Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2017

Fukushima 2017 y nucleares en primer plano
Crnica de marzo

Miguel Muiz
Mientras tanto


Marzo, el mes de Fukushima desde 2011. Este ao, en que se cumplen seis del comienzo de una catstrofe sin final previsible, hemos sabido de que en Fukushima mueren robots.

Los robots en Fukushima estn muriendo ha sido un titular muy repetido a lo largo del mes; afortunados japoneses, podramos pensar, que gozan de buena salud en contraste con la mortalidad entre los pobres robots. No son los 10.600 kilmetros que separan Espaa de Japn, ni la dificultad del idioma, lo que impide saber lo que pasa; es la censura disfrazada con diversos eufemismos.

Hay que recurrir al trabajo de personas voluntarias, que cubren los silencios de los medios profesionales, para conocer la situacin de las personas (de los robots ya hay informacin); as podemos enterarnos, por ejemplo, de las decenas de trabajadores afectados; de que los casos de cncer de tiroides han aumentado en 2016; de que el gobierno ha suspendido, a finales de este mes de marzo, las ayudas a alquileres de viviendas para personas desplazadas (es necesario forzar el regreso a las zonas contaminadas para dar imagen de normalidad); de que las mediciones de radiactividad se hacen a ms de un metro del suelo, evitando as resultados inapropiados; de que la tierra y restos radiactivos, contenidos en millones de bolsas negras de plstico que decoran la geografa de Japn, sern utilizados como materiales de construccin; de que una gran parte del Pacfico est contaminada; de que Reporteros Sin Fronteras sita a los medios japoneses en el puesto 72 en la escala de libertad de prensa (en 2010 estaba en el 12), etc., podramos seguir [1].

De todo lo publicado en este aniversario destaca Fukushima seis aos despus. Seis observaciones y una reflexin hacia dentro de Salvador Lpez Arnal y Eduard Rodrguez Farr, una de las mejores sntesis informativas.

Este ao Fukushima ha sido recordada en la Pennsula Ibrica con 11 actos simblicos, conferencias o acciones, la mayora de ellas organizadas desde el Movimiento Ibrico Antinuclear (MIA) . Pero analicemos lo cercano.

Tras un febrero de informaciones agitadas, marzo ha trado la calma. Siguen pasando cosas, por supuesto, pero el flujo de noticias se ha modulado, no vaya a ser que un exceso de detalles pueda provocar una reaccin social excesiva. Garoa , gran protagonista de titulares durante febrero, ha sido silenciada hasta el punto de que una manifestacin de miles de personas por las calles de Vitoria, el 18 de marzo, no tuvo proyeccin ms all de los medios comarcales. Sigue existiendo un elevado consenso para su clausura definitiva, tanto en el Congreso como en el Pas Vasco; incluso sindicatos que en cuestiones atmicas saben callar, mirar para otro lado, o declarar sin tapujos su fe pro-nuclear, se aadieron a la convocatoria de Vitoria. Ese consenso es globalmente positivo, aunque tiene una cara negativa que ya se ha tratado en otras crnicas.

La ltima marcha antigaroa?, titular del diario Deia sobre la manifestacin de Vitoria; una muestra, acaso involuntaria, de irona. Visto de cerca, el fuerte consenso social contrasta con la indefinicin empresarial y poltica. A tener en cuenta las contradicciones del 25 de marzo: el representante de NUCLENOR (ENEL-ENDESA e IBERDROLA, no olvidemos) manifestaba en el Congreso que Garoa era la central ms fiable en cuanto a seguridad, dado el gran nmero de revisiones que ha tenido; el mismo da, El Diario Vasco informaba que poner Garoa a punto era inviable econmicamente citando tambin fuentes de NUCLENOR. Nada fuera de lo normal, dadas las declaraciones contradictorias de los presidentes de las elctricas propietarias en abril de 2016.

La importancia del artculo de El Diario Vasco no acaba ah, ya que aparece una de las dos menciones a estrategia del gobierno PP y la industria nuclear que se han dado este mes: que el gobierno se mantiene abierto a una negociacin grupal por los siete reactores (la reivindicacin de la industria en tiempos del ministro Soria), pero que no descarta abrir debates central por central, como opcin preferente. Estrategia de confusin que enmascara decisiones ya tomadas que se van filtrando en un escenario de discrecin dictado por los que mandan. Tambin una manera de dejar claro, una vez ms, que Garoa como moneda de cambio conserva su valor.

La otra mencin estratgica aparece el 23 de marzo en La Vanguardia, El Da y Finanzas.com, informando sobre la reunin del organismo nuclear secreto por excelencia (eufemismo utilizado: a puerta cerrada), la Ponencia Parlamentaria encargada de las Relaciones con el Consejo de Seguridad Nuclear. En la sesin comparecieron los directores de energa nuclear de ENEL-ENDESA e IBERDROLA, y el director de Garoa, los cuales informaron a diputadas y diputados de que estn seguros del alargamiento del funcionamiento de las nucleares hasta al menos los 60 aos. Significativa la declaracin de la portavoz de energa del PSOE, Pilar Lucio, eludiendo pronunciarse en contra cuando la interrog la agencia de noticias. Tambin fue llamativo que el organismo oficialmente protagonista de la Ponencia, el CSN, ni aparezca mencionado en las informaciones. Todo apunta a que el marco fue elegido, precisamente por su carcter secreto, para poner a los diputados al corriente de lo que hay. La informacin no tiene desperdicio.

El contrapunto a este avance implacable lo puso el acuerdo del 21 de marzo del PSPV, Comproms y Podemos para plantear en las Corts valencianas una Proposicin No de Ley pidiendo el cierre de Cofrentes en 2021, la noticia tiene doble valor: primero, que una institucin formalmente sin competencias se pronuncie de manera contundente dando prioridad a las personas a las que representa y, segundo, que ese pronunciamiento arrastre inicialmente a Ciudadanos (un partido que sabe callar en el tema nuclear). Si esa iniciativa fuese seguida por otros parlamentos autonmicos, se dara un elemento de presin ms sobre la industria nuclear y el PP. Esperemos.

Tambin hubo novedades sobre el Almacn Temporal Centralizado (ATC). El 2 de marzo el CSN decidi ampliar el plazo concedido a ENRESA para cumplimentar estudios de impacto, otro caso de chapuza a beneficio de la industria. Basta leer el voto particular de la consejera Cristina Narbona, en el Acta de pleno 1407, para comprobar que se est repitiendo la misma poltica de hechos consumados del caso Garoa: avance, forzando etapas, en la tramitacin de un proceso que ignora los informes contrarios, la falta de partes de la documentacin prescriptiva, y de algunos estudios tcnicos. Adelante, al precio que sea.

Al margen de ello poco ms que informar, pues desde que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha dio prioridad al negocio de los residuos radiactivos sobre el estado deficiente y la proteccin legal del espacio en que se instalar el hipottico ATC, el tema vuelve a la inacabable batalla legal. El cmulo de despropsitos en la eleccin del emplazamiento, y el despilfarro de dinero en los intiles estudios, apuntan la esperanza de que las obras se hagan eternas, naufragando en su propia irracionalidad y contando con la resistencia de la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear de Cuenca .

Otro mbito en que la agitacin informativa de febrero ha dado paso a la calma ha sido el Consejo de Seguridad Nuclear . El 6 de marzo, se supo con efecto demora que el seor Presidente dedic una parte de la sesin del Pleno del 15 de febrero, el posterior a la espectacular rueda de prensa justificando el permiso a Garoa, a la reprobacin de la Consejera dscola; muy recomendable la lectura del Acta 1405 por varios motivos; porque el tema se aborda directamente sin que figure en el Orden del Da (para coger desprevenida a la persona implicada?, cabe preguntarse), por el carcter inquisitorial de la intervencin del Presidente, por el tono intimidatorio y el encarnizamiento en un hecho secundario (unas declaraciones mal recogidas por un medio, e inmediatamente rectificadas por el propio medio) que sirve como pretexto para realizar un ataque contra el derecho a discrepar de la Consejera Narbona porque, segn el Presidente, contribuye a confundir y a generar desconfianza en la sociedad hacia esta institucin, sino contra cualquier persona o colectivo que cuestione la actividad del CSN. Que ello lo haga el seor Mart Scharfhausen, precisamente la persona que por su trayectoria, su historial y sus actitudes es la principal fuente de desconfianza hacia la institucin, resulta revelador. Como reveladora resulta la lectura del Acta por las inquietantes resonancias histricas que evoca.

En todo caso cabe apuntar una debilidad: no se ha dado al Acta carcter secreto, como el que han tenido durante 8 aos las 38 actas correspondientes a 2008, cuando el escape masivo de radiacin de Asc. Actas que han sido hechas pblicas en algn momento entre el tercer trimestre del 2016 y el primer trimestre del 2017, suponemos que a raz de la denuncia de algunos diputados de Unidos Podemos en la comparecencia del Presidente del CSN el 19 de octubre de 2016 en la Comisin del Congreso.

El desenlace de la campaa del Impuesto radiotxico desplegado por el gobierno PDECAT ERC en su Ley de presupuestos ha sido la demostracin de que, como escribi Manuel Sacristn, hay batallas que deben ser llevadas hasta el final aunque se tenga la certeza de la derrota. Sobre la irracionalidad del tal impuesto y su carcter lucrativo a costa de la salud de la poblacin ya se dio informacin en la crnica de febrero. El MIA en Catalua (MIA Cat) plante una campaa de rechazo que no tuvo eco en ninguna de las fuerzas polticas del Parlament, ni tan solo en las que se declaran opuestas a la energa atmica; pero la insistencia en continuarla, cuando algunas voces aconsejaban abandonarla por falta de eco en los polticos, llev a resultados inesperados.

El ms importante es que se consiguieron 1.040 apoyos al Manifiesto que reclamaba la retirada del impuesto, desde personas annimas a otras con renombre cientfico y mdico, y tambin entidades. Una de las reivindicaciones del MIA Cat era realizar un debate pblico sobre el impuesto, debate que no solo no se hizo, sino que se dieron episodios de ocultacin informativa del Manifiesto que fueron casos bochornosos de autntica censura. En tales circunstancias, conseguir esa cifra de apoyos se puede considerar un xito.

Como consecuencia del apoyo, y de la falta de argumentos para defender el impuesto, se produjeron dos respuestas polticas. Catalunya S Que Es Pot (CSQEP) decidi votar contra el captulo de los presupuestos en la sesin parlamentaria, dejando claro, eso s, que su voto contrario no tena relacin con los contenidos del Manifiesto; decisin muy respetable que, por supuesto, fue valorada como muy positiva por el MIA Cat. Por su parte, las Candidatures d'Unitat Popular Crida Constituent (CUP-CC) presentaron, el 28 de febrero, una Propuesta de Resolucin (PR) en la Comisin de Salud del Parlament para la creacin de un grupo de estudio de alto nivel que investigase los impactos de salud de las radiaciones. La falta de lgica que supone aprobar un impuesto sobre los impactos de salud de las radiaciones, y pedir que se estudien cules son los tales impactos no es tal; porque hay una lgica electoral que puede justificar cosas como esa. Esa misma lgica en que se inscribe otra iniciativa de la CUP-CC, la presentacin, el mismo da, de otra PR pidiendo que en el plazo de un ao se convoque una consulta popular (al amparo de la Ley de Consultas de la Generalitat) sobre el uso o no de la energa nuclear como fuente de produccin elctrica.

Al margen de que esas ambigedades sean obligatorias en la CUP-CC a la hora de abordar el tema nuclear, la PR silencia que a partir del 26 de julio de este ao ENEL-ENDESA e IBERDROLA ya pueden solicitar la renovacin del permiso de Vandells 2, y que a partir del 2 de octubre de 2018 pueden hacerlo para los dos reactores de Asc, y que el gobierno del PP puede concederlas cuando quiera, sin esperar al 2020 y el 2021.

Que dichas renovaciones puedan ser hasta los 60 aos, que intentar cerrar los reactores cuando las tengan concedidas puede suponer el negocio del siglo XXI para ENEL-ENDESA e IBERDROLA (como la moratoria nuclear lo fue en el siglo XX), va demandas legales por lucro cesante, que no se cuente con minucias como contaminacin radiactiva e impactos sobre la salud, nada de eso importa. Son mezquindades terrenales ajenas a la grandeza discursiva de la CUP-CC.

En todo caso el impuesto sali aprobado, pese al voto contrario de CSQEP, y la campaa del MIA en Catalua termin con una enseanza: que el interlocutor preferente del MIA Cat debe ser la mayora social de Catalua opuesta a la energa atmica, sin menoscabo del legtimo papel de las fuerzas polticas.

Esa campaa finaliz, pero la resistencia a la minera de uranio de Retortillo, en Salamanca , ha entrado en fase aguda. A primeros de marzo, la empresa australiana Berkekey Resources decidi revalorizar su inversin y, en una maniobra perfectamente coordinada, comenz una tala masiva de encinas centenarias en la zona de Retortillo para realizar prospecciones, as como la excavacin de una balsa; casi al mismo tiempo, el da 13, el PP declaraba, va ministro Alvaro Nadal, que todas las obras cumplan la declaracin de impacto y sacaba a relucir al CSN; el da 21, se informaba desde la Agencia Europea de Energa Atmica (EURATOM) que su Agencia de Abastecimiento haba aprobado el acuerdo de venta de la produccin inicial del uranio de la mina, previsto para 2018; todo ello en medio de declaraciones de los portavoces de Berkeley sobre una lluvia de puestos de trabajo, inversiones, energa de base fiable y limpia, seguridad de abastecimiento europeo, y otros tpicos habituales en estos casos.

Por suerte la Plataforma STOP URANIO intervino denunciando la situacin, y la Guardia Civil y la Fiscala de Medio Ambiente intervinieron por denuncia de WWF; tambin se descubrieron irregularidades en el permiso; todo hace prever que se podr detener el nuevo destrozo, pero la campaa ha comenzado.

La inversin de Berkeley es especulativa. Su pgina web y el Informe de 2016, no registran minas en operacin y slo se habla de Salamanca; lo que reduce el discurso de sus directivos sobre puestos de trabajo e inversiones a meras relaciones pblicas sin base real.

No puede cerrarse la crnica de marzo sin Portugal . Comprobado que la tan cacareada visita de inspeccin de la delegacin portuguesa a Almaraz y a las obras del Almacn Temporal Individual (ATI) no pasaba de mera cortesa sin contenidos tangibles, se ha reactivado el debate crtico en diversos medios del pas vecino sobre el papel de su gobierno y las implicaciones europeas. De las 12 noticias recogidas en la hemeroteca sobre el conflicto en marzo, 10 corresponden a medios de Portugal aunque hablen de Espaa, lo que da una idea del silencio informativo imperante aqu. A destacar que un eurodiputado socialista portugus, Carlos Zorrinho, ha dado pasos en las instituciones europeas para plantear la cuestin en clave de cierre nuclear global, lo que podra marcar el comienzo de un cambio.

El conflicto tambin tuvo aspectos esperpnticos: la ministra de Medio Ambiente del PP compar el ATI con una piscina seca (fue el 28 de febrero, coincidiendo con la visita de la delegacin); el 17 de marzo, la Presidenta de la Asamblea de Extremadura se neg a recibir a una delegacin del parlamento portugus parece ser que porque no tena competencias (internacionales?); el da 19, el Congreso de los Diputados vet la vista al Parlamento portugus de una delegacin de la Comisin de Energa, Industria y Agenda Digital del propio Congreso, ya que iba a analizar la situacin del ATI. Como puede comprobarse, una vez obtenido el aval del gran padrino europeo, no se est por frivolidades.

Nota:

[1] Para facilitar la lectura del artculo se han trasladado todas las referencias que respaldan los datos que contiene a la HEMEROTECA DE MARZO , que se halla indexada por apartados que corresponden a los contenidos. Basta clicar en la palabra para acceder a las informaciones.

Miguel Muiz Gutirrez es miembro del Moviment Ibric Antinuclear a Catalunya, de Tanquem Les Nuclears - 100% RENOVABLES y mantiene la pgina de divulgacin energtica http://sirenovablesnuclearno.org/ , contacto: sirenovablesnuclearno @pangea.org

Fuente: http://www.mientrastanto.org/boletin-156/notas/fukushima-2017-y-nucleares-en-primer-plano-cronica-de-marzo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter