Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2017

El auge de los populismos coge a los economistas desprevenidos
La crisis de los expertos

Andy Robinson
La Vanguardia


Acontecimientos como el brexit no fueron previstos por los economistas (Kirsty Wigglesworth / AP)

Coinciden los expertos econmicos. Es una de las frases predilectas de los periodistas que escribimos artculos como este. Y, ltimamente, los expertos coinciden en algo un poco inquietante. Al menos para ellos: nadie les hace caso.

Ocurri con el brexit cuando el 52% de los votantes britnicos optaron por salir de la UE pese a que slo 1 de cada 22 economistas entrevistados en un sondeo del dominical The Observer apoy la salida. Asimismo, el programa de Donald Trump fue calificado por la mayora de los economistas como peligrosamente proteccionista y econmicamente analfabeto. Pero Trump ya est instalado en la Casa Blanca.

Los expertos pierden su influencia y el establishment econmico y poltico advierte sobre una ola alarmante de populismo. Pero, para los jvenes autores del nuevo libro Econocracy: el peligro de dejar a los expertos (Manchester University Press, 2017), el problema estriba en la desconexin radical entre una ciudadana, que ni tan siquiera entiende el lenguaje elemental de la economa, y una tecnocracia formada en facultades que slo ensean un esotrico pensamiento nico. En concreto, las teoras de la escuela neoclsica, un modelo econmico que, pese a estar escondido en una densa niebla de ecuaciones algbricas, es tan ideolgico como cualquier otro.

Para Joe Earle, Cahal Moran y Zach Ward-Perkins, todos activistas de un nuevo movimiento estudiantil, que cuenta ya con grupos en 14 universidades britnicas y unas cuantas en Europa, la crisis de los expertos hasta puede ser motivo de celebracin. Se est dando un contragolpe a los expertos debido al fracaso de una forma muy centralizada de entender lo que son las ciencias econmicas y la economa, dice Moran, de 26 aos, que cursa un posgrado en ciencias econmicas en la Universidad de Manchester. Este innovador y atrevido movimiento estudiantil, que naci en el 2012 con la creacin del grupo Post crash economics en Manchester casualmente, la cuna del capitalismo industrial, se ha extendido por las diversas universidades britnicas y en el resto de Europa.

Son rebeldes pero cuentan con el apoyo moral de economistas de prestigio como Andy Haldane, el economista jefe del Banco de Inglaterra; Ha Joon Chang de Cambridge; Robert Skidelsky, el bigrafo de John Maynard Keynes; Ann Pettifor, autora de La produccin del dinero; el lingista Noam Chomsky y Martin Wolf, gur macroeconmico del Financial Times. Los estudiantes, ya incorporados a la campaa Rethinking economics, (replanteando las ciencias econmicas) reivindican la pluralidad en la enseanza de la disciplina, mediante la incorporacin al currculo de una amplia gama de teoras heterodoxas y ortodoxas, desde la austriaca a la keynesiana, feminista a ecolgica, actualmente excluidas.

Abogan tambin por la democratizacin de la economa mediante programas populares de alfabetizacin econmica. Segn encuestas que el grupo de Manchester realiz en colaboracin con la firma de sondeos Yougov, la mayora de la poblacin britnica no entiende conceptos bsicos de la economa como el PIB o la inflacin. Mediante programas de educacin, hace falta formar ciudadanos economistas sostienen dotados de suficientes conocimientos como para cumplir con el consejo de la famosa economista keynesiana de la Universidad de Cambridge, Joan Robinson: Conviene estudiar ciencias econmicas para evitar que los economistas te engaen.

En Espaa, ya existen iniciativas de este tipo. En la Universidad de Barcelona se ha creado un grupo de estudiantes que exigen mayor pluralidad en la enseanza. Asimismo hay diversas iniciativas de formacin ciudadana en las ciencias econmicas. No deberamos dejar esto en manos de expertos que utilizan una jerga precisamente para ahuyentar a la gente, dice Ricardo Zldivar, catedrtico de la Universidad Carlos III de Madrid que participa en una serie de programas de formacin econmica popular.

Al cuestionar el papel de los expertos, no se debera caer en la trampa de menospreciar los conocimientos en s, advierte Moran. Este es un mundo complejo y haca falta la pericia pero no hay un solo punto de vista econmico, recuerda. A fin de cuentas, hasta los tcnicos del propio Fondo Monetario Internacional (FMI) quedaron perplejos al ver como sus advertencias contra un exceso de austeridad en Europa fueron rechazadas por una opinin publica en varios pases, entre ellos el Reino Unido y Espaa, convencida de que la deuda pblica era el principal peligro.

Los expertos en economa incluso los que pretenden popularizar las ciencias econmicas como Steven Levitt, autor de xitos de ventas como Freakonomics, suelen presentarse como mentes privilegiadas que entienden las leyes inmutables de una economa que funciona de forma independiente de la poltica. En realidad, explican, la idea de una economa como un concepto abstracto regido por leyes tcnicas es un invento bastante reciente. Los economistas de principios del siglo XX se quejaron de que los polticos no les hicieran caso. Cuando los economistas hablamos, nos tienen menos respeto de lo que merecemos, se lament Irving Fisher en 1902.

En todas las elecciones generales celebradas entre 1900 y el final de la Segunda Guerra Mundial la palabra economa slo apareci dos veces en el programa electoral del partido ganador. La situacin ahora o al menos, hasta la irrupcin de los populismos es la inversa. En el ltimo manifiesto de David Cameron la economa se mencion ms de 60 veces. Por eso, es lgico pensar, segn los estudiantes, que los economistas neoclsicos tienen tanto poder en estos momentos porque sus recomendaciones convienen a los poderes polticos, empresariales y bancarios.

Ahora bien, la influencia de los expertos no sera tan grave si existiera una pluralidad de ideas en las facultades donde se forman. Pero los expertos del futuro slo aprenden una sola perspectiva (la neoclsica) como si no hubiera otras, advierten los estudiantes. En los exmenes de fin de carrera, el 76% de las preguntas no exige pensamiento crtico o independiente, segn sus investigaciones en las universidades britnicas. En la emblemtica London School Economics, cantera de un ejrcito de expertos globales, unos cuantos de ellos en Espaa, hay an menos incentivos para pensar crticamente.

Las ciencias econmicas son un mtodo de adoctrinamiento, sentencian. Tras empezar sus carreras universitarias justo despus del colapso del sistema financiero en el 2008, los estudiantes de Manchester confiaban en que en algn momento sus profesores les hablaran de las causas y las consecuencias de la crisis. Pero a mitad de la carrera nos dimos cuenta de que nuestra espera era en balde.

Las consecuencias de la brecha entre una tecnocracia versada unicamente en la economa neoclsica y una masa de gente que no entiende nada acaba de ponerse de manifiesto de forma explosiva. Ms que un rechazo a Europa en s, el brexit es una reaccin contra el gobierno de tecncratas y la econocracia, asegura Joe Earle, otro de los autores. Pone de manifiesto la distanciamiento entre lites normalmente metropolitanas, dueos del lenguaje de las ciencias econmicas, y el resto del pas que se siente excluido y busca otro lenguaje, el del nacionalismo y soberana.

El brexit no slo revela el fracaso de los expertos, sino tambin de sus conceptos e indicadores. Por ejemplo , el uso insistente de medidas estadsticas nacionales. Londres y el sudeste, las nicas regiones inglesas que votaron a favor de la UE, tambin son las nicas cuyo PIB per cpita es mayor ahora que antes de la crisis financiera. En el resto del pas, se sigue por debajo del nivel del 2007. Si no vives en Londres por qu te va a interesar lo que los expertos dicen del crecimiento del PIB? se pregunta Cahal. Y en eso estamos.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/economia/20170410/421590028428/crisis-expertos.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter