Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2017

S se puede!... a veces... pero slo si se organiza y se pelea

Martintxo Mantxo
Rebelin


Nos costar porque los tiempos que se avecinan son de crisis econmica, de crisis de recursos, de querer seguir sacando tajada de todo como antes, pero ante la ofensiva extractiva y destructiva, seguimos como podemos, aqu, all, hacindole frente. Muchas veces pasan por encima nuestra, de nuestras consignas, de nuestras pancartas. Pero otras alcanzamos el objetivo. Para que por lo menos cuando nos dispongamos a dar guerra - con todo lo que cuesta, con todo de lo que nos privamos- quede constancia y por lo menos no adoptemos esa postura de "no se puede". S: el monstruo al que nos enfrentamos es grande, y cuando hay dinero de por medio, no hay obstculo que lo pare. pero muchas veces se puede pararlo. Muchas veces lo hemos parado, as que... A seguir hacindole frente!

El pasado viernes fue la Junta de Accionistas de Iberdrola. En ella su presidente Snchez Galn anunciaba que la nuclear no era rentable (por qu no lo habra dicho en todo este tiempo de incertidumbre?) y que trasladara a Endesa su deseo de central Garoa. Como decimos, en todo este tiempo que hemos protestado su posible re-apertura, que hemos mostrado nuestra oposicin y nuestro resquemor, ellos no han dado muestras de importarles. pero seguro que algo ha tenido que ver tambin. O aadir otra variable. O ha influido en que las instituciones polticas vascas se posicionen tambin y eso ha influido. Claro que nos hubiera gustado que en lugar de esos argumentos, Galn se hubiera referido a la oposicin de la gente, de las instituciones y que por eso decidan su cierre. Pero eso no lo van a hacer. No pueden legitimar la protesta ni la lucha.

Hoy nos llegaba la noticia tambin de la desligitimacin por parte del Tribunal Superior de Justicia del proyecto minero de magnesita en Zilbeti (Nafarroa). Sin duda, sin la oposicin activa de vecinos y organizaciones, sin pintar (y re-pintar) Guernicas en su hayedo no hubiera sido posible conservar este lugar de inters ecolgico.

Mientras de otros rincones nos llegaban historias inspiradoras. En el seminario sobre Transicin Energtica y Democracia - Aqu y en el Sur" celebrada el jueves y viernes pasado un representante de las lucha contra la extraccin petrolera en alta mar en Portugal, Joo Camargo reciba la noticia de sus compaeros de la paralizacin de 5 proyectos de extraccin. Quedan oras 10, pero paralizar 5 en una lucha tan desigual es un gran triunfo. Esperemos que as sea, cuando se paralizaron las planeadas para Canarias, y que no aduzcan inters de estado o similares.

En las mismas jornadas la activista contra la pobreza energtica en Catalunya Mara Campuzano comparta con nosotras que dentro de su actividad de asistencia, de apoyo a damnificados tambin haban conseguido paralizar 39.000 cortes. Una gran cifra y sin duda una prueba de que slo organizndonos podremos hacerles frente. En 2016 Iberdrola cort la luz a 141.703 usuarios.

Estos das tambin hemos sabido de avances en la lucha contra la minera a cielo abierto que tan atroces resultados tiene para el medio ambiente y las comunidades: el jueves la Asamblea Legislativa de El Salvador vot una ley por 69 votos de 84, para prohibir todas las formas de explotacin minera en el pas. Es el primer pas en introducir una ley de estas caractersticas. El mismo da en Argentina el gobierno de San Juan suspenda la mina Veladero de la gigante minera Barrick Gold por ms derrames de cianuro. Ha tenido que ocurrir otro derrame, pero por fin se finaliza actividad tan daina. Cuatro das antes en Cajamarca mediante una consulta se pona fin a otra de las minas mayores del continente, La Colosa, de otra mega-minera del oro, AngloGold Ashanti. El 97,92 % vot en contra de la mina ( 6.165 votos) mientras que el s solo obtuvo 76.

Pero obviamente ese resultado no hubiera sido posible sin una oposicin de ocho aos u obviamente, sin organizar esa consulta y otras actividades.

Hoy tambin conocamos que Miller Dussn y Elsa Ardila de la organizacin Asoquimbo, de afectados por el proyecto hidroelctrico El Quimbo (Enel) en Colombia tenan xito tambin en su juicio. Este no era ms que un intento criminalizacin de la resistencia a una megapresa, a dos personas que se destacaron por su su derecho a la organizacin y resistencia, y que han pasado los ltimos cinco aos viviendo con la presin de dos cargos criminales en su contra. Tambin ocurri el 30 de marzo.

Este 4 de abril el Parlamento Europeo vot una nueva resolucin para que la UE elimine gradualmente el uso de aceites vegetales, incluido el aceite de palma, en biocombustibles para 2020. El 97% vot a favor de la medida. El uso de aceites vegetales como combustible para el transporte se han ido reduciendo paulatinamente desde que en 2007 se planteara que para el 2020 fueran un 10% de los combustibles. Para 2013, ya escandalizados por el impacto que conllevaba tales polticas la Eurocmara rebaj del 10% al 6% el uso de agroombustibles para el transporte. Y ahora se plantea el abandonarlos (a espera que sea ratificado). Sin duda, la decisin llega tarde pues hasta ahora los efectos de estas polticas son enormes: deforestacin acelerada en muchos pases, incendios y emisiones de gases de efecto invernadero, contaminacin de fitosanitarios, as como expolio de tierras comunales, indgenas y represin. Tambin queda el saber que se har en su lugar que no se parece plantear: si los agrocombustibles se plantearon para paliar las emisiones de los combustibles fsiles y no son a solucin qu hacemos a ese respecto? La nica solucin posible es reducir consumos, pero no parece estar entre las propuestas. Con todo, la propuesta unnime en el Parlamento Europeo de abandonar los aceites vegetales como combustibles debe ser entendido tambin como un logro de las campaas.

Das antes, en el Ekozinemaldia, supimos de la lucha de comunidades y activistas en Santa Cruz Barillas (Guatemala) contra una hidroelctrica y su logro de parar este proyecto de la espaola Ecoener-Hidralia. Nuevamente, el resultado es fruto de movilizacin y lucha que se remonta a 10 aos. Tambin a muertos por la polica y sicarios. Pero por supuesto, es increble, pues alrededor tenemos miles de proyectos iguales que con igual saldo todava consiguen imponerse. Ahora falta parar el otro proyecto de ACS (Florentino Prez) en el ro Cahabn.

Tambin supimos de Tapajs, la hidroelctrica en el afluente del Amazonas del mismo nombre que impulsa un consorcio de empresas elctricas entre las que se encuentra Iberdrola. Eeste proyecto est paralizado desde agosto del ao pasado. Esperemos que sea definitivo pues Belo Monte fue paralizada en distintos momentos pero la voluntad del gobierno y las compaas se impuso. Sin duda es un logro, un logro de la resistencia, y de la resistencia tambin a Belo Monte y otros proyectos. Y seguiremos ojo avizor para que no lo retomen.

Sin duda la llegada de Trump al poder son malas noticias. Dentro de las muchas y distintas polticas que va a relanzar contra las comunidades y el medio ambiente est la del oleoducto DAPL (Dakota). Est claro que no lo queremos y lo intentaremos parar. Pero el hecho de que se paralizara antes de las elecciones fue un gran logro pues es una infraestructura imprescindible en el entramado extractivo. Esperamos que lo paren otra vez. Mientras el 4 de abril la propietaria del otro gran oleoducto que transporta petrleo de bituminosas desde Canad, TransCanada Corp cerr este oleoducto, el Keystone , despus de un nuevo derrame en el Sur de Dakota. S, estos derrames son los que han provocado que comunidades se opongan al DAPL, y los impactos han sido muy graves. Pero tal decisin es un hito, y sin duda, no hubiera tenido lugar si miles no se hubieran movilizado contra ste y el DAPL.

Por ltimo, no escatimar el efecto que podemos tener no slo en la calle sino desde el mismo ordenador. Qu no se limite en eso, pero peticiones, firmas, cartas e-mail a embajadas, instituciones, cartas de solidaridad suponen presin y tambin solidaridad. En el caso de Miller y Elsa y otros por ejemplo sabemos que tuvo efecto. No cuesta mucho, pero se puede incidir.

Martintxo Mantxo, Ekologistak Martxan

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter