Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-03-2017

Corruptores: en el lado sombro de la pista

Emilio de la Pea
CTXT

En los casos de corrupcin de polticos, con ser muy grave que se lleven dinero, lo es mucho ms lo que obtiene la empresa que soborna: que sus intereses se antepongan al inters general, esto es, torcer la voluntad ciudadana a favor de quien tiene dinero


Puede existir un corrupto sin que exista un corruptor? Para ser ms precisos, puede un responsable poltico o un alto cargo de la Administracin cometer cohecho, es decir, ser sobornado, sin que alguien le soborne? La lgica dice que no. Si algn responsable pblico recibe o solicita dinero, o favores, habr otro alguien que se lo da. Lo contrario sera algo as como un partido de tenis en el que slo jugara un tenista. Esta lgica apenas se refleja en la cultura meditica en Espaa.

Parece entenderse que el malo es el sobornado, que toma la iniciativa y chantajea al sobornador. Siempre es as? Lo cierto es que el propio soborno conlleva esa pena. El corrupto que cobra da a cambio de ello dos cosas: el favor que se le retribuye y el asumir el riesgo y la culpa.

Algunas muestras de ello, ya conocidas.

El caso Filesa. Fue una trama del PSOE para costear sus campaas electorales. Se descubri en 1991. La sentencia declar probado que 10 grandes empresas haban pagado entre todas casi 1.000 millones de pesetas, en dinero de hoy seran 8,5 millones de euros. Entre ellas figuraban el Banco Central, el BBV, la petrolera CEPSA, Pryca, Focsa, luego transformada en FCC, Abengoa o Enasa. No hubo por ello adjudicaciones de obras, contratas o cosas por el estilo. Qu obtuvieron a cambio? Slo cabe entender que ganarse al partido en el poder con carcter general, lo que supone mucho ms que una adjudicacin aislada. Fueron condenados seis miembros de la trama y slo dos empresarios. Estos, tan slo a seis meses de arresto. Iba implcita esta benevolencia del sistema judicial en el trato?

Caja B del PP. Los Papeles de Brcenas, que el propio extesorero del PP ha confirmado como autnticos, recogen pagos al PP de unos 3 millones de euros, entre ellos, de grandes empresas: las constructoras OHL, Sacyr y FCC o Mercadona. Brcenas ha negado que recibieran adjudicaciones concretas. Por qu pagaban? Slo cabe entender que por sostener el Partido Popular y sus polticas.

El Cdigo Penal no contempla esto como cohecho, pese a ser un soborno, porque no hay una contraprestacin concreta del responsable poltico. Pero lo que se obtiene es mucho mayor: mantener en el poder al que puede favorecer sus intereses. De hecho, hay muchas maneras de ganarse a polticos o de sostener a partidos que favorecen los intereses de los poderosos, como la citada financiacin por vas indirectas, colocarlos en puestos bien retribuidos en las empresas una vez finalizado su mandato pblico o apoyar a los medios de comunicacin que les son ms proclives. Todo ello por va legal.

En los casos de corrupcin de responsables polticos, con ser muy grave que se lleven dinero, lo es mucho ms lo que obtiene la contraparte: que sus intereses se antepongan al inters general. En democracia, donde el inters general debe responder a la voluntad de los ciudadanos, consiste en torcer esa voluntad general a favor de quien tiene dinero para hacerlo.

Se entender esto ms claro con un ejemplo: si un equipo de ftbol soborna a un rbitro, incluso aunque sea el mismo rbitro quien se ofrezca al trato, lo ms grave para todo el mundo no ser el dinero que se lleva el rbitro, sino que con la operacin el club corruptor ha ganado ilcitamente el partido.

Me propona escribir un artculo sobre el otro lado de la corrupcin en nuestro pas. Y no supona que fuera tan difcil. Ya lo sabemos, a un lado juegan polticos, responsables de la Administracin. En la otra parte de la pista quin est? La cosa debera resultar elemental. Pues no lo es tanto. No quiere decir que los investigadores de los casos manifiestamente ilegales no lo puedan saber, pero los ciudadanos tienen poco conocimiento de ello. Se dice una vez, dos, en los medios de comunicacin y apenas hay reproche social hacia esa parte que juega, si no oculta, s en el lado sombro de la pista.

Hago una prueba bien simple. Enciendo el ordenador. Voy a Google. Escribo polticos acusados de corrupcin en Espaa. Le doy a return y ya est. Lo primero, Wikipedia. Polticos de Espaa implicados en casos judiciales. Slo hay que abrir la pgina y all los tenemos: ms de 500 polticos. Y es una lista creo que incompleta. Pero ah est. Le siguen otros artculos ms o menos precisos: As se reparte la corrupcin en Espaa. Catalua lidera el ranking de corruptos procesados. En Espaa hay un total de 3.000 personas investigadas en causas de corrupcin. En este se recuerda que hay polticos y empresarios de renombre, aunque de empresarios no se cita ni uno. Y as podemos seguir una, dos tres y tropecientas pginas.

Acto seguido tecleo en el buscador empresas acusadas de corrupcin en Espaa. De nuevo le doy a return y encuentro Tres empresas acusadas de corrupcin en Espaa fueron elegidas bueno, algo es algo ah, no! Se trata de una pgina de Chile. Lo mismo que la siguiente, y la siguiente. La cuarta ya es espaola: una noticia de El Pas. Se refiere a las acusaciones que pesan sobre empresas que hicieron obras del AVE, pero no da nombres. En fin, el resto de las pginas que veo se ocupa de corrupcin de empresas alemanas en Grecia, un soborno en Guinea y cosas as. No es que no se puedan encontrar. Es posible, pero tienden a pasar desapercibidas y en su gran mayora son empresas pequeas y medianas. Y eso que, segn el ndice de Pagadores de Sobornos, de Transparencia Internacional, de 2002, citado por un estudio del Real Instituto Elcano, las empresas espaolas estaran en Latinoamrica situadas entre las ms corruptas; en concreto, de los siete pases ms exportadores de la regin, las empresas espaolas slo seran superadas por las chinas en su tendencia a sobornar. Hay que entender que en este caso debe tratarse sobre todo de grandes empresas, que son las que principalmente tienen presencia en Latinoamrica.

La ley de contratos con las Administraciones Pblicas prohbe en su artculo 60 contratar con la Administracin a quien haya sido condenado por trfico de influencias, cohecho, corrupcin en transacciones econmicas, delitos contra la Hacienda Pblica, la Seguridad Social o los derechos de los trabajadores, entre otras cosas. Faltan cosas, como la financiacin de partidos polticos, pero sera interesante saber a cuntas empresas les ha ocurrido esto.

Emilio de la Pea es periodista dedicado a la informacin econmica. Antes en la Cadena SER, Cuatro y CNN+. @EMILIODELAPE

Fuente: http://ctxt.es/es/20170322/Firmas/11745/corrupcion-politicos-empresas-medios-de-comunicacion-Emilio-de-la-Pena.htm

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter