La jerarqua catlica, la Conferencia Episcopal, no se ha pronunciado ante el autobs de Hazte Or. Tena que haberlo hecho, porque es un mensaje totalmente homfobo, pero sin embargo ha preferido callarse. Por qu? Porque en el fondo est de acuerdo con esos mensajes ultraconservadores que fomentan el odio.

Una Conferencia Episcopal que acaba de elegir como vicepresidente al cardenal Caizares, conocido por sus declaraciones homfobas

Caizares es un cardenal que en sus declaraciones demuestra odio a todo lo que tenga que ver con las relaciones que no son heterosexuales. Que est en contra de la teora de gnero, a la que desprecia llamndola ideologa de gnero y diciendo que es una de las ideologas ms funestas de la humanidad. Adems, con motivo del fenmeno de la inmigracin dijo que haba que tener mucho cuidado con los inmigrantes porque podan ser como el caballo de Troya.

Eligen por mayora absoluta a un cardenal que es homfobo, que es xenfobo, que es machista, patriarcal y sexista. No es esto un ejemplo claro de cmo est posicionada la Conferencia Episcopal? No es un obispo sin ms, es que este obispo con estas declaraciones ha sido ratificado por mayora absoluta como vicepresidente de la Conferencia Episcopal. No es esto grave?

Es esto una prueba de la progresiva radicalizacin del discurso de la Conferencia Episcopal?

En la medida en que avanzan las leyes crticas con la violencia de gnero, defensoras de la Igualdad entre hombres y mujeres, respetuosas con las diferentes identidades sexuales, ellos radicalizan todava ms sus posiciones reaccionarias e integristas. Se consideran los guardianes de la moral.

Yo nunca he hecho declaraciones contra Caizares, fue mi condiscpulo y fuimos buenos amigos. l era un hombre Nunca progresista, pero tampoco tan integrista como ahora, sino ms centrista, del Vaticano II, de planteamientos ms moderados. Nunca sac los pies del estribo como lo est haciendo ahora.

Que haga esas declaraciones me parece muy mal, an cuando nunca le he criticado pblicamente, las repruebo radicalmente. Pero que a esta persona la hayan nombrado vicepresidente de la Conferencia Episcopal me parece la mejor prueba, la verificacin emprica de la deriva inmovilista que est siguiendo la jerarqua catlica.

Podra estar Caizares radicalizando su discurso precisamente para ascender en la jerarqua eclesistica?

Precisamente ahora con [el papa] Francisco, hacer esas declaraciones tan generadoras de odio debera generar todo lo contrario. Pero claro, la reforma de Francisco no ha pasado los Pirineos. Y por eso Caizares, que se posiciona de manera clara y directa y sin ningn tipo de reparo contra las orientaciones renovadoras del papa, puede ascender. Si realmente los obispos espaoles caminaran en la direccin del papa, a Caizares nunca le habran podido elegir vicepresidente.

Se ha impuesto la continuidad integrista y conservadora en contra de la orientacin reformadora. Estas elecciones han sido una bofetada en contra del proyecto del papa Francisco.

Se ha quedado la Iglesia espaola anclada en el pasado?

A la Conferencia Episcopal le falta sentido proftico, estn demasiados instalados en el sistema eclesistico, son demasiado complacientes con el poder poltico del que reciben muchas prebendas, y en agradecimiento no demuestran esa crtica que por ejemplo hace Francisco al capitalismo por ser injusto de raz. Estos obispos, a lo largo de la crisis no han hecho apenas declaraciones contra la responsabilidad que tiene el neoliberalismo al provocar todava ms desigualdad.

Es ingente la cantidad de documentos que han publicado los obispos espaoles en estos ltimos 40 aos contra el divorcio, contra el aborto, contra la pldora del da despus, contra las relaciones prematrimoniales, contra la fecundacin in vitro, contra la ordenacin de las mujeres, contra el matrimonio de los sacerdotes, contra y contra y contra todo aquello que supone una apertura en la sexualidad, en las relaciones de pareja, en los modelos de familia, etc. Yo he recogido hasta 14 noes de los obispos. Sin embargo muy pocas veces, y de manera encubierta, han condenado la violencia de gnero. Condenan la teora de gnero descalificandola como ideologa, incluso algunos obispos consideran que esta ideologa de gnero es la responsable de que las mujeres se rebelen y luego los hombres ejerzan la violencia contra ellas. Es escandaloso.

Tantos documentos contra la ideologa de gnero y ni una sola manifestacin, ni una solo documento pblico contra la violencia de gnero que se lleva por delante mujeres. No es eso una falta de piedad, de misericordia, de sensibilidad hacia la violencia contra las mujeres? No est tambin legitimando, al menos indirectamente, esa violencia?

Y no va eso contra su propio inters? Cmo lograr la Iglesia llegar a la gente si adopta una postura tan reaccionaria?

Son los peores propagandistas de su propio producto. Ellos mismos se estn haciendo el harakiri. Con estas posiciones cada vez es mayor el nmero de apstatas explcitos que abandonan la Iglesia porque no pueden compartir estos planteamientos que no tienen ninguna sensibilidad hacia los sectores que sufren.

Ellos van a decir que la causa de la falta de fe es de la secularizacin, de la pornografa, del libertinaje Pero en el fondo la responsabilidad en la crisis que est sufriendo la Iglesia hoy es interior, estn eligiendo el peor camino para poder defender la autenticidad y la verdad del mensaje que dicen anunciar.

Fuente: http://www.publico.es/politica/entrevista-juan-jose-tamayo-democracia.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter