Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2017

Editorial de La Jornada (Mxico)
Odebrecht, la punta del iceberg?

La Jornada


El fenmeno de  la corrupcin en los mbitos de gobierno tiene vieja historia en casi todos los pases del mundo, aunque ha sido a lo largo del reciente cuarto de siglo cuando ha alcanzado proporciones de escndalo. Es raro el da en que no se den a conocer, tanto en naciones llamadas desarrolladas como en aquellas que todava se encuentran lejos de esa condicin, casos en los que multitud de medidas polticas y econmicas se adoptan no en funcin del inters colectivo, sino de funcionarios que aprovechan sus cargos para ingresar, al trmino de su mandato, en el exclusivo mundo de los millonarios.

En Amrica Latina, donde las prcticas corruptas a escala gubernamental se han convertido en moneda corriente, los turbios manejos de la constructora brasilea Odebrecht y su vinculacin con distintos gobiernos de la zona estn demostrando desde 2014, cuando se dieron a conocer las primeras irregularidades la extensin y la profundidad que la corrupcin tiene en la esfera de la gestin oficial. Pero a la vez est poniendo en evidencia un hecho que los ciudadanos, con la mirada puesta en sus autoridades, a menudo tienden a olvidar: que la corrupcin pblica se alimenta en gran parte de fondos privados.

La corrupcin tradicional se manifiesta mediante el saqueo de los fondos del Estado, que en su origen pertenecen a los contribuyentes; la variante en esta ocasin encarnada por Odebrecht, en cambio, tiene lugar por medio de recursos que pasan de manos de particulares a las de personajes que ocupan un estratgico puesto pblico, en lo que constituye una especie de inversin que producir jugosos rditos mediante la adjudicacin de licitaciones, exenciones fiscales, permisos de operacin o algn otro beneficio disfrazado de concurso bien ganado.

As las cosas, no es casual que esta forma de corrupcin se haya intensificado en aos recientes, cuando el modelo que privilegia la libre empresa y la asuncin por la iniciativa privada de las funciones propias del Estado llev a cabo su consolidacin. Si la columna vertebral del modelo pasa por el empleo irrestricto del capital es el razonamiento subyacente, qu impide usar ste para comprar el derecho a operar bienes y servicios o a obtener ventajas competitivas? En un sistema en el que desregularizar es la norma, convertir las regulaciones en un producto de mercado no parece demasiado censurable, aunque haya que hacerlo furtivamente.

Una pregunta se impone: es Odebrecht un caso nico, un episodio excepcional o, por el contrario, se trata slo de la clsica punta del iceberg que esconde bajo el agua la mayor parte de su volumen? Por lo pronto, con presencia en 27 pases, segn investigaciones recientes, la empresa con sede en Salvador de Baha, Brasil, ha entregado aportes a intermediarios (elegante eufemismo por sobornos) a funcionarios en Argentina, Colombia, Repblica Dominicana, Ecuador, Guatemala, Mxico, Per y Venezuela, ms algunos pases de frica.

Y probablemente sea una ingenuidad pensar que ah se agota su caudal de operaciones.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/04/16/edito



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter