Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2017

Tambalea otro centro de poder mundial
Ocaso de la Unin Europea (I de II)

Adrin Fernndez e Ignacio Daz
Rebelin


Descontento social y crisis capitalista imponen una dinmica de desintegracin. Degradada la socialdemocracia se fortalecen opciones de ultraderecha y tambalea un proceso de 60 aos.

 

Desde el estallido en 2007 de la ms grave crisis del capitalismo mundial la Unin Europea (UE) sufre un resquebrajamiento, ocultado pero persistente, que se manifiesta de varias maneras y provoca temores, la mayora de ellos fundados. Tuvo que pasar una dcada para que, a 60 aos del Tratado de Roma que dio origen a la Comunidad Econmica Europea (CEE), antecedente y cimiento de la UE, para que los gobiernos reconocieran oficialmente la magnitud del problema.

En su diagnstico los llamados lderes europeos se empean en incluir los factores exgenos y en pblico subestiman la crisis econmica, social, laboral y poltica que envuelve a sus propios ciudadanos, partidos polticos y gobiernos. Hablan de terrorismo internacional, crisis de refugiados, la eleccin de Donald Trump en Estados Unidos y las relaciones con el resto del mundo. Hacia adentro mencionan al brexit (salida de Gran Bretaa del bloque), el creciente movimiento de quienes rechazan la integracin europea y pocas cosas ms. No se ve, salvo excepciones, una autocrtica por las exigencias de ajuste fiscal hacia las economas ms chicas, la prdida de derechos sociales y la cada de una socialdemocracia que no mostr diferencias con la derecha liberal a la hora de aplicar ajustes, avalar guerras imperialistas, ejercer el racismo y la xenofobia y establecer acuerdos con sectores conservadores para impedir el surgimiento de nuevos partidos de masas.

La cumbre que se realiz el 25 de marzo en Roma para conmemorar los 60 aos de la Unin es un buen ejemplo de ese ocultamiento de los sntomas ms graves. Los lderes de los 27 pases miembros acordaron una serie de compromisos para los prximos diez aos pero no hubo un abordaje profundo de la crisis que sacude al bloque.

El documento de Roma promueve una Europa segura, prspera, social y ms fuerte en la escena mundial. Tambin se compromete a adoptar una poltica migratoria eficaz y sostenible que genere crecimiento y empleo.

El texto establece que en los diez prximos aos queremos una Unin ms segura y protegida, prspera, competitiva, sostenible y socialmente responsable, que tenga la voluntad y la capacidad de desempear un papel fundamental en el mundo y de modelar la globalizacin.

Un prrafo seala, de manera genrica, que la UE se enfrenta a retos sin precedentes, tanto mundiales como interiores: conflictos regionales, terrorismo, presiones migratorias crecientes, proteccionismo y desigualdades socio-econmicas.

El documento fue largamente negociado para determinar de qu manera se abordaran los asuntos ms espinosos del bloque. Temas discutidos en lo previo pero no abordados en el documento final son la cada de los ndices sociales en muchos de los pases, las polticas de ajuste y el proteccionismo econmico exigido por algunos socios.

Durante las semanas previas el gobierno conservador polaco puso en duda la firma de la declaracin. Estaba en contra del concepto de una Europa a dos velocidades, segn el cual el bloque se desarrollar de acuerdo a las posibilidades asimtricas de cada uno de los pases.

Esta teora del crecimiento dispar, que haba sido acordada a comienzos de mes en una cumbre entre los principales lderes europeos, finalmente qued lavada en el documento final: actuaremos juntos, a distintos ritmos y con distinta intensidad cuando sea necesario, mientras avanzamos en la misma direccin.

 

Escpticos y decepcionados

Un reciente estudio de Ipsos seala que los ciudadanos de las cinco naciones ms grandes de Europa piensan que su pas se encuentra en declive: 73% de los encuestados en Italia, 69% en Espaa, 67% en Francia, 57% en el Reino Unido y 47% en Alemania. Segn el trabajo la mayora de los franceses (61%), italianos (60%), espaoles (56%), alemanes (44%) y britnicos (43%) creen que su generacin tiene una vida peor que la de sus padres.

Buena parte de ese escepticismo descansa en los jvenes, los que ms han sufrido las consecuencias de la crisis disparada en 2008. Segn Eurobarmetro la mitad de ellos se siente excluida y marginada de toda participacin significativa en la vida social y econmica. Tres de cada cuatro europeos piden ms medidas para combatir la falta de empleo en una regin que cuenta con jvenes altamente calificados, pero ms de 4,2 millones de jvenes menores de 25 aos estn desempleados. En pases como Grecia, Espaa e Italia el problema es realmente grave, con cifras que van del 38 al 45%.

En el plano poltico, la crisis social y la cada en desgracia de partidos tradicionales han dado lugar a la emergencia de movimientos progresistas (deslegitimados por los sectores de poder y vctimas de sus propias contradicciones) y tambin de extrema derecha. En diciembre pasado las elecciones en Austria dieron un primer aviso de que el fenmeno debe tomarse seriamente. El socialdemcrata ecologista Alexander Van der Bellen venci por poco a Norbert Hofer, representante del nacionalista Partido de la Libertad, xenfobo y contrario a la Unin Europea.

El mismo mes el primer ministro italiano, Matteo Renzi, haba sido derrotado en su intento por reformar la Constitucin mediante un referendo y renunci a su cargo. Tras el alivio en las elecciones de Holanda donde la derecha fren el mpetu ultranacionalista, los europeos estn atentos a lo que suceda en Francia y Alemania y el futuro de los gobiernos de Espaa e Italia.

Uno menos

Abril y el resto del ao estarn atados a los efectos del brexit, la evolucin de la crisis y la credibilidad de la poblacin en un proceso que tambalea. El brexit, palabra que sintetiza la decisin de la mayora de los britnicos de separarse de la Unin Europea, ya est en marcha. A fines de marzo la primera ministra Theresa May, del Partido Conservador, aplic el artculo 50 del Tratado de Lisboa (la ley madre del bloque) y comenz el proceso de negociacin. Es la primera vez en la historia de la UE que un pas abandona el bloque, exactamente 60 aos despus de la firma del Tratado de Roma.

Como parte de la UE Gran Bretaa fue la segunda potencia econmica luego de Alemania. Como principal socio comercial de este pas, recibe vehculos y manufacturas en gran escala. Estudios privados previos sealan que con la ruptura britnica Alemania podra perder anualmente entre una y tres dcimas en su PIB. Pero hay naciones que sentiran un impacto mayor, como Irlanda, Luxemburgo o Blgica.

Cuando se consolide la ruptura ya no habr fronteras comerciales abiertas entre Londres y los pases del bloque. Esto explica que May quiera firmar acuerdos de libre comercio entre Londres y la UE de manera paralela a la salida britnica. El objetivo mximo es que de aqu a dos aos Gran Bretaa no tenga obligaciones institucionales con la UE, pero s libre intercambio de bienes y servicios. Los lderes europeos son menos optimistas y ms desconfiados; adems temen que Gran Bretaa se transforme en un paraso fiscal. El camino es largo en un mundo en crisis.

Proyecciones

Las pautas generales de lo que se abrir para Londres tras el brexit fueron mencionadas por May en enero pasado, siete meses despus del referendo en el cual casi el 52% de britnicos decidi abandonar la Unin Europea, tras haber sido en 1973 parte fundadora de la Comunidad Econmica Europea. En su presentacin ante el Parlamento el 17 de enero la lder conservadora entreg una lista con los 12 puntos fundamentales para esta etapa de divorcio, entre ellos la ya referida pretensin de libre comercio con sus futuros ex socios.

Entre los 12 propsitos de la hoja de ruta est limitar el nmero de ciudadanos de la UE que llegan a Gran Bretaa y slo atraer a los mejores que quieran trabajar y estudiar. Uno de los compromisos de May es acordar con Bruselas (capital de la Unin Europea) que se mantengan los derechos para quienes ya estn viviendo en el mercado comn y tambin para los tres millones de ciudadanos de la UE que actualmente viven en Gran Bretaa. Lo mismo prometi para mantener los derechos laborales de los trabajadores que actualmente estn regulados por las leyes europeas.

La UE perder con el brexit los 10 mil millones de euros anuales que Gran Bretaa aportaba al presupuesto comunitario. En un momento delicado, con necesidad de aumentar gastos sociales para atender la crisis y mientras suben los gastos militares, los 27 socios europeos tienen dos opciones: aumentar proporcionalmente sus contribuciones o reducir el gasto.

Previsiones privadas estiman que de acuerdo al crecimiento de la economa de pases y bloques, en 30 aos (ya sin Gran Bretaa) el peso de la Unin Europea en la economa mundial ser de apenas 9%. Para 2050 Gran Bretaa sera la dcima economa, Francia estara fuera de las primeras 10 e Italia ms all de las 20 primeras. En el reparto global India representara el 15% de la economa mundial, China el 20% y Estados Unidos el 12%.

A comienzos de marzo un informe de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (Ocde) seal que el modesto repunte de la economa global no tiene slidos cimientos. Apunt que hay una notable desconexin entre cierta confianza detectada en los mercados financieros y la realidad de los fundamentos econmicos. La economista jefe del organismo, Catherine Mann, advirti que la mejora en la confianza de los mercados contrasta con el continuado bajo crecimiento del consumo y la inversin, que sigue bastante por detrs de previas recuperaciones, y la ralentizacin en el crecimiento de la productividad junto con la persistente desigualdad de ingresos. Remarc que la confianza (global) ha aumentado (pero) el consumo, la inversin, el comercio y la productividad distan de ser fuertes.

El mismo informe detall que en la zona euro (pases de la UE que tienen al euro como moneda) continuar el ritmo moderado de crecimiento econmico con 1,6% en 2017 y 2018. Para la Ocde, Alemania tendr este ao un crecimiento estimado del 1,8%, Francia crecer 1,4% e Italia 1%. Detect para Europa seales alentadoras de que la inversin de las empresas se puede estar fortaleciendo, pero alert sobre el alto nivel de crditos morosos y un mercado laboral an dbil en algunos pases de la zona. En el Reino Unido la expansin prevista para este ao ser del 1,6% y del 1% en 2018, atado a la incertidumbre acerca del futuro de sus relaciones comerciales.

Dependientes

La primera ministra May espera a Donald Trump para comenzar a tejer una alianza muy compleja, pese a que parlamentarios, dirigentes polticos y ciudadanos de a pie juntaron ms de un milln de firmas para pedirle que no lo reciba. Trump apoy el brexit durante su campaa electoral y cree en la disolucin de la UE producto de la llegada masiva de refugiados y el desencanto de la poblacin con el bloque. Su candidato a embajador ante la UE, Ted Malloch, provoc la ira de conservadores y socialdemcratas cuando anticip que habr otros brexit y un colapso del euro como moneda comn.

Aunque parezca exagerado, buena parte del futuro de la UE depende de las polticas comerciales y econmicas de Trump, quien ya anunci que reforzar barreras e impuestos a los productos importados de Europa. La reunin en Washington con la alemana Angela Merkel del 17 de marzo no dej ver una luz en el tnel.

El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk advirti a los jefes de Estado de la UE: el cambio en Washington coloca a la Unin Europea en una situacin difcil, con una nueva administracin que parece cuestionar los ltimos 70 aos de poltica exterior americana. Lo dijo en la misma reunin en la que el presidente francs, Franois Hollande, pidi a sus socios que reaccionen ante los ataques del nuevo administrador de Washington: cuando Trump habla del modelo del brexit para otros pases, debemos responderle. Cuando aade medidas proteccionistas que podran desestabilizar las economas europeas y a las principales economas del mundo, debemos responderle. Cuando Trump pise suelo europeo, seguramente en mayo al visitar la Otan, Hollande estar dejando la presidencia de Francia a manos de la derecha o del ultranacionalismo.

La Cumbre de primavera de los lderes europeos (Bruselas, 9 de marzo) reafirm su firme compromiso con una poltica comercial robusta y un sistema comercial multilateral abierto como una clara seal en tiempos en los que estn reapareciendo tendencias proteccionistas. El gobierno derechista de Polonia se opuso a ese compromiso de libre comercio y otros prefirieron acompaar esa declaracin de principios. Polonia lidera un pequeo grupo de naciones junto a Bulgaria, Rumania, Estonia, Letonia y Lituania que comparten necesidades: se benefician con los fondos europeos a cambio de ser base de operaciones militares de la Otan en su lucha contra Rusia. Otra nacin del este de la UE, Hungra, literalmente cierra sus fronteras y Ucrania marcha a la deriva en su lucha armada contra los separatistas pro rusos.

Reino apenas unido

Hacia dentro el gobierno conservador de Theresa May trata de contener los aires independentistas de escoceses e irlandeses del norte. El 28 de marzo el parlamento de Escocia aprob la propuesta de la ministra principal, Nicola Sturgeon, de convocar a un nuevo referendo para decidir si el pas debe independizarse o no del Reino Unido. La propuesta fija un lapso de tiempo para la consulta popular entre fines de 2018 y principios de 2019. Sturgeon defendi que la independencia de Escocia ser la mejor alternativa frente a las consecuencias que tendr el brexit, que ser un desastre para la economa y nuestra sociedad. Y concluy: si Londres no autoriza la consulta popular, el Reino Unido se romper.

En septiembre de 2014 los escoceses se haban pronunciado contra la separacin de Gran Bretaa (el No obtuvo 55,3% en el referendo) y dieron por cerrado el debate en torno a la independencia. En la reciente consulta por el brexit, el 62% de los escoceses opt por permanecer en la UE pero el triunfo de los antieuropeos en el recuento general de Gran Bretaa volvi a encender las posiciones nacionalistas y el rechazo a Inglaterra.

May acus al Gobierno escocs del Partido Nacionalista Escocs (SNP) de tener una visin de tnel sobre la independencia y centrarse en la independencia en detrimento de otras necesidades de la autonoma. Pienso que lo que la gente quiere es que el gobierno del SNP se ocupe de los asuntos que requieren atencin a diario, dijo May a la BBC. All lanz una frase que gener disgusto en las corrientes independentistas: la poltica no es un juego.

Lo cierto es que el gobierno escocs present a comienzos de marzo un detallado plan para mantener a Escocia dentro del mercado nico. May asegur que la iniciativa se est examinando y que hay cuestiones que han planteado que hemos incorporado al proceso del brexit. Prometi que el futuro acuerdo comercial de Londres con la UE, cuando se firme, funcionar para todo el Reino Unido y, lo que es clave, que funcione tambin para Escocia.

Otro proceso similar podra desatarse en Irlanda del Norte, donde la poblacin tambin haba votado mayoritariamente por la permanencia en la UE. En ambos casos, para convocar legalmente un referendo se necesita la autorizacin de la primera ministra. A diferencia de Inglaterra y Gales, Escocia e Irlanda del Norte votaron por amplia mayora a favor de permanecer en el bloque en el referendo del pasado 23 de junio.

Las elecciones parlamentarias del 4 de marzo dejaron como resultado un equilibrio de fuerzas entre unionistas y nacionalistas. El probritnico Partido Democrtico Unionista (DUP) de Arlene Foster gan por un solo escao (28) al nacionalista Sinn Fin de Michelle ONeill (27). El gobierno britnico se apur a pedir cuanto antes un Ejecutivo compartido en Irlanda del Norte para evitar la profundizacin de la crisis.

Del lado de los laboristas las cosas no van mejor. Jeremy Corbyn, lder de izquierda del laborismo, est siendo azotado por las encuestas de opinin dentro de sus partidarios de cara a las elecciones de 2020. Un sondeo de la firma YouGov difundido a comienzos de marzo revela que la mitad del Partido Laborista cree que Corbyn debera dimitir antes de los comicios generales (36% para que renuncie ahora y 14% para que lo haga antes de 2020). El 44% de los consultados apoya la continuidad del dirigente. El mismo trabajo revel que el economista John McDonnell, aliado de Corbyn, es el poltico favorito al interior del laborismo. Ambos representan corrientes que se ubican a la izquierda del partido, que celebrar elecciones internas el 4 de mayo.

Reformismo

La socialdemocracia deambula sin rumbo por Europa, como lo muestran los escenarios de Espaa, Italia, Francia, Gran Bretaa. A la par, la experiencia de Alexis Tsipras en Grecia fue un golpe duro para la denominada nueva izquierda, como lo fue tambin la derrota de Podemos en Espaa, que sucumbi al acuerdo de cpulas entre derechistas y socialdemcratas. La extrema derecha ocupa espacios perdidos por los progresistas y slo en escasos escenarios asoma una izquierda que intenta distanciarse de los sectores desorientados.

Un caso particular es Portugal, como Grecia severamente castigado por la crisis y el ahogo del sistema financiero europeo e internacional. Desde 2015 el primer ministro Antnio Lus Santos da Costa gobierna una coalicin entre el Partido Socialista, el Bloque de Izquierda, el Partido Comunista Portugus y los ecologistas, que mostr un incipiente alejamiento de la ortodoxia del ajuste fiscal, redujo el desempleo, mejor la situacin laboral general con aumento del salario mnimo y jubilaciones. El PS se vio obligado a un pacto con la izquierda para poder mantener la mayora parlamentaria.

Trabajosamente en Alemania una corriente del viejo Partido Socialdemcrata Alemn (SPD, actualmente aliado a la Unin Demcrata Cristiana de Angela Merkel) trata de hacerse un espacio para enfrentar a la actual canciller el 24 de septiembre prximo. Hasta enero pasado el secretario del SPD, Sigmar Gabriel, vicecanciller y ex ministro de Economa de Merkel, fue candidato a disputar la jefatura de Estado pero perdi en las primarias a manos de Martin Schultz, un representante de las corrientes ms progresistas del SPD.

En Francia, el Partido Socialista se derrumba de la mano del presidente Hollande, pero la izquierda no logra ocupar ese espacio. Algo similar ocurre con el debilitamiento de la socialdemocracia italiana, sin que surjan organizaciones de masas que cuestionen el sistema.

Mientras tanto, la Unin Europea tambalea y ve cmo se eclipsa un proceso de integracin madurado durante dcadas que en los ltimos diez aos golpe con dureza a los trabajadores del continente.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter