Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2017

La activista Yayo Herrero presenta La gran encrucijada en un acto del Frente Cvico-Valencia
El colapso no es un brusco apagn, sino un proceso que dura dcadas

Enric Llopis
Rebelin


Hay sociedades que ya han entrado en el colapso. Irak, Siria, Afganistn y un buen nmero de estados africanos se han adentrado en un franco declive del flujo de energa y materiales. El colapso social y ambiental es el resultado de un proceso, no un brusco apagn, sostiene la activista, directora general de FUHEM (fundacin que trabaja en las reas educativa y ecosocial) y excoordinadora de Ecologistas en Accin, Yayo Herrero. La antroploga, ingeniera tcnica agrcola, educadora social y significada ecofeminista ha escrito con Fernando Prats y Alicia Torrego el libro La gran encrucijada. Sobre la crisis ecosocial y el cambio de ciclo histrico (Libros en Accin), presentado en Valencia por el Frente Cvico.

Herrero considera que la crisis climtica es hoy mucho ms que una amenaza, porque no se estn adoptando medidas; hay un claro analfabetismo ecolgico de quienes toman las decisiones, que ignoran los procesos incontrolables que se desencadenan en la naturaleza, resalta la activista. Adems de La gran encrucijada, cuya segunda edicin ha visto la luz en febrero de 2017, ente los ltimos textos de Yayo Herrero figuran una entrevista en la revista de Ciencias Sociales Encrucijadas (2016), titulada Ecologismo. Una cuestin de lmites y el artculo Apuntes introductorios sobre el ecofeminismo (2015), publicado en el boletn del centro de documentacin Hegoa.

-El libro La gran encrucijada destaca en diferentes apartados la importante funcin de los imaginarios. Por qu se les atribuye esta relevancia?

El gran logro del sistema capitalista, ya lo deca Margaret Thatcher, fue la conquista del alma de las personas. Esto significa no slo apoderarse de la poltica y la economa, sino tambin de la cultura, de la forma en que las personas pensamos y concebimos el mundo y, por lo tanto, actuamos en l. Esa disputa de la hegemona cultural obliga a revisar conceptos como el de bienestar, seguridad, a qu llamamos vida buena o el progreso.

-Con qu materiales tendra que edificarse un imaginario alternativo?

Creo que con la nocin de que las personas somos profundamente ecodependientes. Y, al serlo, estamos clarsimamente sujetos a los lmites fsicos de la tierra y al funcionamiento de los ciclos naturales. Si se alteran y superan, se llega a situaciones de riesgo como las que tenemos hoy. Habra que tomar conciencia, asimismo, de que no podemos vivir como seres aislados. El capitalismo ha fabricado individuos que se pretenden autnomos e independientes del resto, cuando realmente somos seres profundamente interdependientes: la vulnerabilidad es un rasgo de cada vida humana en solitario. Siendo conscientes de las vidas vulnerables, podemos cambiar las lgicas econmicas, de produccin y trabajo.

-Otra idea que aparece en el libro es la de resiliencia, un trmino que se le toma prestado a la psicologa...

El concepto tiene su origen ms bien en la Ecologa. Se trata de la capacidad que tienen los sistemas vivos para adaptarse a las perturbaciones, y reaccionar ante stas. En un ecosistema, cuando se produce una perturbacin, existen toda una serie de mecanismos de realimentacin y adaptacin. El principal objetivo es defender el mximo de vida posible dentro de ese sistema.

-Cmo se aplica este concepto a la amenaza de cambio climtico?

Frente a un cambio climtico galopante, y que no ser posible revertir por completo; ante el declive de la energa fsil, y el agotamiento de muchos minerales que sostienen hoy nuestro sistema socioeconmico, necesitamos generar sociedades que, con criterios de justicia, igualdad y poniendo en el centro la defensa de la vida de las mayoras sociales, se adapten a la situacin que se nos viene encima.

-Ms all de las ideas en abstracto, hay alguna sociedad que pueda tomarse hoy como punto de referencia?

No conozco ninguna sociedad en el mundo que est dando los pasos con la fuerza necesaria. Hay estudios en torno a la Economa Ecolgica, la Economa Feminista y la economa poltica que defiende la distribucin que apuntan a ese fin, pero sin contar con buenos planes de ruta. Con sus luces y sombras, una referencia interesante es el Periodo Especial en Cuba tras el derrumbe de la URSS. Una tesis doctoral de Emilio Santiago Mao dirigida por Jorge Riechmann profundiza en la cuestin. Porque el caso cubano es el ms parecido a un colapso sbito del flujo de energa y materiales...

-Se tratara, sin embargo, de un decrecimiento forzado, no elegido como opcin econmica.

Pero es que los colapsos que van a llegar son forzadsimos. El decrecimiento de la esfera material es ya un dato. O que les pregunten a los iraques, a los sirios, a los afganos y a otras poblaciones de frica si el flujo de materiales y energa ha decrecido o no, por la va de la guerra, el saqueo y la expropiacin. Estamos actualmente en un momento en que los sectores y pueblos con poder econmico, poltico y militar mantienen sus estilos de vida a costa de saquear recursos de otros lugares.

-Es algo tangible esta cada en los flujos de materiales y energa? En qu se traduce?

Antes de la ltima invasin de Irak (2003), este pas tena -por su condicin de extractor de crudo- el nivel de consumo de petrleo per cpita ms elevado del mundo. Cuando se produce la invasin, y el control de los yacimientos depende o pasa a manos de potencias extranjeras, no slo se produce un saqueo de los recursos; se consigue adems que la poblacin iraqu no mantenga los niveles anteriores de consumo per cpita, que actualmente se asimilan a los de la Alta Edad Media.

-Con qu autores y referentes tericos te manejas para acercarte a la gran encrucijada?

En el mbito de la Economa Ecolgica destacara a Herman Daly; y en el estado espaol sobre todo los trabajos de Jos Manuel Naredo y scar Carpintero. En la Economa Feminista son centrales Cristina Carrasco y Amaia Prez Orozco. Por otro lado, es muy importante a mi juicio Mary Mellor dentro del Ecofeminismo. Adems como grandes divulgadores sobresale la obra de Ramn Fernndez Durn y Jorge Riechmann.

-Tal vez todos ellos se planteen una pregunta que formula el libro: Est la humanidad a tiempo de parar un colapso ecosocial?

Es la pregunta del milln. No creo que podamos hablar de un colapso general, hay sociedades que ya se encuentran colapsadas. Segn la informacin cientfica disponible, de lo que s estamos a tiempo es de si dejramos de extraer el petrleo que se halla bajo tierra afrontar una transicin energtica que camine hacia un decrecimiento en el uso de materiales y energa; y de revertir algunos de los efectos ms catastrficos del cambio climtico. Por ejemplo, impedir el aumento de las temperaturas en 1,5C respecto a los valores industriales, que es lo que podra desencadenar fenmenos no controlables por la humanidad. Desde una perspectiva racional, podramos evitarlo. Otra cosa es la actual correlacin de fuerzas y la incorporacin de estas ideas, no slo en los poderes econmicos, sino incluso en la izquierda transformadora: est tan por los suelos que parece difcil la articulacin de un cambio.

-Es la crisis climtica una amenaza fuera de control?

Actualmente s, porque no se est adoptando ningn tipo de medida. Hay un analfabetismo ecolgico de quienes toman las decisiones, que desconocen la existencia de procesos en la naturaleza que resultan incontrolables: ni por la tecnologa, ni por los seres humanos. La naturaleza regula el clima mediante dos procesos, la realimentacin positiva y negativa.

-Qu mecanismos bsicos ignoran los prceres de la poltica y la industria?

Cuando se produce una alteracin, los ecosistemas tienen mecanismos para controlarla y volver al equilibrio. As, cuando empieza a acumularse un exceso de CO2 en la atmsfera y comienzan a detectarse elementos de calentamiento global, los ecosistemas secuestran dentro de los ocanos buena parte del CO2 sobrante. O aceleran la fotosntesis en algunos lugares para que se capte parte de ese dixido de carbono. Pero si la perturbacin es muy fuerte, estos mecanismos dejan de funcionar y se activan los de realimentacin positiva, que lejos de regular, amplan enormemente las perturbaciones. La naturaleza no es una mquina, sino un sistema que se autoorganiza y desencadena todos estos cambios hasta el punto en que se convierten en incontrolables para el ser humano.

-Por ejemplo?

Actualmente la descongelacin del permafrost, capas de suelo congeladas en zonas como Siberia en las que antes nunca se produca el deshielo. El calentamiento global hace que se descongelen, con lo que grandes cantidades de gas metano que estaban contenidas durante millones de aos en los suelos, se disparan a la atmsfera.

-La intervencin del ser humano procede a la quema de combustibles fsiles y fuerza el calentamiento global. Con qu efectos?

La descongelacin del hielo de los casquetes polares o los cambios en las dinmicas de floracin y reproduccin de numerosas especies. Actualmente est ocurriendo que frutales florecen cuando todava no han nacido las larvas de los insectos que han de polinizarlos. Y si no se produce la polinizacin, no hay reproduccin de las plantas.

-Se entiende en la calle y en los bares en qu consiste el calentamiento global?

Creo que no, por ejemplo mucha gente confunde emisiones de gases de efecto invernadero con la contaminacin atmosfrica. Habra que hacer un curso de alfabetizacin ecolgica obligatorio para todo el mundo.

-Qu es el colapso? Uno se lo podra imaginar como una especie de brusco apagn.

A veces se tiene la idea de que es como si de repente, tras un click, el mundo se hundiera y entonces todos nos morimos de golpe. Lo cierto es que la sociedad ya est colapsando. Y en el punto en que ya hemos superado los lmites fsicos del planeta, hay amplias mayoras sociales que no llegan a los mnimos vitales y son expulsados de sus territorios. El colapso es un proceso de dcadas.

-El movimiento ecologista y los partidarios del decrecimiento piden descomplejizar las sociedades. Qu significa esto?

Las sociedades industrializadas son enormemente complejas. El sistema agroalimentario es complejsimo: se siembra en un lugar, se transporta a otro y se produce en uno diferente, con un enorme trasiego de alimentos y materias primas por el mundo y la necesidad de sintetizar productos fitosanitarios o agrotxicos. No teniendo esto, el sistema de produccin de alimentos tiene que ser mucho ms parecido al que haba hace 50 aos, basado en redes cercanas. Forzosamente la sociedad ser mucho ms cercana, sencilla y descomplejizada.

-Pero el enemigo tambin juega. En las tertulias televisivas y columnas de los peridicos se critic con fuerza las limitaciones al trnsito de vehculos en Madrid y Barcelona. A ciudadanos corrientes y comerciantes se les complicara innecesariamente la vida con medidas ideolgicas, e incluso Esperanza Aguirre se refiri a los cochfobos.

Esto tiene mucho que ver con los cambios de imaginario. En Madrid tenemos la impresin de que esta batalla cultural ha sido completamente ganada, porque fue enfocada desde la perspectiva de la salud. Cuando el Ayuntamiento de Madrid empez a aplicar iniciativas aprobadas durante el gobierno de Ana Botella, pero que nunca se pusieron en marcha, Esperanza Aguirre y quienes le rodean denunciaron ataques a la libertad individual; supuestamente se iba a impedir la vida de las personas normales Pero lleg el da de marras, y los ciudadanos que llamaban a los medios de comunicacin afirmaban: Bueno, es que si nos ahogamos al respirar algo habr que hacer. Hubo adems una campaa de gente que se reivindicaba cochfoba. Siempre que se ha llevado a cabo medidas de limitacin sea fumar en lugares pblicos o la pesca de especies amenazadas, se demuestra que no pasa nada. La gente es mucho ms racional de lo que algunos creen, y entiende el sentido de las prohibiciones.

-Sin embargo, comentabas que se ignoran otros muchos principios elementales

Si, algunos como el funcionamiento de los ecosistemas, que es algo bastante fcil de entender; y que te hace desechar la idea comn en las sociedades occidentales de que la naturaleza es una especie de mquina. Y adems, una mquina que la tecnologa puede controlar. As, un ro tiene su propia lgica, pero se tiene la idea de que puede llegar un ingeniero y calcular los litros que se le pueden sacar al cauce de un ro, para controlar el ciclo del agua. Otro elemento clave es la irreversibilidad. Hay fenmenos que no tienen marcha atrs, como la salinizacin de un acufero. Por otro lado, la naturaleza tiene lmites fsicos. Los minerales de la corteza terrestre existen en una cantidad limitada y una vez que se supera y se llega al pico, no vuelven a estar disponibles del mismo modo. Ocurre con el petrleo, pero tambin con el gas natural, el carbn, el litio, el platino, el cobre y las llamadas tierras raras. Se trata de minerales en algunos casos fundamentales para la fabricacin de placas solares y aerogeneradores, con los que transitar a un modelo basado en las energas renovables.

Por ltimo, el libro apunta dogmas, mitos y supersticiones que daan la vida. Cules destacaras?

En primer lugar, el mito del progreso; es decir, la idea de que la humanidad avanza en un camino de progreso ilimitado al margen de la naturaleza y los seres humanos. Y ello, gracias a la tecnologa. Habra que hacer una revisin de arriba abajo de la Ilustracin y la Modernidad; no tirarla por la borda, pero s revisarla. Otro mito es el de la produccin, que se convierte en sinnimo de todo cuanto haga aumentar el PIB. Una tercera supersticin consistira en afirmar que el crecimiento es siempre bueno, con independencia de qu, cmo y para quin se produzca.