Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-03-2017

Madrid envi en 2001 a un torturador como representante ante el CPT

Alberto Pradilla
Naiz

El Comit contra la Tortura de la ONU emiti un duro informe contra el Estado espaol en 2005 criticando los indultos a los tres torturadores por tratarse de una medida que amparaba la impunidad


Jos Mara De las Cuevas Carretero es uno de los guardias civiles que tortur a Kepa Urra en 1992. Al Gobierno espaol no le bast con indultarle en 1999. Dos aos ms tarde le enviaba como representante de la Polica Judicial ante el Comit para la Prevencin de la Tortura. Desde entonces da conferencias sobre corrupcin o trato a detenidos.

Un guardia civil condenado por torturar a Kepa Urra (y posteriormente indultado) lleva aos ofreciendo conferencias sobre la aplicacin del derecho comunitario en el trato a detenidos y hasta lleg a representar al Estado en una de las visitas peridicas del Comit para la Prevencin de la Tortura dependiente de la Comisin Europea. El capitn Jos Mara De las Cuevas Carretero es, junto a Manuel Snchez Corbi y Antonio Lozano Garca, uno de los tres uniformados sentenciados en 1997 por la Audiencia Provincial de Bizkaia a 4 aos de crcel y 6 de inhabilitacin por maltratar al ciudadano vasco durante su detencin en Basauri el 29 de enero de 1992. Un ao despus, el Tribunal Supremo espaol redujo la pena a un ao de prisin pero mantuvo la condena que les mantena apartados de las funciones pblicas. El fallo no lleg a aplicarse ya que en 1999 la entonces ministra espaola de Justicia, Margarita Mariscal de Gante, indult a los tres torturadores. Desde entonces, el uniformado, que es tambin abogado, ha tomado parte en nombre de la Guardia Civil en diversos foros, ofreciendo conferencias sobre trato a detenidos o corrupcin.

El caso es sintomtico de la impunidad de la que se benefician los agentes espaoles condenados por torturas. De las Cuevas Carretero era sargento cuando maltrat a Kepa Urra en una operacin contra ETA desarrollada en Bizkaia en 1992 y su carrera sigui en ascenso a pesar de su condena, llegando a ser capitn en la actualidad. En 1998, cuando todava estaba pendiente el recurso ante el TS, el diario El Pas public que el guardia optaba a ser alfrez a pesar de estar en vigor su inhabilitacin. El Alto Tribunal le mantuvo la suspensin, que desapareci cuando el Gobierno de Jos Mara Aznar le indult.

Con Rajoy como ministro

Desde entonces, el agente ha seguido ascendiendo en el escalafn del cuerpo militar, desarrollando buena parte de su actividad en la Polica Judicial. Como parte de esta rama de la Guardia Civil fue uno de los encargados de recibir al CPT (organismo de prevencin de la tortura) durante su visita al Estado espaol en 2001. As lo recoge el informe de la institucin europea, que incluye a Jos Mara de las Cuevas Carretero como uno de los 13 representantes del Ministerio del Interior con los que se encontr el equipo liderado por Gisela Perren-Klingler y Davor Strinovic. Se da la circunstancia de que en la poca en la que se desarroll la visita, entre el 22 y el 26 de julio de 2001, quien ostentaba la cartera de Interior era el actual presidente espaol, Mariano Rajoy.

En el informe posterior a aquella visita, el CPT haca varias referencias a la necesidad de que los agentes envueltos en casos de malos tratos no disfrutasen de impunidad e instaba al Gobierno espaol a realizar comentarios sobre este asunto en concreto. La respuesta del Ejecutivo pona nfasis en los mecanismos de control y sancin. No haca mencin, sin embargo, al hecho de que el Instituto Armado (y por extensin, Interior) haba decidi enviar precisamente a un torturador condenado como representante de la Polica Judicial en su encuentro con la institucin europea encargada de prevenir la tortura.

No queda ah la trayectoria de De las Cuevas Carretero. Como capitn adscrito a la Seccin de Legislacin de la Unidad Tcnica de la Polica Judicial, ha participado en diversos foros estatales e internacionales en representacin del Instituto Armado hasta, al menos, el ao pasado. Uno de ellos, al que puede accederse en Internet, est centrado en la Aplicacin de las Directivas Europeas en materia de Derecho Penal y Asistencia al Detenido. Tampoco ah hace mencin a su condicin de torturador, aunque s realiza comentarios sobre la modificacin del artculo 520 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que es el que regula los derechos de los arrestados.

El agente sigue en activo y continuar en su puesto al menos hasta el prximo ao, cuando legalmente podra pasar a la reserva. Este peridico trat de recoger su reaccin, tanto a travs del Instituto Armado como del Ministerio del Interior, pero no recibi respuesta.

Le desnudaron, le golpearon y le arrastraron por el suelo

En Espaa no hay un solo caso de tortura. Esta frase la pronunci el senador del PP Antonio Romero Santolaria durante su intervencin ante la visita de la defensora espaola del pueblo, Soledad Becerril. Ante las preguntas formuladas previamente por el senador de EH Bildu Jon Iarritu, el portavoz del partido que lidera el Gobierno espaol neg la mayor y asegur que Madrid no registraba ni un solo caso de maltrato. Para apoyar su tesis hizo alusin al Comit de Prevencin contra la Tortura de la CE, la misma institucin a la que el Ejecutivo espaol envi a Jos Mara De las Cuevas Carretero como interlocutor en 2001. Entidades como Human Rights Watch no confirman en ningn momento ni de modo taxativo la existencia de tortura en Espaa. Romero obvi en su respuesta que incluso los tribunales espaoles han condenado a al menos 40 agentes por torturar a detenidos. Uno de ellos, precisamente, es De las Cuevas Carretero. Tambin quiso eludir las condenas a Espaa impuestas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no investigar las denuncias.

El PP vuelve a mentir y niega maltrato probado por los jueces

Le desnudaron, le golpearon con un objeto romo y le arrastraron por el suelo. As describa la sentencia de noviembre de 1997 de la Audiencia Provincial de Bizkaia los malos tratos sufridos por Kepa Urra a manos de los guardias civiles Jos Mara De las Cuevas Carretero, Manuel Snchez Corbi y Antonio Lozano Garca. El testimonio de la vctima y el relato del forense que le atendi en el cuartel de La Salve, donde lo encontr inconsciente y con manchas recientes de sangre, fueron pruebas suficientes para condenar a los tres agentes. Segn qued acreditado, tras ser arrestado en Basauri, Urra fue conducido a un descampado, donde los agentes le torturaron para conseguir informacin. Una tesis que tambin mantuvo la sentencia del Tribunal Supremo que reduca las penas.

Fuente: http://www.naiz.eus/es/hemeroteca/gara/editions/2017-03-20/hemeroteca_articles/madrid-envio-en-2001-a-un-torturador-como-representante-ante-el-cpt



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter