Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2017

Desde la nacin encarcelada
La ilusin de la medicina correccional

Mumia Abu-Jamal
[email protected] de Mumia, Mxico


 

Imagen MCXozulu

En el inframundo de las prisiones de Estados Unidos, hay que deshacerse de todas las suposiciones mdicas que uno trae del llamado mundo libre.

Hemos sido condicionados a ver a las enfermeras como dulces fuentes de consuelo y a los doctores como personas dedicadas a curar a los enfermos y aliviar nuestro dolor.

En prisin, nuevas reglas rigen la medicina y la atencin mdica.

Aqu el dinero manda. Las personas enfermas son prcticamente ignoradas.

Esto puede parecer severo, pero les aseguro que la realidad es an ms severa.

Hace poco escrib sobre un abogado autodidacta en prisin que se llama Dennis Solo McKeithan y su batalla para recibir tratamiento para el doloroso trastorno nervioso conocido como culebrilla.

Mientras le la transcripcin del proceso, encontr los notables comentarios y preguntas del juez instructivos.

l pregunt esencialmente si la empresa contratada por el Departamento de Correcciones (DOC) para proporcionar atencin mdica tendra un conflicto, porque como una empresa privada, sus intereses eran ganar dinero al negarse a proveer los medicamentos que los presos necesitaban. El testigo neg la sugerencia, pero el juez haba tocado un nervio.

Desde el ao 2015 hasta la fecha, mis abogados y yo hemos estado exigiendo un tratamiento verdadero para mi infeccin de Hepatitis C.

Inicialmente el DOC present una falsa declaracin jurada para justificar que un magistrado federal desechara mi demanda. El DOC argument que mi Hepatitis iba bien, que podra durar aos sin tratamiento.

Un juez federal no estaba de acuerdo con esto y celebr una audiencia que demostr la falsedad de la declaracin jurada. Unos meses despus, el mismo juez declar que el protocolo del DOC era anti-constitucional.

El DOC respondi que mi Hepatitis C estaba en un nivel bajo. De nuevo, el juez discrep, declar anti-constitucional el protocolo por segunda vez y orden mi tratamiento.

El DOC esencialmente hizo caso omiso del dictamen durante casi dos meses.

A principios de esta semana, me hicieron anlisis adicionales. Los resultados acaban de llegar.

No slo tengo Hepatitis C muy avanzada, sino tambin cirrosis del hgado, llamado F4, porque el DOC no quera gastar el dinero para tratar mi infeccin. El DOC dijo que le costara seis cientos millones de dlares.

A m solo me puede costar la vida.

Desde la nacin encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

17maj 31 de marzo de 2017 Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org Texto circulado por Fatirah [email protected]
Traduccin [email protected] de Mumia, Mxico
Fuente: http://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/04/06/la-ilusion-de-la-medicina-correccional/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter