Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2017

Comunicado pblico de organizaciones sociales
Que la tragedia de Mocoa no quede impune

Asociacin MINGA


En medio del dolor que sigue recorriendo los barrios de Mocoa, se van develando las causas de esta calamidad anunciada -como ha sido sealada- , lo que exige una valoracin rigurosa de los diferentes factores que concurren en este evento, tanto para identificar responsabilidades como para evitar que otro hecho fatal de estas caractersticas se repita.

Es de sentido comn saber que perturbaciones en cualquier punto de una cuenca hidrogrfica afecta su dinmica de conjunto, mucho ms cuando esas intervenciones son de gran escala y/o sostenidas en el tiempo como ha ocurrido en las cuencas de los ros Putumayo y Caquet. Recordemos que cuando se habla de cuenca no slo se refiere a los cursos de agua, superficiales y subterrneos, sino al ecosistema que involucra otros actores naturales.

El Putumayo es una regin cuya historia est cruzada por el extractivismo, especialmente petrolero y en los ltimos aos con prospecciones mineras de gran envergadura en su parte alta, en el Valle de Sibundoy y en los cerros que circundan a Mocoa. Bloques petroleros y ttulos mineros dibujan hoy el mapa del departamento por encima de ecosistemas estratgicos y culturas ancestrales, junto con los corredores viales 4G que sirven a tales megaproyectos. Una economa transnacional que instalan all empresas como Vetra, Gran Tierra, Amerisur, Anglo Gold, entre otras.

Esta economa del saqueo, la del desarrollo del capital, es el principal factor de desestabilizacin de los territorios y los pueblos establecidos en ellos. La desarmonizacin de las relaciones socioambientales, de sobrevivencia y de convivencia comunitarias generado por ese modelo impuesto hace ms de medio siglo, tiene sumido al Putumayo en la pobreza y la violencia. La prdida del acceso a los bienes naturales como el agua, la distorsin de la economa tradicional, las falsas alternativas que ofrece el Estado, la corrupcin y la militarizacin de los conflictos, desplazan social y territorialmente las comunidades del Putumayo a zonas sensibles que ponen sus vidas en riesgo. Y Mocoa es el municipio con mayor nivel de recepcin de poblacin desplazada por el extractivismo y la violencia en el departamento.

Cuando los gobiernos y las empresas niegan los impactos negativos de sus intervenciones, como otra muestra de que ignoran a la gente y la naturaleza, es evidente que no van a disponer planes de prevencin de los mismos. Para el caso, los riesgos de deslizamientos en el rea afectada de Mocoa ya haban sido advertidos por estudios presentados por Corpoamazona a las administraciones anteriores del departamento y el municipio; tambin en esas oficinas reposan desde entonces unos oficios de las juntas comunales sobre los peligros que ya identificaban las comunidades, y hasta una tesis de grado sobre un smil de una posible desestabilizacin de esos terrenos recalc sobre el asunto.

Pero los desaciertos del modelo de desarrollo impuesto no solamente se evidencian con la magnitud de sus impactos, sino tambin en la capacidad de reaccin a los mismos. Por ejemplo, la ineficacia del sistema de salud regional para responder a la tragedia no es ocasional, y podra decirse que vive en un permanente colapso por cuanto no es capaz de atender las necesidades de la gente ni siquiera en tiempos normales. Despus de 50 aos de explotacin petrolera el Putumayo no tiene ni un hospital de segundo nivel, y los pacientes deben ser trasladados a Neiva y Pasto para su atencin.

La tragedia de Mocoa evidencia por lo tanto la confluencia de varios factores que se resumen en uno slo: un modelo econmico y poltico totalmente errtico, que se expresa en una crisis social y ambiental cuyos puntos lgidos adquieren dimensiones como las que soporta el Putumayo en estos momentos. Si revisamos, no solamente en el escenario aparece la avalancha en s misma, tambin un ordenamiento territorial que no tiene la visin comunitaria; una institucionalidad dbil, centrada en las empresas y el gobierno nacional, que no permite la participacin, y un tejido social totalmente desarticulado. Si estos tres aspectos se encontraran fortalecidos en torno a un proyecto propio de regin, seguramente existiran planes integrales de prevencin y mayores capacidades de reaccin.

Las vctimas de Mocoa, que somos todo el Putumayo, reclamamos entonces la responsabilidad de quienes han estado detrs de tales polticas y de quienes tenan la funcin de prevenir sus riesgos. Exigimos que haya una revisin participativa del Plan de Desarrollo para esta zona andino amaznica, de los planes de ordenamiento territorial y de los proyectos mineros y energticos en curso, junto con la moratoria para nuevas licencias. Y que haya una pronta reparacin integral de las vctimas, en cuyos programas se admita la veedura comunitaria.

Que la tragedia de Mocoa no quede impune y se replanteen las polticas econmicas y sociales para que no haya repeticin en ninguna otra parte del Putumayo, ni del pas.

Para que el desarrollo econmico y la inversin nunca ms vuelvan a estar por encima de la vida, la naturaleza y los pueblos Recuperemos nuestros territorios para la vida digna!

Escuela Social y Ambiental del Putumayo- Escuela de Mujeres para el Liderazgo Social- Asocpuertoasis - Asojuntas Puerto Ass - Asojuntas San Miguel - ACIPAP- Resguardo Nasa Kuex Kiwe-Resguardo Nasa Kiwnas Cxhab- Resguardo Nasa Sa't Kiwe- Cabildo Pastos Renacer- Cabildo Quillacingas, San Francisco- Asociacin Juvenil Pensando Verde- Teatro Efmero- Asociacin Nuevo Porvenir- Semillas de Paz- Asociacin Fronteras de Paz- Asodespuas - Asodevip - Asociacin Tejiendo Sueos - Congreso de los Pueblos Suroccidente - Asociacin MINGA-

Fuente: http://asociacionminga.org/index.php/noticias/editorial/1029-que-la-tragedia-de-mocoa-no-quede-impune



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter