Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2017

Plebiscitos a modo: la triple alianza ataca de nuevo en la UACh

Brisa Vzquez
Rebelin


Guardemos las bellas palabras, que son pocas, para las cosas grandes, que son ms pocas todava
Julio Antonio Mella (militante revolucionario cubano)

Imaginemos por un momento, slo por un momento, que Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO) gana las elecciones presidenciales del 2018. Imaginemos que esta vez no le hacen fraude o, bien, que su victoria es tan amplia que el fraude no alcanza para ocultarla; imaginemos que gana por una mnima diferencia de votos, pero que sus adversarios respetan su triunfo porque no hacerlo llevara al pas a un enfrentamiento que, en ese momento, no desean. Por fin, despus de 40 aos de neoliberalismo, habra un presidente que cuestiona las maldades del neoliberalismo y con pretensiones nacionalistas como inquilino de Los Pinos. Claro, eso s, le entregaran el pas hecho trizas; con 300,000 muertos y 35,000 desaparecidos como saldo de la guerra contra el narco, con una educacin pblica en decadencia, petrleo privatizado, sistema de salud en proceso de privatizacin y una larga lista de etcteras.

Pero, ahora preguntmonos a poco la oligarqua y sus representantes lo dejaran gobernar as nada ms y ya? a poco el escenario sera alentador? Seguramente no. Seguramente, antes de cumplirse medio ao de AMLO en la presidencia sera criticado por todo, por lo que hace, por lo que no hace y hasta por lo que hicieron otros antes que l (le echaran la culpa de los muertos, de los desaparecidos, de la quiebra de la industria petrolera, de la inseguridad y todo lo dems). Y no decimos aqu que la crtica sea mala, claro que no, pero las crticas no seran para mejorar el rumbo del pas, sino que seran utilizadas como armas arrojadizas para atacar, desprestigiar, calumniar y denostar a quien ese momento sera el presidente y, claro, a todo su equipo de trabajo, su ideologa y gente que lo apoya.

As las cosas, el ataque contra AMLO sera brutal y se ira incrementando conforme pasara el tiempo, por tanto, aprovecharan cualquier mnimo error que cometiera l o su equipo para agudizar la virulencia del ataque y para pedir cuentas. Los medios de comunicacin electrnicos e impresos (propiedad de las familias ms acaudaladas del pas), las cmaras de comercio y representantes patronales (osea, las asociaciones de esas mismas familias), los representantes de las diferentes iglesias (que, al final, slo abren el cielo para las familias ya mencionadas), as como los diputados, senadores y gobernadores de los partidos de derecha se lanzaran duro y a la cabeza para quitar al presidente, desestabilizar el pas y tener el mando de nuevo. Incluso, se atreveran a promover algo que nunca hubieran aceptado que se realizara para los presidentes anteriores: referndum y revocacin de mandato.

Llegado a ese momento, los antidemocrticos del pasado se convertiran en demcratas de la noche a la maana. Gritaran democracia!, referendum! fuera AMLO al unsono. Torceran todas las leyes y reglamentos a su alcance y hasta propondran modificar la Constitucin con tal de poder quitar a AMLO del camino. Aunque en el pasado se opusieron (vaya, ni siquiera quisieron discutirlo) a que se llevara a cabo un referndum en contra de Felipe Caldern o de Pea Nieto, en esta ocasin no tendran objeciones para aplicarlo en contra de AMLO. La tendran difcil, s, pero al final y pese a todo llevaran a cabo sus planes.

Pero, a ver, por qu estamos diciendo todo esto, por qu hacemos este ejercicio imaginativo tan tortuoso. Bueno, lo comenzaremos a explicar. Actualmente, en la Universidad Autnoma Chapingo (UACh), cuya sede central se encuentra ubicada en el municipio de Texcoco, estado de Mxico, pero que tiene centros y unidades regionales en casi diez entidades ms a lo largo y ancho del pas, se desarrolla un proceso de plebiscito en contra del actual rector, Jos Sergio Barrales Domnguez. Los promotores de dicho plebiscito son, nuevamente, los agentes de la derecha (identificada en Chapingo como la corriente reyista por el apellido de su ms importante lder, Jos Reyes Snchez, ex rector en el periodo 1998-2002 y padrino poltico de quienes fueron rectores de 2007 a 2015), el antorchismo (conocidos tambin como bolchos y fenerros, militantes avergonzados del Movimiento Antorchista Nacional, afiliados al PRI y comandados por el dueo de gasolineras, Aquiles Crdova Morn) y la izquierda tibia y vergonzante que ha decidido sentarse a la derecha (viejos y nuevos militantes del sindicalismo universitario, neocharros, ex perredistas arrepentidos y hurfanos ideolgicos de la cada del Muro de Berln, conocidos como la Familia sindical, dirigidos por Jorge Gustavo Ocampo Ledesma).

Casi exactamente igual a como describamos en nuestro ejercicio imaginativo que le pasara a AMLO si llegara a ser presidente despus de las elecciones de 2018 es ms o menos lo que le est ocurriendo a Jos Sergio Barrales Domnguez en estos momentos. El PRI, el PAN y, casi seguramente, el PRD (o los restos de l) van a hacer todo lo posible para que AMLO no pueda gobernar. En Chapingo, los reyistas, los antorchistas y la familia sindical han decidido conformar una triple alianza para sacar a Barrales de la rectora a como d lugar. Sin importarles las diferencias que han tenido en el pasado, sin importarles muchas veces haberse combatido entre s y sin importarles sus supuestas filiaciones ideolgicas o su poco glorioso pasado militante (muchas veces ms inventado que real), estas tres corrientes se han puesto de acuerdo en algo: Barrales les estorba, Barrales no les deja hacer y deshacer como hasta hace tiempo podan y, sobre todo, Barrales representa todo aquello que ellos no son y nunca sern.

Estas tres corrientes, como el PRI, el PAN y el PRD, llevan tiempo ponindose de acuerdo y trabajando juntas. Recordaremos brevemente algunos ejemplos:

Septiembre-octubre del 2010, el otoo rojo: Por medio de un ataque porril en contra del Consejo General de Representantes y el Comit Ejecutivo Estudiantil (CGR-CEE), a cuya cabeza se encontraba una fraccin radical de la izquierda estudiantil, la administracin central (en ese entonces encabezada por el rector Aureliano Pea Lomel, de filiacin reyista), reyistas y antorchistas (con mayora en el Consejo Universitario, como siempre) acordaron convocar a un plebiscito ilegal e ilegtimo para despojar al CGR-CEE del control del edificio estudiantil y de los fotocupones. Dicho proceso plebiscitario se puso en marcha volndose todos los reglamentos que se les atravesaron; tambin, el proceso estuvo acompaado de una campaa negra en contra del CGR-CEE que pint a los estudiantes que se aglutinaban en torno a l como un peligro para Chapingo. Por cierto, ya desde entonces Ocampo y la Familia sindical se ponan del lado de reyistas y antorchistas, de hecho, sirvieron para atacar desde la izquierda a los estudiantes organizados. Cabe mencionar que, despus de ese proceso, la fraccin estudiantil ms a la izquierda (ultras y rojos les llamaron) qued golpeada, debilitada, fragmentada y no se ha podido reponer desde entonces.

Primavera 2012, los comedores y el intento de plebiscitar a Villaseor: A principios del ao 2012, adems de unas huelgas largusimas que la administracin del entonces rector, Carlos Alberto Villaseor Perea (otro delfn del reyismo que despus sera desechado) no supo gestionar, las quejas de los estudiantes sobre el estado de la comida y el servicio del comedor desembocaron en una ola de protestas (una toma de rectora y una toma de la sede del Consejo) que Villaseor solucion con un acto meditico: se meti a cenar al comedor con todo su equipo y con sus consejeros afines (reyistas y antorchistas, obviamente), se tom unas fotos y dijo que ya con eso quedaba constatado que las quejas eran puro argende. Algunas semanas despus, un grupo de profesores y estudiantes se puso a juntar firmas para plebiscitar al rector (ya desde entonces se hablaba de la corrupcin reinante en la Subdireccin de Servicio Generales y la Subdireccin de Servicios Asistenciales), las firmas fueron desechadas por improcedentes en una sesin de Consejo en la que, divina casualidad, reyistas y antorchistas votaron en bloque en contra de llevar a cabo el ejercicio democrtico de plebiscitar a un rector, ejercicio democrtico por el que hoy se rasgan las vestiduras. Pero hoy no quieren democracia, lo que quieren es tener de vuelta sus privilegios.

Primavera 2015, cuando los reyistas y los antorchistas abandonaron a Villaseor e impusieron a Pedro Ponce: A principios del ao 2015, Villaseor anunci sus intenciones de reelegirse como rector (igualito a como Jos Reyes Snchez lo intent en 2002), el problema fue que no haba consultado a Reyes Snchez ni a Pea Lomel su plan y fueron ellos mismos los que movieron al Consejo Universitario, dominado como siempre por reyistas y antorchistas, para que mediante un proceso exprs fuera removido Villaseor y fuera impuesto Ramn Valdivia lcala (un ex antorchista empleado destacado del reyismo) como rector interino. Fue esta ltima decisin la que muchos miembros de la comunidad universitaria ya no soportaron ms y, as, espontneamente, sobre todo los estudiantes, se lanzaron a la lucha contra esa maniobra. Convocaron a una Asamblea General Universitaria (AGU) y en ella, con quorum legal, votaron por nombrar a Luz Mara Hermoso Santamara como rectora interina, en un destacado ejemplo de democracia directa. El Consejo, ni tardo ni perezoso, volvi a reunirse en secreto, desconoci la decisin democrtica tomada por la AGU y decidi nombrar a un nefasto personaje de escasa calidad tica y acadmica como rector interino, Pedro Ponce Hernndez, quien hoy en da tambin se encuentra entre los que promueven el plebiscito a Barrales. Una vez ms reyistas, antorchistas y Familia sindical se salieron con la suya. Esos que hoy invocan la palabra democracia han sido altamente antidemocrticos en el pasado y seguirn sindolo.

La madrugada del 30 de abril de 2015 reyistas, antorchistas y Familia sindical sufrieron un microinfarto al enterarse del resultado de las elecciones de rector: Barrales les haba vuelto a ganar. Barrales les gano por 66 votos, nmero por dems simblico para la comunidad universitaria [1]. Es indudable que las divisiones y fracturas en la derecha (que en dicha eleccin present por lo menos 4 candidatos diferentes) contribuyeron a la victoria de Barrales, pero tambin es indudable que la comunidad universitaria ya estaba harta del control poltico de la alianza reyista-antorchista y su sucursal ocampista y que tener a Barrales como rector por segunda vez siempre fue y ser mejor opcin que tener como rector a otro ttere reyista con el apoyo antorchista porque, dicho sea de paso, desde hace mucho tiempo en Chapingo pretenden mandar, desde sus cubculos y oficinas, los que no se presentan a las elecciones.

Desde el principio Barrales supo que la tena difcil, como la tendr AMLO si llega a ganar las elecciones presidenciales algn da. La UACh se encontraba casi en ruinas, la corrupcin del entorno de Villaseor y Pea Lomel haba corrodo todo a su paso, la infraestructura estaba abandonada y las irregularidades acadmicas abundaban. La mayora de las direcciones y consejos departamentales, as como el Consejo Universitario seguan y siguen dominados por reyistas y antorchistas, as como las gubernaturas y las Cmaras de Diputados y Senadores seguirn controladas por el PRI y el PAN el da despus de que AMLO gane las elecciones.

La fecha del plebiscito ha quedado establecida, reyistas y antorchistas se pusieron de acuerdo a lo largo de la semana pasada a travs de su operador poltico actual, otro personaje de dudosa calidad tica y acadmica, Santos Martnez Tenorio, consejero suplente por la DICEA [2], para llegar a la sesin de Consejo y dejar caer su aplanadora de 20 votos a favor de que el plebiscito se lleve a cabo el prximo 9 de mayo, al regresar del puente ms largo del semestre. Dicha decisin, como siempre, apunta a que la desinformacin sea la que reine entre la comunidad universitaria y as sea ms fcil que la opcin de remover a Barrales sea la que gane.

La comunidad universitaria tendr que demostrar, una vez ms que reyistas y antorchistas ya no pueden seguir pasando por encima de ella y subestimarla o darla por ignorante cada que quieran. El equipo barralista y todos aquellos que se reivindiquen como de izquierda y antineoliberales, los que siguen viendo en Chapingo una escuela del pueblo y para el pueblo, todos aquellos que luchan por la soberana alimentaria y la inclusin del campesinado como sujeto poltico de la transformacin de nuestro pas, tendrn que mantener la cabeza bien alta y luchar por vencer en las urnas al nuevo intento de reyistas y antorchistas, representantes de las clases dominantes, los agroempresarios y agrotecncratas que lucran con la pobreza y el atraso de nuestro pueblo.

La democracia es una bella palabra y, sobre todo, es ms bella cuando se practica, no debemos dejar que los enemigos de la UACh nos la arrebaten para ponerla al servicio de sus intereses. Aqu y ahora, no caben medias tintas.

Notas:

[1] En la UACh la calificacin mnima aprobatoria es el 66 no el 60 como en otras escuelas y universidades.

[2] Divisin de Ciencias Econmico Administrativas, bastin antorchista por excelencia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter