Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2017

Conclusiones de la Comisin de Verificacin de Derechos Humanos
El proceso de paz en Colombia peligra por falta de voluntad del gobierno y por la creciente actividad paramilitar

Rebelin

Comunicado de la delegacin valenciana desplazada a Colombia para desarrollar tareas de observacin en materia de derechos humanos, entre el 16 de marzo y el 1 de abril; dentro de una iniciativa de europea.


El proceso de paz peligra por la falta de voluntad del Gobierno para cumplir lo pactado y por la creciente actividad de los grupos paramilitares en los territorios de donde sali la guerrilla de las FARC. Esta es la principal conclusin de la Comisin Europea de Verificacin de los Derechos Humanos, integrada por 40 cargos institucionales y representantes de organizaciones sociales de Alemania, Blgica, Italia y Espaa, que recorri el pas entre el 16 de marzo y el 1 de abril.
La Coordinacin Valenciana de Solidaridad con Colombia (CVSC) fue una de las entidades promotoras y organiz el desplazamiento de la delegacin valenciana, integrada por las diputadas Isaura Navarro, Marian Campello, Cristina Cabedo, el concejal Roberto Jaramillo, Javier Moya (CVSC) y Marco Antonio Llerena (CVSC). La labor de observacin consisti en la realizacin de mltiples reuniones con organismos institucionales, organismos eclesisticos, plataformas de derechos humanos, movimientos sociales, sindicatos, organizaciones de acompaamiento internacional, plataformas de mujeres, as como con gestores de paz de FARC y ELN. Tambin se visitaron una de las zonas de concentracin de la guerrilla en su proceso de dejacin de armas y la comunidad de paz de San Jos de Apartad, una poblacin campesina que hace 20 aos decidi resistir frente a la guerra no colaborando con ningn grupo armado.
En primer lugar, la Comisin quiere expresar su satisfaccin por el proceso de paz, que tambin ha supuesto el inicio de los dilogos entre el Gobierno y la guerrilla del ELN. Sin embargo, sus integrantes observaron varios hechos que suponen un grave riesgo para el futuro del proceso de paz:

1. Incumplimiento por parte del Gobierno de los acuerdos

-Slo se han tramitado 4 de las 40 leyes o reformas legislativas acordadas, y las aprobadas, como la ley de amnista para los presos vinculados a las FARC, no estn siendo cumplidas.

-Limitaciones a la actuacin de Naciones Unidas, que nicamente monitorea el cese de hostilidades y el proceso de entrega de armas en lugar de constituir una misin de paz, con un carcter ms integral, que incluya la verificacin en materia de Derechos Humanos.

-Psimas condiciones de habitabilidad en las zonas donde se encuentra la guerrilla de las FARC concentrada en su proceso de dejacin de armas. En el rea que visit la Comisin, slo se haba empezado a construir 4 de las 30 casas acordadas para acoger a los guerrilleros, no hay mdicos y los servicios de energa y agua potable funcionan de forma muy deficiente.

-Falta de condiciones de seguridad para las y los excombatientes en las zonas de concentracin y no se ha establecido dispositivos concretos para su proteccin para cuando abandonen estos lugares.

-Falta de voluntad gubernamental para avanzar en los dilogos con el ELN y para asegurar la participacin de la sociedad civil en el proceso.

2. Creciente presencia paramilitar en amplias zonas del pas


-Tanto en las reuniones que tuvo la Comisin con organizaciones sociales, como en la visita a la comunidad de paz de San Jos de Apartad, como en el encuentro con autoridades del Urab, se inform de la grave amenaza que representan los grupos paramilitares para la integridad fsica de los lderes sociales y la continuidad de las propias comunidades.

-Sin embargo, el Gobierno califica a los paramilitares como grupos armados organizados, sin enfrentar el problema en sus dimensiones reales, e incumple el apartado 3.4 de los Acuerdos de Paz que contempla el desmantelamiento del paramilitarismo.

-La comunidad de paz ha sufrido ms de 300 asesinatos en toda su historia. En los ltimos meses, se ha incrementado la violencia en contra de sus integrantes -88 agresiones desde septiembre- mientras el Ejrcito no combate a los paramilitares.

3. Incremento de los asesinatos de lderes sociales y defensores de derechos humanos

-El informe anual de Naciones Unidas recoge un total de 127 lderes sociales asesinados en el 2016 y 389 ms sufrieron ataques. Cifras similares se mantienen en el primer trimestre del 2017. Resulta paradjico que mientras se reducen al mximo las muertes derivadas de la confrontacin armada, la violencia contra defensores de derechos humanos y lderes sociales se recrudece a niveles no vistos hace 10 aos.

-Mientras tanto el Gobierno asegura que no hay indicios de que esta serie de asesinatos sea sistemtica. Esas manifestaciones recuerdan trgicamente las que hacan los gobiernos de turno durante el exterminio de la Unin Patritica, los cuales tambin calificaban esas muertes como hechos aislados, a pesar de que 5.000 miembros de este partido fueron asesinados.

-La Fiscala General lleva a cabo una campaa de judicializacin de la protesta social, persiguiendo a lderes sociales y comunidades. Durante la estancia de la Comisin en el pas se produjeron al menos 9 detenciones y se tuvo constancia de un total de 31 ordenes de captura contra lderes sociales. A los lderes sociales detenidos se les sigue acusando de rebelin o de terrorismo, con el mismo tratamiento que los miembros de las guerrillas.

-Contina la persecucin contra la actividad sindical. Desde la dcada de los ochenta ha habido ms de 4.000 lderes sindicales asesinados, cientos de sindicatos cerrados y miles de afiliados desplazados. Hechos todos que han quedado en la total impunidad.

4. Debilitamiento del papel de la comunidad internacional

-La Comisin est convencida de que un factor importante para el xito del proceso de paz ser el apoyo y acompaamiento que est dispuesta a brindarle la comunidad internacional, en especial en el papel de vigilancia del cumplimiento de los acuerdos. Sin embargo, se transmiti la percepcin de que el inters que exista durante los dilogos de La Habana, parecera haber decado despus de la firma de los acuerdos.

-La Comisin fue informada de la tendencia de las agencias de cooperacin a canalizar gran parte de los fondos hacia el propio Gobierno colombiano. Preocupa que esto sea as cuando se ha demostrado repetidas veces la menor eficiencia de esta va a la hora de obtener resultados palpables para la poblacin, y cuando, adems, son precisamente las organizaciones sociales y las comunidades las que estn llamadas a ser los verdaderos agentes de la construccin de la paz.

-La Comisin considera que es necesario un mayor control de la comunidad internacional sobre la actuacin de las empresas europeas y de otros pases que tienen intereses en Colombia y que, demasiado a menudo, se convierten en generadores de violencia y expolio. Los gobiernos europeos deben asumir su responsabilidad sobre estas actuaciones y ejercer una tarea de observacin de las consecuencias sociales y ambientales de las actividades de sus respectivas empresas.

-Resulta tristemente llamativo el nulo papel que ha jugado el Gobierno de Espaa en el proceso de paz. Tampoco est demostrando mucho inters en acompaar a las vctimas, como lo demuestra el hecho de que no estuviera ningn espaol en la nutrida representacin diplomtica que hubo en el aniversario de la comunidad de paz de San Jos de Apartad.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter