Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2017

Entrevista a Laszlo, antifascista hngaro
La xenofobia en Hungra

Eleuterio Gabn
Rebelin


En el verano de 2015, en medio de lo que se llam la crisis de los refugiados en Europa, muchos de ellos, procedentes principalmente de Siria, llegaron a las fronteras de Hungra. Desde all fueron trasladados a las afueras de la capital, en centros donde apenas reciban una atencin bsica. El gobierno hngaro no tena intencin de acogerlos. Tampoco la mayora de ellos quera permanecer en el pas, su intencin era la de llegar a Austria o Alemania. En ese trsito por Hungra, fue la solidaridad ciudadana de colectivos como Food not Booms, la que trat de ayudarlos llevando comida y otros bienes de primera necesidad. Estos colectivos ciudadanos fueron amenazados por grupos fascistas que intentaron impedir la ayuda.

Entrevistamos al compaero antifascista Laszlo, presente aquellos das de solidaridad con los refugiados, para que nos hable de su pas y del auge de la xenofobia en los ltimos tiempos.

Pasado reciente y contexto actual

Tras el final de la II Guerra Mundial, Hungra cae bajo la influencia sovitica y se convierte en un pas comunista. Esto supone en la prctica un capitalismo de Estado, una situacin no muy diferente a la dictadura de Franco. Los medios de produccin y las fbricas pertenecen al Estado, no existen medios de comunicacin independientes ni libertad individual.

En 1989 con la cada del Muro de Berln y el colapso del comunismo, llega la democracia a Hungra. A pesar del cambio, los funcionarios de segundo nivel se mantienen en los puestos de poder, al igual que durante la Transicin espaola, las lites se mantienen. Las privatizaciones fueron rpidas y los recortes sociales no tardaron en llegar. Sin embargo en la sociedad permanecieron las inercias del pasado comunista. La gente no est acostumbrada a manifestarse, a la protesta y las movilizaciones, no tiene esa cultura. Hay una desconfianza y una incapacidad para organizarse herencia del rgimen anterior. El miedo a la represin y la costumbre a esperar las decisiones que proponga el gobierno se mantienen en la sociedad actual.

El nacionalismo es otra de las claves que Laszlo destaca para entender mejor la situacin en Hungra. Hablamos de un nacionalismo de derechas, orgulloso de su historia que siempre ha buscado responsabilidades en el exterior cuando han existido problemas en el pas. Son excusas para no asumir las decisiones equivocadas que hemos tomado como nacin. Durante el comunismo de Estado se quiso acabar con el sentimiento nacionalista pero no se consigui y tras el cambio de sistema el nacionalismo resurgi con fuerza. Hay un orgullo por el pasado idealizado, una intencin de reinstituir la visin del mundo que se tena antes de la II Guerra Mundial. Esto ha sucedido tambin en muchos pases despus del sistema comunista como en Eslovaquia, Serbia, Polonia. El sentimiento nacionalista surge como rechazo a las dictaduras comunistas.

De este modo la izquierda del pas ha quedado sin referentes frente al nacionalismo. Ante el fracaso del pasado comunista, la izquierda es ahora neoliberal, asumiendo sin crtica el sistema capitalista. Tal vez el partido ecologista de fundacin reciente es la nica excepcin en este contexto.

Tras el desastre que supuso el cambio de rgimen, la sociedad qued desilusionada. Hungra es un pas pobre que depende de las ayudas de la UE para mantener su economa. Con una poblacin cercana a los 10 millones de personas, es un pas fundamentalmente agrcola con grandes diferencias entre el medio rural y el urbano, donde se concentran los servicios y la tecnologa. El pas resulta muy barato para las multinacionales que vienen a instalar sus negocios en las ciudades. Dan empleo y por eso la gente joven no ha tenido que migrar.

El gobierno de Vctor Orban

Tras una anterior etapa en el gobierno a finales de los noventa, en 2010 Vktor Orban, dirigente del partido conservador Fidesz, gana las elecciones. Desde entonces se mantiene en el poder. Con un discurso populista y de caracter nacionalista, gan las elecciones obteniendo una mayora de dos tercios en el parlamento. Esto le ha permitido modificar la constitucin en varias ocasiones y moldear el pas a su gusto, tratando de construir una nueva lite afn a l, para sustituir al antiguo funcionariado que todava conserva mucho poder. Esta nueva lite formada por sus amigos, es la que se lleva todas las concesiones y las grandes ayudas que llegan de la Unin Europea. Para desviar la atencin sobre las corruptelas y la disfuncin del Estado, Orban se asegura de que la sociedad tenga siempre un enemigo, la UE, las ONGs, los refugiados... Es importante que la gente sienta que la lucha contina siempre y que la prxima batalla llegar pronto. As trata de mantener fiel a la poblacin. Son medidas destinadas a mantener un sistema de lealtad hacia el lder, tomando como modelo la Rusia de Putin.

La estrategia de buscar siempre un enemigo vara segn los intereses del momento. Por ejemplo, nuestro enemigo es la UE porque quiere que acojamos refugiados en nuestro territorio. Sin embargo, el discurso de Orban cambia cuando va a Europa, siendo ms moderado. Tiene un discurso para el pas y otro para el exterior, segn pretenda conseguir votos o ayudas econmicas.

Desde hace dos aos los refugiados son el nuevo enemigo del pas. Proliferan los discursos racistas y llenos de estereotipos como el que identifica el Islam con el terrorismo. El pasado mes de octubre (2016), el presidente Orban convoc un referendum para que la poblacin votara si aceptaba o no las cuotas de asilo a refugiados que propona la UE. El referendum fue en realidad la excusa para lanzar una campaa populista y xenfoba, creando una alarma social para beneficiarse polticamente. Por un lado la pregunta en cuestin que propona el referendum era: Quiere que la UE pueda determinar el asentamiento obligatorio de ciudadanos no hngaros a Hungra incluso sin la aprobacin del Parlamento? La misma UE siempre ha determinado que la acogida a sus propuestas deben ser ratificadas en cada pas, por lo que en s, la cuestin carece de sentido. Por otro lado el porcentaje propuesto, en torrno a mil trescientas personas acogidas, a penas representa un 1% de la poblacin total de Hungra.

Con todo despus de gastar hasta 40 millones euros de fondos pblicos para promocionar el referendum, el resultado final fue invalidado ya que la participacin fue inferior al 40%, de la cual eso s, ms del 90% vot en clave pro-Orban.

La extrema derecha

Antes de hablarnos de la extrema derecha hngara, tanto la institucional representada por el partdio Jobbik, como la que representan grupos de paramilitares irregulares como la Guardia Hngara, el compaero Laszlo quiere ponernos en contexto para que entendemos cmo se ha desarrollado este fenmeno xenfobo.

Con la globalizacin y el mercado libre, los trabajos de cualificacin baja fueron desapareciendo por lo que mucha gente qued sin empleo. El gobierno no invirti en educacin, ni formacin para que estas personas pudieran optar a un nuevo empleo. Como consecuencia el nivel de pobreza subi. Los jvenes no vean en el sistema educativo un medio para obtener empleo ya que sus padres estaban en paro. Es la tercera o cuarta generacin que crece sin modelos de referencia en este sentido. As que la gente joven se march a la capital en busca del trabajo que pudieran ofrecer las multinacionales de las que hablbamos al principio y en el medio rural quedaron jubilados y gente sin estudios. La poblacin gitana(en torno a un 10% del pas, alrededor de un milln de personas) tradicionalmente vinculada al ambito rural, qued fuera. Sin acceso a formas de educacin no reglada, tampoco hicieron por escolarizar a sus nios, prevaleciendo entre ellos el vnculo familiar para la subsistencia. Con toda esta situacin los crmenes de odio comenzaron a aumentar.

En el ao 2007 se funda la Magyar Grda(Guardia Hngara) el grupo paramilitar ms grande del pas. Su fundador, Gabor Vora, es hoy el lder del partido de extrema derecha Jobbik, actualmente la segunda fuerza poltica en Hungra. La Guardia Hngara se hizo muy popular porque visibilizaba problemas reales que hay que admitir. Creaban eventos pblicos, tratando de reforzar una identidad y desde el punto de vista de la cohesin de la comunidad principalmente en las zonas rurales, fue un xito. Abiertamente racistas y violentos, desfilaban en poblaciones gitanas insultando y amenzando con la escusa de mantener y mejorar la seguridad pblica. En el ao 2009 la justicia orden su disolucin por considerarlos un movimiento neo-fascista. Durante su funcionamiento hubo ataques contra la poblacin gitana y varias muertes. Hoy todava existe con nombres diferentes. All donde hay un mayor abandono por parte del Estado, ellos mantienen un fuerte vnculo con la gente del campo. Cuando en 2015 la llegada de refugiados a Hungra fue masiva, varios grupos de jvenes actuaban por cuenta propia patrullando las fronteras de Serbia y Rumana con violencia e impunidad.

Poco despus el presidente Orban mand levantar una valla de cuatro metros de alto durante 175 kilmetros en la frontera con Serbia. Como ya hemos visto, los dos partidos ms grandes de Hungra son el Fidesz, de derechas y su gran rival, el Jobbik, de extrema derecha. Por ello Orban con decisiones como sta, se acerca a posicionamientos ms radicales para no perder votos y mantener su posicin de poder.

Ante esta situacin, Laszlo reconoce que a penas hay movimientos sociales cohesionados en Hungra. Normalmente la gente se organiza puntualmente segn surgen los temas o las reivindicaciones. No obstante y antes de despedirse, el compaero quiere mostrar un ejemplo de gente que ha decidido tratar de construir su futuro con sus propias manos.

Se trata de Cserdi, un pequeo pueblo de mayora gitana cerca de la frontera con Croacia. El alcalde del municipio, de etnia gitana, organiza visitas a las prisiones para que los ms jvenes conozcan cul es all la situacin real y desparezca entre ellos esa mitificacin sobre el haber sido preso. En el pueblo tambin han construido su propia cooperativa de comida tradicional gitana. Tienen el lema de no ser dependientes. No quieren recibir subsidios porque segn explican eso te hace dependiente, te hace dbil y acabas perdindo el respeto por ti mismo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter