Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2017

El llamado al dilogo a la CONAIE
Castigar y dialogar

Inti Cartuche Vacacela
Rebelin


En estos das, luego de las disputadas elecciones presidenciales, el candidato vencedor Lenin Moreno reunido con algunos dirigentes indgenas de fracciones de organizaciones afines al proyecto de AP, ha llamado al dilogo a la CONAIE. Ha indicado, segn se puede mirar en prensa, que revisar algunos temas sobre judicializacin de la protesta y que est abierto al dilogo para llegar a acuerdos.

Segn el informe "Derecho a la resistencia y criminalizacin de la protesta social" de 2015, existieron 98 personas procesadas, de quienes 29 ya han recibido sentencia. A esto hay que sumar las ltimas detenciones ocurridas en la Amazona sur del pas en territorios afectados por la minera como el caso del compaero dirigente shuar Agustn Wachap. A todo el proceso de judicializacin de la protesta social hay que aadir las muertes de compaeros shuar (Wisum, Taish, Tendetza) que no se han solucionado hasta la actualidad. Y en general hay que recordar toda la poltica de hostigamiento hacia la CONAIE y sus dirigencias por parte del gobierno, as como las polticas estatales que han ido despojando de espacios institucionales conseguidos con la lucha del movimiento indgena, sobre todo educacin bilinge.

Se puede decir que para el movimiento indgena, particularmente la CONAIE, ha sido un dcada prdida en trminos de fortalecimiento organizativo, de espacio poltico y de capacidad de incidir en la trayectoria del Estado. Es conocida la postura del rgimen que termina, en cuanto a abrir espacios de dilogo poltico reales. En su lugar, repito, la poltica constante ha sido la deslegitimacin, el arrinconamiento y el ataque, una poltica de subordinacin y aquietamiento de la lucha social al Estado y al gobierno populista en una lnea que Gramsci llama "revolucin pasiva", es lo que ms ha prevalecido. Cierto es que los problemas polticos organizativos de la CONAIE no empezaron con el rgimen de Alianza Pas, son expresin de mltiples contradicciones internas fruto del impacto del neoliberalismo, de los cambios sociales profundos en las bases. Pero tambin es verdad que este gobierno las ha aprovechado y profundizado llegando a tal punto de tratar de crear una organizacin paralela como en el caso de la CONFENIAE actual. La poltica gubernamental no ha ido dirigida a generar las condiciones sociales y polticas necesarias para la continuidad de la movilizacin popular por fuera y al interior del Estado como se podra haber esperado. En su lugar ha persistido el disciplinamiento poltico del antagonismo, de la lucha popular, de las organizaciones no alineadas, una voluntad de "sujecin o silenciamiento" de las luchas sociales al poder estatal ha sido la poltica corresta de la dcada que finaliza.

Todo esto es necesario indicar para pensar sobre el supuesto llamado al dilogo del prximo presidente del pas. Aunque en primera instancia dicho llamado puede significar una seal de cambio de poltica del nuevo gobierno hacia los movimientos populares, o del contexto de prdida de hegemona frente a las otras derechas. Queda la duda por el momento y el contexto de polarizacin poltica en el que estamos. AP ha logrado trazar un campo de disputa poltica propio donde hay poco espacio para la maniobra poltica que no sea alinearse con su gobierno o con la derecha de Lasso, es decir poco espacio real para otros proyectos de izquierda. El campo de disputa poltica est totalmente marcado por AP. Su triunfo electoral aunque evidencia un debilitamiento frente a la derecha tradicional, sigue siendo un triunfo en relacin a las organizaciones indgenas y el movimiento popular. Han logrado dejar fuera de la disputa poltica a los movimientos populares. Las relaciones de fuerza no son favorables para un real dilogo con el gobierno.

Apelando a la historia del mismo movimiento indgena cabe recordar que los dilogos con el Estado y los gobierno de turno casi siempre se han llevado a cabo poniendo por delante sendas movilizaciones populares e indgenas, es decir en condiciones de fuerza favorables al movimiento indgena

solamente hay que mirar el pasado un poquito [...] cmo se dieron los dilogos, en que condiciones se dieron los dilogos, no es dilogo por dilogo, no es ir a golpear la puerta y que me abran la puerta para ver que converso, yo creo que ah esta la falla. Dnde esta la agenda del movimiento indgena?, hay que organizar esa agenda, [...] e irse con una agenda, con una propuesta, [...] Segundo, las condiciones [...] en el pasado. O sea el dilogo se dio en el fragor de la lucha, el levantamiento hizo que los gobiernos digan bueno, bueno haber dialoguemos qu quieren? y ahora que? yo no digo que hay que hacer un levantamiento, pero mnimamente generemos condiciones para que haya un dilogo(entrevista personal, LM, 2014).

Condiciones que en el momento presente no existen. La plurinacionalidad del Estado como paraguas de otras demandas puntuales del movimiento indgena carece de un espacio poltico en la sociedad y el Estado para su discusin seria. El gobierno se ha encargado de arrinconarla poniendo en su lugar propuestas menos polticas y menos ofensivas como la interculturalidad light, el discurso desarrollista del Buen Vivir, el ambiguo Socialismo del siglo XXI. La plurinacionalidad se ha reducido a una lnea en la constitucin y a la presencia de individuos indgenas dentro de las instituciones estatales sin base social y mucho menos con proyecto poltico que no sea la revolucin ciudadana. Y por otro lado, como dijimos, no existe la fuerza necesaria, y no solo de movilizacin en las calles, sino sobre todo poltica y estratgica para entrar en un dialogo con el gobierno.

Significa esto que la CONAIE debe negarse a dialogar con el gobierno y cerrarse sobre s misma? No necesariamente, depende de las condiciones polticas. Creo que el gobierno debe dar seales reales de cambio de poltica estatal hacia el conjunto del movimiento popular: cesar la criminalizacin de la protesta social, suspender el decreto 16, parar la deslegitimacin constante de las dirigencias y de las organizaciones, parar la poltica divisionista de los movimientos, las comunidades y colectivos, entre otras cosas bsicas. De tal forma que las organizaciones puedan reconstituir su tejido social, organizativo tan golpeado durante una dcada y puedan recuperar fuerza poltica Ser que el gobierno del AP est dispuesto a ceder hegemona al movimiento popular? Ser posible que cedan iniciativa poltica a la izquierda crtica? Difcilmente, dada la continua centralizacin de la poltica "aceptable" en el Estado y en el extremo en la figura de Correa. El corresmo como proyecto populista necesita mantener un Estado "fuerte" que puede tener en orden la casa y sostener el proceso de construccin de una nueva hegemona alrededor de nuevos bloques de poder. Ah no se si caben las organizaciones como la CONAIE.

Adems, es importante entender que el dilogo poltico implica fundamentalmente el antagonismo, el disenso de proyectos y perspectivas polticas. Dado el contexto de agresin hacia las organizaciones, el gobierno no puede esperar que aquellas se sienten a vanagloriar los logros de la revolucin ciudadana. Es fundamental que el gobierno tenga una actitud de escucha y reparacin de los agravios que AP y el Estado han hecho con las organizaciones populares que no se han alineado al gobierno, cosa que debe concretarse en hechos reales y asumir responsabilidades en el debilitamiento de las organizaciones y la izquierda. Es fundamental que el gobierno abandone la postura amigo enemigo de la revolucin ciudadana construida en estos diez aos principalmente por el presidente Correa, y abra un espacio realmente democrtico fundamentado en el antagonismo poltico y en el despliegue de la movilizacin popular que es la nica garanta de cambios realmente profundos en la sociedad. Un dilogo verdadero implica entonces abrir el campo a los sujetos polticos que llevan a cabo las transformaciones sociales profundas: las organizaciones populares y su continua movilizacin.

Finalmente, es necesario recalcar que el dilogo entre la CONAIE y el gobierno, en caso de darse, no puede ser a partir de iniciativas individuales y aisladas por parte de algunos dirigentes sin mediar la organizacin ni la medicin de la fuera poltica necesaria para ello. Como dice aquel dirigente histrico del movimiento indgena, es necesaria una agenda potente, articuladora, estratgica y condiciones polticas ms adecuadas para la organizacin. Desde el gobierno, no se trata de abrir las puertas y decir vengan sintense a conversar sino que implica todo un cambio en la poltica gubernamental y las estructuras judiciales que criminalizan la movilizacin popular. De no ser as, el llamado al dilogo puede terminar siendo solamente una estrategia camuflada para la continuacin de la cadena castigar-dialogar y nuevamente castigar, con la posibilidad real de profundizacin de las fracturas y desarticulacin del movimiento indgena.

Creo que el momento actual para la organizacin es sobre todo cuidar lo que an queda en pie, articular las diversas perspectivas al interior, apostar por la renovacin de la agenda poltica y la estrategia hacia el Estado. Es necesario encontrarnos entre nosotros, los agraviados por este gobierno, y volver a tejer estrategias y lazos fuertes. Como deca Silvia Rivera Cusicanqui:

"Tener afectos en espacios de lucha, eso significa tener lealtades duraderas porque la lucha no es slo la victoria, es tambin la larga experiencia de la derrota. la euforia de la vitoria es fantstica, pero cuando viene el bajn tienes que ser leal, aguantar y es ms largo y es ms tedioso, pero a veces toca... Tenemos que aguantarnos y tragarnos la amargura de la derrota si queremos ser leales con lo que est pasando, encontrarnos con hermanxs que han sido derrotadxs y llorar juntxs pero eso es muy valioso, callarse en un momento y llorar juntxs.

Si queremos dilogo, entonces que sea mejor, sobre todo y primero entre nosotros.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter