Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2017

Presentacin del libro Cien horas con Fidel en el XXI Seminario Los partidos y una Nueva Sociedad
Gracias Fidel por sealarnos el camino

Jos Bell Lara
Rebelin


Por una feliz iniciativa del partido del Trabajo se presenta aqu una biografa a dos voces de un lder revolucionario, un combatiente por el futuro de nuestros pueblos que sigue batallando desde sus ideas y ejemplo. Este libro, Cien horas con Fidel, y el libro Fidel Castro Ruz, guerrillero del tiempo, ambos renen la mayor informacin sobre su trayectoria que conocemos.

 

En una sntesis de su recorrido vital, tendramos que sealar:

Que comprendi desde el primer da del golpe de Estado del tirano Batista, en 1952, que el momento era revolucionario y no de la poltica tradicional y en consecuencia encamin su accionar en ese sentido.

Que organiz, sin que los aparatos de inteligencia y represin de la dictadura y del imperialismo lo detectaran, un movimiento revolucionario que asalt la segunda fortaleza militar del pas, el cuartel Moncada.

Que convirti su alegato de defensa, conocido como La historia me absolver, en el programa de la Revolucin y en una denuncia a los crmenes de la dictadura.

Que desde la crcel mantuvo organizado el movimiento que gest.

Que no acept transigir con los principios para aceptar una amnista.

Que al salir de la crcel cre la organizacin poltica-militar ms eficaz para combatir a la tirana: El Movimiento 26 de Julio.

Que empe su palabra y la cumpli, de retornar a la patria en 1956 para continuar la lucha armada.

Que fund el Ejrcito Rebelde, cuyo accionar derrot militarmente al ejrcito de la tirana.

Que fue el artfice de la primera Revolucin socialista de liberacin nacional en el mundo occidental y cristiano.

Que estuvo al frente de las fuerzas que ocasionaron la primera derrota del imperialismo en Amrica: la victoria de Playa Girn.

Que ha practicado el internacionalismo ms consecuente. Haciendo realidad el concepto martiano de que patria es humanidad.

Que supo encontrar las vas y mtodos para mantener la llama viva del socialismo en las circunstancias ms difciles por las que ha atravesado la Revolucin Cubana en su historia, el llamado perodo especial.

Que frente a los ejrcitos de la muerte del imperio ha creado un ejrcito de la vida en el cual miles de mdicos cubanos prestan servicios en decenas de pases.

Por esa y muchas razones ms su nombre se identifica con la Patria cubana y con la lucha revolucionaria a escala internacional.

Nos rene aqu la nica forma de homenaje posible a un grande, aprender de l para actuar en el futuro, la primera enseanza de Fidel se concreta en una palabra: luchar, siempre luchar y no aceptar los reveses, sino levantarse sobre ellos para continuar luchando contra el imperialismo y sus servidores nativos para alcanzar victorias parciales o totales.

Vivimos un momento "thermidoriano" de la historia en que se ha instaurado un fascismo subliminal en el centro del imperio que solo concibe pases vasallos en el mundo.

La lucha no puede no puede ser de contingentes aislados, hay que luchar por la unidad de accin con otras fuerzas empeadas en ese combate. Unidad no quiere decir fusin, lo importante es ir coordinando acciones, buscar siempre lo que nos une en la marcha hacia el futuro.

En la lucha no se puede olvidar que el actor principal son las masas, esa es una enseanza que nos dej Fidel. Trabajar con las masas, actuar dentro de ellas y con ellas, solo as hay posibilidad de victorias, que pueden ser parciales, pero cada una de ella nos puede acercar al futuro.

Hay una enseanza de Fidel invaluable: la prctica de la solidaridad consecuente, lo acompa desde que era un estudiante universitario y estuvo presente en toda su vida.

Hay procesos polticos en el continente con los que tenemos deberes solidarios: Venezuela, Bolivia y Ecuador.

El llamado de la hora nos dice que, en estos momentos, en ellos est el fiel de nuestro continente. Contra ellos se mueve todo el aparato subversivo del imperio en respaldo a la oligarqua local, a los que acompaa la prensa corporativa como punta de lanza del pasado que quiere retornar. Tambin debemos tener presentes a Nicaragua y El Salvador, contra los que maniobran las oligarquas locales respaldadas por el imperio.

Es deber nuestro la solidaridad activa con ellos.

Hay un factor transversalmente a todos los anteriores: la batalla de ideas.

En este terreno tenemos que decir que el enemigo est en casa cada vez que encendemos el televisor. Esto es vlido para todos los pases de Nuestra Amrica. Basta pasar revista a las series televisivas, los programas de entretenimientos, los dibujos animados dirigidos al pblico infantil y podemos comprobar que ms del 60 % de todos ellos son producidos en Estados Unidos o tienen factura similar a los programas de ese pas.

Esta es una de sus armas ms poderosas, destinada por una parte a ganar las mentes y los corazones y tambin a propiciar una va de escape de las tensiones de la realidad que puede convertirse en rebelda. El imperialismo no solo trata de imponer un pensamiento nico, tambin trata de que no se piense. Ojo no estamos diciendo que no se vea televisin, ni programas de entretenimientos, estamos sealando armas del enemigo a las que hacer frente inteligentemente.

Urge ms que nuca acompaar nuestras acciones con una labor de concienciacin, eso no se puede hacer con discursos vacos, actuar y educar trasmitiendo nuestras ideas de forma atractiva, buscando el lenguaje adecuado y usando los recursos que las TIC ponen a nuestra disposicin.

Fidel nos llama a continuar la batalla asimilando sus enseanzas.

Gracias Fidel por tu ejemplo y por sealarnos caminos.

Hasta la victoria siempre.

Muchas gracias

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter