Portada :: Opinin :: M. Harnecker
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2017

Entrevista a Marta Harnecker
Por qu si nuestro proyecto favorece a la inmensa mayora, esto no se traduce en un apoyo social y electoral equivalente?

Marta Harnecker y Tassos Tsakiroglou
Rebelin / Efimerida ton Syntakton


La siguiente entrevista a Marta Harnecker fue realizada por el periodista Tassos Tsakiroglou para el peridico griego Efimerida ton Syntakton. Apareci en el pas el da en que se inauguraba la Conferencia Internacional "El Capital de Marx a los 150 aos de su publicacin: Reflexiones para the 21st Century", uno de cuyos invitados era Marta. El evento tuvo lugar en Atenas del 14 al 15 de enero del 2017 y fue organizado por la revista terica marxista Theseis en colaboracin con la fundacin Rosa Luxemburg. Links public la versin original en ingls y ahora rebelion.org est publicando su versin en espaol con algunas pequeas correcciones realizadas por la entrevistada. Los recientes resultados electorales en Ecuador, que dieron un triunfo muy estrecho a Lenn Moreno, candidato de Alianza PAIS, dan gran actualidad a la pregunta que la entrevistada plantea: Por qu, si nuestro proyecto favorece a la inmensa mayora, esto no se traduce en un apoyo social y electoral equivalente?

Tassos Tsakiroglou : Usted viene a Grecia para una conferencia sobre la actualizacin del sistema terico de Marx. En medio de la severa crisis financiera internacional, qu lecciones podemos sacar de la crtica de Marx a la economa poltica?

1. Marta Harnecker: Pienso que es increble cmo Marx previ lo que sucedera en el mundo en relacin al desarrollo del modo de produccin capitalista. Para mencionar slo algunas cosas: anunci la tendencia a la concentracin de la produccin cada vez en menos manos (la actual transnacionalizacin de la economa), la aplicacin de la ciencia en los procesos de produccin (la actual robtica y agricultura transgnica), el entrelazamiento de todos los pueblos en la redes del mercado mundial, y con esto, el crecimiento del carcter internacional del rgimen capitalista (la actual globalizacin), y suma y sigue. l pudo adelantar todo esto porque fue capaz de descubrir la lgica del capital, y al lograr esto, buscaba dar a los trabajadores los instrumentos tericos para su liberacin.

2. No tenemos entonces que confundir el estudio del modo de produccin capitalista: un objeto terico abstracto, con el estudio de formaciones sociales concreta histricamente determinadas y el estudio de la lucha de clases que en ellas se da. No tener en cuenta estos diferentes niveles de abstraccin y aplicar mecnicamente ciertos conceptos de Marx como si la realidad no hubiese cambiado en estos 150 aos, llev a muchos de nuestros intelectuales y cuadros polticos marxistas latinoamericanos a encasillar nuestra realidad en las nociones clsicas, incapacitndolos para comprender los nuevos fenmenos que estaban ocurriendo en nuestra regin que escapaban a esos parmetros.

3. Mi charla en el evento explorar estos nuevos fenmenos y tratar se sacar a luz algunas reflexiones de lo que ha sucedido en nuestra regin en las ltimas dcadas, mostrando en qu nos aproximamos y en qu diferimos de lo planteado por Marx en El Capital.

4. Una de las cosas que realmente ha cambiado desde el tiempo de Marx es la situacin actual de la clase trabajadora en el mundo y, especialmente, en Amrica Latina. Ya no encontramos grandes cantidades de obreros concentrados en barrios especficos, como en la poca de Marx. Esto se debe en gran medida a la implementacin de medidas econmicas neoliberales como la precarizacin del trabajo, la subcontratacin, y la estrategia de fragmentacin social implementada conscientemente para dividir internamente a los trabajadores.

5. El acento puesto en forma acrtica en la clase obrera industrial nos condujo a los marxistas latinoamericanos a no tener en cuenta las especificidades de nuestro sujeto social revolucionario, ignorando las reflexiones que haban realizado al respecto pensadores latinoamericanos como Maritegui y Haya de la Torre. Durante muchos aos no fuimos capaces de percibir el papel que podan jugar los cristianos y los indgenas en nuestras revoluciones.

La actual grieta entre el 99% y el 1% y la creciente desigualdad social hace que reviva el concepto de la lucha de clases, que por muchas dcadas se haba supuesto muerta y sepultada. Sin embargo, lo que vemos es la dificultad de la izquierda para sacar ventajas de esa realidad y elaborar una real y convincente alternativa al capitalismo.

6. Marta Harnecker: Fue la nocin de lucha de clases la que muri o fue que no se entendi que los procesos histricos se desarrollan en oleadas? Existen perodos de calma, donde pareciera que la lucha de clases ha desaparecido, pero luego vienen otros perodos en que los sectores sociales ms oprimidos empiezan a moverse, construyendo masivas expresiones de rechazo como las que hemos visto en las ltimas dcadas en distintas partes del mundo.

7. Usted dice que se observa una inhabilidad de la izquierda para sacar ventajas de esta realidad. Creo que est generalizando mucho, al menos respecto a la izquierda latinoamericana.

8. Los horrores del neoliberalismo el aumento del hambre y la miseria, la creciente inequidad en la distribucin de la riqueza, la destruccin de la naturaleza, el aumento de prdida de la soberana crearon una situacin en nuestra regin que hizo reaccionar a la gen te, resistiendo al comienzo para luego ir pasando a la ofensiva, haciendo posible la eleccin de candidatos presidenciales con programas antiliberales en muchos de nuestros pases.

9. Ha surgido una nueva correlacin de fuerzas y eso ha dificultado que Estados Unidos logre sus objetivos. Pero como se puede suponer, los gobiernos de ese pas no han cesado nunca en sus intentos de detener el avance de nuestros procesos, intentos que han logrado importantes xitos estos ltimos aos, sacando ventaja de las grandes dificultades econmicas que hemos experimentado a causa de la crisis del capitalismo y especialmente a la cada de los precios de las materias primas. Gobernantes ultra liberales han sido instalados en Argentina y Brasil, y se est tratando de bloquear el avance de la Revolucin Bolivariana en Venezuela.

10. Pero, aunque actualmente hay algunos retrocesos en la regin, nadie puede negar que hay una gran diferencia entre la Venezuela previa a Hugo Chvez y la Amrica Latina que nos dej en herencia.

11. Una mirada objetiva reconocera importantes avances en algunos de nuestros pases, justamente los ms progresistas. stos han tenido que inventar para no cometer errores como dijo Simn Rodrguez, tutor de Simn Bolvar. De este tema hablar tambin en mi charla.

12. Desde el punto de vista econmico, hay pases gobernados por la izquierda que han sido econmicamente exitosos, en medio de esta crisis econmica mundial: por ejemplo, Bolivia, cuyos logros en este terreno han sido notables y han merecido el reconocimiento mundial. Esto se ha logrado gracias a la intervencin del Estado en la economa y el uso del excedente obtenido en las empresas estatales para resolver los problemas de los sectores ms pobres.

En muchos de sus escritos, usted examina la trayectoria de varios gobiernos progresistas latinoamericanos, en el desarrollo de modelos alternativos al capitalismo.Cmo estima el curso de esta accin, especialmente en el desarrollo de Brasil y Venezuela?

13. Marta Harnecker: Creo que debemos empezar por distinguir lo que ha pasado en Brasil con los gobiernos de Lula y de Dilma, y lo que ha sucedido en Venezuela. Aunque ambos tengan en comn las luchas por la igualdad social, la democratizacin poltica, la soberana nacional y la integracin regional, la correlacin de las fuerzas en Brasil no permiti un cambio en las reglas del juego institucionales.. Podramos decir que en Brasil, los gobiernos del Partido de los trabajadores (PT) han puesto su nfasis en objetivos sociales, pero no han podido destruir la agenda neoliberal. En Venezuela, en cambio, la accin del gobierno de Chvez estuvo enfocada an la construccin de una nueva sociedad, de una alternativa al capitalismo el Socialismo del siglo XXI-- . Para hacerlo Chvez debi partir del aparato estatal heredado, pero el primer paso que impuls fue cambiar las reglas del juego institucional: se gener una nueva constitucin en la cual el protagonismo del pueblo es considerado esencial.

14. La necesidad del protagonismo popular fue el elemento que la distingui de otras propuestas hacia un socialismo democrtico; de otras experiencia socialistas en que el estado era el responsable de solucionar los problemas y el pueblo se limitaba a recibir los beneficios que el Estado otorgaba.

15. Eso es lo que sucedi en Brasil con el plan Bolsa familia. Millones de familias pobres brasileras recibieron pasivamente un regalo del estado. Una vez resueltas sus necesidades bsicas, aparecieron nuevas necesidades que no pudieron ser satisfechas por el descenso del valor del petrleo. La oposicin sac ventaja de esa situacin para organizar una movilizacin contra el gobierno y unificar sus fuerzas en el parlamento, lo que cre las condiciones para el golpe de estado institucional que luego se dio.

16. La orientacin del gobierno de Chvez fue completamente diferente. Estaba convencido que el socialismo no poda ser impuesto desde arriba, sino que deba ser construido por el pueblo. Por esa razn promovi diferentes maneras de organizar a la gente espacios donde pudieran discutir sus necesidades y planificar cmo podran solucionarlas con la ayuda del estado como los consejos comunales, los consejos de trabajadores, las comunas. En este proceso, los mendigos de antao se iran transformando en personas aptas para buscar soluciones por ellas mismas. Y son stos los sectores populares que han apoyado a Chvez y a su actual sucesor, Maduro.

Pero, cmo explicara usted la catica situacin econmica en Venezuela?

17. Marta Harnecker: Tomando ventaja de la situacin de vaco de liderazgo dejada por la desaparicin fsica de Chvez, los ataques contra el proceso revolucionario Bolivariano, han aumentado, tanto dentro como fuera del pas. Como sera muy difcil promover otro golpe de estado contra Maduro que ha tratado de ser consecuente con el legado de Chvez la oposicin ha intensificado la guerra econmica iniciada durante el proceso anterior: El gobierno Venezolano ha recibido en ataques en solo tres aos, el equivalente a la cantidad recibida por Chvez en catorce aos. Uno de sus objetivos ha sido afectar el acceso a alimentos bsicos a precios subsidiados, promovido desde 2003 a travs de la Misin Mercal, con resultados significativos en cuanto a garantizar el derecho a la comida del pueblo.

18. Lo que est sucediendo es muy similar a lo ocurrido en Chile para desestabilizar el gobierno de Salvador Allende (manipulacin del dlar en el mercado negro, paralizacin de ciertas industrias, intencin deliberada de producir miedo en los inversionistas extranjeros y nacionales, popularizacin de la idea de un pas en bancarrota).

19. De acuerdo con la economista venezolana Pascualina Curcio, dos estrategias principales han sido aplicadas en Venezuela para producir descontento en la poblacin, la inflacin inducida y la escasez orquestada. Esto se logra, por una parte, a travs de la manipulacin de la tasa de cambio en el mercado paralelo e ilegal, el que sintomticamente aumenta exponencialmente en los meses previos a las elecciones, y por otra parte, a travs de la manipulacin de los mecanismos de distribucin de bienes esenciales y el contrabando en las fronteras, para crear carencias artificiales.

20. Monopolios importadores y banqueros que no producen bienes sino que logran extraordinarias ganancias con la diferencia de precios entre lo que compran afuera y lo que venden dentro del pas, estableciendo de una manera oligoplica los precios de los bienes que importan (bienes que cubren necesidades bsicas, entre ellas, alimentos y bienes necesarios para la produccin y el transporte), usando la tasa de cambio paralela que es mucho ms alta (14.5 veces) al valor real de los bienes calculados en moneda nacional. Este incremento de los precios de los bienes necesarios no slo hace dao al pueblo, sino que tambin daa a sectores de la burguesa que producen bienes de uso comn.

21. Adems, para aumentar la insatisfaccin popular, crean carencias artificiales al no poner esos bienes a la venta de manera regular y oportuna, o en suficiente cantidad.

22. Estos ataques se han producido en tierra frtil, no slo por la cada del precio del petrleo, sino tambin por la debilidad de las polticas econmicas adoptadas por el gobierno, que no permitieron prepararse para afrontar en forma adecuada la baja del precio del petrleo. A esto se agrega la poltica cambiaria que favorece las importaciones desestimulando la produccin nacional.

23. Por otra parte, nadie puede negar que un sector de la burguesa venezolana y un sector corrupto de la burocracia estatal, estn sacando ventaja de esta situacin con el objetivo de profundizar la actual crisis y crear condiciones para derrocar el gobierno de Maduro.

24. En todo caso, no creo que la crisis econmica actual en Venezuela sea una prueba del fracaso del intento de Chvez en crear una sociedad alternativa al capitalismo. As como nadie puede criticar la receta de un flan si ste se quem porque el horno se puso a fuego muy alto, tampoco podemos considerar inviable la propuesta de Chvez sin analizar si en su aplicacin prctica se ha sido coherente con sus planteamientos tericos.

25. Las ltimas noticias parecen ser positivas. Recientemente, el gobierno tuvo un importante xito: gracias a su gestin se logr un acuerdo internacional para subir el precio del petrleo. Tambin est promoviendo la produccin nacional, llamando a sumarse a este esfuerzo a todos los sectores empresariales venezolanos que quieran colaborar en este esfuerzo. Finalmente, pareciera que se estn tomando severas medidas contra la burocracia corrupta.

No ser usted demasiado optimista? No cree que el sector conservador est ganando terreno cada da?

26. Marta Harnecker: Soy optimista porque creo que el momento histrico est en contra de las fuerzas conservadoras. stas ilusionan momentneamente al pueblo con promesas que no cumplen, pero esto no puede ser eterno porque la realidad choca con lo que dicen.

27. El tiempo histrico est a nuestro favor. Lo que nos ayuda en esta lucha contra las fuerzas conservadoras es que el tipo de sociedad que proponemos, y que estamos empezando a construir responde objetivamente al inters de la inmensa mayora de la poblacin, en contraste con las fuerzas conservadoras que solo benefician a las lites.

28. La gran pregunta podra ser: por qu si nuestro proyecto favorece a la inmensa mayora, esto no se traduce en un apoyo social y electoral equivalente?

29. La explicacin que damos a menudo es que las fuerzas conservadoras usan los medios de comunicacin para diseminar una visin deformada de nuestro proyecto. Pero muchas veces nosotros mismos somos los responsables de cmo es ste es percibido: no hemos sido capaces de explicarlo en trminos sencillos que puedan ser entendidos por los ms amplios sectores. Y lo peor de todo, nuestras vidas no han sido coherentes con nuestro proyecto. Predicamos la democracia, pero actuamos autoritariamente; queremos construir una sociedad solidaria pero somos egostas; propugnamos la defensa de la naturaleza pero somos consumistas.

30. Otra cosa que me hace optimista es que estoy convencida de que lo que Chvez sembr ha marcado a mucha gente de los sectores populares y los ha hecho madurar; como lo puedo atestiguar personalmente por los aos vividos en Venezuela. Creo que todas esas personas a las cuales se les dio la oportunidad de estudiar, pensar, participar, construir, tomar decisiones, que crecieron enormemente en autoestima y que hoy son seres humanos ms ricos, defendern el proceso.

31. El proceso puede haber cometido errores y puede tener muchas debilidades, pero nadie puede negar que un nuevo sujeto revolucionario ha sido creado en Venezuela.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter