Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2017

El informe Ortega Daz

Jos Vicente Ragel
ultimasnoticias.com.ve


1 Desde luego que el Informe de la Comisin por la Justicia y la Verdad fue elaborado por un equipo de singular vala y profesionalismo que trabaj durante cuatro aos, intensamente, para arribar al esclarecimiento de miles de atropellos, violaciones de los derechos humanos, delitos de lesa humanidad, cometidos por los gobiernos de la Cuarta Repblica. Sin duda que se trata de un documento estremecedor contra el silencio y el olvido que caracteriz ese perodo histrico. Mas considero que, sin menoscabar la actividad desarrollada por el conjunto de compatriotas que se emple a fondo en una labor difcil, hay que destacar por razones elementales de justicia que en la Ley que cre la Comisin, como en el desarrollo de sus funciones, fue determinante la voluntad de la Fiscal General de la Repblica, Luisa Ortega Daz, quien desde esa posicin fue motor impulsor del esfuerzo realizado.

2 Por eso prefiero denominar el Informe con su nombre, es decir, Informe Ortega Daz, al igual de lo ocurrido en Argentina con el Informe Sbato -Nunca Ms-, que presidi el gran escritor: Comisin Nacional sobre Desaparicin de Personas, que impact no solo a esa nacin sino al mundo con las revelaciones que desnudaron las actuaciones criminales de la dictadura militar de la poca. O el Informe Rettig -apellido del dirigente poltico democrtico que presidi en Chile la Comisin Nacional de la Verdad-, y arrib a resultados esclarecedores sobre la violacin de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

3 Desde luego, existe una diferencia notable entre los escenarios objeto de las investigaciones de los tres Informes a que me refiero. Las Comisiones, tanto en Argentina -Informe Sbato-, como en Chile -Informe Rettig-, actuaron sobre lo sucedido en el marco de feroces dictaduras, en las que el Estado de derecho no exista y la democracia fue abolida. Mientras que el Informe Ortega Daz investig los crmenes y abusos de poder cometidos por gobiernos democrticos, y la existencia formal del Estado de derecho. Por ejemplo: la siniestra figura represiva de la desaparicin forzada de prisioneros polticos durante la Cuarta Repblica -consecuencia directa del entrenamiento impartido a oficiales venezolanos por los asesores norteamericanos en la Escuela de las Amricas- se da, inicialmente, en nuestro pas y no Argentina, Chile, Uruguay, Brasil y Centro Amrica como muchos suponen.

4 Algo muy importante a destacar del material del Informe sobre lo sucedido en Venezuela en la etapa del puntofijismo, tanto en los gobiernos de Accin Democrtica como en los de Copei, fue la aplicacin del terrorismo de Estado por una democracia representativa, con instituciones formales de derecho que no funcionaron, como es el caso del Ministerio Pblico, que no solo no investig las gravsimas violaciones de los derechos humanos, sino que las aup o las encubri. En cambio, esas violaciones en Argentina, Chile y otras naciones correspondan a la esencia misma de los regmenes que imperaban en esas naciones. Para ilustrar lo que sealo tan solo hay que recordar la fbula del alacrn y la rana.

5 Otro aspecto importante del Informe Ortega Daz es la utilizacin de la Fuerza Armada por dirigentes de gobiernos civiles, que no es el mismo caso de los gobiernos militares. En la Venezuela puntofijista se indujo a los militares a involucrarse en las peores prcticas contra la dignidad humana. La guerra sucia fue adelantada por oficiales que se especializaron en reprimir sin control de ninguna naturaleza. Eleazar Daz Rangel, luego de una primera lectura del Informe Ortega Daz, me comentaba el impresionante nmero de oficiales de alto rango, medio y bajo que particip en interrogatorios, torturas, incomunicacin, violacin del debido proceso, fusilamientos y desapariciones de detenidos polticos, en los nichos creados por los gobiernos de turno: los Teatros de Operaciones, TO (7 en total en diferentes lugares), sustrados del Estado de derecho, donde la Constitucin no tena vigencia y la persona era detenida, interrogada y sentenciada, si es que tena la suerte de salir con vida. La Fuerza Armada fue desnaturalizada y esa poltica dej una huella en la mentalidad de sus miembros que cambiara con la implementacin de la nueva doctrina militar. Este Informe requiere difusin. Es un texto en torno al pasado reciente, pero tambin respecto a cualquier otro momento histrico, presente o futuro. El huevo de la serpiente est al acecho.

LABERINTO

Est comprobado que el centro de la conspiracin contra Venezuela funciona actualmente en la OEA, que opera, como se sabe, en Washington. Hay una estrecha relacin entre el Departamento de Estado y el cogollo que dirige el organismo regional monitoreado por el inefable Luis Almagro

Ante el precario estado de la oposicin en Venezuela, carcomida internamente por las divisiones, con el candidaturismo presidencial desatado, sin programa, con una organizacin ineficiente, sin poder de convocatoria, en pleno reflujo, cayendo en las encuestas debido a la confusin y al desnimo de la clientela tradicional, la direccin exterior, el almagrismo y sus secuaces -como el senador Marco Rubio-, exigen definiciones con carcter perentorio. Es as como el expresidente de Costa Rica, Oscar Arias, trepador insigne, emplaza en una conferencia reciente a que la oposicin plene las calles de Venezuela para que en un lapso de pocas horas se defina la situacin, ya que de lo contrario la campaa para sacar a Maduro de Miraflores estara perdida

La intencin es incrementar las acciones de calle, as no se movilice mucha gente. Basta con sus efectos virtuales. Con la cobertura meditica de cuanto incidente violento ocurra, como suele pasar en cualquier pas del mundo. Es la fotografa lo que cuenta; el volumen de los manifestantes no importa

Qu se busca? Heridos, muertos, desolacin, angustia. Es decir, un clima similar al creado por las guarimbas del ao 2.014

Cuntos muertos necesitan los que instigan y ayudan econmicamente desde Miami, desde Washington, la OEA, Madrid y capitales latinoamericanas -bien lejos de los acontecimientos y a buen recaudo- para rematar la aventura y acabar con la democracia de una nacin pacfica, solidaria con todos los pueblos que requieren ayuda, y respetuosa de los derechos ciudadanos y las relaciones internacionales? Recapacitan los gobernantes latinoamericanos, con quienes Venezuela ha tenido relaciones respetuosas y creativas, sobre el rol alevoso que cumplen actualmente al formar parte de la conjura contra un pas hermano? La sombra de Can pende sobre sus conciencias y la sangre que sea derramada los salpicar eternamente

Dilogo: la nica salida pacfica en Venezuela, en los actuales momentos, es el dilogo. No hay otra. Pero la direccin de la oposicin y factores de peso como grupos empresariales, la jerarqua de la Iglesia catlica -y, desde luego, los sectores confabulados en el exterior-, se oponen. Le dieron la patada a la mesa y persisten en rechazar cualquier intento por retornar a un escenario de conversaciones serias y positivas. En esa lnea anti-dilogo llegan al extremo de cuestionar la posicin del Papa Francisco. La razn de esta posicin est clara: saben que el dilogo afecta el plan golpista en marcha, y lo rechazan porque lo que quieren es la cabeza de Maduro.

Fuente: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/espejo-informe-ortega-diaz/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter