Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2017

Resultado de la reciente cumbre Trump-Xi
Dos pjaros de un tiro

Xulio Ros
Rebelin


Son mltiples, sin duda, las maneras de interpretar el resultado de la reciente cumbre Trump-Xi. No obstante, que, a rengln seguido, el grupo de ataque del portaaviones estadounidense Carl Vinson haya zarpado de Singapur con rumbo a aguas cercanas a la pennsula de Corea en medio de una nueva escala de tensin en la zona, es un dato relevante. El despliegue lleg tras cancelar una visita anteriormente programada a un puerto de Australia. El dato invita a pensar en un nuevo fortalecimiento de la presencia militar de Washington en la regin.

En este contexto, cabra pensar que los misiles lanzados por EEUU contra Siria tenan igualmente un destino ulterior y que el mensaje final no era para Siria o Rusia sino para China. El ataque a las instalaciones militares sirias fue muy embarazoso para Xi Jinping. China siempre se ha posicionado claramente en contra de una intervencin militar estadounidense en dicho pas. El ataque se perpetr sin esperar a la investigacin de Naciones Unidas que China exiga completa e independiente.

En la cumbre se registraron algunos acuerdos de cierta relevancia, en especial la creacin de mecanismos de dilogo bilateral y una nueva estructura de negociacin de alto nivel que incluye relaciones diplomticas, seguridad nacional, economa, ejecucin de leyes, seguridad ciberntica y dilogo humanitario. Este rumbo satisface a Beijing.

A su conclusin, China puso nfasis en la cordialidad del encuentro, en la transcendencia del canal abierto y en la idea de que ambos pases pueden cooperar a pesar de las discrepancias. Pero cabra decir que a la vista del balance hubo ms simbolismo que sustancialidad. Y si nos vamos a lo sustancial, el bombardeo a Siria coincidiendo prcticamente con la cena ofrecida a Xi puso a China a la defensiva, mostrando con rotundidad que la Casa Blanca est dispuesta a seguir una poltica unilateral de intervencin militar directa si China no se moja ms en el dosier norcoreano.

Trump, en suma, quiso fortalecer su liderazgo ante Xi y demostrarle que EEUU no va de farol. La amenaza de sanciones a las empresas y bancos chinos que tienen negocios con Pyongyang podra llegar a cumplirse ms pronto que tarde. Washington acusa a China de proveer a Corea del Norte de los equipos de produccin de litio-6 y de los vehculos mviles de lanzamiento ICBM. A EEUU se le agota la paciencia y a China el tiempo.

El hecho de que no se celebrara una conferencia de prensa conjunta (como si se produjo con Shinzo Abe o ngela Merkel) es un sntoma de que no solo no lograron resolver los desacuerdos sino que su tratamiento est en paales.

Pese a las buenas palabras oficiales, la persistencia de la rivalidad econmica y estratgica apunta a ms tensiones en un terreno severamente minado. El japons Yomiuri Shimbun informaba que EEUU ha incluido el sistema THAAD (que se instala en Corea del Sur con la firme oposicin de China) y los aviones F-35 en sus artculos de venta de armas a Taiwn y el acuerdo en ese sentido podra llegar en pocos meses. Hasta el ministro taiwans de Defensa, Feng Shih-kuan, se opone al despliegue de este sistema para tomar distancia del antagonismo entre China y EEUU.

En consecuencia, a nadie le extrae que asistamos en breve a una vuelta de tuerca al Pivot to Asia del tndem Obama-Clinton, reforzndose las alianzas militares con Japn y Corea del Sur, adems de Australia, India, Taiwn, Vietnam y otros pases del Sudeste asitico. El Pentgono impone su lgica.

Xulio Ros es director del Observatorio de la Poltica China.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter