Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Lbano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2017

Los dirigentes libaneses utilizan el sufrimiento socioeconmico y los temores de seguridad respecto a los refugiados sirios en su propio beneficio
Los refugiados sirios no son una bomba de relojera, s en cambio la explotacin a la que Lbano los somete

Kareem Chehayeb
Middle East Eye

Traducido del ingls por Sinfo Fernndez.


En la reciente conferencia que reuni en Bruselas a dirigentes mundiales para tratar del apoyo a los refugiados sirios en el Lbano, el primer ministro libans Saad Hariri en su primera gira oficial por Europa en su tercer mandato como primer ministro- habl del impacto negativo que tenan en la economa e infraestructura del pas.

Hay que invertir en esperanza paz y apoyo a la estabilidad [del Lbano], dijo Hariri. No se trata slo de ayudar a los refugiados sino que est tambin en juego el futuro del Lbano.

Y despus prosigui con un tono menos recatado: La comunidad internacional debera aportarle al Lbano 10-12.000 millones de dlares en los prximos siete aos; de no ser as, el Lbano se negara a seguir acogindoles.

Al da siguiente, en un evento con la Cmara Internacional de Comercio de la Ruta de la Seda de Hong Kong en su sede en Beirut, pidi a China que invirtiera en el Lbano, dado el impacto de la crisis de refugiados. Invertir hoy en el Lbano es facilitar la reconstruccin masiva de Siria, dijo.

A pesar de que el gobierno se esfuerza en acordar una ley electoral que prcticamente ampla los mandatos de los parlamentarios por tercera vez, el viceprimer ministro y ministro de Sanidad, Ghassan Hasbani, anunci esta semana que iba a reunirse el mircoles [da 19] con los funcionarios del Banco Mundial en Washington DC para negociar ms ayuda. El dinero, dijo en una conferencia de prensa, se utilizar para rehabilitar la infraestructura libanesa y su sector sanitario, entre otros.

La narrativa de Hariri y Hasbani es ideal para una comunidad internacional que ha ayudado de forma vergonzosa a que se intensifique el conflicto armado en Siria, a cambio de no hacer prcticamente nada para atender a los refugiados que siguen con su sufrimiento por tierra y por mar.

Pero resulta igualmente adecuada para silenciar a los descontentos ciudadanos libaneses, cada vez ms impacientes, y con razn, por la carencia de servicios pblicos, infraestructuras y justicia social en su pas.

Lanzando a los pobres contra los refugiados

En 2015, la gente se ech a las calles como consecuencia de la crisis de las basuras, al menos eso fue lo que los titulares expusieron. Pero el problema iba ms all de la basura. Los manifestantes protestaban tambin por la corrupcin del gobierno, por el blanqueo de capitales y el despilfarro de sus impuestos. Sus quejas se encontraron con gases lacrimgenos, caones de agua, arrestos masivos y balas de goma.

Cuando los empleados del sector pblico intensificaron sus demandas de mayores salarios mediante huelgas y protestas durante los primeros meses de 2017, el gobierno se comprometi en un principio con esas peticiones para proponer a continuacin nuevas medidas tributarias que tienen un impacto negativo en las clases medias y trabajadoras libanesas, lo que produjo una nueva oleada de protestas para exigir que el gobierno gestione mejor los fondos pblicos para poder financiar el aumento de salarios. Cuando Hariri y su entorno acudieron a calmar a los manifestantes, fueron recibidos por una lluvia de botellas de plstico.

La elite poltica libanesa, desde que sali elegida el pasado octubre, ha venido tildando el liderazgo de Michel Aoun de nuevo mandato y de era de reformas. En realidad, aunque los componentes fundacionales del Lbano siguen siendo los mismos, el establishment ha puesto en marcha una campaa de demonizacin de los refugiados sirios que se ha convertido en parte integral de la planificacin poltica de los ltimos meses.

Aunque el gobierno, como resultado de la oleada de protestas de 2015, ha adoptado una retrica que parece promover la transparencia y una mejor gestin financiera, siempre mencionan la crisis de los refugiados como el problema clave.

Veamos, por ejemplo, el plan de reformas elctricas del gabinete, que intenta que finalmente el Lbano disponga de 24 horas de electricidad. El pasado mes, a tal fin, ese gabinete aprob un plan excesivamente caro que fue recibido con muchas dudas y preocupaciones, incluso por parte de otros ministros.

Cmo justific ese plan el ministro de Energa Cesar Abi Khalil? A pesar de las carencias elctricas y de otros servicios bsicos que padece la gente desde que la guerra civil finaliz en 1990, dijo en febrero: Si no fuera por la crisis de refugiados, el Lbano tendra electricidad las 24 horas todos los das de la semana.

Y en vista del incremento de los problemas de seguridad del pas, sobre todo por la mayor visibilidad y presencia de grupos extremistas como el Estado Islmico, Yabhat al-Nusra y otros afiliados de al-Qaida, Hariri explic en Bruselas que la seguridad del Lbano est amenazada como consecuencia del impacto socioeconmico de los refugiados sirios.

El gobierno ha logrado convencer a mucha gente de que los refugiados sirios son los responsables del deterioro de la situacin de la economa. Hay ciertas pginas en las plataformas de las redes sociales que ofrecen listas negras de pequeas empresas sirias, animando a los ciudadanos patriticos a boicotearlas.

Sin embargo, lo que no menciona el gobierno es que aunque los refugiados sirios trabajan a menudo sin contrato, no disponen de seguridad social ni de ningn tipo de seguro, reciben apenas la mitad del salario mnimo establecido en el pas, aunque se gastan en l alrededor de 1.500 millones de dlares al ao.

No hay tampoco mencin alguna sobre cmo se les explota en los lugares donde trabajan y, por supuesto, ninguna referencia sobre su contribucin a la economa.

Desplazando a los refugiados

Para aadir un poco ms de sal a la herida, a los refugiados sirios en el Lbano se les est desplazando sistemticamente por todo el pas.

En febrero, el alcalde de Hadath, al sur de Beirut, acab con los pequeos negocios sirios, en cumplimiento de una orden del ministerio del Trabajo libans que limita los empleos a los que los sirios pueden acceder. Y, para empeorar un poco ms las cosas, los sirios que residan en Hadath fueron obligados a abandonar tambin sus hogares.

Un mes ms tarde, otra ciudad del sur de Beirut, Naameh, puso en marcha las mismas medidas. El alcalde, que habl conmigo sobre la cuestin, utiliz la misma justificacin: los sirios estn quitndonos el trabajo y saturando muchsimo la economa. Cerraron las pequeas empresas de propiedad siria y amenazaron con cerrar las libanesas que empleaban a sirios, a menos que los despidieran, con tareas no permitidas por las normativas del ministerio de Trabajo.

Esto no fue una mera coincidencia; el alcalde me dijo que otras ciudades harn lo mismo en estrecha coordinacin unas con otras.

Pero puede ser an peor.

Menos de dos semanas antes de la conferencia de Bruselas, el ejrcito libans decidi oficialmente liquidar entre 80-90 asentamientos de refugiados situados en el norte del Lbano. Aunque el ACNUR dice que esto va a afectar a unos 12.000 sirios, los activistas de la ayuda humanitaria estiman que puede perjudicar a ms de 20.000 refugiados.

Segn Human Rights Watch, hasta ahora 3.000 sirios han sido obligados a desplazarse, confirmando tambin que el ejrcito no ha dispuesto de lugar alguno donde puedan refugiarse.

Esto sucede a la luz de las negociaciones entre Hizbollah y el grupo Saraya Ahl al-Shams, del Ejrcito Libre Sirio, para devolver a los refugiados a Siria a travs de las montaas Qalamun.

Explotando el sufrimiento en beneficio personal

En resumen, el gobierno libans est pidiendo ayuda monetaria a la comunidad internacional mientras viola los principios del derecho internacional, a saber, devolviendo a la fuerza a su pas a quienes huyen de la persecucin y violencia.

Quiz Hariri y otros responsables polticos libaneses tienen razn cuando dicen que Lbano es una bomba de relojera, pero las causas de su preocupacin estn a aos luz de la realidad.

Si el Lbano va a hundirse econmicamente o a experimentar una crisis de seguridad, las races de ello son la sistemtica corrupcin gubernamental, la falta de transparencia y las ineficaces instituciones estatales, no los desamparados refugiados que huyen de la guerra.

Y aunque, por supuesto, no es una tarea fcil acoger a una poblacin refugiada que asciende aproximadamente a la cuarta parte de la poblacin de tu pas, la retrica antagnica hacia ellos desde el primer momento indica que quiz ese era el plan todo el tiempo. Desde luego, los chivos expiatorios ideales son siempre los ms indefensos.

Puede decirse que la situacin que los refugiados sirios enfrentan en el Lbano es trgica, debido a la incapacidad del gobierno para acogerles y cuidarles y porque la clase dominante les ha utilizado como herramienta poltica para fomentar ideologas sectarias y xenfobas.

Pero, por encima de todo, sus circunstancias son trgicas porque la forma en que los dirigentes libaneses estn dispuestos a explotar el sufrimiento socioeconmico y los temores de seguridad, tanto de los refugiados sirios como del pueblo libans comn y corriente, slo persigue su propio beneficio.

Kareem Chehayeb es un escritor y msico libans. Vive en Beirut.

Twitter: @chehayebk 

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/syrian-refugees-are-not-ticking-time-bomb-lebanon-s-exploitation-them-1121838030

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter