Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-03-2017

Entrevista a Francisco Javier Gmez Gonzlez sobre El mito de la ciencia interdisciplinar? Obstculos y propuestas de cooperacin entre disciplinas
Los problemas humanos no entienden de disciplinas... El objetivo no es que todos sepamos de todo, sino que sepamos integrar saberes diferentes

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Francisco Gmez Gonzlez, titulado en Sociologa y en Geografa, es actualmente profesor de Sociologa en la Universidad de Valladolid. Pertenece al Grupo de Evaluacin de la Tecnologa de la citada universidad y al Grupo de Investigacin de Estudios Sociales de la Ciencia (Grupo CTS) dela Universidad de Oviedo.

Ha colaborado en numerosas estudios espaoles, europeos y latinoamericanos dentro del campo de investigacin de Ciencia, Tecnologa y Sociedad.

Nuestra conversacin se centra en su reciente libro publicado por Libros de la Catarata, Madrid, 2016.




Me centro en su ltimo libro. De entrada en el ttulo, si me permite. Cmo debemos entender el concepto ciencia interdisciplinar? Usted mismo seala en la conclusin, tomando pie en Dogan y Pahre, que la categora estaba en riesgo de convertirse en un atrapatodo por usos no del todo rigurosos.

La verdad es que no hay una definicin consensuada del trmino interdisciplinariedad. Por ese motivo su uso ha sido confuso y poco riguroso. Para que este trmino deje de ser utilizado como un atrapatodo, creo que la interdisciplinariedad debe entenderse como cooperacin entre disciplinas en el contexto de la produccin y difusin del conocimiento cientfico. En mi opinin, no debe entenderse como un saber global que integra todos los saberes, ni como un polifacetismo en que todos deben saber de todo. Esas visiones tan cosmognicas de la interdisciplinariedad han hecho un flaco favor al objetivo de incrementar la cooperacin entre cientficos.

Por qu usa la palabra mito? Dnde se ubica la mirada mtica en este intento de cooperacin entre disciplinas?

El mito est en todas partes. La misma ciencia est llena de versiones mticas de la realidad que conviven con las leyes cientficas. En el libro me refiero a varios mitos sobre la interdisciplinariedad. El primero est relacionado con el hecho de que la reivindicacin de cooperacin disciplinar coexiste con una estructura del sistema cientfico que funciona en direccin contraria. Esta contradiccin convierte a las aspiraciones de interdisciplinariedad en mticas. Debido a esto, dentro del movimiento interdisciplinar ha habido ms reivindicaciones y manifiestos que avances reales.

Pero tambin es un mito pensar que en el pasado la ciencia fue ms integradora. En realidad la especializacin viene de antiguo, y nuestra mirada debe orientarse hacia el futuro ms que hacia el pasado. No podemos soar con recuperar el polifacetismo de los cientficos del XIX; al margen de que es posible que no hubiera tantos sabios polifacticos como a veces se cree.

El ltimo mito es el de los saberes totales y globales. Para cooperar entre disciplinas no hace falta tener una visin global del universo. Solo hace falta querer cooperar y tener un marco institucional que lo facilite. No hay que comprender la esencia ltima de la realidad y contar con una gran teora omnicomprensiva.

En el subttulo habla usted de obstculos y propuestas de cooperacin. Le pregunto por los obstculos. Cules seran los principales obstculos?

La cooperacin es una dinmica muy natural en el ser humano. Cuando las personas no cooperamos suele ser porque el mismo sistema institucional genera obstculos. En el caso de la cooperacin entre disciplinas hay obstculos que se derivan de la manera en que se realiza la financiacin de la investigacin (que genera competencia entre disciplinas), de los conflictos de poder, de la diferencia de formas de entender la ciencia, pero, en realidad, el obstculo que ms dificulta la cooperacin son los sistemas de evaluacin del personal investigador. Los cientficos somos evaluados por miembros de nuestras propias disciplinas y no es infrecuente que se penalice las investigaciones realizadas con otras reas o con campos en conflicto. Como deca un joven investigador, la interdisciplinariedad es para cuando ya se tiene un trabajo fijo.

Interdisciplinar sera equivalente a multidisciplinar? Si no fuera as, dnde se ubican las principales diferencias?

En el uso cotidiano a veces se usan como sinnimos, pero ya desde los primeros pasos del movimiento interdisciplinar de los setenta se intent dar un definicin basada en diferentes grados de integracin. En funcin de esta definicin, el trmino multidisciplinar lleva asociado la idea de adicin, mientras que la interdisciplinar implica integracin. Por poner un ejemplo, el saber enciclopdico es aditivo, puesto que cada entrada de una enciclopedia pertenece a un saber. La interdisciplinariedad busca algo ms, busca explicar conjuntamente la realidad entre varias disciplinas. Es un saber integrado. El siguiente nivel de integracin dependera del trmino transdisciplinariedad que supone un avance todava mayor en cohesin.

Interdisciplinar me hace pensar, acaso errneamente, en unidad de la ciencia. Se consideran ustedes herederos de las finalidades del Crculo de Viena? Se inspiran ustedes en Neurath y en su Enciclopedia de la Ciencia Unificada? Qu balance hacen de aquellos viejos intentos de los neopositivistas lgicos? Sienten con ellos algn aire de familia?

El crculo de Viena asumi el objetivo de unificar la ciencia porque experimentaba problemas parecidos a los que se perciben en la actualidad. El mal uso de la ciencia, la manipulacin y el uso ideolgico de los avances cientficos eran tan frecuentes en la Europa anterior al nazismo como en la actualidad. En ese sentido, la interdisciplinariedad nace de un fermento parecido al proyecto de unificar la ciencia. La diferencia fundamental es que hoy estamos ms acostumbrados a convivir con la explosin de diferencias y sabemos que la estrategia de futuro no consiste en estandarizar y homogeneizar, sino en lograr que los diferentes dialoguen y logren consensos viables.

El siglo XX ha sufrido mucho por todos los intentos de unificacin del pensamiento. Seguramente la epistemologa no debera caer en ese error. Esta es la diferencia bsica entre reivindicar la unin de la ciencia frente a fomentar la interdisciplinariedad.

Comenta usted en el libro que hay autores que creen reconocer en el momento actual un cambio cualitativo en la forma de entender la ciencia debido a desarrollos e disciplinas emergentes como las neurociencias, la biologa molecular, la gentica, la fsica del caos, etc. Cules seran las caractersticas de ese cambio cualitativo en la forma de considerar la ciencia? Las disciplinas que citan no tienen ya su larga historia?

La ciencia no est exenta de modas y de ciclos de optimismo/pesimismo, como ocurre en cualquier otra actividad humana. Al final de los 80 se pusieron de moda las nuevas ciencias y hubo muchos ensayos sobre la revolucin de paradigmas cientficos que generaban las nuevas teoras y las disciplinas emergentes. En muchos casos, estos ensayos exageraban el potencial transformador de estas ciencias, pero supusieron una motivacin positiva para reivindicar cambios.

Dentro de los eslganes que se han asociado a esta ruptura, ha tenido especial xito el que habla del paso de la ciencia de los relojes a la ciencia de las nubes, citado por Karl Popper y Prigogine o, en la misma lnea, el paso de la ciencia de los cristales a la ciencia del humo, del bilogo Henri Atlan.

Pero volviendo a la pregunta, efectivamente, muchas de estas tradiciones y disciplinas ya tienen trayectorias prolongadas, y no es tan fcil reinventar la ciencia. En este sentido, tambin ha sido un tpico decir que la ciencia del futuro debe ser ms pascaliana y menos cartesiana, recuperando la aspiracin holstica de Pascal. Puede que sea cierto, pero, efectivamente, esto ya estaba inventado desde el XVII.

Teniendo en cuenta la complejidad, "matematizacin" y diversidad de disciplinas cientficas, no es algo quimrico o utpico el programa que se defiende? Por poner un solo ejemplo entre mil posibles: muchos matemticos conocen bien su especialidad, la teora de los nmeros, pero no se mueven con comodidad en otras ramas (pongamos la geometra computacional) de su propia ciencia. Cmo en condiciones as se puede pensar en la cooperacin entre cientficos de diferentes disciplinas? De qu tipo de cooperacin hablamos?

Los problemas humanos no entienden de disciplinas. Consecuentemente, para dar respuesta a estos problemas es necesario que trabajen conjuntamente personas con diferentes saberes. Esto es ms complejo de lo que parece, porque hay desconocimiento, conflictos, competencia por los recursos, disensos metodolgicos En el libro se parte de la conviccin de que los obstculos a la cooperacin tienen ms que ver con los conflictos e inters que con la diversidad de conocimiento. El objetivo no es que todos sepamos de todo, es que sepamos integrar saberes diferentes.

Perdone que insista. Una cooperacin as, no exigira un imposible, un ser humano omnisciente que fuera capaz de saber y coordinar cientos o decenas de saberes? Quin sera capaz de una cosa as? Ms, en general, los cientficos actuales reciben una formacin que posibilite un objetivo de estas caractersticas?

Ese ser humano omnisciente debe ser sustituido por el equipo. La interdisciplinariedad no busca seres humanos que lo sepan todo, sino que sepan cooperar e integrar saberes. Es cierto que el director o directora de equipos debe tener un buen perfil como integrador de saberes, con una slida base en metodologa y epistemologa, pero est claro que no tiene que saber de todo. La interdisciplinariedad niega esa dudosa afirmacin de que en la ciencia prima la jerarqua del saber. El director de un equipo debe saber dirigir, no debe soar con tener un conocimiento superior a todos los miembros del equipo.

Le cito: Desde la primeras reivindicaciones radicales de los sesenta, el discurso evolucion siguiendo el gusto por la hibridacin tan propiamente posmoderna en los aos setenta, se colore de esoterismos new age con el pensamiento complejo y otros movimientos mesinicos de fin de siglo. No parece usted muy favorable a todos esos nudos que seala. No hay nada que pueda salvarse de esos programas y tendencias?

Los discursos de este tipo son muy sugerentes y han tenido mucho impacto y mucha capacidad de motivar. Autores como Edgar Morin han generado verdaderos fenmenos de adhesin y siguen estando muy presentes en Europa y Latinoamrica. Aunque no soy muy cercano a su retrica, creo que han realizado buenas aportaciones y nos han propuesto utopas muy interesantes para el conocimiento cientfico. Lamentablemente, hay un desajuste muy grande entre los objetivos que han propuesto y los logros que sus propios escritos expresan. Esto no quiere decir que no hayan hecho aportaciones, quiere decir que sus aspiraciones eran claramente excesivas.

Prosigo con otro texto suyo: Se convirti en una segunda edicin de los movimientos por la unidad de la ciencia de corte positivista y, afortunadamente, a partir de 2000 ha llegado a convertirse en un discurso de gestin muy vinculado con las dinmicas de racionalizacin del sistema cientfico. Todo ello a pesar de las acusaciones de ser, como seala la propia OCDE en 1985, un concepto epistemolgicamente ingenuo. Y qu pinta la OCDE en un debate de estas caractersticas? Este asunto no es ms bien un tema de debate entre cientficos y filsofos? Cmo puede sostener la OCDE que un programa epistemolgico es o no ingenuo? Cules son sus credenciales para una cosa as?

La OCDE opina de todo, incluso de aspectos que no son de su mbito de competencia. No obstante, y el caso de la Interdisciplinariedad la OCDE cuenta con cierta legitimidad, porque es parcialmente el padre de la criatura. El primer congreso de interdisciplinariedad, celebrado en 1970, en Niza, lo promovi el CERI, organismo de la OCDE. No es un hecho casual, la promocin de la interdisciplinariedad estaba inserta en los intentos para reformar la universidad sin cambiar nada. Los movimientos estudiantiles del 68 asustaron al statu quo y los grandes centros de decisin se plantearon que algo haba que cambiar en las universidades. La interdisciplinariedad aflora como un objetivo poco arriesgado y un objetivo aceptable.

Ahora bien, algunas repercusiones de estos debates sobre el saber debieron ser demasiado visionarias porque la OCDE se desmarca 15 aos despus de haber apoyado el concepto, y pasa a considerarlo ingenuo. Seguramente en el ao 1985 ya nadie tema que la universidad volviera a generar conflictos.

Pues no acert del todo. Hablando de cooperacin: recuerda usted el concepto de coopeticin de Adam Braundenburger. Se trata de buscar competir y cooperar al mismo tiempo entre disciplinas y entre cientficos. Es posible de forma generalizada? Los intereses nacionales, las prcticas reales de las grandes potencias, no dificultad esa cooperacin cuanto menos en determinadas reas de la teconociencia contempornea que seran, algo as, como secretos de Estado? Le pregunto a continuacin sobre estas temticas.

Cuando quiera, a su disposicin.

Fuente: Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, n 136, 2016/17, pp. 177-185

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter