Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2017

Traduccin del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez
Una muerte demasiado incmoda para convertirse en noticia

Renata Mielli
Mdia Ninja (Brasil)

Edvaldo Alves, 19 anos, result herido el pasado 17 de marzo por un tiro a quemarropa durante una protesta en el interior de Pernambuco, cuando se manifestaba en contra de la violencia en la ciudad de Itamb. La bala de goma haba lacerado la pierna de Edvaldo, que no se pudo restablecer de las heridas y muri el pasado martes 11 de abril.


La muerte de Edvaldo no apareci en los medios comerciales nacionales, ni como nota a pie en los peridicos de gran formato ni en las tiras de noticias en las pginas de inicio de los portales en internet de esos medios.

El joven pernambucano no fue vctima de una bala perdida, ni de un enfrentamiento con la polica. No estaba enmascarado, no estaba armado, no se puso en la lnea de fuego. Argumentos que la polica y los medios usan para justificar las injustificadas acciones de la polica militar en Brasil.

Las imgenes del momento en que la polica dispara a Edvaldo estn grabadas y no dan ningn margen a la duba: Edvaldo fue vctima de la represin de las protestas, muri por ejercer su derecho a manifestacin. Una muerte demasiado incmoda para convertirse en noticia.

Si la muerte de Edvaldo, brasileo de 19 aos, no tena cabida en los medios brasileos, las muertes de dos venezolanos, ocurridas tambin este martes pasado, enseguida ocuparon los titulares de la prensa: otros dos manifestantes mueren durante las protestas contra Maduro (Estado). No obstante, lo ms interesante es que al leer la noticia no hay confirmacin de que las muertes se estn vinculadas a las protestas, o por lo menos no hay confirmacin de facto. Dos pesos e dos medidas para tratar temas semejantes reveladores de los intereses de los medios de comunicacin comerciales.

La represin policial de las protestas no es un fenmeno reciente en Brasil, pensad en las jornadas de junio de 2013. No obstante, en esta ocasin hay un elemento nuevo en la coyuntura poltica nacional que ha generado un ambiente ms permisivo en relacin con las acciones violentas de la polica: la ausencia de un Estado que defienda los derechos humanos, que se encuentre dentro de los parmetros constitucionales de respeto a la libertad de expresin.

La ruptura democrtica que vivi el pas tras el impeachment contra Dilma Rousseff abri las puertas a una avalancha de violaciones de la libertad de expresin.

El gobierno instalado en el Brasil pos-impeachment tiene un carcter represor, autoritario y connivente con la violencia, mejor dicho, es inductor de la violencia. Algo que quedo claro cuando fue designado para el ministerio de Justicia al ex secretario de Seguridad Pblica de So Paulo, Alexandre de Moraes, famoso por su excesivo uso de la fuerza, por su postura crtica ante los derechos humanos, de los que en ms de una ocasin dijo que eran un obstculo para el combate del crimen. Moraes paraliz la poltica de derechos humanos, que era una de las seas de identidad del ministerio de Justicia y gan como premio una promocin para el Supremo Tribunal Federal.

En poltica no hay un botn de apagado y encendido. Digamos que hay un semforo. Con el golpe, el semforo se puso verde para todo tipo de intolerancia, violencia y violaciones de derechos, practicados con la anuencia de los medios privados de comunicacin.

Es por eso que tenemos que luchar por el derecho de Edu, de Marcelo y de tantos otros blogueros y comunicadores que estn siendo procesados y obligados a callar; por el derecho de los profesores a tener autonoma pedaggica para discutir cualquier tema en las aulas; por el derecho de los estudiantes a ocupara sus escuelas en lucha por la calidad de la educacin; de los trabajadores a hacer huelga porque estn acabando con sus derechos; de la poblacin a manifestarse en defensa del derecho a la salud, de los sin techo a acampar en seal de protesta por el fin de las polticas de vivienda; de los sin tierra a luchar por el derecho a la tierra.

Luchar por el derecho a la libertad de expresin y denunciar los casos de violacin de ese derecho es fundamental.

La muerte de Edvaldo no puede quedar impune ni invisible.


#CalarJamais!


Renata Mielli es periodista, coordindora general del Foro Nacional por la Democratizacin de la Comunicacin y secretaria general del Centro de Estudios de los Medios Alternativos Baro de Itarar.

Fuente: https://ninja.oximity.com/article/Uma-morte-inc%C3%B4moda-demais-para-vi-1


Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de resptear su integridad y mencionar a la autora y al traductor y a Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter