Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2017

Balance y perspectivas de la victoria del 2 de abril

Gabriela Ribadeneira
TeleSur

Hace algunas semanas, hablamos del balotaje de la eleccin presidencial en Ecuador como la gran oportunidad de sealar un punto de quiebre para el conjunto de Amrica Latina.


A pesar de confiar en el trabajo realizado para una nueva victoria, no dejaba de preocuparnos el escenario complejo y marcado por retrocesos del campo progresista y por sorpresas que haba signado a otros procesos electorales en la regin: el avance de la derecha venezolana en las elecciones parlamentarias, el triunfo del NO en el plebiscito por la paz en Colombia, as como en la consulta por la reeleccin en Bolivia, la victoria ajustada de Mauricio Macri en Argentina y el golpe parlamentario en Brasil.

En ese contexto, ramos perfectamente conscientes de la dimensin regional que tena nuestro proceso electoral.

A ms de las dificultades econmicas y el desgaste connatural a un ejercicio continuo de 10 aos de gestin de gobierno, a ms de la resistencia y oposicin tenaces del entramado de poderes que nuestro proyecto poltico vino a desplazar para afirmar un horizonte democrtico e igualitario para el pas, enfrentbamos una lectura paralizante y desmovilizadora, repetida hasta el hartazgo en todo el continente y muchas veces tomada como cierta por sectores afines a nuestros proyectos: el discurso disfrazado de teora que conocemos como fin de ciclo progresista.

Pero no nos dejamos caer en la modorra y el fatalismo, renovamos la apuesta por nuestras banderas histricas y, tomando nota de las experiencias de retroceso de proyectos hermanos, nos pusimos al frente de una campaa que plante con claridad lo que estaba en juego en estas elecciones que es, ni ms ni menos, lo que est en juego en todo el continente: la construccin democrtica de los pueblos versus el rgimen de las lites econmicas y financieras.

Celebramos que el 2 de abril Ecuador no cay en manos de esas lites. Celebramos que hemos vencido a una articulacin poderosa de intereses empeada en instalar desde la primera vuelta una narrativa pretendidamente pica -la del fraude- que acaba en farsa.

Con el reconocimiento universal de la victoria de Lenn Moreno por parte de los organismos internacionales, lderes polticos y gobiernos de la regin, independientemente de su orientacin, incluso de los representantes ms prominentes de la derecha regional, culmina el espectculo de empecinamiento y aislamiento del candidato banquero que no supo perder con dignidad.

La victoria de Lenn Moreno y la Revolucin Ciudadana ya comienza a ser leda en la regin como ese punto de quiebre del que hablbamos, como el punto de inflexin que anuncia la reversin de la tendencia que en los ltimos dos aos estuvo marcada por el avance de la restauracin conservadora y neoliberal. Es una victoria que llega en un momento oportuno y que viene a darle un espaldarazo a la recomposicin de las fuerzas populares y progresistas que van a dar la disputa en elecciones venideras en algunos de nuestros pases.

Hacia adentro, en nuestro espacio poltico, pienso que, adems de nuestro derecho a celebrar un triunfo que es histrico, nos debemos una lectura crtica, no complaciente, de estas elecciones. Ganamos en los distritos de mayor padrn electoral, a excepcin de Pichincha: Guayas, Azuay y Manab, pero no hemos obtenido resultados favorables en territorios donde ramos fuertes y donde se concentra mayoritariamente la poblacin indgena y los movimientos sociales que fueron centrales en los aos de resistencia al neoliberalismo.

Hoy esas regiones votaron por la derecha, y no cualquier derecha, sino la derecha ms recalcitrante, lo cual, unido a otros sntomas de agotamiento e inercia, nos debe interrogar como fuerza poltica acerca de la relacin gobierno- movimientos sociales, gobierno - comunidades, no slo ni exclusivamente a partir de una lgica de gobernabilidad, sino desde una perspectiva poltica que la excede ampliamente, porque si no hay trabajo poltico, si se reduce el dilogo con esas bases y su protagonismo, las comunidades, pueblos y nacionalidades no actan de manera monoltica y automtica hacia la izquierda.

Y hablamos precisamente de sectores que se encuentran entre los ms vulnerables frente a la amenaza real a las condiciones de vida de las grandes mayoras que representan los programas neoliberales.

El afn depredador de las lites capitalistas se constata en las cifras recientes que nos arrojan Argentina, Brasil y Mxico. En nuestro pas, las propias condiciones anteriores a la Revolucin Ciudadana no constituyen una realidad definitivamente superada ni absolutamente lejana, sino que son una realidad latente que est all, amenazante, y que puede regresar.

El Estado posneoliberal, el Estado recuperado de la Revolucin Ciudadana, lo que ha hecho es equilibrar un poco la balanza. Pero tenemos un largo camino por recorrer hacia la justicia social y debemos hacerlo no nicamente desde arriba, sino desde la base, construyendo con ella organizacin y sentido. Tenemos que saber leer estos resultados en todas sus dimensiones, para poder ir ms all de nuestro electorado, para llegar a ese que tambin es potencialmente nuestro pero est descontento.

Se abre para nosotros, como espacio poltico, una gran oportunidad, la que todo nuevo comienzo implica. Pero no empezamos de cero, tenemos una historia detrs, un recorrido con luces y sombras, con aciertos y con errores, de los que tenemos que aprender.

Esta segunda etapa del ciclo progresista que iniciamos en Ecuador hace 10 aos bajo el liderazgo de Rafael Correa y que ahora vamos a continuar con el Presidente Lenn Moreno debe, adems de formular una lectura crtica de su recorrido, regresar la mirada a sus orgenes, no para la evocacin nostlgica ni para las efemrides, sino para volver a cobrar impulso transformador.

Bienvenida, entonces, esta victoria que es una gran oportunidad y una esperanza para nosotros en Ecuador y para el conjunto del campo popular y progresista de Nuestra Amrica.

Gabriela Rivadeneira Burbano es la Presidenta de la Asamblea Nacional, siendo la primera mujer en llegar a dicha magistratura y la persona ms joven de Amrica Latina en presidir un Parlamento.

Fuente: http://www.telesurtv.net/bloggers/Balance-y-perspectivas-de-la-victoria-del-2-de-abril-20170411-0002.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter