Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-03-2017

Cruel e inusual

David Brooks
La Jornada

La semana pasada Donald Trump seleccion como su contraparte histrico al presidente Andrew Jackson (1829-1837), ya que se opuso a "la lite arrogante", igual que l. Fue figura complicada, con nociones parecidas al "populismo nacionalista" de Trump, y tambin un enamorado de su propia imagen. Fue un defensor de la esclavitud y promotor de lo que se conoce como "la remocin indgena" (la expulsin de los pobladores originarios de sus tierras).


La crueldad de las polticas impulsadas por el nuevo gobierno trumpista se revela cada da, y la semana pasada, con la presentacin de su propuesta para el presupuesto, la anulacin de la reforma de salud y la promocin de medidas antimigrantes, qued clara la guerra contra los ms vulnerables y contra el planeta mismo (obviamente incluida la humanidad, entre otros seres vivientes).

La perversa narrativa que acompaa esto recuperar la grandeza de Estados Unidos y la defensa contra las mltiples amenazas que provienen de extranjeros tal vez sigue funcionando, pero pronto los efectos nocivos, txicos y hasta fatales de estas polticas no podrn ser ocultados o disfrazados. Entre los que sufrirn estarn amplios sectores de sus propias bases, sobre todo los trabajadores blancos y pobres.

Las noticias estn llenas de las maniobras ineptas de Trump, sus acusaciones sin pruebas (la ms dramtica del momento, de que Obama ordena el espionaje de la oficina de Trump, que ha sido descalificada por su propio Departamento de Justicia, la FBI, los comits de inteligencia y el ex presidente, pero aun as insiste), denuncias de todo lo que no se subordine a su versin de las cosas, incluso dentro del propio gobierno, pero a veces el circo sirve de distraccin respecto de las polticas para robarse el pan del pueblo.

Por ejemplo, el proyecto de ley para el desmantelamiento de la reforma de salud prioridad para los republicanos resultar en que 14 millones pierdan su seguro de salud el ao entrante, y 24 millones para 2026, pero eso no es todo. Esa misma iniciativa de ley incluye a cambio del sacrificio de los ms necesitados una gloriosa reduccin de 600 mil millones de dlares en impuestos para los ricos, en un momento en el cual los mas prsperos ya concentran ms riqueza que nunca.

En el presupuesto federal el cual es una propuesta del Ejecutivo siempre modificada por el Poder Legislativo se expresan los deseos concretos del nuevo gobierno. Un resumen relmpago: incremento histrico del gasto militar, ya de por s el ms alto del mundo, por 54 mil millones de dlares, y para el aparato de seguridad nacional internacional y domstico, incluyendo medidas antimigrantes, mientras se reducen casi todos los rubros de asistencia social para los sectores ms vulnerables (programas para vivienda pblica, asistencia de alimentos para viejos y para nuevas madres, asistencia legal, y hasta fondos para calefaccin), aniquilacin del financiamiento federal para las artes, humanidades y medios pblicos; reduccin del financiamiento de investigaciones cientficas y mdicas (incluso sobre cncer y sida), y anulacin de todo lo que tiene que ver con el cambio climtico.

El director de la oficina del presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, coment ante medios que en torno al cambio climtico, "yo creo que el presidente fue bastante directo: ya no vamos a gastar dinero sobre eso. Consideramos que eso es un desperdicio de dinero..." Por varias agencias del gobierno, lo relacionado al cambio climtico est bajo ataque. La Agencia de Proteccin Ambiental, encabezada por un cuate del presidente que dice que no est de acuerdo con el consenso cientfico mundial sobre el cambio climtico, enfrenta un recorte de casi un tercio de su presupuesto.

Dentro de ese presupuesto se asigna un primer gasto para la construccin del muro fronterizo, as como financiamiento para medidas antimigrantes, incluida la creacin de ms centros de detencin. El clima de pnico que sigue creciendo entre las comunidades inmigrantes es festejado por Trump, al darse crdito por una reduccin de 40 por ciento en las detenciones en la frontera. A la vez, propuestas como la de separar de inmediato a madres de sus hijos menores al capturarlos cruzando la frontera de manera ilegal son defendidas abiertamente.

Promover tanto sufrimiento y dao no es necesariamente un detalle nuevo en esta "democracia" donde la opinin mayoritaria suele ser ignorada por la cpula (las ltimas encuestas, por ejemplo, reafirman que la mayora favorece la legalizacin de inmigrantes indocumentados y se opone al muro), pero s el afn y el odio con que se est haciendo.

Vale recordar que las perspectivas derechistas, antimigrantes y racistas de estas polticas son construidas por algunos de sus asesores mas ntimos, sobre todo Steve Bannon el Rasputn de la Casa Blanca, quien es admirado por agrupaciones ultraderechistas, "nacionalistas" y supremacistas, y Sebastian Gorka, quien supuestamente es asesor antiterrorista del presidente. El peridico judo The Forward report la semana pasada que funcionarios de Vitezi Rend, grupo neonazi hngaro, afirman que Gorka es uno de sus miembros. De hecho, si lo es, podr poner en jaque su esencia migratoria en este pas si resulta que minti sobre esa asociacin, ya que el Departamento de Estado clasifica esta organizacin como vinculada a los nazis.

La semana pasada Trump seleccion como su contraparte histrico al presidente Andrew Jackson (1829-1837), afirmando que ese presiente se opuso a "la lite arrogante", igual que l. Fue figura complicada, con nociones parecidas al "populismo nacionalista" de Trump, y tambin un enamorado de su propia imagen machista. Pero ms revelador es que fue defensor de la esclavitud y promotor de lo que se conoce como "la remocin indgena" la expulsin de los pueblos indgenas de sus tierras, que fue una especie de "limpieza tnica". De hecho, sus polticas culminaron en el Camino de Lgrimas, donde 4 mil indgenas cheroquis, incluidos nios, murieron de hambre y fro durante su obligado xodo al oeste.

Trump est impulsando una orga de crueldad... esto es moralmente repugnante. Viola todos los ideales ms valorados de esta nacin. "Tenemos una responsabilidad moral para frenarlo", afirma Robert Reich, escritor que fue secretario de Trabajo del gobierno de Clinton.

La octava enmienda de la Constitucin prohbe los castigos "crueles e inusuales". Es la descripcin precisa de las polticas contra los ms vulnerables, los inmigrantes, los refugiados, los pobres, los nios y el planeta mismo que se anuncian con tanto gusto desde la Casa Blanca.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter