Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2017

Necesitamos una nueva ley de asociaciones?

Raudiel F. Pea Barrios
Progreso semanal


Soy de los que vive convencido que el Derecho es una herramienta valiosa para superar viejos rezagos y dogmas del pasado, aunque no dejo de reconocer que a la postre todo depende de determinados intereses polticos. Esta lgica nos lleva a pensar en que la actual regulacin de los derechos constitucionales en Cuba, as como su desarrollo legislativo, pueden y de hecho deben ser repensados jurdicamente.

Uno de ellos est relacionado con la posibilidad de los ciudadanos de asociarse y crear para ellos las diferentes estructuras que en el orden legal estn autorizadas.

En nuestro pas, incluso contrario a lo que algunos creen dentro y fuera, los derechos de reunin, manifestacin y asociacin s cuentan con respaldo constitucional (artculo 54). Su formulacin establece que estos son ejercidos por los trabajadores, manuales e intelectuales, los campesinos, las mujeres, los estudiantes y dems sectores del pueblo trabajador, para lo cual disponen de los medios necesarios a tales fines. Adems, precepta que las organizaciones de masas y sociales disponen de todas las facilidades para el desenvolvimiento de dichas actividades en las que sus miembros gozan de la ms amplia libertad de palabra y opinin, basadas en el derecho irrestricto a la iniciativa y a la crtica.

Para complementar esta regulacin se adopt en el ao 1985 una Ley de Asociaciones, que establece como objeto a regular el derecho de asociacin en particular, sin mencionar ni mucho menos definir los de reunin y manifestacin.

Considerando el momento en que fue adoptada esta normativa, creo que a todos nos queda claro que su contenido se corresponde con una realidad social que ha cambiado drsticamente en los ltimos treinta aos. De hecho, esto ha sido reconocido pblicamente por funcionarios del Ministerio de Justicia (MINJUS), quienes han aceptado que la legislacin vigente tiene que adecuarse al momento histrico social que vive el pas y a los cambios que estn sucediendo. Por tanto, la concepcin que sirvi de base a sus contenidos y estos en s mismos, hoy pueden ser sometidos a profundas crticas.

El primer aspecto a considerar es que el derecho de asociacin, como todos los dems regulados en la Constitucin y las leyes cubanas, no fue concebido para ser oponible al Estado. Esto quiere decir que no est concebido para que su ejercicio sea contrario a los intereses estatales, lo cual encuentra respaldo en al artculo 62 de la carta magna, al plantearse que las libertades reconocidas a los ciudadanos no pueden ser ejercidas contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisin del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo. Siendo esto as, resulta lgico entonces que no est permitida la creacin de asociaciones de ninguna clase que puedan contraponer los intereses de sus miembros a los del Estado.

Este punto nos lleva a entender el hecho de que la Ley de Asociaciones establezca la existencia de rganos de relacin dentro de la estructura estatal con aquellas. Dicho por lo claro: los ciudadanos podrn asociarse si los fines e intereses que persiguen son armnicos y coherentes con los del Estado. Todo esto tambin redunda en que la propia ley prohba la existencia de ms de una asociacin dentro de un mismo sector, pues no podran mantenerse relaciones normales con dos o ms de estas si entre ellas tuvieran intereses contrapuestos.

Si este es esencialmente el panorama, creo entonces que la respuesta a la pregunta que da ttulo a este trabajo es positiva: necesitamos una nueva ley de asociaciones que reconozca y d fuerza legal a las nuevas categoras generadas por el propio proceso de Actualizacin, por ejemplo, Asociacin de Cooperativas, o de Cuentapropistas y/o de Pequeos y Medianos productores. No obstante, aclaro que ms all de esto se requiere de una nueva concepcin sobre los derechos ciudadanos y en particular el de asociacin; as como con respecto a las organizaciones representativas de la sociedad civil y a las relaciones del Estado con estas.

Necesitamos una ley que sea expresin de una postura estatal reconocedora de lo diverso que somos actualmente en todos los rdenes; que reconozca y viabilice la participacin organizada de los ms amplios sectores sociales. Que permita el ejercicio de asociarse a quienes quizs no pueden hacerlo dadas las restricciones que la normativa vigente impone, en cuanto a tener un rgano dentro del aparataje estatal que los respalde o por la existencia de otra asociacin surgida con anterioridad.

Digo ms: la normativa que se requiere debe brindar mecanismos legales que expandan la participacin de las asociaciones que ya existen. Habr que crear los espacios y reconocer facultades explcitas para que estas recuperen su poder de auto convocatoria, y no dependan exclusivamente de los llamados que vienen de arriba. Es fcil que nuestras asociaciones de todo tipo convoquen con facilidad a sus miembros ante necesarias muestras de respaldo a posturas o intereses estatales. En cambio, resulta obvio que no ocurre lo mismo cuando se trata de salir a manifestar en pblico su respaldo o condena a determinado suceso, si no es conveniente para el Estado que esto suceda.

Creo que este es un tema en que, como muchos otros, tiene que variar la tradicional postura de no facilitar, al menos desde lo jurdico, la interpelacin y el desacuerdo. Esto nos ha llevado a una falsa unanimidad de criterios, en los cuales pululan el oportunismo y la doble moral. Por tanto, en el futuro de Cuba habr que permitir el establecimiento de nuevas organizaciones que representen a sectores que no siempre han encontrado un espacio en el debate pblico nacional.

Pero al fin y al cabo es solo eso, por lo que hay que ir ms all y desterrar prejuicios de todo tipo que s no deben tener, a mi juicio, cabida en esa nueva ley.

Cules son los lmites? Solo el respeto a la soberana, independencia e integridad territorial; as como a la voluntad popular de construir el socialismo.

Fuente: http://progresosemanal.us/20170328/necesitamos-una-nueva-ley-asociaciones/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter