Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2017

El precariado ha venido para quedarse?
La Renta Bsica Universal como respuesta a la robotizacin y trabajo alternativo

Antonio Tena
CTXT

La Renta Bsica est concebida como un sistema preventivo y no paliativo de la pobreza, a diferencia de los sistemas de rentas mnimas u otras prestaciones. La educacin, la sanidad y los derechos laborales se basan en el mismo principio.


En Europa y en el contexto de la Unin Monetaria, la Gran Recesin se ha enfrentado fundamentalmente con recortes del Estado del Bienestar y flexibilizacin del mercado laboral. Ambos parecen haber tenido un impacto muy profundo sobre la pobreza y exclusin social especialmente en los pases del Sur de Europa. Tenemos por un lado un nuevo tipo de pobreza asociada al desempleo de larga duracin, y otra en relacin al empleo precario de bajos salarios. Al mismo tiempo, en Europa la salida de la recesin est siendo muy lenta e incierta, mientras la desregulacin del mercado laboral y las nuevas tecnologas de la informacin parecen estar favoreciendo la contratacin parcial de trabajadores y servicios. Incluso en Estados Unidos, donde la recuperacin y creacin de empleo parece ms robusta, los datos sugieren que la gran mayora de los nuevos empleos creados a lo largo de la ltima dcada no fueron empleos estables en sectores tradicionales de la industria y los servicios sino lo que se ha venido a llamar Trabajos Alternativos (Alt-works).[1]

Los trabajos existentes, incluidos los que conllevan tareas cognitivas no rutinarias (pensar, bsicamente), estn en peligro de muerte como consecuencia de la informatizacin y robotizacin que tendr lugar en los prximos 20 aos.[2] Es difcil predecir si surgirn nuevas necesidades y nuevos sectores demandantes de trabajo, pero en la actualidad prepararse para trabajar como piloto de avin, conductor de camiones, vendedor en un comercio, jurista, profesor de universidad o asesor financiero, es arriesgado, por no hablar de los trabajos ms rutinarios en el sector industrial y de servicios que estn siendo robotizados en algunos casos drsticamente.[3] Acemoglu y Restrepo, en uno de los primeros estudios que usan robusta evidencia emprica, sobre los efectos de la robotizacin en los Estados Unidos, estiman que, por cada robot instalado entre mil trabajadores, cerca de siete empleados pierden su trabajo y los salarios caen un 0,7% anualmente. Observan tambin cmo los efectos en el mercado de trabajo son contrarios a lo esperado, y el empleo creado en otras ocupaciones sustitutivas es muy pequeo. En sus conclusiones consideran que, aun suponiendo que en el largo plazo se pueda crear trabajo en otros sectores con ms alta cualificacin y los salarios suban, el efecto sobre las comunidades de trabajadores afectados es de gran calado. [4]

Entre los economistas norteamericanos del mainstream, por un lado, estn los que opinan que la economa internacional sigue en la secuela de la Gran Recesin y estn convencidos de que el lento crecimiento de la economa est aqu para quedarse.[5] Por otro, un grupo de economistas del MIT remarca la idea de los peligros de la robotizacin, los avances tecnolgicos en las comunicaciones y la inteligencia artificial como causa de la desaparicin de una gran cantidad de empleos tradicionales, y de la renovada aceleracin de la deslocalizacin del trabajo en la cadena global multinacional.[6]Existen contradicciones aparentes entre los primeros que muestran un mundo con productividad estancada y bajas tasas de crecimiento y los segundos que nos hablan de un contexto de robotizacin y nuevas tecnologas que impulsan la hiperglobalizacin. Sin embargo ambos grupos de expertos coinciden en que se est produciendo una acelerada divergencia entre las tasas de crecimiento de la productividad, derivada del cambio tecnolgico, y la redistribucin de los beneficios de las nuevas tecnologas, es decir, el reparto del crecimiento entre las rentas del capital y del trabajo. En definitiva, el desarrollo de las nuevas tecnologas de la comunicacin y la robotizacin impulsa la multinacionalizacin de las cadenas de produccin, la prdida de empleos, la reduccin de derechos laborales y al mismo tiempo un empeoramiento de la distribucin de la renta y la riqueza.

En esta misma lnea se puede constatar cmo los nuevos sectores de social media como Google, YouTube, Facebook, WhatsApp o Instagram los usuarios crean valor por miles de millones de dlares (economa de colaboracin) que hacen difusa la frontera entre trabajo y ocio usando solo decenas de trabajadores pagados. Por no hablar de la nueva economa GIG o de bolos (mercados de trabajo con contratos a corto plazo o freelance, trabajo independiente, lo opuesto a empleos fijos) en sectores como Uber o Blablacar que extienden el trabajo autnomo, precario y flexible. Esto es lo que sostiene el informe del Mckinsey Global Institute, en donde estiman que 162 millones de personas, cerca del 30% de la poblacin en edad de trabajar, en Estados Unidos y Europa, est involucrado en alguna forma de trabajo independiente cuyos ingresos primarios se derivan de sus ganancias casuales ya sea como principal ingreso o como ingreso complementario. Aparentemente se estn reduciendo los empleos fijos disponibles y los que quedan no sirven para pagar las facturas.[7]

El trabajo precario y los bajos salarios afectan especialmente a las mujeres. La incorporacin de la mujer al tradicional mercado de trabajo pagado ha acentuado su sesgo durante la Gran Recesin hacia trabajos menos estables y peor pagados. A este sesgo hay que sumar el papel preeminente de la mujer en la llamada economa de los cuidados (nos referimos al trabajo no pagado en la produccin de bienestar domstico, cuidados de salud, infantil, discapacidadesetc.). En este sector el 66% del tiempo de trabajo de las mujeres en contraste con el 24% del de los hombres queda sin reconocimiento econmico a pesar de las numerosas evidencias que muestran su contribucin al bienestar, al desarrollo de capacidades humanas y al crecimiento econmico de largo plazo (aunque quede fuera del sistema de cuentas nacionales). [8]

Como sabiamente mantiene Jose Luis Rey, la tecnologa no est poniendo en peligro el trabajo sino el empleo, estamos hablando de determinados tipos de empleos fijos remunerados y de cambios en el mercado de trabajo Trabajo es toda actividad en donde las personas ponemos en prctica nuestras habilidades intelectuales y fsicas, y mediante la cual interactuamos con la sociedad y obtenemos un reconocimiento. [9] Los dos fenmenos que hemos descrito de robotizacin y creacin de trabajo precario (Alt-work)son fenmenos impulsados por el cambio tecnolgico e implican altos impactos sociales, mucha vulnerabilidad de los ingresos, alta movilidad y demanda de habilidades cambiantes. La RBU puede contribuir a amortiguar socialmente este impacto, financiar las nuevas habilidades requeridas por los trabajadores expulsados del mercado laboral. La RBU, por ser un sistema de rentas incondicional, est concebida como un sistema preventivo y no paliativo de la pobreza a diferencia de los tradicionales sistemas de rentas mnimas o de otras prestaciones asistenciales. La educacin y la sanidad universal incondicional, as como los derechos laborales, se basan en el mismo principio. Estos derechos son complementarios con la RBU y tienen como funcin prevenir la desigualdad de oportunidades creada por la economa de mercado. Los tres derechos permiten mejorar el capital humano, extender la libertad de eleccin de las personas, mitigar el poder patriarcal de las familias y mejorar el poder de negociacin de los trabajadores.

Por tanto, la pregunta no es si sustituir unos derechos por otros, sino si la Renta Bsica Universal (RBU) es una medida complementaria efectiva para prevenir el desempleo, la precariedad y los bajos salarios. Puede la RBU junto con los otros derechos irrenunciables histricos, conseguidos por el Estado del Bienestar, mejorar el poder de negociacin de los trabajadores, estimular su capacitacin y facilitar la reconversin a los nuevos trabajos de la sociedad del conocimiento?

Notas:

[1]En un reciente trabajo acadmico Lawrence F. Katz and Alan B. Krueger (2016) tratan de medir el crecimiento del trabajo Alternativo en los Estados Unidos (su definicin es muy restrictiva). Sus datos muestran que el Trabajo Alternativo (Alt-Work) ha pasado del 10,7 % al 15, 8%, del total de la poblacin activa de los Estados Unidos, en los diez aos que van del 2005 al 2015.

[2]La robotizacin es un proceso que se ha acelerado en el ltimo cuarto de siglo. En Europa, por ejemplo, el nmero de robots por cada mil trabajadores ha pasado de 0,5 a principios de los aos noventa a 2,5 en el ao 2015 y las perspectivas son que este nmero se triplique o cuadruplique en los prximos diez aos (segn el Boston Consulting Group, 2015). La diferencia entre la automatizacin y robotizacin industrial no siempre es fcil de discernir. La International Federation of RoboticsIFR- define un robot industrial como una mquina automticamente controlable, reprogramable y polivalente la mquina textil, la gra o el ascensor no seran robots porque tienen un nico objetivo, no son reprogramables para otros fines y/o requieren un operario humano.

[3]Llus Torrens Eduardo Gonzlez de Molina Soler 06/11/2016.

[4] Daron Acemoglu y Pascual Restrepo (Marzo 2017) Robots and Jobs: Evidence from US Labor Markets NBER Working Paper No. 23285

[5] Ver Robert Gordon (The Rise and Fall of American Growth o las opiniones del antiguo secretario del Tesoro Norteamericano Larry Summers en su artculo The Age of Secular Stagnation

[6] Sobre la robotizacin ver La carrera contra las mquinas, Erik Brynjolfsson , Andrew McAfee,.antonibosch 2011, y sobre la conexin entre el TIC y la Hyper-globalizacin ver Richard Baldwin's en su nuevo libro (2016) "The Great Convergence: Information Technology and the New Globalization.

[7] El reciente informe de diciembre 2016 del Council of Economic Advisers del presidente Obama sobre el impacto de la Inteligencia Artificial y la automatizacin sobre la economa norteamericana, comparte este punto de vista, de productividad estancada y destruccin de empleos tradicionales en el corto plazo en los Estados Unidos. En el largo plazo asocian estas nuevas tecnologas con el crecimiento de la productividad y por tanto el crecimiento de la demanda de trabajo en nuevos sectores.

[8] Indira Hirway (2015) Unpaid Work and the Economy: Linkages and Their Implications

[9] Jos Luis Rey (11/03/2017) La renta bsica podra paliar la destruccin del empleo por la tecnologa

Antonio Tena-Junguito. Profesor de Historia Econmica e investigador del Instituto Figuerola la Universidad Carlos III de Madrid.

Fuente: http://ctxt.es/es/20170405/Firmas/11964/antonio-tena-renta-basica-universal-precariado-robotizacion-pobreza.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter