Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-04-2017

Qu es la Ley de Seguridad Interior en Mxico?

Arsino Orihuela
La digna voz


La Ley de Seguridad Interior es el resultado natural de 10 aos de sobrempoderamiento de las fuerzas castrenses en Mxico y ms de treinta aos de aplicacin del diseo de seguridad estadounidense, que involucra altos contenidos de militarizacin. La guerra contra el narcotrfico, que es un tipo de guerra multimodal (ocupacional-territorial, contrainsurgente y de exterminio), y que por decreto anticonstitucional ordenara Felipe Caldern Hinojosa en 2006 (padrino institucional del narco-holocausto en Mxico), habilit un escenario blico polticamente propicio para el escalamiento del poder militar en las estructuras institucionales del pas. La Ley de Seguridad Interior es la claudicacin del mando civil frente al mando militar, la coronacin de una dictadura cvico-militar pactada.

Si consideramos los resultados tangibles como prueba de intencionalidad (que en poltica es lo que corresponde hacer), es posible afirmar que la guerra contra el narcotrfico, desde su gnesis e instrumentacin, fue una estrategia para la instalar la dictadura en Mxico. La Ley de Seguridad Interior es parte de ese continuum.

La hiptesis de que la guerra contra el narcotrfico es el pedal de acelerador de la dictadura en Mxico se sostiene en indicadores que coincidentemente mostraron un comportamiento anlogo en los regmenes militares de Sudamrica. Por ejemplo: la militarizacin de las estructuras de seguridad, las desapariciones forzadas, la tortura atribuida a efectivos militares (que en Mxico se elev 1000% a partir de 2009, de acuerdo con la CNDH), la aniquilacin de activistas-defensores de derechos humanos-periodistas, y la multiplicacin de ejecuciones sumarias extrajudiciales efectuados por personal militar (Tlatlaya, Apatzingn, Villa Purificacin, Iguala, Puerto de Veracruz y un largo etc.). En suma, un conjunto de acciones que por definicin concurren en dictadura.

La iniciativa de ley que present Csar Camacho Quiroz (coordinador parlamentario del PRI, y un pen institucional de baja estofa), tiene como propsito reglamentar la accin de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pblica, funciones que, por cierto, corresponden constitucionalmente a las policas. Por aadidura, la propuesta de ley amplifica el horizonte de la presencia militar en la vida pblica, injerencia que, por cierto, ha sido una de las causas del ensangrentamiento del suelo nacional, y no un disuasorio como rastreramente insisten los idelogos del oficialismo.

La Ley en principio es anticonstitucional. En contenido es criminosa. Tiene las caractersticas definitorias del PRI-Estado. Posee la impronta de la poltica institucional en Mxico. Huele a PRI. Es del PRI (el Estado en su conjunto, no el partido).

Puedo escuchar los gemidos desconsolados de los presuntos liberales que no saben que no son liberales, y de los aprendices de corruptos que no saben que son aprendices de corruptos. Pero, en fin, regresando a la hiptesis de esta entrega

Hay tres momentos cruciales que ayudan a explicar el sobrempoderamiento de las fuerzas castrenses en Mxico, y la consiguiente involucin del pas de una dictadura-civil-asistencialista a una dictadura-cvico-militar-sin-concesiones (que en realidad es lo que est en cuestin con la iniciativa de la Ley de Seguridad Interior): uno, la incorporacin de jefes militares a los ministerios e instituciones de seguridad pblica en las administraciones de Ernesto Zedillo y Vicente Fox Quesada ( con la llegada del general Rafael Macedo de la Concha a la Procuradura General de la Repblica en 2000, terminaron 97 aos de tradicin civil en esa institucin) ; dos, el despliegue de 45 mil militares en las calles tras la declaratoria de guerra del borracho, usurpador y asesino Felipe Caldern (ntese que el epteto es cosecha de su colega Humberto Moreira, no mo); y tres, la operacin fallida del gobierno de Enrique Pea Nieto por encubrir la participacin del ejrcito en la desaparicin forzada de los estudiantes de Ayotzinapa (todos los peritajes independientes apuntan al batalln de infantera). En los dos primeros momentos, las fuerzas armadas conquistaron espacios pblicos de alto capital poltico. En el tercer momento, ese capital poltico qued al borde de un descalabro terminante. La Ley de Seguridad Interior es un recurso para fortalecer, ensanchar e inmunizar el capital poltico de los militares.

Otros tres episodios de la historia nacional, relativos a esos ms de treinta aos de aplicacin del diseo de seguridad estadounidense, que prefiguraron la inevitabilidad (desde la lgica de los poderes constituidos) de una Ley de Seguridad Interior, son los siguientes : uno, la guerra sucia que tuvo lugar en los decenios 1970-1980, y que incorpor a efectivos militares en las tareas de contrainsurgencia e inteligencia; dos, la aparicin de la Direccin Federal de Seguridad, primera agencia gubernamental que combin tareas de contrainsurgencia y antidrogas, conformada mayoritariamente por elementos del ejrcito; y tres, la aprobacin e implementacin de la Iniciativa Mrida (Plan Mxico), tributaria del Plan Colombia, en el marco de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de Amrica del Norte, que profundiz el maridaje de la fuerza pblica nacional con los comandos de inteligencia militar en Estados Unidos. La Ley de Seguridad Interior corona el proceso de conversin de las fuerzas armadas nacionales en fuerzas armadas al servicio de centros de autoridad extranjeros.

La prxima eleccin presidencial est en puerta. El ejrcito es un actor poltico neurlgico en esa trama electoral. Con la aprobacin de la Ley de Seguridad Interior, el PRI cosecha dos prebendas: en caso de un triunfo, lealtad; y en el escenario de una derrota, impunidad.

La Ley de Seguridad Interior es el PRI: pero agravado, envejecido y arrodillado.

Fuente: http://lavoznet.blogspot.com.br/2017/04/que-es-la-ley-de-seguridad-interior-en.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter