Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2017

La bandera a media asta... por la democracia en Espaa

Floren Dimas
Rebelin


Aqu la nica lluvia fina que cae es la antidemocrtica. La que cala cada da un poco ms en la gente.

El tema de la bandera a media asta en los centros oficiales, incluidos los militares, pasndose por el forro el reglamento de honores del Estado, no es un tema menor.

De hecho lleva a la inequvoca interpretacin de la fusin del concepto Estado con el concepto religin, fuera de la Constitucin y fuera de cualquier consenso parlamentario.

Podra pasar por una especie de serpiente de verano vacacional, pero el desprecio manifiesto del PP hasta las propias normas del sistema que l ha contribuido a crear, es prueba evidente de que, para ellos, la democracia es solo un decorado.

Pero lo desesperanzador es que la gente no perciba nada de lo que est sucediendo. Ni la bandera de Espaa a media asta, esta antropofagia gubernamental devoradora de las libertades civiles.

Los smbolos de la identidad nacional, se convierten as en patrimonio exclusivo de un partido poltico y de una ideologa cavernaria impuesta a los espaoles por una ley electoral tramposa y la instrumentalizacin de todo el aparato del Estado puesto al servicio de una corporacin de intereses mafiosa y, al paso que vamos, totalitaria.

El cuadro escnico de la bandera de Espaa a media asta, rindiendo honores fnebres al cristo de los catlicos, concuerda escnicamente con los desfiles de Semana Santa escoltados por miembros de los ejrcitos de tierra, mar y aire y las ceremonias retransmitidas por la televisin y la radio pblicas, que remiten con descaro y sin disimulo a los tiempos esperpnticos del nacionalcatolicismo.

Esta prctica del talibanismo ultracatlico, incompatible con la obligada independencia aconfesional del Estado espaol, supone un ultraje a todas las dems opciones y no solo las no catlicas, sino tambin las ateas y las agnsticas.

Hablamos de una situacin que afecta a millones de espaoles, que ven as vulnerados sus derechos constitucionales a vivir en un Estado aconfesional.

Ningn militar, en ninguna situacin, con las ordenanzas en la mano, tiene obligacin de rendir honores a la bandera espaola, cuando el motivo sea rendir honores o tener participacin en ningn acto religioso, de ningn tipo.

Floren Dimas es Oficial (R) del Ejrcito del Aire, miembro de ANEMOI y miembro de la Asociacin ACMYR

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter