Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2017

Entrevista al el politlogo Thomas Gunol (Pars, 1982), profesor de la Sciences Po de Pars y de la Universidad Panthon-Assas
Votar FN es racista, hay que llamar al racismo por su nombre

Rafael Poch
La Vanguardia


Hay que constatarlo: despus de tanto temer un debate tedioso sobre identidad y emigrantes, en la campaa presidencial francesa se est hablando mucho de poltica real. Los temas del gusto de la ultraderecha han sido marginalizados. Los franceses han preferido concentrarse en lo social, las recetas econmicas, Europa, la poltica exterior. En la primera vuelta del prximo domingo hay cuatro opciones con posibilidades de victoria, algo completamente nuevo.

Discpulo de Emmanuel Todd y figura habitual en los debates mediticos, el politlogo Thomas Gunol (Pars, 1982) es profesor de la Sciences Po de Pars y de la Universidad Panthon-Assas. El ao pasado public el libro La mondialisation malheureuse (La mundializacin desgraciada).

La campaa confirma que la francesa es una sociedad muy politizada.

Los franceses detestan a los polticos, pero adoran la poltica. Es una poblacin muy politizada que habla mucho de poltica. Muchos anlisis afirman que los franceses se han derechizado. No estoy nada de acuerdo con eso. Creo que se radicalizan cada uno en su espectro: los de derechas son ms de derechas, pero los electores altermundialistas cada vez lo son ms Y los racistas, tambin.

Cmo ve las cuatro ofertas en liza?

Es lo que llamo la cuatripolarizacin de la vida poltica. Hay cuatro bloques. Uno altermundialista que va a votar Mlenchon. Un bloque promundializacin y abierto hacia las minoras, tanto magrebes como LGTB, que votar Macron. Otro bloque promundializacin, pero hostil a las minoras, los conservadores de Fillon. Y finalmente hay un bloque que es nacionalista y racista que va a votar a Le Pen.

No todos lo que votan FN son ultraderechistas y racistas

Lo son. En eso estoy de acuerdo con Emmanuel Todd, que dice que la gente del gran sur de Francia, del Medioda, no tiene ninguna excusa para votar al FN, porque ni viven en una zona industrialmente deprimida, ni sus ingresos son bajos, as que deben ser juzgados como lo que son: puros racistas antirabes. Respecto al electorado del FN del norte, los obreros ms pobres y precarios del norte, se podra decir que votan FN por desesperacin, pero, perdone, podran optar por la igualdad, la redistribucin de riqueza y contra la finanza. Sin embargo, la mayora prefiere golpear a quienes son ms dbiles, ms precarios y ms pobres que ellos, los emigrantes y los rabes Hay que dejar de buscarles excusas.

Hay un aumento del racismo en Francia?

Se expresa con circunloquios y alusiones. En lugar de decir los franceses de origen magreb, dicen los musulmanes, o los emigrantes. Dicen el islam no es compatible con la Repblica, o Francia debe defender sus races cristianas en lugar de decir, tengo un problema con la gente de origen magreb. Eso es racismo. Y el hecho de estar al lado de los pobres y precarios no debera impedir afear la conducta de los sectores populares racistas.

Asistimos a una revuelta general contra las lites?

S, pero hay diferentes contenidos. Hay una revuelta racista y hay una revuelta altermundialista que defiende el proteccionismo, la redistribucin de la riqueza y una transicin ecolgica. En cualquier pas se encontrar usted con esa dualidad. La mundializacin desgraciada empuja a cada vez ms gente hacia el precariado: gente que no sabe dnde estar socialmente el mes que viene. En muchos pases ricos eso afecta a la mayor parte de la poblacin. En Francia, el precariado representa la mitad de la poblacin.

Entonces, por qu no ganan?

Porque la oferta est dividida entre la revuelta altermundialista y la revuelta racista. Cuando quien aplica el programa de la mundializacin desgraciada es un partido de izquierdas pasa una de estas dos cosas: o bien hay un cambio de liderazgo en el partido y sube un altermundialista como en el caso de Corbyn, y casi en el de Sanders o bien el partido se hunde y es superado por otro a su izquierda: es la dinmica de Podemos en Espaa, Grecia y de la casi totalidad de Amrica Latina. En algunos pases gana la oferta racista (Hungra, Estados Unidos), en otros gana el altermundialismo, el Brasil de Lula, Bolivia, Ecuador Un factor que decide en un sentido u otro es si el pas ha sufrido una experiencia reciente de dictadura de derecha o de izquierda. Si la tuvo de derecha, la revuelta se inclina hacia el altermundialismo, el caso de Espaa, Grecia, Portugal o Sudamrica con sus dictaduras militares. Cuando por el contrario la experiencia es de dictaduras de izquierda (Europa del Este), entonces la oferta altermundialista no llega a nacer y es la extrema derecha la que dirige la rebelin. En pases donde no ha habido ninguna de esas dictaduras, el caso de Estados Unidos, Francia o el Reino Unido, los dos vectores aparecen. Creo que eso es lo que est pasando.

Puede ganar Mlenchon?

Cualquiera de los cuatro puede estar en la segunda vuelta. Y si uno de los dos finalistas es Le Pen, el ganador ser siempre el otro. As que hay una posibilidad de que el candidato altermundialista gane: si su adversario en la segunda vuelta es Marine Le Pen. En mi opinin, es el nico caso. El elemento decisivo es el electorado central, y el nico caso en el que ese segmento votara por un candidato altermundialista que le produce miedo en trminos como redistribucin de riqueza es si su adversario es la candidata racista. Esto contradice lo que suele decirse desde la izquierda de que siempre preferirn a la extrema derecha que el cambio, pero es as y hay que decirlo en su honor: slo la mitad de la derecha optara por Marine Le Pen, la otra mitad o se abstendra o hasta votara por Mlenchon.


Fuente original: http://www.lavanguardia.com/internacional/20170417/421755377658/votar-fn-es-racista-hay-que-llamar-al-racismo-por-su-nombre.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter