Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2017

Paraguay
La izquierda derechizada

Bernardo Coronel
Rebelin


En un rgimen de democracia representativa el poder desde el campo popular se construye articulando inseparablemente la lucha social con la lucha institucional, pero desde el 2008 la izquierda prioriz exclusivamente la gestin parlamentaria-institucional, menospreciando la lucha popular. Las dos organizaciones de la izquierda institucional, el Frente Guasu (FG) y Avanza Pas (AP) estn completando un largo recorrido de accionar conservador que va desembocando unvocamente en su proceso de derechizacin.

Centrar todo el trabajo poltico en la lucha institucional es simplemente caer en las trampas del sistema y reforzar el statu quo. Un solo ejemplo basta, desde el 2011 el Paraguay recibe una compensacin adicional de 240 millones de dlares anuales de Brasil por la energa no utilizada de Itaip, gracias a la gestin institucional de Lugo. En estos aos el Estado paraguayo ya recibi alrededor de 1.500 millones. Con esa monumental fortuna cambi en algo la situacin de los sectores populares a quien la izquierda dice representar?, parece que no. Mientras en el pas siguen aumentando la pobreza y la desigualdad, ese dinero es utilizado para agigantar el Estado burcrata y represor, y sirve entre otras cosas, para nutrir a la Fuerza de Tarea Conjunta, que est instalando el terror en medio de la poblacin campesina que en el 2008 vot mayoritariamente por Fernando Lugo.

Los niveles de represin en el campo aumentaron drsticamente con Cartes y el terror se profundiza. Centenares de viviendas son convertidas en escombros por las fuerzas represoras, dejando desolacin en lugares donde alguna vez existieron poblaciones campesinas. En la ltima represin de Obligado hasta los nios fueron apresados como vulgares delincuentes. Mientras, obnubilada por las elecciones del 2018, la izquierda corre atrs de Lugo y de Mario Ferreiro. El primero entreg dcilmente el poder a los golpistas en el 2012, y el segundo dividi el voto opositor favoreciendo a Horacio Cartes en el 2013.

El progresismo se vaci, no tiene ni siquiera un programa poltico como en el 2008, excepto la trivial oferta electoral de Ferreiro y Lugo. El primero sigue coqueteando con Cartes, y Lugo, que como un manso cordero le abri el camino hacia el poder en el 2012, hoy quiere ganarse sus favores alentando la enmienda electoral.

Gracias al apoyo popular la izquierda logr convertirse en la tercera fuerza poltica, pero al abandonar la lucha social devino en una anquilostomiasica fuerza testimonial, que hoy tiene que aferrarse a la derecha hilvanando algn pacto poltico como tabla salvadora, que por lo menos le garantice un pedazo de poder.

Cartes otra vez

La izquierda est equivocada si piensa que pactando con Cartes lo va a derrotar. Si el poder acepta un acuerdo es para ganar no para perder. Lo que Cartes no logra con el congreso lo consigue con la corte suprema. Con la venia del poder judicial coloc ilegalmente bonos en el mercado internacional por valor de 500 millones de dlares, y no necesit del congreso, basto una llamada telefnica. El presidente maneja el aparato estatal como una despensa y la corte no llega ni a la categora de almacn. Todo lo tiene controlado. Tiene el voto cautivo del funcionariado que junto a sus familiares y amigos sumarn los ms de un milln de votos suficientes para ganar a una oposicin dividida. Cartes vino para quedarse y si pacta con Lugo o Ferreiro no es para ceder el poder sino para perpetuarse. A no ser que los partidos de izquierda recuperen la memoria y que alguna vez vuelvan a ser lo que dicen que son: partidos de izquierda.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter