Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2017

Ante la puesta en marcha de la Reforma Laboral Patronal

Izquierda Guevarista
Rebelin


En nuestro pas, han sido 3 los cuerpos normativos que han reglamentado las relaciones laborales y las materias conexas de stas. En orden histrico, han sido los siguientes:

a. Cdigo civil, del ao 1857 (promulgado en democracia censitaria). b. Cdigo Laboral del Dictador Carlos Ibez del Campo, del ao 1931. c. Plan Laboral y Cdigo Laboral de Jos Piera (el mismo infame que dise las AFP tambin, dicho sea de paso) del ao 1979 y 1987 respectivamente (bajo la dictadura de Augusto Pinochet Ugarte).

Como es posible apreciar, nunca en Chile ha habido una legalidad laboral emanada desde, por, y para los trabajadores. El da de hoy ha entrado en vigencia la ley 20.940, tambin conocida simplemente como la reforma laboral. La tnica con respecto al pasado, como es evidente, no ha cambiado.

Respecto de aquella reforma, en un hecho realmente indito, aconteci que los ms destacados docentes y abogados dedicados al Derecho laboral, no dudaron en calificar esta nueva legislacin como tremendamente daina para el mundo sindical. En palabras de aquellos expertos: la Reforma Laboral del gobierno es un retroceso en los derechos del mundo sindical y una profundizacin en el sistema de relaciones laborales diseado en dictadura por Jos Piera.[1]

En la misma lnea, el abogado Jos Luis Ugarte, sostuvo sin ms que ac sencillamente pasamos del Plan Laboral de Jos Piera al Plan Laboral de Michelle Bachelet, sin cambios sustantivos.[2]

Y como ltimo botn de muestra, en uno de los ms recientes libros jurdicos que abordan la reforma laboral, los abogados Pablo Arellano y Francisco Walker afirman que a nuestro parecer esta reforma no produce un verdadero avance en las relaciones laborales y en algunos puntos es un franco retroceso.[3] Naturalmente, en los respectivos textos que hemos citados, los expertos[4] abordan tcnica, concienzuda y pormenorizadamente todos los errores y retrocesos que contiene la reforma laboral; anlisis que, por razones de espacio, no podemos desarrollar aqu.

No quisiramos que este breve artculo se enfoque slo en la opinin de los expertos y algunas efemrides en relacin a nuestra legalidad laboral. Es importante tambin hacer un ejercicio de memoria respecto de los actores polticos involucrados. Es por lo anterior que no podemos -ni queremos- olvidar ni dejar pasar la complicidad criminal que tuvieron tanto la CUT como el Partido comunista en la defensa de esta nefasta ley.

Hay que recordar que en entrevista con La Tercera, Brbara Figueroa, Presidenta de la CUT en ese entonces, asegur que la reforma laboral cumple respecto a los ejes fundamentales. Ac lo histrico y el valor fundamental de este proyecto de ley es que, por primera vez despus de 35 aos, comenzamos a desmantelar los pilares del plan laboral de Jos Piera, y eso es algo que, evidentemente, le va a cambiar el rostro a nuestro pas[5].

Como hemos visto, lo dicho por la mxima dirigente de la CUT era y es completamente y absolutamente falso; y, si sus entonces grandilocuentes afirmaciones ya eran motivo de agrias sospechas (recordemos que el proyecto original era an ms macabro que el finalmente promulgado, v.gr definicin de la huelga como actividad pacfica), en la actualidad su acrrima defensa de la ley es transversalmente desmontada y tirada por la borda por expertos y actores sociales que s conocen de la materia y que vivirn en carne propia los efectos tremendamente negativos que tendr esta reforma en el mundo del trabajo asalariado y sindical.

Tampoco podemos obviar las palabras de la ex senadora universitaria, hoy concejala por la comuna de Santiago, Irac Hassler, quien, apenas un da despus de que se envi la reforma laboral, en su blog personal, expres que: Los que se oponen, por impacientes o retardatarios, deben saber que contaremos con actores fortalecidos para la negociacin colectiva y para la lucha, para conquistar relaciones laborales para un pas de justicia y dignidad. Estamos felices porque esta reforma significa ms poder para los trabajadores y las trabajadoras.[6]

Una de dos: o conscientemente se hizo una apologa a una reforma laboral patronal o simplemente no se ley el contenido original y final- de la misma. Porque no nos explicamos cmo pudieron unos auto-proclamados comunistas defender (an algunos hasta hoy) una reforma laboral que desde un primer momento fue considerada como nefasta por todos los afectados. El idealismo, alejamiento de la realidad y de las penurias de la clase trabajadora de dicha organizacin, es realmente preocupante.

Ante un escenario tan complejo como el presente, pensamos que las tareas inmediatas de la izquierda revolucionaria, del mundo sindical y especialmente, de todos los trabajadores asalariados, son las siguientes:

1. Organizarse, de cualquier forma que sea posible. Ya sea de forma legal (v.gr sindicatos o asociaciones de funcionarios pblicos) o de forma a/para/ilegal (v.gr Unin Portuaria y otras asociaciones de hecho). Esto, por supuesto, slo tendr efectos positivos a nuestra causa en la medida de que se ocupen dichas instancias en funcin de la defensa, concientizacin, educacin y movilizacin de nuestra clase, lo que sabemos es difcil sin un horizonte clasista, pues la dinmica actual del sindicalismo en Chile (en trminos mayoritarios) contribuye precisamente con esos objetivos.

2. Desarrollar en unidad una poltica de informacin, agitacin y denuncia de cara a nuestra clase. En tal sentido, consideramos que las centrales que se han levantado de forma crtica a la burocracia de la CUT, adems de asociaciones inter-sindicales (como la AIT), instancias como el CIUS e incluso el Movimiento NO + AFP (por su capacidad de llegada a amplios sectores de nuestra clase), deberan desarrollar una poltica en la concientizacin, organizacin y movilizacin de dirigencias y bases, adems de ocupar los espacios necesarios para evidenciar lo perjudicial de la reforma frente al empresariado y quienes facilitan su accin en el campo popular.

3. Ejercer la solidaridad de clase. Entre sindicatos de la misma y otras ramas de la economa, con los trabajadores a honorarios, y con los cesantes. Pero no slo eso, tambin utilizar esto para sumar a estudiantes que colaboren en tanto fuerza auxiliar de la lucha de trabajadores y trabajadoras.

4. Prepararse para dar el contraataque en cuanto sea posible.

Nuestro esbozo de propuesta ante la reforma laboral podr ser criticado como escueto o poco ambicioso. Pero, slo con nimos de poner en ejercicio lo que Marx en El Capital llam el terror de la burguesa a saber, la dialctica-, legtimamente preguntamos a quienes estn en nuestra vereda de pensamiento: a raz de la reforma laboral se constatan huelgas generales o brotes espontneos de violencia de masas que afecten la rutina diaria de los 7 millones de trabajadores asalariados que hay en este pas?cuntas tomas an de breve duracin- de fundos y fbricas han sido ejecutadas para frenar la reforma laboral? O incluso, de forma ms modesta preguntamos tendran la amabilidad de indicarnos la fecha para la marcha ms prxima en el tiempo cuyo motivo de convocatoria sea detener la reforma laboral?

Por eso, ante la realidad concreta, es que nos atrevemos a esbozar una propuesta que an est en desarrollo, la cual con gusto debatiremos con quien tenga crticas constructivas que hacerle. Trabajaremos gustosamente tambin con quien est realmente interesado en conseguir la emancipacin de la clase trabajadora. Tenemos una tarea inmensa por delante. Ya es hora de que tengamos leyes emanadas desde, por y para la clase trabajadora. Luchemos resueltamente por hacer carne las palabras optimistas de Luis Emilio Recabarren: La organizacin obrera ser en el porvenir el dictador supremo de todas las leyes humanas. Y esto es inevitable, como es inevitable que haya un maana despus de cada hoy.[7]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter