Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2005

Patria y clases al inicio del tercer milenio
La huesera de la gloria

Sergio Grez Toso
www.ecoceanos.cl





Cuando el ejrcito chileno marchaba hacia el enemigo y las bandas ponan en juego sus instrumentos, los capellanes bendijeron la tropa, la cual conforme a Ordenanza se hinc, con una rodilla a tierra, y entonces el virtuoso sacerdote don Ruperto Marchant Pereira, que era uno de los capellanes, alzando las manos con profunda y comunicativa emocin pronunci estas palabras: "Hermanos: antes de morir por la Patria, elevad el corazn a Dios`[1].

As describi el historiador chileno Gonzalo Bulnes uno de los momentos previos a la batalla de Tacna o del Campo de la Alianza, donde perecieron o quedaron heridos, el 26 de mayo de 1880, varios miles de soldados chilenos, peruanos y bolivianos.

La foto que observamos muestra una parte de los restos de los que all cayeron defendiendo, con la bendicin de la Iglesia, a sus respectivas patrias.

Sus patrias? Qu patria defendan los quechuas, aymars, cholos, rotos y huasos enrolados en los ejrcitos beligerantes? La de sus amos latifundistas y mineros o la de sus comunidades ancestrales? La de los caudillos militares, aquella que les haban inculcado en el servicio militar y en la Guardia Nacional, o la patria como simple expresin del amor al terruo?

Todo parece indicar que cuando estall la Guerra del Salitre o del Pacfico, el sentimiento nacional estaba ms desarrollado en Chile que en Per o Bolivia, lo que explica, al menos en parte, el triunfo de las armas chilenas. Pero este sentimiento no era muy antiguo ni haba brotado espontneamente. Como todos los fenmenos sociales, el patriotismo chileno tena un carcter histrico, fruto de determinadas condiciones inscritas en la temporalidad. La prueba es que cuarenta aos antes durante la Guerra contra la Confederacin Per-Boliviana-, casi todos los rotitos y huasos haban sido conducidos a la fuerza (muchas veces laceados) hacia el norte.

Sin embargo, en 1879 los alistamientos voluntarios se contaron por miles. El cambio de actitud de la masa popular era el resultado del notorio progreso que experimentaba la construccin del Estado nacional en Chile. El servicio militar en la Guardia Nacional, el disciplinamiento del bajo pueblo por medio de la pena de azotes, los trabajos forzados, las papeletas en las zonas mineras, las jaulas rodantes del ministro Portales, la instalacin de jefes militares sobre la jurisdiccin de los principales yacimientos mineros, instrumentos todos al servicio de la proletarizacin y la mantencin de la dominacin oligrquica, as como la paulatina extensin a lo largo del territorio nacional de los aparatos de Estado, la accin de la Iglesia y de la escuela, la difusin de smbolos patrios y la celebracin de ciertas efemrides, estaban dando frutos.

Tambin es necesario considerar que, a pesar de sus contradicciones, el mestizaje tnico y cultural haba creado significativos vnculos entre la elite y el bajo pueblo. Se ha postulado con buenos argumentos que la transhumancia de los peones, obligados a correr tierras en busca de trabajo, habra contribuido a generar en ellos una nocin ms amplia de su espacio de pertenencia, que coincida con el ncleo bsico del Chile histrico (el Norte Chico y el Valle Central). Su movilidad fsica llev a estos trabajadores nmades a reconocer o construir una cierta afinidad cultural con otros sectores populares de otros puntos del pas, aproximndose con el paso del tiempo a los valores comunes de la chilenidad[2]. Este sentimiento y mixtura cultural alcanzara su coronacin durante la Guerra del Pacfico porque las identidades siempre se construyen diferencindose del otro y las guerras aunque nos repugne aceptarlo- son momentos fuertes en la configuracin de las identidades nacionales.

Qu sinti entonces el nio vestido de marinero al contemplar esta montaa de cadveres? Orgullo nacional, tristeza o indiferencia? Imagin su Patria (cualesquiera que haya sido) ms gloriosa, ms digna, ms suya al constatar el sacrificio consentido por sus compatriotas? Y al crecer, se anidaron en su espritu los sentimientos patrioteros de odio y menosprecio por los enemigos de su Estado-nacin?, o tal vez, se rebel contra el militarismo y el chovinismo y practic la fraternidad por encima de las fronteras como lo hicieron centenares de obreros peruanos y bolivianos que prefirieron enfrentar la alta probabilidad de otra matanza esta vez en diciembre de 1907 en Iquique- antes que abandonar en la Escuela Santa Mara a sus hermanos chilenos?

Nada sabemos acerca del nio de esta foto, pero su imagen meditabunda de los horrores de la guerra qued archivada como un mensaje para las futuras generaciones que conviene rescatar y difundir.

Es verdad -como dice Toynebee- que la guerra ha existido desde el surgimiento de la civilizacin y ha acompaado al hombre a travs de la historia, pero es igualmente cierto como plantea el mismo autor- que la guerra siempre ha sido la causa del fin de las civilizaciones[3]. Enfrentados al inicio del tercer milenio, cuando la globalizacin y la mundializacin parecen engendrar una sola gran civilizacin la del conjunto de la humanidad-, los hombres y mujeres de la nueva era que est naciendo tienen en sus manos la posibilidad nica en la historia- de hacer, de este nuevo parto civilizatorio, un alumbramiento menos doloroso que nos ahorre futuras hueseras de gloria.

Sergio Grez Toso: historiador, Profesor de la Universidad de Chile, Director Museo Nacional Benjamn Vicua Mackenna, Director del Magster en Historia y Ciencias Sociales de la Universidad ARCIS.
--------------------------------------------------------------------------------

[1] Gonzalo Bulnes, Guerra del Pacfico, vol. II, Santiago, Editorial del Pacfico S.A., 1955, pg. 169.

[2] Esta hipteis ha sido formulada por Julio Pinto Vallejos en Patria o clase? La Guerra del Pacfico y la reconfiguracin de las identidades populares en el Chile contemporneo. (Ponencia presentada en las XV Jornadas de Historia Econmica organizadas por la Asociacin Argentina de Historia Econmica y la Universidad Nacional del Centro, Tandil, 9 al 11 de octubre de 1996).

[3] Los plantemientos de este autor fueron desarrollados originalmente en su obra A study of history. Algunos extractos fueron publicados bajo el ttulo War and Civilization. Al escribir este comentario he tenido a mano su versin francesa: Arnold J. Toynbee, Guerre et civilisation, Paris, Gallimard, 1973.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter