Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2017

La mala sombra de Dijsselbloem es alargada

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


El presidente del Eurogrupo, el holands Jeroen Dijsselbloem ha hecho unas declaraciones en el diario alemn Frankfurter Allgemeine Zeitung en las que seala que cree en la solidaridad y considera que quien la solicite tiene obligaciones. Yo no puedo gastarme todo mi dinero en copas y mujeres y pedir luego que se me ayude. Independientemente que sean desafortunadas y que le retratan queremos resaltar el lado no explcito del pensamiento de este irresponsable econmico.

Aunque primero, por una mnima coherencia, hay que aceptar parte de la crtica.

La estructura econmica espaola y la de otros pases europeos es dbil. Eso se puede medir en el permanente dficit comercial y en el tradicional dficit de la balanza de pagos. El tejido productivo est confeccionado por un mar de microempresas, rala investigacin y grandes empresas de capital nacional. Tambin ha habido concursos leoninos firmados por el Estado y que albergaban la desaparicin de riesgos para el sector privado, sean las radiales madrileas u otras vas que al final pagamos el conjunto de los espaoles. Todo ello, no olvidamos, ha incrementado las facturas y deuda pblica que tardaremos en pagar y que impiden otras inversiones ms tiles.

A esto se le aade una cultura arraigada del 3 % de astillas o mordidas en alguna administracin, un continuum de prcticas de delincuencia organizada para sisar recursos pblicos que han ocasionado onerosas obras intiles. Y aqu ha habido, como elemento necesario, el uso de parasos fiscales.

Por otro lado ha habido una mala construccin del euro. Porque una cosa es la voluntad poltica de tener una moneda comn, el euro, acordar unos criterios mnimos para fijar una paridad especifica con las monedas nacionales y as hacer la conversin, y otra es el engao deliberado de las cuentas para llegar a esos rubros que simulaban una situacin econmica diferente a la real. El Gobierno griego desde el 2002 y durante muchos aos lo hizo. Falsific las cuentas. Pero lo pudo hacer porque cont necesariamente con Goldman Sachs. Poco ha hecho la Unin Europea con esos delincuentes mafiosos. Pero que ahora pagamos todos y, por supuesto, la ciudadana griega.

La especulacin, s, pero tambin esa mala construccin del euro, sin instrumentos federales para compensar shock asimtricos y carencias de polticas fiscales comunes ocasion una crisis tras el hecho de que bancos de pases deficitarios pidieran crditos a bancos de pases excedentarios, afectando posteriormente a los ciudadanos. Poco ha hecho la Unin Europea para repartir los costes de errores del deudor y del acreedor y faltan por resolver las carencias instrumentales.

Pero hay ms. La construccin del euro y sobre todo los Tratados de la Unin pero ya antes de uno y otros ya estaban en pleno furor las prcticas de minimizacin de la factura fiscal, planificacin fiscal agresiva las llamaban eufemsticamente, por parte de las multinacionales, donde con los precios de transferencia (los precios que unas filiales ponen a sus componentes que son compradas obligatoriamente por otras filiales, basculando el beneficio de unas a otras hacia las que tienen una fiscalidad ms pequea) o los cargos que hace la matriz a las filiales por variadas excusas, se consiguen eludir impuestos. Y sobre esto la Unin Europea, el FMI, la OCDE han estado mirando para otro lado durante todos estos aos.

Los intentos de corregir la elusin fiscal han sido un fracaso. Por el contrario se ha forjado una industria de abogados y expertos fiscales. Tanto para las empresas, como para los accionistas y personas con dineros.

Aqu entran nuevamente los parasos fiscales, las opacas soberanas que ocultan a los propietarios finales y que, adems, no gravan impuestos. El da 3 de abril es el aniversario de la fecha en que un consorcio de investigacin periodstica levant el secreto slo de un despacho de los que se ocultaban tras la constitucin de sociedades pantalla en Panam.

Esas revelaciones no han hecho ms que resaltar que toda la multiplicacin de los tratados de doble imposicin (para formalmente no pagar dos veces por los mismos ingresos) complican pero no evitan los acuerdos especficos para no pagar ni all ni ac.

No es casual que Fiat y Chrysler se fusionen y pongan la sede legal en los Pases Bajos y su sede fiscal en el Reino Unido. Apple ha tenido un acuerdo en Irlanda que ha provocado que la Comisaria de Competencia de la UE presente un contencioso por eludir pagar impuestos en toda Europa. 13.000 millones de euros es la cifra calculada y que los estados pueden reclamar la potencial deuda tributaria. Desconocemos lo que ha hecho Montoro para recuperar la parte alcuota de beneficios por las ventas en Espaa. Pero, desde luego, Dijsselbloem no ha sido de los que han hecho su carrera poltica por la justicia fiscal.

A Dijsselbloem no se le conocen muchos esfuerzos para evitar el sndwich holands, tras el doble irlands, que a su vez, exige registrar una empresa en un paraso fiscal para localizar la detentadora de propiedad intelectual y royalties y dejar de pagar impuestos aqu y all.

Volviendo a los comentarios de Dijsselbloem, sin restar los errores propiosy la corrupcin y la ignorancia disimulada, sera muy solidario y ms constructivo, para que cada uno pague en proporcin a sus beneficios o ventas, que ayude a poner fin a la termita holandesa y los acuerdos irlandeses y otros que impiden aumentar los ingresos de todos estados, incluido el suyo, y que recrimine normativamente ms a las empresas e ingeniera fiscal que realizan la evasin y elusin fiscal. Para que todos paguen y los accionistas tambin contribuyan al bien comn en todas partes.

Santiago Gonzlez Vallejo, USO, miembro de la Plataforma por la Justicia Fiscal.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter