Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2017

Sobre los supuestos ataques cibernticos en la campaa presidencial estadounidense
A quin beneficia el conflicto con Rusia?

Brian Cloughley
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


El 30 de enero, el canal de noticias de la cadena de televisin estadounidense NBC News inform de que en una llanura polaca cubierta de nieve y dominada por las fuerzas rusas durante dcadas, los tanques y las tropas estadounidenses han mandado un mensaje a Mosc demostrando la potencia de fuego de la Alianza Atlntica. En un momento en que crecen las preocupaciones por si el presidente Donald Trump pudiera debilitar el compromiso de EE.UU. con la OTAN, los tanques lanzaron salvas manifestando que la alianza de 28 pases es un elemento disuasorio vital en un nuevo mundo lleno de peligros.

Un aspecto intrigante de esta descripcin sesgada son las frases dominada por las fuerzas rusas durante dcadas y elemento disuasorio vital, que la NBC utiliza para dar a entender que Rusia desea, por alguna razn no especificada, invadir Polonia. Como suele ser habitual en los medios de comunicacin occidentales, no se ofrece ninguna justificacin ni ninguna prueba que sostenga que Rusia est empeada en ejercer su dominio y, sin embargo, el hecho de que las tropas estadounidenses estn tan alejadas de su territorio y actuando en la frontera rusa se considera un comportamiento normal por parte de la nacin indispensable del mundo.

Posteriormente, la agencia Reuters constat que a partir de febrero, el ejrcito estadounidense desplegar unidades a lo largo de Polonia, los estados blticos, Bulgaria, Rumana y Alemania para realizar maniobras, entrenamiento y mantenimiento. El ejrcito tambin enviar la 10 Brigada Area de Combate con unos 50 helicpteros Black Hawk, 10 helicpteros Chinook CH-47 y unas 1.800 tropas, as como otro batalln de aviacin con 400 tropas y 24 helicpteros Apache.

La alianza militar de EE.UU. y la OTAN contina su despliegue a lo largo de la frontera rusa, con las maniobras militares conjuntas EE.UU.-Reino Unido, Viking 2017, en Noruega iniciadas el 1 de marzo y el despliegue de ms tropas estadounidenses en Polonia a partir de inicios de abril, ya que la Alianza va a establecer un nuevo contingente en respuesta a la anexin de Crimea por parte de Mosc en 2014. La campaa de los gobiernos britnico y estadounidense contra la supuesta agresin rusa contina creciendo en volumen e intensidad, con la colaboracin de los siempre sumisos medios de comunicacin.

En su visita a Washington los das 6 y 7 de marzo de este ao, el ministro de asuntos exteriores de Ucrania Pavlo Klimkin se reuni con el secretario de Estado Rex Tillerson y el senador Marco Rubio del comit de relaciones exteriores del senado. En dicho encuentro, el representante ucraniano recibi garantas del apoyo estadounidense para afrontar la agresin de Rusia; al mismo tiempo, Gran Bretaa anunci la visita a Rusia de su primer ministro, el melenudo Boris Johnson, para advertir de que no metiera las narices en los asuntos occidentales. El Sr. Johnson declar que Rusia estaba metida en todo tipo de asuntos turbios e implicada en casos de ciberguerra.

Esta mencin de la ciberguerra es tremendamente irnica teniendo que cuenta que pocos das despus de conocerse sali a la luz que los servicios secretos britnicos participaban activamente junto a los estadounidenses en todo tipo de argucias cibernticas a escala masiva. Fue de nuevo Wikileaks quien denunci el nivel de engaos y patraas en el que estn sumergidas las grandes democracias occidentales, al revelar que algunos documentos filtrados describen los planes y los tipos de malware y otras herramientas virtuales de la CIA que podran utilizarse para hackear las plataformas tecnolgicas ms populares. Los documentos mostraban que los desarrolladores de estos instrumentos tienen como objetivo inyectarlos en los ordenadores que pretendan piratear sin el conocimiento de sus usuarios, al tiempo que muestran intercambios generalizados de herramientas e informacin entre la CIA, la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) y otras agencias federales de inteligencia de EE.UU., as como con los servicios secretos de aliados prximos como Australia, Canad, Nueva Zelanda y Reino Unido.

Posteriormente, ABC News anunci, sin ningn tipo de pruebas, que Julian Assange, el fundador de Wikileaks, parece tener fuertes vnculos con Rusia, pero no pudo ocultar el informe de la CNN sobre los documentos publicados en el cual se muestra que la CIA adopta habitualmente tcnicas que permiten a sus propios hackers aparecer como si fueran rusos con el fin de encubrir sus operaciones.

No ha habido referencia alguna a las revelaciones de Wikileaks por parte de la senadora estadounidense Amy Klobuchar, la cual haba declarado en enero que Rusia utiliz ciberataques y propaganda para intentar socavar nuestra democracia. Pero no solo la nuestra. Rusia tiene un historial de ciberataques e invasiones militares contra las democracias en todo el mundo. El senador Ben Sasse se hizo eco de sus palabras al declarar que el aumento de las sanciones estadounidenses a Rusia servira para derrotar las pretensiones de Putin y defender a Estados Unidos de los ciberataques y la intromisin poltica de Rusia.

Est claro que a los senadores les resulta imposible corregir su odio furibundo a Rusia y superar su deplorable orgullo reconociendo que el 1 de marzo, la Oficina Nacional de Reconocimiento lanz un satlite espa a bordo de un cohete Atlas V impulsado por un motor ruso RD-180. En un ejemplo asombroso de ofuscacin mezquina, el informe oficial de 1.500 palabras nombraba tres veces al motor RD-180 sin mencionar en ningn momento dnde haba sido fabricado. Los medios de comunicacin mayoritarios hicieron lo propio.

En marzo debera haberse producido otro lanzamiento Atlas V para trasportar provisiones a la Estacin Espacial Internacional, pero fue retrasado al descubrirse un problema hidrulico del equipo de apoyo en tierra necesario para el lanzamiento. Si el aplazamiento hubiera sido causado por el mal funcionamiento del motor ruso que lo propulsa, los titulares de prensa se habran deleitado con ello.

La reaccin del gobierno estadounidense a las revelaciones de Wikileaks ha sido denunciarlas porque supuestamente no solo ponen en peligro al personal y las operaciones estadounidenses, sino que adems equipan a nuestros adversarios con herramientas e informacin que nos perjudican. Como era de esperar, el senador Sasse tuite que Julian Assange debera pasar el resto de sus das con un mono naranja. Es un enemigo del pueblo estadounidense y un aliado de Vladimir Putin.

Las actividades de los servicios secretos de EE.UU. y Reino Unido no deberan sorprendernos, pues cuentan con un historial verificado de espionaje al secretario general de la ONU, Kofi Annan, a la canciller alemana Angela Merkel y los presidentes franceses Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Franois Hollande y a la presidenta brasilea Dilma Roussef, por nombrar solo a algunos de los dirigentes mundiales sometidos a la indignidad de que repulsivos fisgones se burlen de sus conversaciones privadas.

En junio de 2013 se hizo pblico que Estados Unidos haba espiado las redes informticas de la Unin Europea en sus oficinas de Washington y Nueva York. Segn la revista alemana Der Spiegel, un documento de septiembre de 2010 mencionaba explcitamente como objetivo a espiar a la representacin de la UE ante la ONU. Esta publicacin descubri que la NSA tambin haba llevado a cabo una operacin de espionaje electrnico en un edificio de Bruselas donde se ubican el Consejo de Ministros de la UE y el Consejo Europeo. Junto a sus colegas britnicos, los tecno-cerebritos del Cuartel General de Comunicaciones, las agencias de espionaje estadounidenses se lo haban pasado en grande pero eran incapaces de demostrar que Rusia utiliz ciberataques y propaganda para intentar socavar nuestra democracia.

Siempre leal portavoz de la CIA, el New York Times afirm en diciembre que las agencias de espionaje y organismo de seguridad estadounidenses estn convencidas de que, las semanas previas a las elecciones, el gobierno ruso utiliz hackers informticos para sembrar el caos durante la campaa. No solo eso, sino que los agentes de la CIA presentaron a los legisladores un imponente dictamen que acababa con la discusin: Rusia, afirmaban, ha intervenido con el propsito fundamental de contribuir a la eleccin de Donald Trump como presidente.

Pero no existe ni una sola prueba de que hubo intromisiones informticas en las elecciones por parte de Rusia y, sin embargo, ahora puede probarse que con el fin de ocultar sus operaciones, la CIA adopta habitualmente tcnicas que permiten a sus propios hackers aparecer como si fueran rusos.

Aunque ninguna de las afirmaciones de que Rusia ha llevado a cabo una ciberguerra contra Estados Unidos puede sostenerse, la campaa de propaganda de Washington contra Rusia continuar en un futuro predecible, mientras se diluye la intencin inicial de Trump de comenzar un dilogo con su homlogo en Mosc. Aunque llegara a resucitar la poltica sensata que pareca respaldar, sus aclitos en Washington harn todo lo que est en sus manos para mantener la confrontacin, aludiendo una y otra vez a la agresin y los ciberataques de Rusia. La campaa antirrusa est cobrando fuerza y no es difcil deducir los motivos por los que dicha cruzada contraproducente resulta tan atractiva para algunos en Occidente.

La industria armamentstica y el sector de espionaje estadounidenses son los principales beneficiarios de la confrontacin con Rusia, seguidos muy de cerca por la jerarqua de la obsoleta alianza militar EE.UU.-OTAN, que lleva muchos aos buscando desesperadamente una justificacin para su existencia. Mientras el complejo militar-industrial siga teniendo un papel dominante en Washington, el ruido de sables no se apagar y continuarn las posturas militares estpidas de cara a la galera.

Pero la Estacin Espacial Internacional continuar recibiendo sus suministros con cohetes propulsados por motores rusos.


Brian Cloughley escribe sobre poltica exterior y temas militares. Reside en Voutenay sur Cure, Francia.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2017/03/31/the-beneficiaries-of-conflict-with-russia/

El presente artculo puede reproducirse libremente siempre que se respete su integridad y se nombre a su autor, a su traductor y a Rebelin como fuente del mismo.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter