Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-03-2017

La segunda vuelta en el Ecuador
Pueden suicidarse los pueblos?

Atilio A. Boron
Rebelin


En 1984 Brbara W. Tuchman public un libro apasionante. Su ttulo: La marcha de la locura. La sinrazn desde Troya hasta Vietnam. En l la autora pasa revista a una serie de situaciones que tienen un comn denominador: gobiernos y pueblos actuando en contra de sus propios intereses.

No pude dejar de pensar que la disyuntiva que se abre en el Ecuador el prximo domingo podra, segn fuese el resultado de la eleccin presidencial, aportar un nuevo y triste ejemplo de esta serie de desatinos que causaron indecibles sufrimientos a sus protagonistas. Porque, al escuchar a encumbrados dirigentes de diversos movimientos sociales y autoproclamadas fuerzas de izquierda decir una y otra vez que preferan un banquero neoliberal a un dictador record inmediatamente el libro de Tuchman y sus valiosas enseanzas. Que organizaciones supuestamente representativas de los intereses populares enuncien tesis polticas como esa y que se acuse al presidente Rafael Correa de dictador, de corrupto, de demagogo, de neoliberal!, cosa que sus crticos hacen con total impunidad a travs de la vasta red de medios de comunicacin que controla la derecha no puede sino evidenciar la ominosa presencia de un sentido comn completamente extraviado por el odio y el fanatismo, de una ceguera histrica que puede conducir a un pueblo a su suicidio. Porque basta con un pequeo soplo de sobriedad para caer en la cuenta del absurdo que encierra aquella tesis.

Por ms desaciertos que puedan atribursele al gobierno del presidente Correa y por ms escozor que provoque su irascible personalidad, los aciertos de su gestin superan ampliamente sus errores, sus equvocos y hasta sus desplantes. Y si ese hlito de sobriedad no est presente los crticos del corresmo deberan mirar a su alrededor y tomar nota del holocausto que los amigos y cofrades de Guillermo Lasso estn haciendo en Argentina y Brasil, pases cuyos gobiernos estn llevando a la prctica una lgubre eutanasia de los pobres, de los ancianos y de los nios, despojando a sus pueblos de derechos conquistados mediante arduas luchas a lo largo de varias dcadas. Todo eso fue barrido por un vendaval poltico, si bien apelando a distintos instrumentos.

En el caso argentino, apelando a un empresario exitoso que hizo una campaa demaggica prometiendo conservar los avances registrados en la dcada kirchnerista. Bast con que Mauricio Macri pusiera un pie en la Casa Rosada para que comenzara a demoler, sistemticamente, las conquistas sociales de la dcada anterior y promover un ajuste salvaje que en menos de un ao acrecent en un milln y medio el nmero de pobres en la Argentina. La derecha miente, se viste con piel de cordero pero es un lobo feroz que acta con mucha astucia: primero engaa, con cantos de sirena como los que hoy entona Lasso en el Ecuador. Pero una vez en el gobierno arrojan por la borda todas sus promesas y, fieles a sus intereses de clase, proceden metdicamente a subyugar a los pueblos y a favorecer descaradamente a las grandes fortunas, dando origen a una regresin social que, a partir de un enjundioso anlisis del caso espaol Arantxa Tirado Snchez y Ricardo Romero Laulln, no han titubeado en caracterizar como una neoesclavitud en un libro de reciente aparicin. Y lo mismo vale decir del gobierno de Michel Temer en Brasil, causante de una restauracin oligrquica que en algunos aspectos hace retroceder a ese pas medio siglo.

Desgraciadamente los pueblos, y los gobiernos pueden suicidarse, y hay sectores en la sociedad ecuatoriana que, enceguecidos por sus pasiones, parecen dispuestos a hacerlo, sumiendo al pas en una catstrofe que demorara dcadas en ser reparada. Que esto no suceda depender de la sensatez con la cual el pueblo ecuatoriano se maneje, de su capacidad para reflexionar, discernir y anticipar las consecuencias de sus actos. De la consciencia que tengan de lo fcil y rpido que es desandar el camino y revertir los logros, pocos o muchos, conseguidos en la dcada corresta. Y de percibir con nitidez que un banquero, por ms que se disfrace de demcrata y que pronuncie frases bonitas, siempre ser el fiel ejecutor de la lgica desptica del capital. Y en esa lgica, las clases populares estn irremisiblemente condenadas. Sern llevadas al cadalso por un verdugo que, obedeciendo a las reglas del coaching poltico, se presentar como un personaje bonachn y sonriente pero que, llegado el momento, no vacilar un segundo en ejecutar sin piedad a quienes confiaron en sus promesas. Si tal cosa ocurriera tarde aprenderan la diferencia existente entre un banquero neoliberal y un dictador como Rafael Correa. Ojal que el noble pueblo ecuatoriano sea librado de tan infausto destino.  

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter