Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2017

tica de lo Urgente y lo Importante
Didctica de las Ambulancias

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin / Instituto de Cultura y Comunicacin UNLa


Casi todo lo que es importante es urgente. Una es nocin de jerarqua y la otra de tiempo. Eso lo entiende, por ejemplo, quien maneja una ambulancia. Son importantes los semforos, s, pero mucho importante es la vida del que viaja (accidentado o no) en una ambulancia y, por lo tanto, en condiciones de seriedad, todo lo que normalmente es importante cede su lugar a lo urgente. Digan lo que digan los burcratas, los reformistas o los indolentes para quienes la relacin entre urgencia e importancia est confundida por su obediencia a los jefes o a la negligencia y no a las necesidades sociales.

Para la humanidad es muy importante quitarse el yugo del capitalismo, es urgente. Deberamos estar dedicados, de tiempo completo, a librarnos del coloniaje econmico e ideolgico que pone en riesgo real la sobrevivencia del planeta y de toda forma de vida, incluida la humana. Slo mirar las cifras debera hacernos entender la urgencia por salir de un sistema injusto, excluyente, belicista y humillante como el que reina a sus anchas hace ya demasiados siglos. Y sin embargo vamos lentos. La humanidad est en peligro. Es un problema de jerarqua o de tiempo?

Es muy importante combatir las mentiras, la tergiversacin y la desinformacin. Es muy importante conocer la verdad, saber socializarla y saber qu hacer con ella. Es de importancia suprema vivir y convivir en unidad y con principios comunitarios a toda prueba. Es urgente y sin embargo vamos lentos. Nos frenan los semforos de la estulticia. Qu nos falta? tica?

Nos impusieron, con fuerzas militares y fuerzas ideolgicas, una Cultura de la Banalidad que surte efectos desastrosos. Contiene individualismo de todo tipo, escapismos a granel, solipsismos y anti-poltica hasta el hartazgo. Su non plus ultra es el consumismo endulzado con egolatra de mercado y cucharadas generosas de indolencia burguesa. Por eso importa ms, en la agenda de lo cotidiano la sancin a un futbolista, los matrimonios de la farndula, el chismorreo de corrillos que lo importante y lo urgente de verdad. Por eso nos anestesian con luz de televisores y mientras nos saquean los salarios, los recursos naturales la vida misma hundidos en banalidades bacteriolgicas.

La vida diaria se nos escapa mientras atendemos eso que es secundario, mediato e intrascendente pero que nos hace sentir como si estuvisemos atendiendo lo verdaderamente importante. Y se va la vida. La banalidad nos invisibiliza la lucha, la hace postergable e intrascendente. La banalidad nos hace ver un mundo que realmente est patas arriba como si ese fuese su orden natural y como si debisemos aceptarlo sin chistar y sin cambiarlo. La banalidad con que el capitalismo nos anestesia es para colmo un gran negocio de ellos que nos vende valores banales disfrazados de moda, disfrazados de placeres, disfrazados de instituciones sagradas. Nos han enseado a aceptas todas las banalidades que el capitalismo inventa como si fuesen lo ms importante y lo ms urgente. La banalidad en serio. tica anestesiada.

Nada es ms importante que terminar con la cultura belicista que nos ahoga, da a da, hasta en lo ms impensado. Nada ms importante que tener un mundo sin mquinas de guerra ideolgica y sin guerras psicolgicas. Nada ms importante que conquistar la Justicia Social para el pueblo trabajador. Nada ms importante que un mundo de seres humanos con igualdad de oportunidades y de condiciones objetivas. Nada ms importante que asegurar un planeta que sea la Patria de la Humanidad sin excluidos, sin amos y sin esclavos. Sin seres humanos explotados y sin clases explotadoras. Nada ms importante que lograr ser humanos emancipados, cultos y libres. Nada ms importante que vivir en un planeta sin miedo.

No es importante -ni urgente- poner a salvo las ganancias de las oligarquas ni de sus colonias. No es importante entregarles las tierras, las minas, los ros, los mares, las montaas, los subsuelos ni los cielos. No son importantes los negocios burgueses con la educacin, la vivienda, la salud y el trabajo. No es importante la moral de los opresores ni es importante el bienestar de unos cuantos sectores que son dueos de la inmensa mayora de las riquezas del planeta. Lo importante es el futuro sano y salvo para las nias y los nios. Lo importante es la vida digna para los adultos mayores. Lo importante es el trabajo emancipado para la juventud y para todos. Lo importante es derrotar toda banalidad y toda injusticia. Cmo hay que decirlo? Hay que abrir paso a la ambulancia de la Historia, la humanidad esta en riesgo.

El Pensamiento Crtico consiste fundamentalmente en aprender a poner en orden nuestros mtodos para conocer el mundo, para enunciar ese conocimiento y para organizar y movilizar conductas emancipadoras. Saber qu va primero y qu va segundo. Qu es lo urgente y que es lo aplazable. Qu es importante y qu no lo es. El Pensamiento Crtico es producto humanista y dialctico de s mismo, en clave de lucha. De lucha de clases. Es ese su territorio frtil y su fuente de identidad. En esa lucha se aprende quines son los sujetos en contienda, cuntos hay de cada lado, con qu fuerzas cuentan, cul es su desarrollo desigual y combinado y cules son sus derrotas y sus victorias el Pensamiento Critico se forma como conciencia de la disputa que moviliza a la historia y que le da perspectivas, para bien o para mal, sobre el desino mismo de la humanidad y del planeta. Por eso el Pensamiento Critico es tan importante. Y no hay transformacin posible si el Pensamiento Crtico no se hace carne en los pueblos y sus luchas. Comuna o nada.

Aquel que maneja una ambulancia sabe que, llegado el momento, lo importante es un mandato tico y social. Que nada ni nadie puede oponerse o superponerse al cometido de salvar la vida. Ni los semforos ni la hora del almuerzo, ni los afectos ni las banalidades. Nada es ms importante y, por eso, es urgente llegar, ntegros y proactivos, a cumplir la tarea suprema de ser solidarios con quien necesita de toda nuestra destreza, de toda agudeza y de toda presteza. A bordo de la ambulancia va un paquete didctico para la sociedad toda. Va la vida y la muerte con nuestro papel ante ellas. Va la necesidad de cumplir con el deber y el amor por cumplirlo. Va la inteligencia y la pasin por ser til. Va el riesgo y van las ciencias. Va el santiamn de la suerte y va el aplomo del cientfico. Va la historia de la humanidad y va el futuro de quien sufre un accidente. Vamos todos y sabemos que van juntos, lo importante y lo urgente. As deberamos ser con todo. Sera una Revolucin Cultural nutrida por pensamiento crtico y moral de comunidad. Y el mundo ser distinto.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter