Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2017

La colusin de la Impunidad (o memoriando porfiadamente)

Sandra Trafilaf Yez
Rebelin


En un inolvidable otoo fro, el 14 de junio de 1987, Hugo Salas Wenzel, director de la Central Nacional de Informaciones (CNI) y general de divisin del Ejrcito de Chile, estaba concentrado en un operativo sangriento de la Dictadura. Este general orden al jefe operativo de la CNI, lvaro Corbaln reventar de una vez por todas al Frente Patritico Manuel Rodrguez (FPMR). El 15 y 16 de junio de 1987, la orden se cumpli de acuerdo al plan establecido.

En este operativo en particular, estn presentes todos los efectivos de las brigadas bajo el mando de Corbaln, apoyados por la Unidad Antiterrorista del Ejrcito y funcionarios de Investigaciones. Segn consta en el proceso, el 15 de junio el fiscal militar Luis Acevedo autoriz las detenciones y los allanamientos, de lo que posteriormente se conoci como la matanza de Corpus Christi. 12 combatientes del FPMR fueron torturados y asesinados a mansalva, para posteriormente informar a travs de los medios, que cayeron abatidos en enfrentamientos.

En junio de 2016, 29 aos ms tarde, y cuando la temperatura nos despertaba cada da con cerca de 5 grados, tres proyectos de ley son ingresados al Senado. A todos los inspira la noble misin humanitaria de velar por los presos enfermos y adultos mayores.

El uno, auspiciado por los Honorables Senadores, Manuel Jos Ossandn, una de las cartas presidenciables de Renovacin Nacional (RN), Lily Prez de Amplitud y el siempre notable Eugenio Tuma del Partido por la Democracia (PPD). El escrito pretenda modificar la ley N 18.050, en materia de otorgamiento de indultos particulares, respecto de aquellos condenados que padecieran enfermedades graves en su etapa terminal y personas mayores de 70 aos.

En su base argumental contiene los siguientes datos, De acuerdo a informacin proporcionada por Gendarmera, el nmero de mayores de 65 aos que se encuentra recluido en los centros penales a nivel nacional es de 563 personas. En lo que respecta a la salud, 1.636 internos padecen de hipertensin arterial, siendo la patologa ms frecuente, 62 estn diagnosticados con esquizofrenia y, sin duda lo ms llamativo, existe una cifra de 740 personas que estn agrupadas dentro del tem "otros", donde presumiblemente se encuentra un nmero relevante de internos con cncer u otras enfermedades terminales. En el caso del penal de Punta Peuco la informacin est ms desagregada, habiendo 4 internos con cncer, 11 con diabetes insulina dependiente y 165 agrupados en la categora "otros". Otros, que podran presumiblemente, porque no nos consta, padecer del mal llamado diverticulitis o similares.

En tanto, el dos fue ingresado por los Honorables Senadores de RN, Francisco Chahun y Baldo Petar Prokurica, y el inigualable de la Unin Democrtica Independiente (UDI), Ivn Moreira. Su intencin, tambin honorable, fue modificar el artculo 86 del Cdigo Penal, con el objeto de establecer el cumplimiento alternativo de la pena para las personas que padecen de una enfermedad grave, invalidante o terminal....

El tres, es un proyecto de acuerdo, ms amplio y estiloso. Fue presentado por los Honorables Senadores de la UDI, encabezados por su presidenta Jacqueline Van Rysselberghe, Ena Von Baer, Juan Coloma, Alejandro Garca Huidobro, Ivan Moreira, Hernn Larran, y Vctor Prez Varela; acompaados por sus socios de RN, Andrs Allamand, Francisco Chahun, Alberto Espina, Jos Garca, Baldo Petar Prokurica y el presidenciable Manuel Jos Ossandn; se sumaron tambin los militantes de la Democracia Cristiana (DC) , Manuel Matta, Jorge Pizarro y Andrs Zaldvar; y para darle ms peso, pusieron adems su rbrica los independientes Antonio Horvat, y el seguro candidato presidencial de la Nueva Mayora, periodista, Alejandro Guillier; por supuesto no pudo faltar el PPD, Eugenio Tuma.

En el escrito, se solicit a la Presidenta de la Repblica, seora Vernica Michelle Bachelet que, si lo tiene a bien, adopte las medidas administrativas necesarias para dar cumplimiento al derecho penal humanitario en la aplicacin de penas privativas de libertad a condenados aquejados de enfermedades graves e incurables... .

En particular, este proyecto de acuerdo, que cont con la anuencia de lo ms granado del senado, tuvo interesantes considerandos. A saber: se apel a razones humanitarias, obvio; largas y desarrolladas tradiciones jurdicas como la espaola; los deberes de Gendarmera; la opinin de otros ms honorables personalidades de la sociedad chilena, con sus respectivos reconocimientos en la defensa de los derechos humanos, como la ex Presidenta del Consejo de Defensa del Estado, Clara Szczaranski, el ex Rector de la Universidad Alberto Hurtado, Fernando Montes, y el abogado Hctor Salazar. Todos ellos, habran manifestado la necesidad de reconocer este principio en la aplicacin de la penas privativas de libertad de todos los reos condenados, sin discriminacin de ninguna naturaleza.

En rigor, hay que decir con toda propiedad que los Honorables, polticos o afines no es que no hayan hecho la pega antes y esperaron cerca de tres dcadas para presentar iniciativas que llegaron a coincidir en el Congreso en junio de 2016. Lo hicieron, y con mucho vigor. Intentaron una y otra vez implantar otra Ley de Amnista. Hubo lobbys incesantes para una Ley de Punto Final, que fue conversada incluso entre los partidos de izquierda. Mesas de Dilogo y cocineras varias. Pasaron leyes de reparaciones a las vctimas de violaciones a los derechos humanos por la proteccin de torturadores, asesinos, todos criminales de lesa humanidad (lase tambin Ley Valech de Lagos, a la medida de la impunidad). Y lo ms importante, hubo un acuerdo entre el propio dictador y los representantes del conglomerado llamado Concertacin de Partidos por la Democracia para no tocar a los militares, ni la Constitucin espuria, en los sucesivos gobiernos. Tal cual.

Hace unos seis aos, la Comisin de Constitucin de la Cmara Baja comenz la tramitacin de proyectos para permitir que condenados en edad avanzada o enfermos graves, pudieran cumplir su pena en el domicilio. La iniciativa no logr prosperar.

Para qu vamos a revivir el trauma del dictador llegando a Chile en un avin de la FACH, ese fatdico 3 de marzo de 2000. Cul Lzaro se levant de su silla de ruedas y camin erguido. Asistentes de todos los colores y uniformes le rindieron la debida pleitesa, despus que el gobierno del DC Eduardo Frei (hijo), militante del mismo partido que sigue negando hasta el da de hoy su apoyo al Golpe de Estado (civicomilitar), no dejara piedra sin mover para salvarlo del juicio por su responsabilidad en los asesinatos de ciudadanos espaoles. El dictador fue liberado por razones humanitarias debido a su estado de salud. Y posteriormente, sobresedo bajo el diagnstico de demencia senil.

En unos de los gestos ms pirotcnicos de los esbirros y testaferros del tirano, y para exponer las cifras duras, en enero de 2001, las fuerzas armadas entregaron un informe con el destino de 200 detenidos desaparecidos supuestamente lanzados al mar, ros o alta cordillera. 180 figuraban con sus identificaciones. Lagos tuvo en su poder un informe con 45 casos de detenidos desaparecidos (DD), con las especificaciones de su ubicacin, lo que hizo nacer la esperanza que los restos seran encontrados rpidamente.

Se usa el trmino restos, porque eso es lo que se sigue encontrando, en el marco de las investigaciones vigentes.

La jueza Amanda Valdovinos, fue designada para iniciar una investigacin que permitiera esclarecer la existencia de una caverna con 20 crneos de DD. Encontr ms de 500 piezas seas en el Fuerte Arteaga, sus alrededores, y en una ladera del recinto militar que era conocida como el rincn de los finados. Estos restos de seres humanos, son prisioneros (como tanto otros en todo Chile) que despus del Golpe adems de ser torturados, asesinados y enterrados en fosas clandestinas, fueron parte de una operacin macabra. El retiro de televisores, es una operacin que se puso en marcha bajo la orden del mismsimo dictador.

Como buenos cobardes sin honor, las fuerzas armadas se movilizaron hasta las fosas clandestinas con explosivos del tipo granadas para destruir los cuerpos. Con maquinaria pesada (retroexcavadora) desenterraron los restos y los metieron en bolsas, para luego lanzarlos al mar. Algunos restos de porfiados y valientes compaeros se resisten al olvido, y quedan all para enrostrar el horror. All estaban los hroes que llegaron a acompaar a Allende a La Moneda, el 11 de septiembre de 1973.

Luego de este inolvidable gesto en que se dignaron a entregar 200 nombres, el entonces Presidente de la Repblica, Ricardo Lagos (PS-PPD) indult, en 2005, al suboficial del Ejrcito, Manuel Contreras Donaire, condenado como uno de los autores del asesinato del dirigente sindical Tucapel Jimnez, ocurrido en febrero de 1982. Este indulto se otorg como conmutacin de la pena" para que Contreras Donaire terminara su condena en libertad, firmando cada tanto, en el Patronato Nacional de Reos.

En 2009, la seora Bachelet, la presidenta no la madre, ya con la banda a punto de caducar, y despus del emplazamiento del capelln de Gendarmera, Jaime Nawratha para liberar a estos condeandos, fue muy precisa al sostener que el tema se deba analizar seriamente, profundamente y humanamente, y se deba estudiar caso a caso, para agregar, que no estaba cerrada a mirar todas las propuestas que lleguen y mirar cul es el grado de acuerdo que podemos tener en la sociedad chilena" (sic) .

En 2012, el coronel de Carabineros Guillermo Gonzlez Betancourt y el sargento Jos Fuentes Castro, ambos condenados a presidio perpetuo, autores del secuestro y posterior asesinato de Manuel Guerrero, Jos Manuel Parada y Santiago Nattino (conocido como el caso degollados que conmocion al pas el 29 de marzo de 1985), fueron autorizados por el alcaide de Punta Peuco, Luis Meneses, a recibir el beneficio de la salida dominical. En 2013, se ampli a salida diaria. La explicacin de Gendarmera fue escueta y simple : de acuerdo a la normativa legal vigente, cumplidos 20 aos de reclusin, el interno tiene derecho a postular a Libertad Condicional".

Para quienes no tengan ninguna nocin sobre la normativa de Gendarmera, es necesario comentar que el reglamento penitenciario estipula que se debe acreditar la buena conducta para acceder a ciertos beneficios, y stos sern concedidos siempre y cuando tengan una hoja de vida intachable. Dems est decir que los dos internos no cumplieron con este requisito bsico. Pero adems, el Estatuto de Roma, ratificado por Chile, fue abiertamente vulnerado para poder beneficiar a estos dos criminales de lesa humanidad.

El 11 de diciembre de 2016, el ministro de Justicia, militante del Partido Radical, Jaime Campos, dijo con todas sus letras que faltaba coraje para abordar el tema de permitir a condenados enfermos (graves o terminales) salir en libertad.

Estas declaraciones las hizo en el rgano oficial de la derecha, El Mercurio. All argument : Desgraciadamente, todos vamos tomando posiciones sobre esta materia en base a lo que son nuestras visiones o intereses particulares, y no tenemos una mirada colectiva de pas. Creo que los derechos humanos son vlidos para todo el mundo, sin distincin de ninguna especie. Pero pareciese que algunos no lo creen as".

Para rematar su incursin en la prensa, adems quiso pautear a las iglesias con la siguiente pildorita, "si hemos de legislar sobre el particular, se debe legislar en general. Y si dentro de la generalidad caen algunos casos particulares, caern. Me llama la atencin que las instituciones morales de Chile, como las iglesias de cualquier signo, no hayan tenido sobre esta materia una posicin ms firme, ms clara, ms decidida, que les permitiese a los actores polticos obrar de un modo ms consecuente".

Cuatro das despus, el 15 de diciembre, el abogado de genocidas y violadores de los derechos humanos, que delira ante los focos, Ral Meza, anunci la solicitud de indulto para cuatro criminales recluidos en Punta Peuco. Para la platea coron con una frase magistral, "queremos apelar ya no a los tiempos de la justicia, sino que es tiempo de la misericordia, el perdn".

La Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, los ltimos das de marzo de este ao, admiti el recurso de proteccin presentado contra la presidenta Bachelet, porque an no se pronunciaba respecto de los indultos solicitados y le dio un plazo de cinco das para remitir todos los antecedentes. De estos indultos, solo restaba pronunciarse sobre dos, porque los otros murieron recientemente en el penal. La Presidenta, oficalmente rechaz los indultos.

Sobrevivientes y familiares de quienes fueron torturados, asesinados y hechos desaparecer, no solo piden la crcel para los genocidas, sino adems han demandado el cierre de los penales especiales para los condenados de violaciones a los derechos humanos y el cese de todos sus privilegios.

No hay que ser muy avezado para asegurar que existe una estrategia y campaa de impunidad para blanquear a los torturadores y asesinos. Sobre sto, se debe decir que la campaa ha sido permantente; que los violadores de los DDHH no tienen honor; que en esta estrategia son cmplices desde moros a cristianos; que la impunidad se naturaliz en Chile, no hubo verdad plena, ni justicia verdadera; que la mxima de Aylwin se posicion y que el documento se firm con la sangre de nuestros muertos queridos.

En el contexto de este debate sobre indulgencia para los genocidas, los/a postulantes a la presidencia de la nueva coalicin que pretende representar a ciudadanos, acumuladores de diversas fuerzas, autoproclamado Frente Amplio, ha guardado un silencio elegante, pese a que no han demostrado la misma fineza para alinearse con el imperio y denostar a pases que resisten dignamente en sus proyectos libertadores.

Y cmo siempre han sostenido los ms progres, las violaciones a los derechos humanos no es tema, no es noticia y a nadie le importa. Excepto cuando se trata de avanzar hacia el futuro y salvar a los genocidas de sus condenas. Los mismos que estn en crceles de lujo, ostentando suculentas pensiones que pagamos todos y todas.

Lo viejo y enfermo no quita lo criminal. Levantar la ceja en seal de sorpresa es pura amnesia selectiva. Solo basta decir que las boletas de Julio Ponce Lerou (Soquimich), que financiaron a la flor y nata de la poltica criolla, es solo la guinda que est en la cspide de la torta.

El silencio y la complacencia no ha sido gratis. Las vidas cegadas y el terror fueron necesarios para implantar un modelo que tiene a todo un pueblo esclavo en trabajos precarios, sin el derecho a salud, educacin, trabajo decente, pensin, vejez digna, sin derecho al respeto de sus derechos humanos ms elemenales. El silencio y la proteccin, ha tenido un alto precio. Bien lo saben los/as notables, los/as honorables, los/as imprescindibles, los/as carismsticos, los/as estadistas, los/as empticos que en lujosas mansiones, reflexionan sobre los destinos del pas con un whisky aejado en la mano.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter