Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2017

Siria y Rusia: doble fracaso de Trump

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


A pesar del empleo a fondo del aparato meditico del imperialismo estadounidense y de sus subalternos europeos para responsabilizar al gobierno de Bashar al Assad del uso de armas qumicas en la cruenta guerra en Siria, la calumniosa especie no ha cuajado. Es ms: cada da que pasa crece la conviccin de que el ataque a la localidad Jan Sheijun fue un clsico atentado con bandera falsa de Estados Unidos para culpar al gobierno sirio y as crear el ambiente meditico condenatorio que sirva de base, mediante una invasin militar directa, al ulterior derrocamiento del gobierno de Assad, aejo anhelo de Washington.

Pero es claro que ese derrocamiento no ser posible mientras Rusia apoye al gobierno sirio. As las cosas, es tambin claro que el atentado referido busca minar el respaldo ruso a Assad. Es decir, obligar a Vladimir Putin a deslindarse del presidente rabe, para evitar ser sealado como cmplice en el uso de armas qumicas. Una clsica operacin de pinzas. La doble jugada estadounidense tiene su lgica: frente al caso de las armas qumicas, a Putin podran temblarle las rodillas y finalmente ceder al chantaje de Washington. Exactamente eso pretendan las palabras del secretario de Estado, Rex Tillerson, cuando conmin a Putin a decidir entre Washington o Damasco.
Esa lgica, sin embargo, no es muy slida. El asunto va ms all de la valenta o cobarda personales de un jefe de Estado. Putin entiende bien que en el actual ajedrez internacional, el objetivo ltimo de la Casa Blanca es debilitar al mximo a Rusia y, ms adelante, liquidarla como gran potencia y poderoso rival econmico, poltico y militar de Estados Unidos.

No es esperable, en consecuencia, que Putin ceda al chantaje. Y s, en cambio, es previsible que el gobernante ruso responda a la provocacin y al chantaje estadounidenses con sensatez pero con firmeza. Y esa respuesta comienza, necesariamente, con la continuacin tanto del respaldo al gobierno de Assad como con el combate a los fanticos yihadistas que, creados y al servicio de Washington, son pieza importante en el trabajo de debilitamiento de Rusia y su sometimiento a los dictados de Estados Unidos, como es el caso, por ejemplo de Alemania, Francia, Inglaterra, Japn, Italia, Blgica, Holanda, Espaa y otros.

Una primera seal objetiva de que Rusia no va a ceder se dio en la reunin sostenida por el canciller ruso, Sergei Lavrov y su homlogo Tillerson. El nico fruto del encuentro fue el compromiso de ambos gobiernos de investigar exhaustivamente el origen real del ataque qumico, lo que constituye una derrota de la versin estadounidense. Y lo que, de paso, desmonta la estrategia yanqui de chantajear a Putin para que rompa su alianza con Assad.
El atentado con bandera falsa del ataque qumico mand el baln a la cancha de Putin. Pero ste, en seguida lo regres al campo estadounidense. Qu van a hacer Trump y Tillerson con ese baln de regreso a su propio campo? Por lo que se ve, Trump tiene ya demasiados problemas y enemigos domsticos. Y stos, sumados al presente rotundo fracaso de su poltica internacional, lo debilitan ms.

El ataque con misiles a la base area siria lo malquist con su base electoral que no quiere ms guerras. Y ahora su fracaso para sacar a Rusia del juego lo malquistar con los sectores financieros, mediticos y blicos que promovieron o aplaudieron ese ataque.

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com [email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter